Buscar este blog

domingo, 28 de abril de 2019

Los "Milagros" de Jesús (Colaboración)




Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por un colaborador y amable lector de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. (*)



___________________


Los "Milagros" de Jesús

Si alguien hoy, casi presto a cumplirse los dos primeros decenios del siglo XXI, viniera hacia nosotros y nos dijera: “Yo soy Dios”, ¿qué haríais? Obviamente, inmediatamente pedirían una prueba sólida, contundente y sin engaños. ¡Por supuesto que todos los harían! E insistirían en no aceptar unas pruebas vanas. Querríais hechos sólidos, tangibles.

Ciertamente ninguna persona normal (aunque tanto hoy como ayer se puede esperar de todo en esta cuestión y otras muchas), querríais unas pruebas como rocas de esa persona que alega ser Dios.  

Entonces, ¿por qué es diferente este concepto en relación con Jesús, el denominado hijo de Dios? Jesús insistió, eso dicen los escritos ocurridos mucho tiempo de su asesinato, que sí lo era. 

Entonces, es lícito de que si él es Dios tiene el obligatorio y el deber de probarlo de manera real e inimitable. Por otro lado, si él no puede probarlo, entonces está claro y rotundamente que no es Dios.  

Los seguidores de las distintas ramas del cristianismo a unísono proclamaran: “¡pero Jesús probó que era Dios!” ¡Vean todos los milagros que él hizo y que constan en los evangelios! ¡Él curó a los enfermos! ¡Él transformó el agua en vino! ¡Eso prueba que jesús es el único Dios! 

Ante esas simplonas respuestas: ¿eso tiene algún significado sólido para vosotros? Lo que es para nosotros, por supuesto que ¡NO! Imaginemos, porque en estas cuestiones todo depende de la imaginación que el “iluminado” nos quiera encajar, viene éste y nos dice: “¡Yo soy Dios y lo voy a probar delante de todos vosotros al demostraros que puedo transformar el agua en vino!”. ¿Qué diréis a esto? ¡Sed honestos en la respuesta! Vosotros continuareis NO creyendo en esa persona por-que: 

1 – Muchas gentes han visto todo tipo de “curanderos” que pueden curar milagrosamente a los enfermos. Y resulta que todos nosotros sabemos que esos tipos de “curar” son charlatanismo. Si eso fuese verdad, entonces no necesitaríamos a los médicos, hospitales, ni laboratorios donde los científicos se queman las pestañas en la busca de fármacos medicinales, instrumentos para cirugía, etc. 

2 – Transformar el agua en vino… ¿No suena como algo que un mágico de quinta categoría haciéndolo en un espectáculo de un determinado club nocturno? Existen docenas de maneras donde podría ponerse en escena cosas para hacer creer que el agua se está convirtiendo en vino. No hay razones para que una persona normal, o millones, puedan aceptar un truco de magia como prueba de que ese alguien es Dios. 

3 – Ninguno de esos milagros pueden ser probados científicamente hoy, por lo que nos lleva a la conclusión de que ninguno de los “milagros” de Jesús (suponiendo de que hubiera existido, que eso es lo más importante) dejaron pruebas tangibles de que pudieran ser estudiados por los científicos actuales. 




Siempre ha sido y continúa siendo así. Si alguien hoy nos viene alegando ser Dios (o en los casos de ser uno de sus muchos representantes e iluminados), no lo crean nunca, más aún, si la evidencia consistiera en curas milagrosas o los trucos de magias tipo Jesús, para así probar que él es Dios, o ellos, en este caso sus acólitos, le podéis decir aquello de: “apártate Satanás…”.  

Pero profundicemos un algo más la cuestión “milagros” y vamos a imaginar, eso sí, solamente imaginar que ya lo es mucho, de que Jesús hubiese sido ese Dios que tanto insisten hasta la saciedad. Él podría haber empezado por una de sus famosas citaciones del evangelio, Mateo 17:20: “Por causa de vuestra poca fe; pues en verdad os digo que si tuvieseis fe como un grano de mostaza diréis a este monto: pasa de aquí para allá, y él ha de pasar, y nada os será imposible”. 

En consecuencias, para probar que el era Dios, Jesús podría haber movido una montaña. Aún más, siendo que para él sería una cosa muy fácil. El propio Jesús-Dios podría haber empezado su historia o paso por la Tierra escribiéndola un libro (evangelios) de puño y letra. Veamos a nuestro juicio y razonamientos como podría haber sido la primera página de ese libro de Jesús y no esa cantidad de evangelios escritos supuestamente por un sin fin de escritores que ninguno lo conocieron personalmente y debido a sus incongruencias lo resumieron en 4 dudosos escritores y ya conocemos el berenjenal en que ha quedado. Este es a lo que nos referimos y diría así:    

“Me llamo Jesús, y soy Dios y al mismo tiempo soy su hijo. Yo se que hay una infinidad de personas que dudan de que yo lo sea, entonces déjeme empezar mi relato comunicándoles a vosotros lo siguiente. Den una mirada al Monte Sinaí. Todos sabéis que hasta ahora ese accidente geográfico no queda muy lejos de Jerusalén. Es la montaña donde mi padre, Dios (y yo también), le entregó las tablas de la ley a Moisés con los 10 mandamientos. Pero os digo que ese mítico Monte Sinaí desapareció esta misma mañana y lo que ha quedado en su lugar ha sido una base de piedra perfectamente lisa midiendo seis kilómetros cuadrados. Cientos de años posteriores a partir de estos momentos, otras personas encontraran el Monte Sinaí carca de un lugar que será llamado selva Amazónica. Así pues, cuando los científicos estudien la montaña descubrirán que su base también está completamente lisa y que esa montaña encaja perfectamente en la planicie de la región de la Península de Arabia. Los científicos conseguirán alinear la montaña y la planicie, analizarán cada uno de los cristales de roca en potentes microscopios. Yo he dicho muchas veces que si vosotros tuvierais fe, podríais mover montañas. Yo he movido el Monte Sinaí para demostrar como es fácil, y por supuesto, para probar que yo soy Dios.    




Como yo sé que esto puede no ser suficiente, aún dejarte una segunda prueba de que yo soy el único Dios. Si vosotros diseñáis un círculo, aunque lo dudo que lo sepáis hacer, hay una distancia a través del círculo. Esto se llama diámetro. Habrá también la medida a través del círculo llamémosle circunferencia. Si se divide la circunferencia por el diámetro, se consigue otro número. Llamémosle de Pi, y sus primeros seis dígitos son 3,14159. Pi es un número irracional. Es un número hecho de infinitas secuencias de dígitos que no se repiten. 

Habrá un día, cuando las máquinas denominadas computadores, ellas calcularan billones de dígitos del Pi. Si calcula Pi hasta el millonésimo trillonésimo dígito, será esto lo que encontraran:
 3,141592653589793238462643383279502884197163993751…

Ahora, habiendo probado que yo soy Dios para cualquier ser racional, atreves del desplaza-miento documentable de una famosa montaña y aún de mis conocimientos sobre el Pi hasta el millonésimo trillonésimo dígito, aquí está pues lo que yo quiero decirle a la raza humana como su creador y como el creador del universo…”. 

Señores creyentes, ¿no sería esto impresionante y fascinante? Si nosotros tuviésemos “ese tal libro” y no los absurdos de la denominada Biblia y Evangelios, si el Monte Sinaí se hubiese movido verdaderamente, entonces no tendríamos dudas sobre la existencia de Jesús. Todos nosotros creeríamos que él es Dios. Imaginemos lo que el tal libro diría en sus otras páginas. Un libro como ese, tenemos seguridad, nos dejaría maravillados. 

¿Por qué el personaje de Jesús no hizo algo semejante o parecido al relato? Pero lo que “hizo” y nos vienen insistiendo que el Dios judío-cristiano supuestamente escribió la Biblia. Dios, sin pruebas concluyentes separó las aguas del Mar Rojo y en dos tablas de piedra escribió los “Diez Mandamientos”. Posteriormente se tomó la molestia de encarnarse como humano para posterior-mente ser asesinado como un vulgar bandido. Entonces, que no nos vengan con misteriosos dogmas que ya no cuelan… ¿Por qué Jesús no escribió su propia vida (hasta el momento de la muerte), en ese supuesto libro y hoy tendríamos pruebas tangibles de que existió? 

Para cuales quieras personas normales y racionales, conocidas como “el tener dos dedos de frente” las razones son obvias, primordiales: ¡DIOS NO EXISTE! ¡EL PERSONAJE DE JESÚS TAMPOCO! Nosotros no creemos y hoy por hoy nos podemos manifestar, pero los creyentes no tienen lo que deben tener para hacer lo mismo y por eso insisten en divulgar unos librillos diciendo en ellos que Dios los escribió y sin unas pruebas contundentes. Los seguidores de Jesús no pueden disculparse en que él hubiese vivido hace dos mil años atrás; aún más en que aquellos tiempos de oscurantismos en que no nos pueden demostrar la realidad sabiendo nosotros que sí existían unas culturas y personas que la desarrollaban. Es pues que las conclusiones son obvias; Jesús, si es que existió, fue un personaje humano, lo mismo que todos nosotros, con virtudes y defectos. Todas las historias contenidas en la Biblia y su continuación en los Evangelios son apenas eso, ¡LEYENDAS DE ÉPOCAS PASADAS!, corregidas y aumentadas según las circunstancias de cada momento.    



_______________

(*) Nota Final:

El autor de esta publicación es "Zerimar Ilosit", fiel seguidor y colaborador de este Blog; quien amablemente me solicitó el compartir este artículo con el resto de los lectores; y al no estar en contra de la filosofía del Blog, es un honor para mí el poder publicarlo.



Ver:



   
Ver:

Ver:



Ver Artículos sobre: 


Ver Artículos sobre: 


                          



ARTICULOS RELACIONADOS



"Yo no creo en nada. Para mí la fe es algo tan odioso como lo es pecado para los creyentes. El que sabe, no puede creer. El que cree, no puede saber. El término "fe ciega" es una redundancia, pues la fe es siempre ciega"

Ernest Bornemann




viernes, 19 de abril de 2019

Científicos detectan la primera molécula del Big Bang (Ciencia y Actualidad)




Científicos detectan la primera molécula del Big Bang en el espacio


04:12 ET(08:12 GMT) 
18 Abril, 2019

(CNN) — Cuando el universo se formó durante el Big Bang hace 13,8 mil millones de años, las reacciones químicas posteriores formaron las primeras moléculas. Esas primeras moléculas fueron cruciales para ayudar a formar todo lo que sabemos, pero también están ausentes.

Y aunque el ion hidruro de helio (HeH+) se ha propuesto durante años como esa primera molécula, los científicos no pudieron encontrar ninguna evidencia de su existencia en el espacio, hasta ahora. Los hallazgos fueron publicados el miércoles en la revista Nature.

Después del Big Bang, el HeH+ se formó en un enlace molecular cuando los átomos de helio y los protones se combinaron. Más tarde, estos se romperían en moléculas de hidrógeno y átomos de helio. Ambos elementos son los dos más abundantes en todo el universo, siendo el hidrógeno el primero y el helio, el segundo.

Los científicos pudieron demostrar el ion molecular en un laboratorio en 1925 y estudiarlo, lo que provocó una búsqueda de décadas del HeH+ en el espacio.

“La química del universo comenzó con el HeH+. La falta de evidencia definitiva de su existencia en el espacio interestelar ha sido un dilema para la astronomía durante mucho tiempo”, dijo en un comunicado Rolf Güsten, autor del estudio y astrónomo del Instituto Max Planck para Radioastronomía.

Los modelos astroquímicos a finales de la década de 1970 apuntaban a una posibilidad detectable. Esto llevó a los científicos a creer que el HeH+ podría existir en la nebulosa planetaria caótica expulsada por estrellas como nuestro Sol durante la última etapa antes de explotar en una supernova.

El ion molecular se forma cuando la radiación de la estrella, que alcanza temperaturas de más de 100.000 grados, ioniza la nebulosa.

Pero detectar la señal de la molécula en su longitud de onda más fuerte ha sido difícil. La opacidad de la atmósfera de la Tierra descarta el uso de cualquier telescopio terrestre.

Entonces, los investigadores utilizaron SOFIA, el Observatorio Estratosférico para la Astronomía Infrarroja, un jet Boeing modificado que lleva un telescopio y que puede volar por encima de la atmósfera inferior.

Un espectrómetro de alta resolución llamado GREAT que viaja a bordo de SOFIA detectó la molécula en la nebulosa planetaria NGC 7027.

“El descubrimiento de HeH+ es una demostración dramática y hermosa tendencia de la naturaleza a formar moléculas”, dijo en un comunicado David Neufeld, coautor del estudio y profesor en el Departamento de Física y Astronomía de la Universidad Johns Hopkins.

“A pesar de los ingredientes poco prometedores que están disponibles, una mezcla de hidrógeno con el gas no reactivo helio, y un ambiente hostil a miles de grados centígrados, se forma una molécula frágil. Notablemente, este fenómeno no solo puede ser observado por astrónomos, sino también puede ser comprendido al utilizar modelos teóricos que hemos desarrollado”.

Fuente:
https://cnnespanol.cnn.com/2019/04/18/cientificos-detectan-la-primera-molecula-del-big-bang-en-el-espacio/


_______________


Detectaron en el espacio la molécula más antigua del universo


Los modelos teóricos predecían la existencia del compuesto químico, que incluso fue replicado en el laboratorio en 1925, pero hasta ahora no habían conseguido observarlo en su hábitat natural

18 de abril de 2019

La molécula más antigua de nuestro universo ha sido detectada en el espacio, revelaron los científicos, apoyando las teorías de cómo evolucionó el universo químicamente después del big bang.

Hace más de 13 mil millones de años, el universo estaba compuesto de tres elementos simples de un sólo átomo. Pero alrededor de 100.000 años después de la creación del cosmos, surgió la primera molécula: un enlace improbable entre helio e hidrógeno conocida como ión hidruro de helio, o HeH+.

"Fue el comienzo de la química", dijo David Neufeld, profesor de la Universidad John Hopkins y coautor de un estudio publicado el miércoles que detalla cómo, luego de una búsqueda de varias décadas, los científicos finalmente detectaron la escurridiza molécula en el espacio. "La formación de HeH+ fue el primer paso en un camino de creciente complejidad en el Universo", un cambio tan trascendental como el de pasar de la vida unicelular a la vida multicelular en la Tierra, dijo a AFP.

Hace tiempo que los modelos teóricos convencieron a los astrofísicos de que HeH+ fue el primer enlace molecular, y el primer compuesto químico, del universo. Pero aunque el hidruro de helio fue replicado y estudiado en el laboratorio hace casi un siglo, en 1925, los científicos han tenido dificultades para detectarlo en el espacio -su hábitat natural- pese a que todas las predicciones indican que debería estar presente en las nubes de gas en que nacen las estrellas, así como en el gas expulsado por las estrellas cuando mueren.

"Aunque [el hidruro de helio] es de importancia limitada en la Tierra hoy en día, la química del universo comenzó con este ión", dijo el investigador principal Rolf Gusten, un científico del Instituto Max Planck de Radioastronomía de Bonn."La falta de evidencia definitiva de su existencia en el espacio interestelar ha sido un dilema para la astronomía durante mucho tiempo".

El problema para detectar la molécula era que las ondas electromagnéticas que emite, de longitud infrarrojo lejano, eran anuladas por la atmósfera de la Tierra, y por lo tanto indetectable desde el suelo.


Así que la NASA y el Centro Aeroespacial Alemán unieron fuerzas para crear un observatorio aéreo con tres componentes principales: un enorme telescopio de 2,7 metros, un espectrómetro infrarrojo y un Boeing 747 lo suficientemente grande como para transportarlos.

Desde una altitud de 14.000 metros, el Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja, o SOFIA, evitó el 85 % del "ruido" atmosférico de los telescopios terrestres.

Ahora los expertos dicen que finalmente han detectado hidruro de helio en una pequeña pero brillante nebulosa planetaria de 600 años de antigüedad a unos 3.000 años luz de distancia en la constelación de Cygnus. "La falta de evidencia de la existencia misma del hidruro de helio en el universo local ha puesto en duda nuestra comprensión de la química en el universo primitivo", dijo Gusten.

"La detección reportada aquí resuelve esas dudas", agregó.

Fuente:
https://www.infobae.com/america/mundo/2019/04/18/detectaron-en-el-espacio-la-molecula-mas-antigua-del-universo/

_____________



Los astrónomos finalmente encuentran la primera molécula formada en el universo


18 de abril de 2019, 22:00hs

Después de una búsqueda de décadas, los astrónomos finalmente encontraron la primera molécula que se formó en el universo.


El ion hidruro de helio (HeH +) ha sido durante mucho tiempo una parte teórica clave de cómo comenzó la química del cosmos, pero su aparente ausencia en el espacio había preocupado a los científicos y hasta llegaron a pensar que algo habían entendido mal. Ahora se ha encontrado la primera evidencia inequívoca de la molécula en una nebulosa planetaria.

La historia cuenta que poco después del Big Bang, el hidrógeno y el helio dominaron el entonces joven universo. Finalmente, los átomos de helio neutros se combinaron con hidrógeno ionizado para formar HeH +, que habría sido el primer tipo de molécula posible a partir de los ingredientes disponibles. Eso, a su vez, abrió diferentes combinaciones que gradualmente se acumularon en la extensa gama de químicos que conocemos hoy.

Eso está muy bien en teoría, pero la confirmación de que así fue como sucedió ha eludido a los científicos durante décadas. HeH + se produjo por primera vez en el laboratorio en 1925, pero a pesar de la idea de que debería ser naturalmente abundante en el medio interestelar, la molécula nunca se había observado hasta ahora.

La génesis de la química

“La química del universo comenzó con HeH +”, dice Rolf Güsten, principal autor del estudio. “La falta de evidencia definitiva de su existencia en el espacio interestelar ha sido un dilema para la astronomía durante mucho tiempo”, agrega.

Los científicos utilizaron el Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA) de la NASA, que puede rastrear el cosmos desde su posición a bordo de un Boeing 747SP. Dado que este observatorio móvil vuela a una altura de hasta 45.000 pies (13.700 metros), puede obtener una vista clara de las longitudes de onda de infrarrojos requeridas para detectar partículas como el  HeH +, que fue localizado en una galaxia en particular, la nebulosa planetaria NGC 7027.

“El descubrimiento de HeH + es una demostración dramática y hermosa de la tendencia de la naturaleza a formar moléculas”, dice David Neufeld, coautor del estudio. “A pesar de los ingredientes poco prometedores que estaban disponibles, se formó una molécula frágil de una mezcla de hidrógeno con el gas no reactivo helio en un ambiente hostil a miles de grados centígrados”, concluyó.

Fuente:
http://www.lr21.com.uy/tecnologia/1398176-los-astronomos-finalmente-encuentran-la-primera-molecula-formada-en-el-universo


________________


Primera molécula del Cosmos


Capturada en la nebulosa NGC 7027, a 2.600 años luz

16:33, 17 ABR•ROMA•REDACCIÓN ANSA

   (ANSA) - ROMA, 17 ABR - La primera molécula del universo ha sido descubierta y nació del primer enlace químico que se formó hace 13 mil millones de años, cuando el cosmos aún era muy joven.

    Se llama ión hidruro de helio, originado por la combinación de elementos livianos nacidos después del Big Bang: los iones de hidrógeno, es decir, los protones, y los átomos de helio. El descubrimiento, publicado en la revista Nature, es de un grupo del Instituto alemán Max Planck, de radioastronomía, coordinado por Rolf Güsten. "La formación de los primeros iones de hidruro de helio -explicó Güsten- fue posible sólo cuando la temperatura del universo primordial cayó por debajo de los 4.000 grados centígrados". "Sólo entonces se podrían formar los primeros átomos de helio que, combinados con protones, dieron origen a las primeras moléculas. La química del universo tal como la conocemos, concluyó, comenzó con los primeros iones de hidruro de helio", aseveró. El resultado es fruto de una larga campaña de observación, iniciada en 2016, que requirió un análisis complejo de los datos. La primera molécula del cosmos fue capturada en la nebulosa planetaria NGC 7027, en la constelación del Cisne, a 2.600 años luz.

    "La temprana edad de la nebulosa la ha convertido en una buena candidata para su formación, porque dentro de ella las condiciones son similares a las del universo infantil", escribieron los astrónomos. Aunque la existencia del hidruro de helio se demostró en 1925, nunca antes se había encontrado en el espacio. Los astrónomos tuvieron éxito gracias al Stratospheric Observatory for Infrared Astronomy, instalado a bordo de un Boeing 747 especial y nacido de la colaboración entre la NASA y la agencia espacial alemana Dlr.

    Desde hace nueve años se explora el cielo en infrarrojo y se ha podido observar la presencia de iones de hidruro de helio gracias a su espectrómetro de alta resolución, llamado "Great". Ver la firma de las primeras moléculas del cosmos ha sido difícil hasta ahora debido a su naturaleza. Esos compuestos no tienen una larga vida y se transforman en moléculas de hidrógeno y átomos de helio. (ANSA).

Fuente:
http://www.ansalatina.com/americalatina/noticia/especiales/2019/04/17/hallan-la-primera-molecula-del-cosmos_2926e0f0-8f37-4f6a-a53d-6e4592d856f2.html


Ver:



   
Ver:

Ver:



Ver Artículos sobre: 


Ver Artículos sobre: 


                          



ARTICULOS RELACIONADOS


"¿Por qué no puedes convencer a un creyente de nada? Porque sus creencias no están basadas en evidencias, sino en una enraizada necesidad de creer"

Carl Sagan