Buscar este blog

lunes, 19 de noviembre de 2018

La Virgen de Fátima y el Milagro del Sol (Colaboración)




Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por un colaborador y amable lector de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. (*)



___________________


Desmitificando mitos (IV)


En sucesivas contribuciones iremos presentando los argumentos que, a nuestro juicio, desenmascaran pretendidos hechos, aseveraciones y creencias impuestos por la Iglesia Católica (y también otras Iglesias cristianas y otras religiones) para convencer a sus fieles de la realidad de su Dios, su infinita bondad y la prometida salvación de su rebaño. Amigo creyente, le invito a meditar estas líneas y, si tiene argumentos para rebatirlas, le pido por favor que me los haga llegar. Será un placer intercambiar con usted nuestras diferentes opiniones.

Las contribuciones las realizaré, si el propietario del blog lo permite, en el siguiente orden:

4) La Virgen de Fátima y el Milagro del Sol
5) Las estatuas que lloran
6) Los milagros de Lourdes
7) La corona de espinas de Notre Dame de Paris
8) Los estigmas de Cristo


____________________



Desmitificando mitos (IV)

La Virgen de Fátima y el Milagro del Sol


La historia "oficial" (léase católica) de la Virgen de Fátima

En el Portugal rural de principios del 1900 no era inusual el ver a los niños llevando a sus rebaños a pastorear. Esto es lo que los niños de la familia Marto y Santos, todos primos, hacían en estos días. Casi siempre eran Lucía Santos, Francisco Marto y su hermana Jacinta, de 10, 9 y 6 años respectivamente, cuyas ovejas pastoreaban en parcelas pertenecientes a sus padres en el altiplano en el que se encontraba el pueblecito de Fátima y Aljustrel (donde vivían los niños). Dos miradores favoritos eran las colinas que miraban a Aljustrel, cerca de un campo llamado Loca do Cabeço (Lugar de la Cabeza) y la Cova da Iria (Ensenada de Irene). En esos lugares ocurrieron las apariciones. En la primavera de 1916 Lucía, Francisco y Jacinta tuvieron su primer encuentro con un mensajero celestial. Escribiendo en sus memorias (Memorias de la Hermana Lucía, supuestamente escritas por ella bajo obediencia a su obispo, durante el tiempo que fue monja de clausura en Tui, Galicia, en la orden de las Carmelitas Descalzas desde 1925, profesando sus votos perpetuos en 1934 con el nombre de Sor María de los Dolores y muriendo en el año 2005), Lucía nos cuenta sobre esa primera reunión (texto abreviado):

"Fuimos esa vez a la propiedad de mis padres, que está abajo del Cabeço, mirando hacia el este. Se llama Chousa Velha. Como a mitad de mañana comenzó a lloviznar y subimos la colina, seguidos de las ovejas, en busca de una roca que nos protegiera. Al poco tiempo dejó de llover y comenzamos a ver, a distancia, una luz más blanca que la nieve con la forma de un joven. Nos quedamos asombrados y no nos dijimos nada el uno al otro. Luego él dijo: "No tengáis miedo. Soy el ángel de la paz. Orad conmigo. Dios mío, yo creo en Vos, yo os adoro, yo  espero y yo os amo. Os pido perdón por los que no creen, no os adoran, no esperan y no os aman". Luego el ángel se incorporó y nos dijo: "Orad de esta forma. Los corazones de Jesús y María están listos para escucharos". Y desapareció. Ninguno de nosotros contó esta aparición. Sus palabras se grabaron tan profundamente en nuestras mentes que nunca las olvidamos, pasábamos largos ratos de rodillas repitiéndolas, a veces hasta que nos caíamos exhaustos"

Durante el verano de 1916, los tres primos estaban jugando en el jardín de la casa de los Santos en Aljustrel. Lucía describe cómo el ángel se les apareció una segunda vez, regañándoles por su falta de seriedad espiritual:

"De repente vimos al mismo ángel cerca de nosotros. Dijo: ¿Que estáis haciendo? Tenéis que rezar! Rezar! Los corazones de Jesús y María tienen designios misericordiosos para vosotros. Debéis ofrecer vuestras oraciones y sacrificios a Dios, el Altísimo. Pregunté: ¿Pero cómo nos debemos sacrificar? Contestó: En todas las formas que podáis ofrecer sacrificios a Dios en reparación de los pecados por los que Él es ofendido, y suplicando por los pecadores. De esta forma vosotros traeréis la paz a este país, ya que yo soy su ángel guardián, el Angel de Portugal. Además, aceptad y soportad con paciencia los sufrimientos que Dios os enviará".

Esta aparición renovó en ellos el efecto profundo que tuvo la primera. Francisco, quien en las apariciones del ángel (y posteriores de nuestra Señora) podía ver pero no escuchar, no tuvo éxito en obtener de las niñas las palabras del ángel, hasta el próximo día. Lucía dice:

"Las palabras del ángel se sumieron en lo profundo de nuestras almas como llamas ardientes, mostrándonos quien es Dios, cual es su Amor por nosotros, y cómo Él quiere que nosotros le amemos también, el valor del sacrificio y cuanto Le agrada, cómo El lo recibe para la conversión de los pecadores. Es por eso que a partir de ese momento comenzamos a ofrecerle algunos sacrificios que nos mortificaran".

Hubo una tercera aparición del ángel pero Lucía no está segura de cuando ocurrió. Cree  que fue a finales de Septiembre u Octubre de 1916. Habiéndose dirigido a Cabeço con sus rebaños, y estando más atentos a las palabras del ángel, ellos se arrodillaron inmediatamente para orar la oración que les enseño el ángel. 

"Después de haber repetido esta oración muchas veces vimos una luz extraña brillar sobre nosotros. Levantamos las cabezas. El ángel tenía en su mano izquierda un cáliz y sobre él, en el aire, estaba una hostia de donde caían gotas de sangre en el cáliz. El ángel dejó el cáliz en el aire, se arrodilló cerca de nosotros y nos pidió que repitiésemos tres veces: Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente, y os ofrezco el precioso cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de las ingratitudes,  sacrilegios e indiferencia por medio de las cuales Él es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón y por el del Inmaculado Corazón de María, os pido humildemente por la conversión de los pobres pecadores. Después se levantó, me dio a mí la hostia y a Jacinta y Francisco el contenido del cáliz, diciendo al mismo tiempo: Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo terriblemente agraviado por la ingratitud de los hombres. Ofreced reparación por ellos y consolad a Dios. Luego desapareció".



Casi 8 meses pasaron desde la última aparición del Ángel. Lucía, Francisco y Jacinta continuaron haciendo lo que el ángel les había enseñado, orando y ofreciendo sacrificios al Señor. El 13 de mayo de 1917, decidieron llevar sus ovejas a las colinas de Cova da Iria. Fue ahí, solo con una excepción, donde la Santísima Virgen bajo el nombre de Nuestra Señora del Rosario se les apareció en seis ocasiones en 1917. Cuenta Lucía:

"Vimos en un roble a una mujer más brillante que el sol. Estábamos tan cerca que quedamos en la luz que ella irradiaba, casi a un metro y medio. La Señora vestía con un manto puramente blanco, con un borde de oro que caía hasta sus pies. En sus manos llevaba las cuentas del rosario que parecían estrellas, con un crucifijo que era la gema más radiante de todas. Su presencia me producía solo felicidad y un gozo confiado.  Dijo la Señora: Yo vengo del cielo. Quiero que regreses aquí los días trece de cada mes durante los próximos seis meses a la misma hora. Luego te diré quien soy, y qué es lo que más deseo. Y volveré aquí una séptima vez. ¿Y yo iré al cielo? Sí, tu irás al cielo. ¿Y Jacinta? Ella también irá. ¿Y Francisco? Él también,  pero primero debe rezar muchos Rosarios. Os ofreceréis a Dios y aceptaréis todos los sufrimientos que Él os envíe, en reparación por todos los pecados que Le ofenden y por la conversión de los pecadores. Oh! sí, lo haremos. Tendréis que sufrir mucho, pero la gracia de Dios estará con vosotros y os fortalecerá".

Los niños permanecían de rodillas en el torrente de esta luz maravillosa, hasta que la Señora habló de nuevo, mencionando la guerra en Europa, de la que tenían poca o ninguna noción. Después de esto ella comenzó a elevarse lentamente hacia el este, hasta que desapareció en la inmensa distancia. La luz que la rodeaba parecía que se adentraba entre las estrellas, es por eso que a veces decían que vieron los cielos abrirse. El 13 de junio Lucía y los Marto fueron al sitio de la aparición para cumplir con su cita al mediodía. Cuando ellos llegaron vieron que había una pequeña multitud esperándolos. 

"Vimos a Nuestra Señora en el roble como en mayo. Por favor dígame, Señora, ¿qué es lo que quiere de mí? Quiero que vengáis aquí el día trece del mes que viene. Quiero que continuéis diciendo el Rosario todos los días. Después de cada misterio, hijos míos, quiero que recéis de esta manera. "Oh! mi buen Jesús, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno. Lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu Divina Misericordia". Quiero que aprendáis a leer y a escribir, y luego os diré que más quiero de vosotros. ¿Nos llevará al cielo? Sí, me llevaré a Jacinta y a Francisco muy pronto (murieron en 1919 y 1920 respectivamente), pero tú te quedarás un poco más, ya que Jesús desea que me hagas conocer y amar en la tierra. Él también desea que tú establezcas devoción en el mundo entero a mi Inmaculado Corazón".

La aparición luego terminó como en la primera ocasión, con la Señora elevándose hacia el este y desapareciendo en la inmensidad de los cielos. El 13 de julio a las doce estaban en Cova esperando la llegada de la bella Señora. La aparición del 13 de julio probó ser en muchas formas, la parte más controvertida del mensaje de Fátima, proveyendo un secreto en tres partes que los niños guardaron celosamente (los "secretos o misterios de Fátima”). Las primeras dos partes, la visión del infierno y la profecía del futuro rol de Rusia y cómo prevenirlo, no serían reveladas hasta que Lucía las escribió en su tercer diario, en obediencia al obispo, en 1941. El tercer secreto fue más tarde comunicado al obispo, quien lo envió sin leer al Papa Pío XII.

"Yo quisiera preguntarle quién es usted y si puede hacer un milagro para que el mundo sepa que se ha aparecido. Debéis venir aquí todos los meses, y en octubre yo te diré quién soy y lo que quiero. Después haré un milagro para que todos crean. Haced sacrificios por los pecadores, y decid seguido, especialmente cuando hagáis un sacrificio: Oh! Jesús, esto es por amor a Ti, por la conversión de los pecadores, y en reparación por las ofensas contra el Inmaculado Corazón de María. Mientras Nuestra Señora decía estas palabras abrió sus manos una vez más. Los rayos de luz parecían penetrar la tierra, y vimos como si fuera un mar de fuego. Sumergidos en este fuego estaban demonios y almas en forma humana, como tizones transparentes en llamas, todos negros o color bronce quemado, flotando en el fuego, ahora levantadas en el aire por las llamas que salían de ellos mismos junto a grandes nubes de humo, se caían por todos lados como chispas entre enormes fuegos, sin peso o equilibrio, entre chillidos y gemidos de dolor y desesperación, que nos horrorizaron y nos hicieron temblar de miedo (debe haber sido esta visión la que hizo que yo gritara, como dice la gente que hice). Los demonios podían distinguirse por su similitud aterradora y repugnante a horrorosos animales desconocidos, negros y transparentes como carbones en llamas. Horrorizados y como pidiendo auxilio, miramos hacia Nuestra Señora, quien nos dijo, tan amable y tristemente: Habéis visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores. Es para salvarlos que Dios quiere establecer en el mundo una devoción a mi Inmaculado Corazón. Si vosotros hacéis lo que yo os diga, muchas almas se salvarán y habrá paz. Esta guerra cesará, pero si los hombres no dejan de ofender a Dios, otra guerra más terrible comenzará durante el pontificado de Pío XI. Para prevenir esto, vengo al mundo para pedir que Rusia sea consagrada a mi Inmaculado Corazón, y pido que los primeros sábados de cada mes se hagan comuniones en reparación por todos los pecados del mundo. Si mis deseos se cumplen, Rusia se convertirá y habrá paz, si no Rusia repartirá sus errores alrededor del mundo, trayendo nuevas guerras y persecuciones a la Iglesia. Los justos serán martirizados y el Santo Padre tendrá que sufrir mucho, ciertas naciones serán aniquiladas. Pero al final mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre consagrará a Rusia a Mi Inmaculado Corazón, y esta será convertida y el mundo disfrutará de un período de paz. En Portugal la fe siempre será preservada…"

Los planes de la Señora se retrasaron. Recién el 19 de agosto volvió a aparecerse.

"¿Que queréis de mí? pregunté. Que vengáis otra vez a Cova da Iria el trece del mes que viene, y continuéis rezando el Rosario todos los días. El último día yo haré un milagro para que todos crean. Rezad, rezad, rezad mucho. Haced sacrificios por los pecadores. Muchas almas se van al infierno, porque nadie está dispuesto a ayudarlas con sacrificios".

El 13 de septiembre de 1917 más de 30.000 personas se reunieron en Cova para la aparición de ese mes. Mientras se rezaba el Rosario la multitud vio a los niños ponerse de pie mirando hacia el este y como la admiración se apoderaba de sus rostros. 

"¿Qué queréis de mí? Continuad rezando el Rosario, hijitos míos. Hacedlo todos los días para que cese la guerra. En octubre vendrá nuestro Señor, así como Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y Nuestra Señora del Monte Carmelo. San José se aparecerá con el Niño Jesús para bendecir al mundo. A Dios le agradan vuestros sacrificios, pero no quiere que os pongáis las cuerdas de noche para ir a dormir. Sólo ponéoslas durante el día. En Octubre haré un milagro que permitirá que todos crean"..."Durante la noche del 12 al 13 de octubre había llovido toda la noche, empapando el suelo y a los miles de peregrinos que viajaban a Fátima de todas partes. ¿Qué queréis de mí? pregunté. Quiero que se construya una capilla aquí en mi honor. Quiero que continuéis rezando el Rosario todos los días. La guerra pronto terminará y los soldados regresarán a sus hogares. Yo soy la Señora del Rosario". 

Mientras la Señora del Rosario se elevaba hacia el este, aunque la lluvia había cedido, nubes oscuras continuaban oscureciendo el sol, que de repente se escapa entre ellos y se ve como un suave disco de plata. "¡Miren el sol!" En este momento suceden dos distintas apariciones: el fenómeno del sol presenciado por los 70,000 espectadores y la que fue vista solo por los niños. Lucía describe esta aparición en su diario:

"Después que la Virgen desapareció en la inmensa distancia del firmamento, vimos a San José y al Niño Jesús que parecían estar bendiciendo el mundo, ya que hacían la señal de la cruz con sus manos. Un poco después cuando esta aparición terminó vi a Nuestro Señor y a Nuestra Señora, me parece que era la Dolorosa. Nuestro Señor parecía bendecir al mundo al igual que lo había hecho San José. Esta aparición también desapareció y vi a Nuestra Señora una vez más, parecida a nuestra Señora del Carmen".

Estas serían las últimas apariciones en Fátima para Jacinta y Francisco. A Lucía, nuestra Señora se la apareció otra vez en 1920, como ella había prometido en el mes de mayo. Esta vez Lucía estaba en oración en la Cova, antes de dejar Fátima para ir a un internado de niñas. La Señora vino para alentarla a que se dedicara enteramente a Dios.


Desmitificando...

Necesito hacer algunas precisiones sobre el texto que acaban de leer. El texto (resumido) proviene de una web católica privada. La elegí porque tiene el mérito de aportar muchísimos detalles sobre los hechos y hacer el relato muy ameno y fácil de seguir. Intentando ser verosímil, reconozco que la historia se parece mucho a un cuento para niños durante su adoctrinamiento religioso, con pasajes muy sádicos y atemorizantes, o para personas con poca capacidad de razonamiento o con una terrible necesidad de creer. Pero no es un cuento antojadizo, no es un desvarío ni la proclama de alguien poseído de un fanatismo religioso enfermizo. La historia está avalada y reproducida por la oficialidad católica, como puede verse en catholic.net, la segunda web católica más visitada después de la del Vaticano y que, supongo, cuenta con el respaldo de la Santa Sede (no hay ninguna información oficial accesible que la desautorice). 

Los niños narraron sus visiones pero no fueron expuestas públicamente, fue la Iglesia quien controló la imagen de la aparición y su presentación al público, tanto es así que recién hace pocos años se dieron a conocer las declaraciones y descripciones de las visiones de los niños realizadas en la época. Así se pudo conocer el famoso dibujo que los niños identificaron con la virgen, una mujer calva con un casco transparente y un orbe luminoso en una mano. La historia parece haber sido manipulada. Prácticamente la totalidad de la historia oficial de los fenómenos de Fátima está extraída de las memorias de la hermana Lucía, única testigo viva de los acontecimientos de Fátima. Presionada por las circunstancias, y siendo una adolescente, ingresó en una orden religiosa donde además de encontrarse suficientemente aislada de la sociedad, debía obediencia a su confesor y a José Alves Correia da Silva (Obispo de Leiría). En estas condiciones, y luego de aprender a leer y escribir, la hermana Lucía recibió la petición del Obispo de describir algunos de los sucesos de Fátima y sus protagonistas. Lucía terminó sus primeras memorias a finales de 1935 y en años sucesivos le fue pedido que escribiera otros "recuerdos", completando así sus seis memorias. Y son estos escritos la única fuente documental disponible para conocer la historia oficial de Fátima. Por este motivo, muchos críticos de las apariciones aseguran que la Iglesia ha cambiado convenientemente su versión sobre las apariciones, distinguiéndose una "Fátima I" correspondiente a las primeras investigaciones y recogidas de testimonios, de la "Fátima II" escrita por Lucía casi 20 años después de los sucesos y sustancialmente distinta de la primera versión. 



Los tres secretos

Los secretos o misterios no se revelaron hasta 1941 cuando Lucía los detalló para ayudar a la canonización de sus primos Jacinta y Francisco. El primer secreto mostraba un infierno bastante típico y conocido por todos, mar de fuego, demonios negros y pecadores aterrorizados por el dolor y los demonios con formas de animales (cf. supra). No se entiende por qué esto tenía que mantenerse secreto, ya que la doctrina católica dejaba clara su existencia y era harto conocido entre los creyentes. En el segundo secreto la aparición dejaba claro que Rusia debía consagrarse al Inmaculado Corazón so pena de ser castigada y el fin del mundo estaría cerca (cf. supra).  Tampoco aquí se entiende por qué se mantenía esto secreto si la salvación del mundo era tan importante. Obviamente, dicha información se reveló en respuesta a la Revolución Bolchevique, que llevó a Rusia a ser un país comunista. Otra cosa que señala es que la Gran Guerra (la Primera Guerra Mundial) terminaría, pero que comenzaría otra mucho peor. Esta hubiera sido una predicción bastante acertada si no fuera porque Lucía reveló el secreto en 1941, mucho después de iniciada la Segunda Guerra Mundial. La Iglesia católica interpretó el segundo secreto como una visión profética de la reconversión de Rusia al cristianismo, ya que ese mismo año tuvo lugar la Revolución bolchevique anticlerical. También se considera que, con la desintegración de la URSS en 1990, la profecía se cumplió. El tercer secreto se compone de varios elementos como un ángel con espada de fuego, un Papa entre las ruinas de una ciudad y una cruz de alcornoque, todo lo cual es bastante enigmático y hace que solo se hayan elaborado teorías al respecto. Se interpreta que este secreto incluyó una profecía sobre el intento de asesinato de Juan Pablo II, que ocurrió el 13 de mayo de 1981 en el 64° aniversario de la primera aparición de Fátima (así lo consideró la Santa Sede).



¿Qué fue el "Milagro del Sol"?

El 13 de octubre de 1917 los tres pastorcitos, con ayuda del padre Manuel Nunes Formigão –para algunos el verdadero promotor de todo el fenómeno–, arrastraron a unas 70.000 personas a uno de los momentos de alucinación colectiva más masivos del siglo XX. Allí se pudo ver al sol "temblar en una especie de danza”, según relataron los que estaban ahí. Luego de una intensa lluvia, las oscuras nubes se abrieron y dejaron ver el sol, que según los testigos lucía como un suave disco de plata. Entonces, la luz del sol tomó diferentes colores y el sol pareció caer sobre las miles de personas, que se habían ya puesto de rodillas. El fenómeno duró alrededor de diez minutos. Al mismo tiempo, los pastorcitos dijeron haber visto imágenes de Jesús, la Virgen María y San José bendiciendo a la multitud (en 1978 el cardenal Albino Luciani visitó varias veces a Sor Lucía y ella siempre le dijo que no presenció la danza del sol). La Virgen se presentó como la Señora del Rosario. Se dice que la "danza" del sol se pudo ver a 40 kilómetros del lugar (?). Lo más interesante es que no se produjo ningún cambio en la tierra. Es llamativo que no haya evidencia fotográfica de la época (una sola foto parecería mostrar el milagro, pero no es posible confirmar su autenticidad), ya que las decenas de reporteros que fueron al lugar sólo tomaron a la muchedumbre amontonada mirando hacia arriba. 



Para empezar a entender... recuérdese la situación política y religiosa mundial en 1917

Si el milagro de Fátima ocurrió en esa fecha no fue por casualidad. Europa estaba enzarzada en la Primera Guerra Mundial y Portugal se había metido de cabeza en ella, tanto en el continente europeo como en sus colonias africanas. El país llegó a tener movilizados 200.000 hombres, alrededor del 10% de la población activa masculina. Pero sobre todo eran tiempos aciagos para la Iglesia Católica en países como Portugal, España y, sobre todo, Rusia, donde la revolución bolchevique relegaba a la religión a un muy reducido espacio y la mostraba como culpable de todas las miserias pasadas y presentes. La Iglesia Católica vivía una auténtica crisis de fe en Europa. En febrero de 1917 abdicaba el zar Nicolás II, garante de la jerarquía social y del orden religioso en Rusia, y los revolucionarios implantaban una forma de gobierno declaradamente anticlerical. En España, el descontento social por la pobreza y la falta de oportunidades se volvía contra la Iglesia: se quemaban templos, se atacaban los símbolos católicos e incluso se atacaba a monjes, padres, frailes y todo aquel que llevara sotana. En Portugal, la Iglesia Católica estaba perdiendo la batalla de las conciencias y estaba en muy mal estado. Desde su instauración en 1910, la República había trabajado para reducir el poder del clero portugués y secularizar el país, trayendo la llamada "guerra religiosa": se prohibieron las órdenes y la enseñanza de religión en todas las escuelas, se expulsó a los obispos de sus diócesis, el Estado expropió todos los bienes de la Iglesia, incluyendo las casas parroquiales donde vivían los monjes, se aprobaron las leyes de divorcio, el matrimonio pasaba a ser un mero contrato, se declaró el Estado laico y completamente separado de la Iglesia Católica, se instituyó la libertad de conciencia y de culto, se prohibió toda práctica litúrgica fuera de los templos, se suprimieron muchísimos de los privilegios ancestrales del clero, cuya influencia política y económica había sido enorme hasta ese momento... Y la peor de las afrentas para la moral cristiana: las pensiones atribuidas al clero pasarían a ser heredadas por sus viudas o hijos, haciendo así pública, de forma descarada, la frecuente ruptura del celibato. Alfonso Costa, ministro de Justicia y Cultos, proclamaba: “... en dos generaciones Portugal habrá eliminado completamente el Catolicismo".

En ese contexto de guerra religiosa, Fátima significó una espectacular estrategia de contraofensiva. La población católica del país –el 99,8%, según el censo de 1911– pasaba escuchando parábolas sobre vírgenes, santos, milagros, castigos celestiales, fervor piadoso y apariciones. La iglesia necesitaba un "enorme milagro" que convertiría, por un día, a los portugueses en el pueblo elegido. La diócesis de Leiria, en particular, había perdido muchos fieles y se veía cada vez más empobrecida. Los sucesos de Fátima fueron un instrumento perfecto para conseguir los fondos que se buscaban para restaurar las propiedades eclesiásticas y lograr que el pueblo volviera al culto. A nivel nacional, las supuestas apariciones dieron a la Iglesia la relevancia que necesitaba en su cruzada contra la República. Tanto Fátima como Lourdes ocurrieron en momentos de la Historia en que las personas veían amenazadas sus creencias, quizá débiles y sin fundamento, pero sin duda tan arraigadas que la posibilidad de una dolorosa ruptura acabó por generar esos fenómenos.

A partir del golpe de Estado de 1926, y especialmente con la dictadura de Salazar, cambió todo. Fátima era un milagro a medida de Salazar, que se presentaba como el santo salvador de la patria, y cuyo mejor amigo era el Cardenal Manuel Gonçalves Cerejeira, patriarca de Lisboa. Casó su régimen con la Iglesia. Sin embargo, después de la Revolución de los Claveles (levantamiento militar de 1974 que provocó la caída de la dictadura salazarista) todo sigue igual, y en muchos sentidos la complicidad entre el Gobierno y quienes controlan Fátima es incluso mayor. Es un negocio que le viene muy bien al Estado pues genera muchos millones de euros.



Milagros muy redituables

Parece que a la iglesia este tipo de milagros le resulta muy redituable y lo ha acreditado en varios lugares y momentos, incluso antes del evento de Fátima. El 21 de agosto de 1879, en la iglesia parroquial de San Juan Bautista de la pequeña comunidad de Knock (Irlanda), una multitud de más de 5000 personas vio lo que según ellos era una aparición de Nuestra Señora, San José y San Juan Evangelista y algunos afirmaron que pudieron ver al sol cambiando de color y bailando en el cielo. Lo que no cuentan los religiosos es que numerosos casos de pérdida de visión se produjeron debido al acontecimiento. Como otras apariciones esta se produjo en el marco de un contexto muy propicio, un momento de grandes cambios culturales, sociales y económicos, cuando la sociedad tradicional irlandesa estaba bajo la amenaza de un cambio dramático. En la década de 1870, Irlanda se encontraba en un período de transformaciones dramáticas, sufriendo incluso grandes hambrunas. En octubre 2009, varias personas de la región reportaron haber observado fenómenos solares similares. Estas narraciones fueron recibidas con escepticismo y el arzobispo local advirtió a las congregaciones católicas de no prestar mucha atención a esos supuestos acontecimientos. En diciembre de 2009, un oftalmólogo del Hospital del Colegio Universitario de Galway comunicó un incremento considerable del número de casos de retinopatía solar "todos ellos vinculados a los acontecimientos de Knock", con reducción significativa en la visión. 

El Papa Pío XII volvió a ver este milagro desde los jardines del Vaticano, 33 años después de Fátima, en tres días sucesivos, el 30 y 31 de octubre y 1 de noviembre de 1950 y lo anunció como confirmación del Cielo a la proclamación hecha por él del dogma de la Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma.

En Medjugorje, Bosnia-Herzegovina, el "milagro" también se ha repetido varias veces. El 24 de junio de 1981 la Virgen María se aparece a 6 niños, y hasta el día de hoy sigue apareciéndose a algunos con más frecuencia que a otros, dejando mensajes sobre la importancia de la oración constante por la paz y la conversión de los pueblos. En 2017 al momento de rezar el rosario, la Virgen de Medjugorje hizo su aparición con el milagro de la danza del sol, frente a miles de personas. Los videos que aparecen en la web (trucados?) son impresionantes. En 1988 en Lubbock, Texas, muchos lograron ver un fenómeno similar que fue noticia en el New York Times. Pero más extraño todavía es que se siga produciendo en El Salvador (Filipinas), donde una enorme estatua de Jesús propone al visitante ser testigo de un milagro: el sol baila, se mueve y parpadea. El investigador Joe Nickell señala: "los milagros del sol han sido descritos en otras apariciones marianas: la hermana Cabrini Shrine cerca de Denver, Colorado, en 1992; Conyers, Georgia, en la primera mitad de la década de 1990". El físico Auguste Meessen indica que estos "milagros" han sido descritos en muchos lugares donde peregrinos religiosos fueron alentados a mirar fijamente al sol, y cita como ejemplo las apariciones en Heroldsbach, Alemania, en 1949. Se han reportado casos similares en China en 1983.

El pasado 13 de octubre la Iglesia recordó los cien años del “milagro del sol” y el evento se habría repetido en la ciudad africana de Benin (Nigeria). “La historia se ha repetido aquí en la ciudad de Benin, durante el Congreso Nacional Mariano, el 13 de octubre de 2017.¡Qué gran milagro de parte de nuestra Madre María, Nuestra Señora de Fátima!”, afirmó la Conferencia de Obispos Católicos de Nigeria en su cuenta de Facebook. Las palabras de los obispos van acompañadas de cuatro fotos. En una de ellas se aprecia el sol con un gran brillo y en las otras se ven a los fieles mirando hacia el cielo, muchos de ellos con los brazos levantados.



La teoría de un físico benedictino

Stanley L. Jaki, sacerdote benedictino, físico e historiador, escribió un libro sobre el caso de Fátima, Dios y el Sol en Fátima (Ed. Real View Books, 1999, 382 pp), donde aborda el tema a partir de su experiencia, su pasión por la física, la teología y la historia. Pasó más de un año en la investigación de esta cuestión, leyendo unos sesenta libros y artículos, en los archivos reales de Fátima y entrevistando a otros historiadores. Buscó principalmente testimonios oculares, pero no muchos fueron posibles. Resumimos a continuación su explicación del "milagro" meteorológico, indicada en su autobiografía.

"Hay suficientes datos a disposición para obligar a uno a reconocer el carácter meteorológico del “milagro del sol” y para mirar con recelo la frase, “el sol bailó sobre Fátima”. Que el milagro fuera solar no implica una “actividad solar” en el sentido científico del término, ya que nada inusual fue registrado por los observatorios a esa hora. Antes de esa hora la lluvia caía pesadamente sobre el área desde la mañana, con las nubes impulsadas rápidamente por un viento del oeste a través del cielo. Una masa de aire frío se movía, obviamente, desde el Atlántico, sólo a unos 40 kilómetros de Fátima, que a su vez está a unos 15 km al este de la línea donde la tierra comienza a formar una meseta de más de 300 metros sobre el nivel del mar. El hueco del campo de Cova da Iria, en las afueras de Fátima, es en sí mismo de unos 370 metros. Una visión real de la situación geográfica es de gran ayuda para la comprensión de la verdadera naturaleza física del “milagro del sol”, sobre todo si se tiene una mirada cercana a los patrones de nubes típicas sobre la Cova. Creo que en este momento tengo que resumir mi explicación del milagro. 
Comenzó a las 12:45 hora solar, después que la lluvia se detuvo de repente, y duró unos diez a quince minutos. Durante todo ese tiempo el sol apareció entre las nubes delgadas, que un observador cuidadoso describió como cirrus. De repente, la imagen del sol se convirtió en una rueda de fuego que a la gente le parecía un “rodo de fuogo” familiar para ellos en los fuegos artificiales. La base física era de una rueda, como ahora tenemos la conjetura, de una lente de aire llena de cristales de hielo, como son las nubes cirrus. Estos cristales pueden refractar fácilmente los rayos del sol en varios colores del arco iris. Las referencias a los fuertes vientos de oeste a este y a la deriva continua de nubes puede dar cuenta de la interacción de las dos corrientes de aire que, de una manera análoga a la formación de tornados, pone esa masa de aire como un lente en rotación. Dado que muchos de los presentes sintieron de pronto un marcado aumento de la temperatura, es evidente que debe haber tenido lugar una inversión fuerte de temperatura. Las masas de aire frío y caliente posiblemente pudieron impulsar esa lente de aire para que girara en una órbita elíptica. Primero hacia el suelo y luego empujada hacia arriba, como si se tratara de un boomerang, y de vuelta a su posición original. Mientras tanto, los cristales de hielo actuaron como medios de refracción de los rayos del sol. Algunos testigos afirmaron que la “rueda de fuego” descendió y reascendió tres veces, según otros esto ocurrió dos veces. Abrumados por un espectáculo extraordinario, la mayor parte de la multitud cayó de rodillas, incluso los observadores independientes. Un abogado presente declaró tres décadas después que el patrón de descenso y ascenso fue elíptico con pequeños círculos superpuestos. Esta observación podría tener sentido para cualquiera que esté familiarizado con la dinámica de fluidos, o incluso con el funcionamiento de un boomerang. De hecho, hay un montón de información científica en la mano para abordar este fenómeno científicamente. Es evidente que el “milagro” no fue más que un fenómeno meteorológico, sin embargo raro". 


Un cura portugués que no cree en Fátima

El padre Mário de Oliveira, antiguo párroco de Macieira da Lixa, empezó a investigar la historia de la Iglesia en Portugal. Durante la década de los noventa centró su análisis en el amplio archivo del Santuario de Fátima y los documentos que detallan las apariciones marianas. Concluye que lo ocurrido en 1917 es uno de los mayores timos de la Iglesia Católica. El obispo de Oporto, Antonio Ferreira Gomes, consideró que su interpretación era demasiado polémica y le retiró el permiso de ejercer como cura de su parroquia. En 1999 de Oliveira publica el explosivo libro Fátima nunca más (Ed. Campo das letras, 1999), en el que denunció el aparente fraude de las apariciones, acusando al clero luso de haber perpetrado un montaje y manipulado a los pastorcitos. El libro, que se convirtió en un best-seller inesperado y ya va por su séptima edición, fue seguido en 2015 por Fátima $.A. (no he conseguido la referencia del libro), obra que versa sobre el negocio del turismo religioso en el Santuario y sugiere que los negocios en torno a la Basílica son utilizados para lavar dinero negro. En la entrevista que se le hizo expresó lo siguiente: 
(https://www.elespanol.com/reportajes/20170512/215478955_0.html) 

"El milagro de Fátima fue un teatrillo ideado por miembros del clero de Ourém (el municipio bajo cuya jurisdicción está Cova da Iria). Las principales víctimas de este embuste fueron los tres pastorcitos, quienes fueron utilizados como actores en esta producción episcopal. La documentación existente deja clarísimo que el clero manipuló a estos tres niños jovencísimos para montar un espectáculo con difusión internacional. El Santuario de Fátima ha puesto todos los documentos relacionados con las supuestas apariciones a disposición de los investigadores a través de la "Documentación Crítica de Fátima (DCF)", obra comprensiva de varios volúmenes. Cualquiera que la analice detenidamente verá que se trata de un montaje tosco. Desde un punto de vista teológico las visiones de Fátima están llenas de errores. Un ejemplo son las supuestas visiones de Lucía, que contienen elementos que no entran dentro del dogma católico. Llega a dar detalles realmente aterradores al describir sus visiones del infierno, detalles que coinciden exactamente con los que aparecen en "Misión Abreviada", un libro que tuvo una difusión enorme en Portugal durante el siglo XIX. El problema es que, posteriormente, ese libro fue rechazado por el Vaticano, y los detalles que contiene denunciados por varios papas. Es llamativo que la Virgen apareciese para transmitir cosas incompatibles con la teología católica. Hay muchísimos otros ejemplos de esta tragicomedia. Es una ignominia, un escaro a la fe y a la teología de Jesús de Nazaret".

"Es obvio que el sol no bailó sobre Fátima en 1917. Eso fue una invención del periodista enviado por el desaparecido diario "O Século". El redactor era un ex-seminarista. El fotógrafo que lo acompañó dijo que no vio nada fuera de lo normal, y las fotos que tomó dejan claro que era un día lluvioso y completamente ordinario. Quien lea la crónica que se publicó ese día se dará cuenta que aunque se habla de este supuesto fenómeno del sol en el titular, no hay mención del milagro en el texto, y días más tarde el periódico publicó una corrección en la que aclaraba que el sol no había “bailado”. Es vergonzoso que la Iglesia siga hablando de este acontecimiento, claramente imposible a nivel científico. Curiosamente, ni la propia Lucía hace referencia a este evento. En su momento, ella se mantuvo fiel al mensaje que tenía que repetir ese 13 de octubre de 1917: que la Virgen le había dicho que la Primera Guerra Mundial acabaría ese mismo día. Como todos sabemos, la guerra no acabaría hasta un año más tarde. En sus Memorias tampoco habla de ello, y en vez de mencionar movimientos del sol, se limita a decir que cuando miró al sol vio aparecer a San José, el niño Jesús y Nuestra Señora de los Dolores. Casualmente son las imágenes que figuraban en la iglesia parroquial de Fátima en esa época".

A continuación algunos extractos de esa entrevista.

—Periodista (P): ¿Quién fue el ‘cerebro’ de la trama, y cómo se ejecutó?
—Mario de Oliveira (MdeO): La documentación existente sugiere que todo fue idea del canónigo Nunes Formigão (1883-1958), profesor del Seminario de Santarém, quien había pasado casi dos meses en Lourdes, estudiando las apariciones que supuestamente tuvieron lugar ahí en 1858. Fue él quien se encargó de escribir el guión y ejecutar la producción de esta farsa; fue él quien, como supuesto interrogador y confesor de los tres pastorcitos, actuó como único interlocutor y controló el mensaje que salía de Cova de Iria. Fue él quien moldeó las visiones de los pastorcitos. Ante el éxito de la trama, Formigão recibió el apoyo del clero de Ourém –que publicitó las supuestas apariciones por todo el país– y, posteriormente, del obispo de Leiria, que en 1930 dio valor al fraude al declarar que las visiones eran acreditables y “dignas de fe”. De ahí ya pasamos al Vaticano, que ha permitido que esta farsa continúe a lo largo de los años.

—P: ¿Cuál fue el papel de los pastorcitos?
—MdeO: Fueron víctimas. Los pastorcillos fueron manipulados, las apariciones son mentira. Esos niños eran creyentes que fueron manipulados. Sentían terror absoluto del infierno y respeto total hacia el clero. Creían todo lo que les decían y obedecían toda orden. Los clérigos les convencieron para que se sacrificaran “para conseguir la conversión de todos los pecadores”. El clero es responsable por las muertes de Francisco en 1919 y Jacinta en 1920. Los curas animaron a los niños para que practicasen mortificaciones y penitencias absolutamente locas. Sus prolongados ayunos –que incluían la abstención de beber agua en pleno verano– hicieron que se encontrasen físicamente debilitados, incapaces de resistir las epidemias de la época. Murieron de neumonía y pleuresía, respectivamente, sin que la “milagrosa” Señora de Fátima les ayudara. Es un crimen de lesa humanidad que ha quedado impune.

—P: Sus libros sobre Fátima han sido best-sellers en Portugal, y el más reciente, Fátima $.A., va por su sexta edición. ¿Cuál ha sido la reacción por parte de la Iglesia?
—MdeO: La jerarquía hace como si no existiera, pero hace todo lo posible para que los católicos portugueses no los lean. Es en vano, porque los puedes encontrar en cientos de casas lusas.

—P:¿Qué opina sobre otras apariciones marianas?¿La Virgen se vio en Lourdes o en El Rocío?
—MdeO: Claro que no. Todas las apariciones de la Virgen son mentiras. Estas visiones surgen de personas que no están bien de la cabeza, y que lo que necesitan es atención médica, no explotación eclesiástica. Teológicamente, las apariciones no son posibles. Todas las que menciona son expresiones de religiosidad popular, y lo que el clero tendría que hacer es evangelizar estas personas. Desafortunadamente, la Iglesia ha optado por fomentar este tipo de espectáculo. Me entristece porque creo que una Iglesia que hace esto se delata como enemiga de la humanidad, del pueblo.

—P:¿Qué siente al ver multitudes conmemorando algo que considera que fue un fraude?
—MdeO: Me da pena. Veo multitudes sedientas de milagros del cielo porque no se pueden beneficiar de los milagros de la tierra. Son personas con miedo, que creen que dios es sádico, cruel y vengativo, que exige autoflagelación y sacrificios como los de los pobres pastorcitos. Son personas que buscan en el cielo soluciones a sus problemas, cuando la solución sólo se encuentra dentro de cada persona. Ese siempre fue el mensaje de Cristo, cuyo evangelio predicaba la liberación de los pueblos y la destrucción del poder.

—P: Suponiendo que todo haya sido un fraude, ¿ve algún lado bueno a toda la historia de Fátima? Hay quienes defenderán que tiene valor, si sólo porque sirve para dar esperanza a algunos fieles en busca de un milagro…
—MdeO: No veo nada bueno en un fenómeno manufacturado para engañar a millones de personas, pobres que llegan al Santuario de rodillas, que lloran y gritan, que repiten “Dios te salve María” de manera incesante.

—P: Afirma que el Santuario de Fátima opera como una mafia. ¿Hablamos de una organización criminal en el seno de la Iglesia portuguesa?
—MdeO: Evidentemente, y está a plena vista. El Santuario es una máquina de dinero. Da náuseas: su única misión es fomentar el turismo religioso, atraer gente en nombre de una fe tóxica, basada en la mentira. Hoy en día la zona entera del Santuario y los negocios repartidos por la aldea, están creados para aprovecharse de los pobres que acuden ahí. Es bien sabido que muchos de estos negocios sirven para lavar dinero.

Corroborando esta última aseveración, Fátima hace tiempo que se ha convertido en un "mercado de la fe". Ocho millones de peregrinos llegarán este año a Fátima. Casi medio millón siguieron al Papa en su visita en mayo del 2017. Muchos le pidieron a Francisco que fuese con el látigo para expulsar a los mercaderes del templo, que es en lo que se ha convertido hoy el santuario. Francisco no lo hizo. La aglomeración de fieles se notó en los alojamientos, que inflaron sus tarifas hasta alcanzar los 3.000 euros por dos noches, cuando en cualquier otra fecha –sin visita papal– rondan los 150 euros. El negocio de hoteles, vuelos, restauración, entradas, estampitas es sobrecogedor. Por vender, hay quien vende hasta "aire bendito". Semejante abuso generó la publicación de un manifiesto Contra la acreditación del milagro de Fátima, firmado por miles de portugueses y propiciado por el sacerdote entrevistado. 



Y ahora las posibles explicaciones...

1. El mundo no lo vio, así que nada pasó  

Es un hecho que el sol no se movió físicamente. Los observatorios astronómicos no vieron ninguna danza en ningún lugar del mundo. No hay reportes científicos sobre algún comportamiento solar o astronómico inusual durante el momento en que el sol fue visto "bailando". Tampoco existen reportes sobre algún fenómeno solar dentro de un radio de 22.5 kilómetros desde Cova de Iría. Si "la tierra húmeda y las ropas de los 70 mil presentes fueron secadas por este milagro (?)”, el resto del agua en la tierra no fue secado por este evento. Por estas razones, es forzoso concluir que el sol no se movió en absoluto: el "sol danzante" fue un hecho muy local, por lo que queda descartado. Si el sol hubiera realmente bailado se habría desatado un caos en el Sistema Solar y sería el final del mundo tal como lo conocemos.

2. Un falso sol en la retina

Joe Nickell, que se autodescribe como escéptico e investigador de lo paranormal, asegura que el sol descrito por los testigos está en un azimut y una elevación erróneos. Propone que la causa puede haber sido un "falso sol" o “parhelion”, un fenómeno óptico atmosférico asociado con la reflexión/refracción de la luz solar por los numerosos cristalitos de hielo que componen los cirros o nubes de cirroestratos. Pero este es un fenómeno estacionario, quieto, y no explicaría la apariencia de “sol danzante”. Pero Nickell piensa que este fenómeno puede deberse a una distorsión retinal temporal, causada por mirar directamente la intensa luz y/o el efecto de enfocar los ojos hacia delante y atrás para evitar una mirada completamente fija, combinando así imagen, post-imagen y movimiento. El profesor Auguste Meessen, del Instituto de Física de la Universidad Católica de Lovaina, ha declarado que los "milagros del sol" no pueden ser tomados en serio y que las observaciones descritas fueron efectos ópticos causados tras mirar fijamente al sol demasiado tiempo. Meessen sostiene que las imágenes que se generan en la retina tras mirar al sol por breves períodos de tiempo son la causa más probable de los efectos observados. También afirma que los cambios de color reportados por los testigos fueron causados muy probablemente por la saturación de las células fotosensibles de la retina. 

3. La explicación alienígena 

Fina D'Armada y Joaquim Fernandes, historiadores portugueses, publicaron varios volúmenes en los que defienden la tesis de que la interpretación religiosa de las apariciones de Fátima fue producto de una situación político-social, de la manipulación de la Iglesia Católica y también de los límites que planteaba en ese momento la investigación científica. Ambos científicos analizan los fenómenos observados en Fátima desde una perspectiva moderna, y concluyen que tienen todos los ingredientes propios de un avistamiento OVNI. D'Armada estaba becada por el Instituto Nacional de Investigación Científica y pudo consultar los archivos secretos del Santuario de Fátima. En ellos se encuentran los testimonios recogidos por el entonces cura de la feligresía, que obtuvo las declaraciones de los niños y que acabó abandonando la aldea por no estar convencido de las apariciones. Entre los datos más significativos, destaca la descripción de la "señora": medía un metro de altura y llevaba un sayo blanco y dorado. Estaba cubierta con una capa blanca y llevaba una esfera a la altura del pecho, que luego se interpretó como el Sagrado Corazón de María. En sus primeras declaraciones, los niños describieron a una "mujercita" que hablaba sin mover los labios. Tampoco movía los pies al desplazarse y descendía hasta el lugar de la aparición por una rampa luminosa. Antes de comenzar las apariciones, fueron vistos pequeños objetos luminosos, conocidos en ufología como Foo-Fighters. También fue observado un globo plateado, un objeto en forma de escalera y nubes que iban en dirección contraria al viento. En cuanto al fenómeno solar, algunos testigos aseguran que fue el propio Sol el que se movió, mientras que otros sugieren que un disco metálico o de vidrio se antepuso al astro. Finalmente, el sol se volvió transparente y dentro del disco se observaron tres seres, que -influenciados por el contexto- fueron interpretados como la Sagrada Familia. Los autores establecen de este modo un paralelismo entre estos sucesos y la presencia de OVNIs. ¿Fue un encuentro cercano con OVNIs lo que motivo el culto mariano en Fátima? ¿Manipuló la Iglesia los acontecimientos de 1917? 

Sinceramente, no puedo opinar sobre esta explicación. El tema de los OVNIS es todavía para mí una gran interrogante per se...

4. La alucinación en masa 

El autor Kevin McClure en su Evidencia de Visiones de la Virgen María (Ed. Aquarian, 1983), escribió que "la multitud de Cova de Iria pudo haber estado esperando ver señales en el sol, ya que se habían reportado fenómenos similares en las semanas precedentes". Cree que "la multitud vio lo que quería ver". Entrevistó a un buen número de los que asistieron. Lo primero que le sorprendió es que muchos alegaron no haber visto nada. Y los testimonios de aquellos que sí decían haber visto algo, diferían marcadamente: un arco iris alrededor del sol, un delgado platillo plateado girando, un remolino amarillo, un globo que se deslizaba de este a oeste, un sol que se movía por los cielos, lluvia de gotas de color, lluvia de pétalos de flores que se desintegraban antes de llegar al suelo. McClure afirma: “Nunca he visto una colección tal de relatos contradictorios sobre un caso en los últimos diez años”. Sin embargo, bastante de estos alegatos son consistentes con la distorsión visual causada por el intento de ver al sol directamente y el daño retinal que eso conlleva: al fijar la vista en el sol no pudieron ver bien y lo que sea que vieron pudo haber sido una ilusión.  En sicología esto se llama alucinación colectiva.

¿Qué dice la ciencia sobre las alucinaciones colectivas? Es una alucinación sensorial inducida por el poder de la sugestión sobre un grupo de personas. Por lo general, se produce en situaciones emocionalmente intensas, especialmente entre los devotos religiosos. La expectación y la esperanza de dar testimonio de un milagro, combinado con las largas horas por mirar fijamente a un objeto o un lugar, hace que ciertas personas religiosas afirmen ver estatuas que lloran, iconos y santos retratos en movimiento o a la Virgen María en las nubes. Los testigos de un “milagro” concuerdan en general en sus narraciones alucinatorias porque tienen los mismos prejuicios y expectativas. Pero además, con el tiempo y cuando las historias vuelven a contarse, las narraciones diferentes convergen hacia la unificación. Un individuo puede inducir a un grupo de personas y estas pueden llegar a "ver" o "sentir" cosas que en realidad no existen. Según Freud, la alucinación colectiva más común es la de tipo religioso. Se presenta en situaciones de elevada tensión emocional, a través de un conocido proceso psicológico llamado "pensamiento selectivo", en el cual el individuo que alucina fue previamente saturado de información mediante la cual percibe la supuesta evidencia que justifica las creencias que generan la sugestión. Además, el individuo ignora las pruebas que demuestran lo contrario, percibe lo que quiere ver y no lo que realmente sucede. Y es que nuestra mente procesa la realidad de determinada manera en función de nuestra educación y la influencia del entorno. Una de las cosas que se han descubierto recientemente a nivel neurológico es que no percibimos el mundo tal y como es, sino más bien como nuestro cerebro lo representa. Esto se ha confirmado una y otra vez vía experimentación. Incluso se pueden presentar ocasiones en que se pueden ver seres que realmente no están presentes. Todo esto se debe a que tanto lo perceptivo como lo recordado es construido por el cerebro. Ni lo que percibimos es lo que realmente tenemos al frente ni todo lo recordado es lo que realmente ocurrió. Hoy sólo podemos explicar el 5% del funcionamiento de nuestro cerebro. ¿Qué sabemos sobre su poder sobre nuestro cuerpo o nuestras vivencias? Casi nada.

Pero más allá de las alucinaciones colectivas es sabido que poblaciones reducidas, poco cultas y relativamente aisladas (condiciones muy comunes un siglo atrás), se comportan como verdaderas "manadas" frente a una situación desencadenante y son fácilmente manipulables para que reaccionen como si fueran un solo ser vivo. Como ejemplo basta recordar la magnífica película Zorba el Griego, donde un pueblo de Creta reacciona como una manada en tres ocasiones: acoso, pedrea y muerte a la viuda (la manada asesina, que aquí más bien sería una jauría), el desvalijamiento de la casa al morir Bouboulina (la manada depredadora) y el derrumbe final cuando todos huyen (la manada asustada). Si en ese pueblo, en circunstancias apropiadas, alguien gritaba "el sol se está moviendo!" seguramente todos lo verían.


Y por último... una reflexión de ateo

En 1917, cuando la batalla de Passchendaele (12 de octubre de 1917, en Bélgica) cobró más de 400.000 muertes, ¿por qué al día siguiente se aparece la virgen en una encina a las afueras de un pueblo portugués a tres niños analfabetos para decirles que Rusia no es creyente cuando la mayor parte de su población era ortodoxa? La Iglesia escogió el año 1917 porque así atacaba a Lenin y al socialismo, que tomaba un peligroso vuelo anticlerical. Explotación de los trabajadores había en los cinco continentes, pero la fijación era Moscú. María nunca criticó las dictaduras de derecha porque eran ideológicamente afines. En el año 1942 Pío XII consagró el mundo a una María que era simpatizante del fascismo como él y anticomunista radical. Si solo somos almas y nuestra única posesión es nuestro cuerpo, ¿por qué se nos propone tanto sufrimiento? Si Dios es tan misericordioso, ¿por qué no destruye el infierno eterno? Si de verdad la virgen se les apareció a esos niños, debió de importarle bien poco que los soldados muriesen o que las madres recibiesen cartas donde sus hijos contaban la cantidad de miembros amputados y compañeros fallecidos que habían visto. Es probable que muchos cristianos piensen que aquello era bueno: una matanza es siempre buena ya que acerca a Dios. Las Inquisiciones (fueron varias) mataron y torturaron a miles de inocentes en toda Europa y el Vaticano no ha pedido perdón ni va a pedirlo, de la misma forma que no juzgará a sus ministros por arrebatarle a los niños su inocencia. Deberíamos de replantearnos si la cristiandad es mejor que el islamismo, ya que el Dios cristiano decide matar de forma aleatoria y a través de la mano de su gobierno ejecutivo.

Alberto Cirio


_______________

(*) Nota Final:

El autor de esta publicación es "Alberto Cirio", fiel seguidor y colaborador de este Blog; quien amablemente me solicitó el compartir este artículo con el resto de los lectores; y al no estar en contra de la filosofía del Blog, es un honor para mí el poder publicarlo. El mismo "Alberto" se encargará de responder las dudas de los lectores a través de los comentarios.


_________________

Ver: 
Ver Articulo: Países con más Ateos

Ver Sección: Actualidad y Noticias



                                 ARTICULOS RELACIONADOS

.




"El ateísmo es el vicio de unas pocas personas inteligentes" 

Voltaire