Buscar este blog

lunes, 31 de enero de 2011

Pablo, Mentiroso por convicción propia. (Jesús no Existió)

 pablo de tarso

El Jesús que usted conoce no sería lo que es sin la intervención de Pablo. Si no hubiese sido por Pablo, la idea del Jesús mesiánico se hubiese quedado archivada con el resto de los “Jesuses” y pseudomesías judíos de la época. Por esto, analizar el personaje de Pablo de Tarso es indispensable para negar de forma definitiva la existencia de Jesús y corroborar su carácter mítico.

Y que mejor manera de comenzar a visualizar la personalidad y figura de Pablo que confirmando el titulo del artículo:

Si amigo Cristiano lector, el mismo Pablo reconocía que era un mentiroso y como veremos mas adelante, tenía mucha razón. Hay tantas mentiras, contradicciones y falacias en los escritos y en la supuesta vida de Pablo, que el autodenominarse “Mentiroso” se queda corto.

Pero, ¿Dónde dice en la Biblia que Pablo se llama a si mismo un mentiroso?

Romanos 3,7

Pero si por mi mentira la verdad de Dios abundó para su gloria, ¿por qué aún soy juzgado como pecador?

¿Entiende amigo lector lo que significa este versículo?... Pablo dice en una de sus cartas que si él miente con el objetivo de glorificar y propagar a Dios… no debería ser considerado un mentiroso como tal. Dice muy claramente “MI mentira” dando a entender que ha recurrido a ella para aumentar la gloria de Dios.

¡Es increíble leer estas palabras de un apóstol de Jesús! Podemos asumir con sobrada propiedad que muchas de las palabras e historias que nos cuenta Pablo en sus Cartas son solo meras mentiras y falsedades con la intención de propagar su recién ideado Cristianismo.

De hecho, a partir de este artículo analizaremos todas estas falsedades, mentiras, falacias, engaños y contradicciones que rodean la vida del Primer Gran Cristiano. Cuestionaremos hasta tal punto la vida y obra de Pablo de Tarso, que inclusive podríamos concluir fácilmente (como muchos historiadores y estudiosos lo han hecho ya) que nunca existió el personaje de Pablo, siendo ficticia tanto su vida como sus obras y viajes.

Veamos un poco en el presente artículo algunas característica personales del Apóstol Pablo que nos hacen cuestionarnos muchas de sus virtudes.

______________________

san pablo

- Pablo de Tarso, originalmente se llamaba Saulo. También llamado El Apóstol de los Gentiles.

- Nació en Tarso de Cilicia entre el 5 y el 10 aC (Hechos 9,11; 21,39; 22,3)

- Ciudadano Romano.

- Judío (Gálatas 2, 15; Filipenses 3, 6) de la tribu de Benjamín (Romanos 11, 1; Filipenses 3, 5)

- Profundo conocedor del judaísmo, llegó a hablar y escribir el griego como su propia lengua.

- Debido a su excesivo celo rabínico, dirigió una violenta campaña contra la secta de los nazoreos (o nazarenos), los seguidores de Jesús de Nazaret.

- Pablo presencia y aprueba la muerte del primer mártir, Esteban: Hechos 7, 51-52

- Era fariseo (Filipenses 3, 6)

- De aspecto físico más bien poco agraciado, como él mismo dice en I Corintios 15, 8, de acuerdo con la primitiva tradición cristiana y el libro apócrifo “Los Hechos de Pablo” (2, 3) en donde se dice que era “de pequeña estatura, escasos cabellos, piernas arqueadas, cejijunto, nariz aguileña...”; Juan Crisóstomo (Principes Apostolorum, siglo IV), confirmó que Pablo era de baja estatura: dijo que tenía tres codos de altura, es decir, metro y medio, si bien para la época no era “excesivamente” bajo: correspondería a una persona actual de un metro sesenta y tres centímetros, centímetro más, centímetro menos.

- Según dice él mismo, llegó a ser instruido por Gamaliel (Hechos 22,3), famoso doctor de la Ley que predicaba la moderación en las discusiones entre los judíos con los primeros cristianos (Hechos 5, 34ss). Pablo, pero, no debía seguir en ese aspecto a su Maestro, pues como hemos visto era uno de los más acérrimos adversarios de la doctrina de Jesús.

- Es muy probable que Pablo sufriese de una enfermedad mental y dificultades en el habla, correspondiéndose con un cuadro de epilepsia debido a movimientos y ataques espasmódicos involuntarios. 2 Corintios 12,7-9; Gálatas 4, 13-14. La enfermedad es crónica pues Pablo le pide a Dios que se la quite y éste le responde que no pues por medio de ella tiene su fuerza; Por otra parte, en 2 Corintios 12,2 Pablo dice:

2 Corintios 12,2

"Sé de un hombre en Cristo, el cual hace catorce años -si en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe- fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y sé que este hombre -en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe- fue arrebatado al paraíso y oyó palabras inefables que el hombre no puede pronunciar".

Probablemente se trate de epilepsia: ésta enfermedad produce vacíos o ausencias a las que parece aludir Pablo ("si en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé") y que sería el tiempo en que Pablo ve visiones, apariciones y es arrebatado al “tercer cielo y al paraíso”: Pablo nos dice, además, que hay, por lo menos, tres cielos. En el tiempo de Pablo, con toda seguridad, lo que le ocurría sería diagnosticado como epilepsia (los médicos griegos decían de la misma que era la enfermedad "que cae"), Hechos 9, 3-9. Aunque el diagnóstico moderno, con toda seguridad, relacionaría lo que el propio Pablo dice que le ocurre con la histeria y, seguramente, en la rama de la “histeria epileptoide”. Es muy posible que el suceso acaecido en el camino a Damasco y la transformación de Pablo en un ferviente seguidor de Jesús, se haya debido a un ataque de epilepsia acompañado con visiones.

- Poco atractivo, posible epiléptico y con dificultades en el habla, como se ha dicho anteriormente. Esto podría haber creado en él un síndrome de inferioridad que procurase paliar con su fuerte educación clasicista y su poder de mando al frente de tropas de represión.

- Su doctrina aparece recogida en sus epístolas (cartas) a los Romanos, Corintios (2), Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, Tesalonicenses (2), Timoteo (2), Tito y Filemón. Parece ya estar claro que Hebreos no fue escrita por Pablo (según la mayoría de los exegetas el autor sería Apolo, un judío de Alejandría que fue ayudante de Pablo) y no sabemos a quien va dirigida, a pesar del título, pues el autor no lo menciona: ¿cristianos de origen judío?, ¿de origen no judío? No parece que sea el autor de II Tesalonicenses, I y II Timoteo y Tito y hay serias dudas de que lo sea de Efesios y Colosenses, sobre todo de la primera. En resumen podemos decir que de las únicas que se tiene certeza de que es el autor son: I Tesalonicenses, I y II Corintios, Gálatas, Romanos, Filipenses y Filemón. También se puede asegurar que sólo ésta última es de su puño y letra; normalmente se servía de un secretario.

Sin embargo su manera de escribir era confusa, vaga e imprecisa, hasta el punto que el mismo Pedro (o el autor de II Pedro) dice que algunos puntos de sus escritos “son difíciles de entender” (II Pedro 3, 16), por lo que confiar ciegamente en sus cartas (y menos creer que son inspiradas por Dios) es excesivamente confiado e ilusorio.

.

Partiendo de esto que mencionamos en el articulo de hoy (lo cual veremos más adelante que es solo la punta del iceberg), nos iremos involucrando y descubriendo poco a poco con toda la oscuridad, confusión y descaradas manipulaciones que han rodeado la vida del famoso “Apóstol de los Gentiles” conocido a partir de ahora por nosotros como “Pablo el Mentiroso”:

2 Corintios 12,16

Pero admitiendo esto, que yo no os he sido carga, sino que como soy astuto, os prendí por engaño,

.

.

pablo tarso

Fuentes:
- New Bible Dictionary; Howard Marshall, A.R. Millard, J.I. Packer, D.J. Wiseman
- John Ziesler, Pauline Christianity
- R. Ambelain, La Vie secrète de Saint Paul
- J. Murphy-O'Connor, Paul, A Critical Life
- J. Murphy-O'Connor, Paul, His Story

.

               Ver: Pablo; Conclusiones desde el Ateismo

                   Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                             Ver Artículos sobre: Jesús

                          Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

“Dale un pescado a un hombre y comerá por un día. Enséñale a pescar y comerá por siempre. Dale un dios y morirá rezando por comida”         Anónimo

INDICE DE ARTICULOS

viernes, 28 de enero de 2011

¿Existió Jesús? ¡Claro, existieron muchos! (Jesús no Existió)

jesus_art_quad 

Si amigo lector Cristiano, Jesús existió. Tengo que admitirlo. De hecho han existido muchos “Jesuses”, especialmente en el medio Oriente durante la época de los primeros emperadores Romanos. Pero lamentablemente para usted, ninguno de esos numerosos Jesús, es el Jesús que nos describe el nuevo testamento y que usted cree y adora con tanto fervor y devoción.

Es muy probable que usted amigo Cristiano lector no sepa que el nombre “Jesús” proviene del arquetípico héroe judío Josué, (el sucesor de Moisés), llamado también Jeshua ben Nun (“Jesús el del pescado”). Dado que el nombre Jesús, Yeshua o Yeshu en hebreo, Ioshu en griego, y español Jesús, originalmente fue un título que significa “salvador”, derivado de “Jehová Salva”. Es muy posible que cada facción de la resistencia judía tuviera su propio héroe, con dicho sobrenombre.

Flavio Josefo, el historiador judío del primer siglo menciona no menos 19 Yeshua/Jesii diferentes, cerca de la mitad de los cuales contemporáneos del supuesto Cristo. En sus “Antigüedades judías”, de los 28 sacerdotes que oficiaron desde el reino de Herodes el Grande hasta la caída del templo, no menos de cuatro se llamaban Jesús: Jesús ben Phiabi, Jesús ben Sec, Jesús ben Damneus, y Jesús ben Gamaliel. Hasta San pablo menciona a un mago rival, “otro Jesús que predicaba” (2 Corintios 11,4).

2 Corintios 11:4

Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis

_________________________

La proliferación de antiguos Jesuses incluye:

.

Jesús ben Sirach.

Este Jesús, según se dice fue autor del Libro de Sirach, (llamado también Eccesiaticus, o la Sabiduría de Jesús, el hijo de Sirach), parte del Viejo Testamento Apócrifo. Ben Sirach, escribiendo en griego circa 180 a.C, juntó la “sabiduría judía” y los héroes de estilo homérico.

.

Jesús ben Pandira.

Hacedor de milagros durante el reino de Alejandro Janneus (106-79 a.C.), uno de los más implacables reyes macabeos. Se lanzó imprudentemente en una campaña de profecías sobre fin de los tiempos, que ofendió al rey. Halló un prematuro fin de los tiempos colgado de un árbol – y la víspera de pascua. Investigadores han especulado si él fundó la secta esenia.

.

Jesús ben Ananías.

A partir del 62 d.C, éste Jesús causó disturbios en Jerusalén, con un repetido “mantra” de “Lástima sea de la ciudad”. Profetizó vagamente:

“Una voz del este, una voz del oeste, una voz de los cuatro vientos, una voz contra Jerusalén y la casa sagrada, una voz contra los desposados, una voz contra el pueblo todo.” – Josefo, Guerras 6.3.

Arrestado y azotado por los romanos, le soltaron como un loquito inofensivo. Murió durante el sitio de Jerusalén golpeado por una piedra arrojada por una catapulta romana.

.

Jesús ben Safat.

Durante la revuelta del 68 d.C. que causó estragos en Galilea, éste Jesús dirigió a los rebeldes en Tiberíades. Cuando la ciudad estaba por caer bajo las legiones de Vespasiano, huyó hacia el norte a Tariches sobre el mar de Galilea.

.

Jesús ben Gamala.

Del 68/69 d.C. éste Jesús era dirigente del ‘Partido por la Paz’, en la guerra civil que destrozaba a Judea. Desde los muros de Jerusalén, había protestado contra los sitiadores idumeos (dirigidos por ‘Jaime y Juan, hijos de Susa’). No le valió de nada. Cuando los idumeos se tomaron los muros, fue muerto, y sus despojos arrojados a los perros y aves carroñeras.

.

Jesús ben Thebuth.

Un clérigo quien, durante la capitulación final de la parte alta de la ciudad en 69 d.C, se salvó entregando los tesoros del templo, que incluían dos candelabros sagrados, copas de oro puro, cortinas y hábitos sagrados de los altos sacerdotes. El botín figuró prominentemente en el Triunfo celebrado por Vespasiano y su hijo Tito.

jesus-christ-0301

__________________________

¿Pero existió algún Jesús crucificado?

Ciertamente. Jesús ben Stada fue un agitador judeo quien le causó dolor de cabeza a los romanos a comienzos del Siglo 2. Halló su fin en la ciudad de Lidia (a veinte kilómetros de Jerusalén) a manos de una cuadrilla romana de crucifixión. Y dada la escala en que la represión romana era aplicada – a la altura del sitio de Jerusalén, más de quinientos cautivos por día eran crucificados frente a los muros de la ciudad – héroes muertos con el nombre de Jesús - sus cuerpos debían acumularse (literalmente) en el suelo. Ninguno de ellos merece atención detenida dentro del devenir de la historia.

.

¿Pero con tantos Jesuses no podría haber un Jesús de Nazaret?

El problema es que no existe absolutamente nada que corrobore la biografía sagrada, y sin embargo ésta, ‘la historia más grande’ está salpicada con numerosos anacronismos, contradicciones y absurdos.

Por ejemplo, por la época en que José y la embarazada María viajaron a Belén para un supuesto censo romano, Galilea (a diferencia de Judea) no era una provincia romana, de modo que papá y mamá realmente no tenían por qué haber hecho ese viaje. Aún si Galilea hubiera pertenecido al imperio, la historia no registra “censo universal” alguno ordenado por Augusto (ni ningún otro emperador), y los impuestos romanos estaban basados en el patrimonio o propiedades, no en el número de personas. Además, sabemos que Nazaret no existió antes del Siglo 2.

No es mencionada en Viejo Testamento, ni por Josefo, quien guerreó a lo largo y ancho de de Galilea (un territorio del tamaño aproximado del Gran Londres) y aún así Josefo recuerda los nombres de docenas de otras poblaciones. De hecho, la mayor parte de la ‘acción de Jesús’ transcurrió en ciudades cuya existencia es igualmente dudosa, en aldehuelas tan pequeñas que solo los partidarios cristianos conocen su existencia (sin embargo, poblaciones paganas bien reconocidas, con ruinas existentes, no fueron jamás incluidas en el itinerario de Jesús). (ver artículo: Nazaret no existió)

Lo que debe alertarnos contra el fraude al por mayor, es que prácticamente la totalidad de los eventos de la vida de Jesús, estaban ya registradas en las vidas de míticos personajes mucho más antiguos. Ya sea que hablemos de su nacimiento milagroso, de su prodigiosa juventud, de sus milagros y curaciones asombrosas – todos ya pertenecían a otros dioses, siglos antes que ningún santón judío. Sus expresiones favoritas y sabias enseñanzas eran igualmente ya bien ya bien conocidas, tanto en las escrituras sagradas judías, como en la filosofía neo – platónica, y en los comentarios de sabios de las escuelas Estoica y Cínica.

cuantos jesus

____________________________

‘Jesús de Nazaret’ vivió supuestamente durante el período mejor documentado de la historia de la antigüedad, el primer siglo de la era cristiana – sin embargo, no existe ni una sola fuente no-cristiana que mencione al milagroso trabajador venido del cielo. Todas las referencias – incluyendo las notorias inserciones de Josefo – surgen de fuentes incondicionalmente adeptas al cristianismo (y el mismo Josefo, tan discutido, ni siquiera había nacido sino hasta después de la supuesta crucifixión).

La horrible verdad es que el Jesús Cristiano fue fabricado a partir de material saqueado de otras religiones preexistentes, y reprocesado según las necesidades de la naciente religión.

No fue con un ser humano que el mito de Jesús comenzó. No es un hombre deificado, sino un dios humanizado, al que le fue dado el nombre de Yeshu (Jesús). Aquellos ‘Jesuses’ verdaderos, quienes vivieron y murieron dentro de parámetros humanos normales, pueden haber dejado historias y leyendas tras de ellos, posteriormente caníbalizadas por los escribas cristianos como fuente de materiales para su propio héroe, pero no fue con ningún rabino de carne y hueso, trabajador milagroso, que la historia tuvo comienzo. Más bien, su génesis tuvo lugar dentro del marco teológico mismo.

.

jesus art

                    Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                             Ver Artículos sobre: Jesús

                          Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

"Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados”    Thomas Huxley

miércoles, 26 de enero de 2011

El Evangelio Secreto de Marcos. (Jesús no Existió)

mark secret2

El evangelio secreto de Marcos es un evangelio apócrifo del que se citan dos breves fragmentos en una carta atribuida a Clemente de Alejandría. Según afirma el autor de la carta, durante el siglo II circularon al menos dos versiones diferentes del evangelio de Marcos en la ciudad de Alejandría. Una de ellas, redactada primero, correspondería al actual evangelio canónico de Marcos; la siguiente, escrita después y dirigida a un grupo de iniciados, sería el evangelio secreto de Marcos, al que corresponden los fragmentos citados en la carta.

No existe ninguna otra referencia a un evangelio secreto de Marcos en la literatura cristiana conocida.

En 1958 el profesor Morton Smith de la Columbia University descubrió, en un monasterio cercano a Jerusalén, una carta que contenía un fragmento desaparecido del evangelio de Marcos. El fragmento desaparecido no se había perdido. Al contrario, al parecer había sido suprimido deliberadamente... por instigación, cuando no por orden expresa, del obispo Clemente de Alejandría, conocido teólogo y moralista cristiano que vivió hacia el año 200 y uno de los más venerados entre los primeros padres de la Iglesia.

Según parece, Clemente había recibido una carta de un tal Teodoro quejándose de una secta gnóstica, la de los carpocracianos (1). Al parecer, éstos interpretaban ciertos pasajes del evangelio de Marcos de acuerdo con sus propios principios", los cuales no coincidían con la postura de Clemente y Teodoro. Por consiguiente, parece ser que Teodoro los atacó y luego dio cuenta de ello a Clemente. En la carta que encontró el profesor Smith, Clemente contesta así a su discípulo:

“Has hecho bien en silenciar las enseñanzas incalificables de los carpocracianos. Porque estas son las «estrellas errantes» a las que alude la profecía, las cuales se desvían de la angosta senda de los mandamientos hacia el abismo sin límites de los pecados carnales y corporales. Pues, enorgulleciéndose de su conocimiento, tal como dicen ellos, «de las profundas [cosas] de Satanás», no saben que se están arrojando al «infierno de las tinieblas» de la falsedad, y, jactándose de ser libres, se han convertido en esclavos de deseos serviles. A tales [hombres] hay que oponerse de todas las maneras y por completo. Pues, aun cuando dijeran algo verdadero, uno que ame la verdad no debe, aun así, estar de acuerdo con ellos. Pues no todas las [cosas] verdaderas son la verdad, ni debe esa verdad que [meramente] parece verdadera según las opiniones humanas ser preferida a la verdad verdadera, aquella que está de acuerdo con la fe.”

Esta es una afirmación extraordinaria para ser un padre de la Iglesia quien la hace. En efecto, lo que dice Clemente no es otra cosa que: «Si da la casualidad de que tu oponente dice la verdad, debes negarla y mentir con el objeto de refutarlo». Pero eso no es todo. En el pasaje siguiente la carta de Clemente pasa a comentar el evangelio de Marcos y el «mal uso» que a su juicio hacen de él los carpocracianos:

[En cuanto a] Marcos, pues, durante la estancia de Pedro en Roma, escribió [una crónica de] los hechos del Señor, no, sin embargo, declarando todos [ellos], ni tampoco insinuando los [hechos] secretos, sino seleccionando aquellos que él juzgaba más útiles para incrementar la fe de aquellos a los que se estaba instruyendo.

Pero cuando Pedro murió como mártir, Marcos vino a Alejandría, trayendo tanto sus propias notas como las de Pedro, de las que transfirió a su antiguo libro las cosas idóneas para lo que contribuya al progreso hacia el conocimiento [gnosis]. Así compuso un evangelio más espiritual para uso de aquellos a los que se estaba perfeccionando. Sin embargo, todavía no divulgó las cosas que no debían expresarse, ni escribió la enseñanza hierofántica del Señor, sino que a las historias ya escritas añadió otras más y, asimismo, introdujo ciertos dichos de cuya interpretación él sabía, como mistagogo (2), que conduciría a los oyentes hacia el santuario más recóndito de esa verdad oculta por siete [velos]. Así, en suma, preparó las cosas de antemano, ni a regañadientes ni incautamente y, al morir, dejó su composición a la Iglesia de Alejandría, donde incluso ahora se guarda con el mayor cuidado, siendo leída solamente a aquellos a los que se está iniciando en los grandes misterios.

Pero, como los demonios inmundos están siempre inventando la destrucción para la raza de los hombres, Carpócrates, instruido por ellos, y valiéndose de artes engañosas, de tal modo esclavizó a cierto presbítero de la Iglesia de Alejandría que obtuvo de él una copia del evangelio secreto, la cual interpretó de acuerdo con su doctrina blasfema y carnal y, además, ensució, mezclando con las palabras inmaculadas y santas mentiras absolutamente desvergonzadas.

Así pues, Clemente reconoce libremente que existe un evangelio secreto y auténtico de Marcos. Seguidamente, instruye a Teodoro para que lo niegue:

Ante ellos [los carpocracianos], por tanto, como he dicho antes, uno no debe ceder jamás, ni, cuando proponen sus falsificaciones, debe uno conceder que el evangelio secreto es de Marcos, sino que incluso debe negarlo sobre un juramento. Pues «no todas las [cosas] verdaderas deben decirse a todos los hombres».

¿Cuál era este «evangelio secreto» que Clemente ordenó a su discípulo que repudiase y que los carpocracianos estaban «interpretando mal»? Clemente responde a la pregunta incluyendo una transcripción literal del texto en su carta:

A vosotros, por tanto, no vacilaré en responder a las [preguntas] que habéis hecho, refutando las falsificaciones por las mismas palabras del evangelio.

Por ejemplo, después de «Y estaban en el camino que subía a Jerusalén» y lo que sigue, hasta «Después de tres días resucitará» [el evangelio secreto] trae el siguiente [material] palabra por palabra:

«Y entran en Betania, y cierta mujer, cuyo hermano había muerto, estaba allí. Y, acercándose, se postró ante Jesús y le dice: "Hijo de David, ten piedad de mí". Mas los discípulos la regañaron. Y Jesús, enojándose, se marchó con ella al jardín donde estaba la tumba y en seguida de la tumba surgió un gran grito. Y, acercándose, Jesús apartó la piedra de la puerta de la tumba. Y en seguida, entrando en el lugar donde estaba el joven, extendió la mano y lo levantó, cogiéndole la mano. Pero el joven, alzando los ojos hacia él, le amó y comenzó a rogarle diciéndole que quería estar con él. Y, saliendo de la tumba, entraron en la casa del joven, pues era rico. Y después de seis días, Jesús le dijo lo que debía hacer y por la noche el joven se acerca a él, llevando un paño de lino sobre [el cuerpo] desnudo. Y se quedó con él aquella noche, pues Jesús le enseñó el misterio del reino de Dios. Y levantándose de allí, regresó al otro lado del Jordán.»

Según Clemente este fragmento debe situarse entre Marcos 10:34 y Marcos 10:35.

lazarus_1

Este episodio no aparece en ninguna de las versiones del evangelio de Marcos que existen. Sin embargo, en sus líneas generales es bastante conocido. Se trata, desde luego, de la resurrección de Lázaro, la cual se describe en el cuarto evangelio, el que se atribuye a Juan. No obstante, en la versión citada hay algunas variaciones significativas. En primer lugar hay un «gran grito» que surge de la tumba antes de que Jesús aparte la piedra u ordene a su ocupante que salga. Esto induce decididamente a pensar que el ocupante no estaba muerto y, por ende, de un solo golpe borra todo elemento milagroso. En segundo lugar, diríase que está claro que el episodio lleva aparejado algo más de lo que dicen las crónicas aceptadas del episodio de Lázaro. Ciertamente, el pasaje citado atestigua la existencia de alguna relación especial entre el hombre de la tumba y el hombre que lo «resucita». Tal vez un lector moderno estaría tentado de ver en ello una insinuación de homosexualidad. Es posible que los carpocracianos (secta que aspiraba a trascender los sentidos mediante la saciedad de los mismos) discernieran precisamente semejante insinuación. Pero, tal como arguye el profesor Smith, de hecho también es probable que todo el episodio se refiera a una típica iniciación en una escuela mistérica, una muerte y un renacimiento ritualizados y simbólicos del tipo que tanto predominaban en el Oriente Medio de aquellos tiempos.

En todo caso, lo importante es que el episodio y el pasaje citados arriba no aparecen en ninguna versión moderna o aceptada de Marcos. A decir verdad, las únicas referencias a Lázaro o a una figura parecida que hay en el Nuevo Testamento se encuentran en el evangelio atribuido a Juan. Así pues, está claro que el consejo de Clemente fue aceptado, no sólo por Teodoro, sino también por autoridades subsiguientes.

Ocurrió sencillamente que la totalidad del episodio de Lázaro fue suprimida del evangelio de Marcos.

______________________________

Circunstancias del hallazgo y algunas objeciones:

En 1958, Morton Smith, profesor de historia antigua en la Universidad de Columbia, descubrió en la biblioteca del antiguo monasterio ortodoxo de Mar Saba, a unos 20 kilómetros de Jerusalén, una carta copiada a mano en las páginas en blanco de un libro impreso en el siglo XVII. La carta estaba escrita en griego, con una caligrafía característica del siglo XVIII. El autor se identificaba al comienzo del texto como "Clemente, autor del Stromata", es decir, el conocido teólogo y moralista cristiano Clemente de Alejandría, que vivió hacia el año 200.

mark secret Morton Smith por 15 años estudio los textos antes de hacerlos públicos en 1973.

.

Smith fotografió las tres páginas del libro que contenían la carta.

Tras su descubrimiento por Smith, el libro que contenía la carta fue archivado por los monjes de Mar Saba. Sin embargo, ningún otro especialista ha logrado examinar la carta de Clemente de Alejandría. Más recientemente han salido a la luz nuevas fotografías del texto, tomadas por el antiguo bibliotecario del monasterio. También está documentado su traslado a otra biblioteca griega ortodoxa.

La autenticidad del descubrimiento de Smith es objeto todavía de un encendido debate, sin que pueda en la actualidad afirmarse si se trata o no de un texto auténtico.

Algunos hechos son indudables: el libro existe, y en él hay una carta escrita con caligrafía del siglo XVIII que Smith fotografió. El estilo del texto es el de otras obras de Clemente de Alejandría, y las citas del evangelio secreto utilizan un lenguaje muy similar al del Evangelio canónico de Marcos.

Las razones a favor y en contra de la autenticidad pueden resumirse como sigue:

- A favor

1. El examen de la caligrafía de la carta, tal y como aparece en las fotografías que tomó Smith, arroja la conclusión de que corresponde al siglo XVIII. Si de verdad fue escrito en esta época, una falsificación tan perfecta no habría sido posible, pues implica un conocimiento exhaustivo de la literatura cristiana primitiva que estaba lejos de haberse alcanzado por entonces.

2. La carta es perfectamente coherente con lo que se conoce del cristianismo primitivo, incluyendo la referencia a los carpocracianos, secta de la que hay numerosas menciones de otros autores.

3. La moderna crítica literaria ha visto en la carta numerosos rasgos estilísticos y de vocabulario estadísticamente frecuente en la obra de Alejandría, lo que parece apuntar que la carta es auténtica. También las breves citas de Marco utilizan el lenguaje propio del evangelista Marcos, lo que parece indicar que proceden del mismo autor.

- En contra

1. La desaparición del manuscrito impide que pueda realizarse un análisis químico de la tinta utilizada, lo que permitiría saber con certeza si fue efectivamente escrito en el siglo XVIII.

2. En la literatura de los primeros tiempos del cristianismo no hay ni una sola alusión ni a un evangelio secreto de Marcos, ni a la supuesta carta de Clemente a Teodoro acerca de los carpocracianos. El propio Clemente, que menciona a los carpocracianos en otros lugares de su obra, no hace jamás referencia a esta carta. Es probable a que por su contenido fuese mantenida en un férreo secreto.

3. Existen algunas contradicciones entre lo que Clemente afirma en esta carta y lo que dice en la mayoría de sus obras.

4. Las similitudes de vocabulario y estilo tanto con Marcos, en los fragmentos citados, como con Clemente, en el resto de la carta, son tantas que parecen producto de una imitación deliberada que hubiese concentrado en estos breves textos muchos de los elementos característicos de ambos.

Pero la principal objeción es que este evangelio resulta enormemente polémico, ya que contiene posibles implicaciones sobre la sexualidad de Jesús que muchos cristianos pueden encontrar gravemente ofensivas.

______________________________

Si el evangelio de Marcos fue expurgado de modo tan drástico, también fue cargado con añadiduras espurias. En su versión original termina con la crucifixión, el entierro y el sepulcro vacío. No hay ninguna escena de resurrección, ninguna reunión con los discípulos. Hay, ni que decir tiene, ciertas Biblias modernas que sí contienen un final más convencional del evangelio de Marcos, un final que sí incluye la resurrección. Pero virtualmente todos los eruditos bíblicos están de acuerdo en que este final ampliado es una añadidura posterior y fue agregado al documento original.

El evangelio de Marcos proporciona, pues, dos ejemplos de un documento sagrado (supuestamente inspirado por Dios) que ha sido manipulado, modificado, censurado y revisado por manos humanas. Y estos dos casos no son especulativos. Al contrario, actualmente los eruditos los aceptan como demostrables y probados. ¿Es posible, pues, suponer que el evangelio de Marcos fue el único que sufrió alteraciones?

Evidentemente, si el evangelio de Marcos fue modificado con tanta facilidad, es razonable suponer que lo mismo les ocurrió a los demás evangelios.

.

RaisingOfLazarus4

(1) Carpocraciano: es el nombre dado a los seguidores de un movimiento gnóstico del siglo II que profesan la doctrina de Carpócrates de Alejandría. Rechazan el Antiguo Testamento, y afirman que José es el padre carnal de Jesús. Defienden la preexistencia de las almas para explicar las imperfecciones del hombre y decir que nuestro objetivo último es unir a la Divinidad. Ireneo de Lyon los acusó de practicar la magia y la reprendió severamente. Son considerados herejes por la Iglesia cristiana.

(2) Mistagogo: Un mistagogo era un sacerdote que en la gentilidad grecorromana ocupado de iniciar en los misterios a los neófitos. Posteriormente, se aplicó a los sacerdotes cristianos que ilustraba a los bautizados en las realidades sagradas, especialmente en los sacramentos. San Cirilo de Jerusalén quien escribió las Catequesis mistagógicas fue conocido por este ministerio.

.

                   Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                             Ver Artículos sobre: Jesús

                          Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

"Dios murió, desde que el primer hombre lo negó."      Anónimo.    

lunes, 24 de enero de 2011

Jesús era un Cínico. (Jesús no Existió)

jesus-king-cross

Si amigos lectores Cristianos, es muy probable que Jesús era un Cínico.

Pero por favor, no se confundan: con esta afirmación no estoy admitiendo que Jesús existió ni menos que era un desvergonzado, insolente, sinvergüenza o cualquier otro calificativo que suele estar asociado a la palabra “Cínico”. Cuando digo que Jesús era un “Cínico” hablo específicamente a la relación existente entre la filosofía que podemos constatar en el documento “Q” (especialmente en el Q1) con el pensamiento Cínico.

Recientemente los académicos han notado una estrecha similitud entre estas máximas y la escuela filosófica griega conocida como Cinismo, un movimiento de contracultura de la época diseminado por predicadores Cínicos errantes.

Se denominan “Cínicos” a los pertenecientes de la “Escuela Cínica” fundada en Grecia durante la segunda mitad del siglo IV a. C. El griego Antístenes fue su fundador y Diógenes de Sinope uno de sus filósofos más reconocidos y representativos de su época. Reinterpretaron la doctrina socrática considerando que la civilización y su forma de vida era un mal y que la felicidad venía dada siguiendo una vida simple y acorde con la naturaleza. El hombre llevaba en sí mismo ya los elementos para ser feliz y conquistar su autonomía era de hecho el verdadero bien. De ahí el desprecio a las riquezas y a cualquier forma de preocupación material. El hombre con menos necesidades era el más libre y el más feliz. Figuran en esta escuela, además de los ya citados, Crates de Tebas, discípulo de Diógenes, su esposa Hiparquía, y Menipo de Gadara.

La palabra “Cínico” proviene del griego κυων kyon que significa ‘perro’, denominación despectiva por su frugal modo de vivir.

El Cinismo es un movimiento que se desarrolló en Grecia, durante los siglos III y IV a.C., y siguió en las grandes ciudades del Imperio Romano: Roma, Alejandría y Constantinopla hasta el siglo V. Uno de los orígenes del nombre está asociado a uno de sus fundadores, el primero fue Antístenes, que le puso este nombre por el lugar donde solía enseñar, que era un gimnasio llamado Cinosarges, lo que traducido, vendría a ser perro blanco o perro veloz. Después, por el comportamiento de Antístenes y Diógenes les apodaron kínicos, ya que sus comportamientos se asemejaban al de los perros. Aunque al principio esta escuela fue llamada “escuelas socráticas menores”. La actitud cínica fue iniciada en Occidente por Diógenes de Sinope en el siglo IV a.C.

El cinismo no fue una escuela a pesar de este título. Antístenes fue uno de sus fundadores y las reuniones las realizaban en un gimnasio que frecuentaban. Ellos estaban en contra de la escuela, repudiaban las ciencias, las normas y las convenciones, en especial Antístenes.

Al no tener los integrantes de este movimiento los mismos comportamientos, pensamientos o actitudes, se puede pertenecer al debido a la locura, a ser un filósofo cínico o a una actitud cínica ante la vida.

Es una filosofía que pretende alcanzar la felicidad mediante la sabiduría, la liberación del espíritu y el logro de la virtud. Son estos rasgos importantes los que diferencian al cinismo de otros movimientos de la filosofía. La escasez está indisolublemente ligada a esta filosofía. Los cínicos se desprenden de sus bienes para no sentir apego por ellos. Son ajenos a los placeres para no ser sus esclavos, lo cual es muy similar a la doctrina promulgada tiempo después por Jesús.

El cinismo es una forma de vivir, pensar y expresarse diferente; una crítica a la estupidez humana.

Lamentablemente el uso moderno sugiere la definición de Cinismo como la de una disposición a no creer en la sinceridad o bondad humana, ni en sus motivaciones y acciones, así como una tendencia a expresar esta actitud mediante la burla y el sarcasmo.

_________________________________

Veamos algunas anécdotas del Cínico por excelencia Diógenes de Sinope:

Nació en Sinope, ca. 412 a. C. y murió en Corinto en 323 a. C.) Diógenes de Sínope fue exiliado de su ciudad natal y trasladado a Atenas, donde se convirtió en un discípulo de Antístenes, el más antiguo pupilo de Sócrates. Diógenes vivió como un vagabundo en las calles de Atenas.

diogenes

Las anécdotas que se cuentan sobre Diógenes ilustran la consistencia lógica de su carácter. Platón lo llamaba “Sócrates delirante”; caminaba descalzo durante todas las estaciones del año, dormía en los pórticos de los templos envuelto únicamente en un su capa y tenía por vivienda una tinaja. Un día vio como un niño bebía agua con las manos en una fuente: “Este muchacho, dijo, me ha enseñado que todavía tengo cosas superfluas”, y tiró su escudilla. Cuando Diógenes llegó a Atenas, quiso ser discípulo de Antístenes, pero este no quiso. Ante su insistencia, Antístenes le amenazó con su cayado, pero Diógenes le dijo: “no hay un bastón lo bastante duro para que me aparte de ti, mientras piense que tengas algo que decir”. Cierto día se estaba masturbando en el Ágora Ateniense, quiénes le reprendieron por ello, obtuvieron por única respuesta del filósofo una queja tan amarga como escueta: "¡Ojalá, frotándome el vientre, el hambre se extinguiera de una manera tan dócil!". Profesaba un desprecio tan grande por la humanidad, que en una ocasión apareció en pleno día por las calles de Atenas, con una lámpara en la mano diciendo: “Busco un hombre”. Diógenes iba apartando a los hombres que se cruzaban en su camino diciendo que solo tropezaba con escombros, pretendía encontrar al menos un hombre honesto sobre la faz de la tierra (La leyenda dice que dejó de buscar al encontrase con Alejandro Magno). En una ocasión, cierto hombre adinerado le convidó a un banquete en su lujosa mansión, haciendo especial hincapié en el hecho de que allí estaba prohibido escupir. Diógenes hizo unas cuantas gárgaras para aclararse la garganta y le escupió directamente a la cara, alegando que no había encontrado otro lugar más sucio donde desahogarse. Cuando Platón le dio la definición de Sócrates del hombre como “bípedo implume”, por lo cual había sido bastante elogiado, Diógenes desplumó un pollo y lo soltó en la Academia de Platón diciendo “¡Te he traído un hombre!”. Una vez le preguntaron por qué la gente daba limosna a los pobres y no a los filósofos, a lo que respondió: “Porque piensan que pueden llegar a ser pobres, pero nunca a ser filósofos”. En un banquete, algunos, para reírse de él le pusieron unos huesos, como un perro. Él, acto seguido, orino encima, como un perro. También le gritaron “perro” mientras comía en el ágora y él profirió: “¡Perros vosotros, que me rondáis mientras como!” Con idéntica dignidad respondió al mismísimo Platón, que le había lanzado el mismo improperio: “Sí, ciertamente soy un perro, pues regreso una y otra vez junto a los que me vendieron”. Si es verdad que los atenienses se burlaban de él, también es verdad que le temían y respetaban.

Sobre la muerte de Diógenes circularon muchas versiones. Según una de ellas, murió de un cólico provocado por la ingestión de un pulpo vivo; según otra, fue como consecuencia de una caída, tras haberle mordido un tendón uno de los perros entre los que trataba de repartir un pulpo; y según otra más, murió por su propia voluntad, reteniendo la respiración, aunque esto sería algo metafórico, pues es imposible morir por dejar de respirar voluntariamente. También circula una leyenda según la cual sus últimas palabras fueron: “Cuando me muera echadme a los perros. Ya estoy acostumbrado.” Bastante tiempo después Epicteto le recordaba como modelo de sabiduría. Los corintios erigieron en su memoria una columna en mármol de Paros con la figura de un perro descansado.

_________________________________________

Podemos notar la imagen de un Jesús promotor de una filosofía ya realizada, a quien se describe como un campesino cínico judío itinerante de aldea en aldea por la baja Galilea, sin detenerse en ningún lugar largo tiempo, para no convertirse en un agente o mediador entre Dios y sus oyentes. Este Jesús es un radical defensor del igualitarismo, decididamente opuesto a toda clase de jerarquía, incluida la de los padres hacia los hijos, practica "la comensalía abierta" y obra milagros aparentes, pues Jesús es presentado como mago, concepto que entiende positivamente como "quien tiene un poder que obra al margen de los canales religiosos oficiales y regulares". Jesús fue conocido principalmente por sus aforismos y parábolas.

jesus

Este es el Jesús que nos muestran las obras no canónicas como El evangelio secreto de Marcos, Evangelio de Pedro y el de Tomás y sobre todo el Documento “Q”. En todo caso, en muchas ocasiones Jesús resulta ser más "cínico" que judío, a juzgar por la extraordinaria similitud con textos cínicos y su filosofía básica.

El dicho de Lucas 14:27 acerca de discípulos "tomando su cruz" y siguiendo a Jesús, éste es bien reconocido como una expresión Cínico-Estoica, también posiblemente de los Zelotes Judíos, no una referencia a la propia cruz de Jesús. Este es un ejemplo clásico de la influencia Cínica en la construcción del Jesús Bíblico.

Lucas14:27

Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

Evidentemente no hay forma de saber a ciencia cierta qué es lo que Jesús sabía del cinismo, ni siquiera si tenía la más remota idea de su existencia. Aunque eso, en realidad, importa poco. Es posible que no oyera hablar en toda su vida de los cínicos y que él solo inventara por su cuenta la teoría cínica. (Todo esto suponiendo que Jesús hubiese sido un personaje real) En cualquier caso, tanto las diferencias como las semejanzas existentes entre la figura de Jesús y las de los pensadores cínicos resultan extremadamente similares. Ambos, tanto Jesús como los cínicos tenían un carácter populista y su destinatario era el pueblo llano; todos ellos predicaban un determinado estilo de vida, y defendían su postura no sólo con la palabra, sino además con los hechos, no sólo en la teoría, sino también en la práctica; y utilizaban una indumentaria y unos accesorios que simbolizaban dramáticamente el contenido de su mensaje.

Sin duda la analogía entre el Jesús Bíblico y el movimiento Cínico coloca al Jesús histórico lejos de un medio sectario específicamente judío para situarlo en el contexto del ethos helenístico que prevaleció en Galilea, especialmente en las pequeñas poblaciones como Cafarnaún y Nazaret frecuentadas por Jesús". Jesús prácticamente se identifica con muchos seguidores del movimiento cínico presente en Palestina y reduce el núcleo de su anuncio, la venida del Reino, a la doctrina estoica de la libertad de condicionamientos externos.

Está bastante bien demostrado que la figura de Jesús era un sabio de estilo Cínico, cuya conexión con pensamientos Judíos era más bien sutil.

Si sumamos todo esto, tenemos que Jesús simplemente fue la manifestación humana creada por los seguidores de la filosofía Cínica con algunas añadiduras, cuyo objetivo era el de proyectarla y preservarla en el futuro convirtiéndose en el Jesús que conocemos hoy en día y en el Cristianismo que tan bochornosamente se ha robado y plagiado ideologías, pensamientos e incluso personajes anteriores haciéndolos pasar como suyos.

.

Jesús-rey-de-amor-bn

                    Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                             Ver: ¿Que es la Fuente “Q”?

                          Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

"El saber y la razón hablan, la ignorancia y el error gritan”      Anónimo.    

viernes, 21 de enero de 2011

¿Que es la fuente “Q”? (Jesús no Existió)

Q

La base del Jesús histórico precede los evangelios y nació en la comunidad o en los círculos que produjeron el documento actualmente llamado "Q" (del Alemán "Quelle", significando "fuente"). Según la opinión mayoritaria de los expertos bíblicos, habría sido utilizado como fuente por los autores de los evangelios de Mateo y de Lucas para componer sus obras respectivas. La existencia de Q se planteó por primera vez alrededor de la llamada “teoría de las dos fuentes”, propuesta por los eruditos alemanes Weisse y Wilke, a mediados del siglo XIX, para explicar las similitudes existentes entre los tres evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas). Según la mencionada teoría, los autores de los evangelios de Mateo y de Lucas utilizaron dos fuentes para la composición de sus escritos: el Evangelio de Marcos y una colección de dichos de Jesús, la fuente Q. Esta hipótesis, varias veces reformulada y matizada a lo largo de los años, es hoy mayoritariamente aceptada por los estudiosos para explicar las coincidencias entre los sinópticos.

No ha sobrevivido ninguna copia de Q, pero los académicos han sido capaces de reconstruirlo como la fuente del material común que se encuentra en Mateo y Lucas y que ellos no extrajeron de Marcos.

Q no era un evangelio narrativo, sino una colección organizada de dichos que incluían enseñanzas morales, admoniciones proféticas e historias controversiales, más unas pocas anécdotas y milagros. Era el producto de un movimiento sectario Judío localizado en Galilea que predicaba un reino de Dios que se acercaba. Los académicos se pueden dar cuenta de que Q fue compilado en el tiempo y en distintas etapas. Han identificado el estrato más primitivo (que llaman Q1) como un conjunto de dichos de ética y discipulado; estos contenían ideas notablemente poco convencionales. Muchas se encuentran en el Sermón del Monte de Mateo: las bienaventuranzas, ofrece la otra mejilla, ama tus enemigos. Tal vez en sus inicios, la secta Q, adoptó una fuente griega con alguna remodelación que vieron como una ética adecuada para el reino que estaban predicando. En todo caso, no hay necesidad de imputar tales dichos a Jesús; ellos parecen más el producto de una escuela o estilo de vida, formulados a lo largo del tiempo y difícilmente serían la súbita invención de una mente individual.

Los académicos llaman a esta etapa formativa de Q, etapa "sapiencial" porque es esencialmente una colección instructiva del mismo género que los libros tradicionales de "sabiduría" como Proverbios. Posteriores indicaciones (como en Lucas 11:49) apuntan a que se tenían estas palabras como pronunciadas por la Sabiduría de Dios personificada, y que los predicadores de Q se veían a ellos mismos como sus representantes.

El siguiente estrato de Q (llamado Q2) ha sido designado "profético" e incluso apocalíptico. En estos dichos la comunidad fustiga la hostilidad y el rechazo que había recibido por parte del la mayoría del establecimiento religioso. En contraste con el gentil y considerado tono de Q1, Q2 contiene cáusticas denuncias contra los Fariseos, una llamada de juicio celestial sobre pueblos completos. Hace entrada la figura del Hijo del Hombre, uno que llegará al tiempo del Fin para juzgar el mundo en fuego; probablemente él es el resultado de la reflexión sobre la figura de Daniel 7. Aquí encontramos por primera vez a Juan el Bautista, una especie de mentor o precursor para los predicadores de Q.

Fechar a Q es difícil, pero todo sugiere que esta segunda etapa cae un poco antes de la Guerra Judía.

Hay buena razón para concluir que incluso en esta etapa no había Jesús en el pensamiento de la comunidad de Q. Esto significa que la sabiduría y los dichos proféticos en su forma original no habrían contenido mención de un Jesús como fuente o vocero de éstos. Ellos eran pronunciamientos de la comunidad misma y sus enseñanzas tradicionales, vistas como inspiradas por la Sabiduría de Dios. Mientras que Mateo y Lucas a menudo muestran una redacción o una idea sobre un núcleo de un dicho dado, cuando ellos rodean esto con líneas y contextos de preparación que involucran a Jesús, cada evangelista ofrece algo muy diferente. (Compare Lucas 17:5-6 con Mateo 17:19-20). Ni siquiera los dichos apocalípticos del Hijo del Hombre (acerca de su futura venida) se identifican con Jesús, que es la razón por la cual, cuando ellos fueron puestos en su boca más tarde, Jesús suena como si estuviera hablando de alguien más.

marcos2

El dicho que ahora se encuentra en Lucas 16:16 es especialmente revelador:

Lucas 16,16

La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él.

Como mucha parte de Q, esto se reconoce como un producto de la propia experiencia y tiempo de la comunidad y aún no había sido trabajada ninguna referencia a Jesús mismo en esta imagen del cambio desde lo antiguo a lo nuevo. Lucas 11:49 también abandona al Hijo del Hombre cuando habla de aquéllos a quienes la Sabiduría prometió enviar.

Los más grandes especialistas en Q, como John Kloppenborg, reconocen que en sus diversas etapas, Q ha sufrido una redacción considerable (edición, adición y reordenamiento de material para crear una totalidad unificada con unos temas y una teología identificables). Pero su análisis de Q3, el estrato que ellos llaman la "revisión final", no va lo suficientemente lejos. Porque fue únicamente en esta etapa, cuando se introdujo un Jesús histórico, una figura que era ya concebida como el fundador de la comunidad. Cierto material pasado habría sido reescrito y todo habría sido atribuido a este Jesús, incluyendo dos "milagros" de sanación que habían sido parte de la actividad de los mismos predicadores de Q. Para las enseñanzas, probablemente no se suministró más que un "Jesús dijo", que es la razón por la cual Mateo y Lucas tenían que inventar sus propias situaciones. (Este tipo de adición es lo que encontramos en el Evangelio Gnóstico de Tomás que se cree que empezó como un retoño de una etapa temprana de Q). Este nuevo Jesús se posiciona como superior a Juan, el cual sirve ahora como su mensajero. En este estado algo más posterior, él es identificado con el esperado Hijo del Hombre. En la más tardía etapa de Q encontramos los motivos de la biografía y una tendencia a divinizar a éste Jesús. La historia de la Tentación (Lucas 4:1-13) pertenece a este estrato.

¿Cómo se pudo formular dicho fundador en la mentalidad de Q si carecía de antecedentes históricos? Todas las sociedades sectarias tienden a leer el presente en el pasado; ellos personifican sus propias actividades en grandes eventos de fundación y en heroicos progenitores. La existencia misma de la colección de dichos, el producto de la comunidad que evolucionaba, habrían invitado a atribuirla a una figura autoritaria y originadora específica. Dicho registro fijado en un pasado glorificado se conoce como un "documento de fundación", un fenómeno universal de las expresiones sectarias (La invención de Guillermo Tell, una figura inexistente, como el fundador de la confederación Suiza, es un famoso ejemplo de este proceso, aunque aquí estamos tratando con un contexto nacionalista en vez de uno estrictamente sectario.)

También hay sospechas que la existencia de una secta rival afirmando que Juan el Bautista era su fundador pudo haber inducido a la comunidad Q a desarrollar uno de los suyos, uno proyectado como superior a Juan. Es bastante curioso, en vista de la imagen presentada por los evangelios, el que pudiera haber habido alguna vez una inquietud en la mente alguien acerca de quién era el más grande, Jesús o Juan, pero Q3 tenía que tratar este punto en particular (ver Lucas 7:18-35).

Una explicación adicional para el desarrollo de este fundador se sugiere por el mismo Q. La figura de la Sabiduría celestial, una vez que se ve trabajando a través de la comunidad, parece haber evolucionado en la figura de su enviado, uno que había empezado el movimiento y pronunciado sus dichos. Loa mitos acerca de la Sabiduría viniendo al mundo habían perdurado en el pensamiento Judío y habrían jugado un papel aquí. Lucas 7:35 llama a Jesús un hijo de la Sabiduría, y Mateo en su uso de Q refleja una actitud que evoluciona hacia Jesús precisamente como la encarnación de la Sabiduría misma. Muchos de los dichos de Jesús en Q se reconocen como dichos reformados de la Sabiduría.

A este fundador, Q le da el nombre "Jesús", un concepto actual en todos los círculos sectarios Judíos. En este estado tardío de Q, debe haber habido algunas influencias de entrecruzamiento desde otros círculos de "Jesús", aunque descubrir dichas influencias es una tarea conjetural. (Los desarrollos históricos reales tienden a ser más sutiles y complejos que cualquier presentación académica de ellos en papel, especialmente 20 siglos después del hecho). Es significante que Q nunca usa el término Cristo, porque dicho fundador no hubiera sido considerado en esta etapa como el Mesías.

La sabia y sutil enseñanza de Q1, los apocalípticos truenos de perdición de Q2, el Hijo del Hombre del Tiempo del Fin, el "Hijo" que surge tardíamente en el desarrollo de Q, todo constituye una mezcla bizarra. Sólo una inclusión tardía de todos estos elementos dispares bajo una figura artificial, en una etapa en la cual el pasado de la comunidad estuviera suficientemente nublada (debido en parte a las interrupciones causadas por los disturbios de la guerra Judía), puede explicar el proceso.

documento q

Pero la característica más diciente del Jesús de Q ha probado ser la más inquietante, porque ¡parece no tener relación con el Jesús de Pablo! Los académicos continúan danzando alrededor del hecho de que Q no contiene el concepto de un Jesús sufriente, una divinidad que ha sufrido la muerte y la resurrección como un acto redentor. Q puede hacer de la muerte de profetas un tema central (Por ejemplo Lucas 11:49-51) y aún así ¡nunca referirse a la propia crucifixión de Jesús! Sus parábolas no contienen una sugerencia al asesinato del Hijo de Dios. Q no exhala un suspiro acerca de la resurrección. Jesús no hace profecías de su propia muerte y elevación, como lo hace en otras partes de los evangelios. Note que en un pasaje de Q en Lucas 17, el evangelista tiene que insertar en la boca de Jesús una profecía de su propia muerte (versículo 25); ésta no está en el uso que hace Mateo del mismo pasaje (24:23). Más asombroso que todo, ¡el Jesús de Q no tenía un significado obvio para la salvación! Los académicos admiten que aparte de los beneficios obtenidos de las enseñanzas mismas, no hay doctrina de salvación en Q; ciertamente no hay nada acerca de una muerte para la redención de los pecados. El "Hijo que conoce al Padre" (Lucas 10:22, es una reformulación tardía de un dicho primitivo de la Sabiduría) funciona como un mediador de la revelación, simplemente personificando lo que la misma comunidad Q hace. (De forma similar, un retoño de Q, el Evangelio de Tomás, está vacío de cualquier referencia a la muerte y resurrección de Jesús.)

Si el fundador de la secta había sido asesinado por los líderes Judíos, si la totalidad del movimiento cristiano había empezado de su muerte y resurrección desde la tumba, es inconcebible que Q no lo hubiera dicho. Por ejemplo, en Lucas 13:34-5 Jesús está profetizando. Justo acabando de escribir que Jerusalén es la ciudad que asesina los profetas que le envían, ¿Cómo se pudo haber resistido el compilador de Q a poner una referencia al mayor asesinato de todos? D. Seeley resume la situación: "Ni en un solo pasaje se menciona la muerte de Jesús. Dicha referencia debe ser asumida". Seeley empieza a construir un argumento basado en esta suposición, que es una ilustración clásica de cómo procede gran parte de la investigación Neotestamentaria.

¿Cómo se explica esta radical divergencia entre Pablo y Q? Los académicos dicen que esta muestra la diferencia en las respuestas al hombre Jesús de Nazaret por parte de círculos diferentes. Pero se hunden cuando tratan de racionalizar cómo pudo haber sido posible tan extraño fenómeno. Más aún, los documentos revelan muchas más que sólo dos"respuestas". Estamos a punto de creer que la cristiandad primitiva era frenéticamente esquizofrénica. Primero, Pablo y otros escritores de epístolas abandonan todo interés en la vida e identidad terrenal de Jesús, convirtiéndolo en un Cristo Cósmico que ha creado el mundo y lo ha redimido por su muerte y resurrección. La comunidad Q, de otro lado, decide ignorar la muerte y resurrección y preserva las enseñanzas terrenales de Jesús, un predicador del advenimiento del fin del mundo. Entre estos dos polos yacen otras concepciones incongruentes. En el estrato más primitivo del evangelio de Juan, Jesús es el mítico Redentor Descendente y Ascendente del cielo, que salva siendo el revelador de Dios; más tarde es igualado con el Logos griego. Jesús es el Altísimo Sacerdote celestial de la Epístola a los Hebreos, el no sufriente sirviente intermediario de la Didaché, la mística Sabiduría-Mesías de las Odas de Salomón. Pablo alude a grupos divergentes en lugares como Corinto, quienes "predican otro Jesús". En las diversas corrientes del Gnosticismo, Jesús (o Cristo) es una parte mítica de la esencia celestial del Dios principal, a veces un revelador similar al de Juan, a veces apareciendo bajo otros nombres como Derdekeas o el Tercer Iluminador. (El Jesús Gnóstico finalmente interactuó con ideas más ortodoxas y absorbió la nueva figura histórica en sí mismo.) ¿Pero todo esto de un criminal crucificado? ¿De algún ser humano?

__________________________

Para concluir amigo lector Cristiano, La fuente “Q” fue muy probablemente una colección de palabras y dichos de la época, y que esa colección fue conocida independientemente por los evangelistas sinópticos asignándole un vocero: Jesús. Esto explicaría porque ellos tienen tantas palabras de Jesús en común. De esta manera la “Inspiración” divina de Dios para con los escritores de los Evangelios se desvanece al darnos cuenta que solo se “copiaron” y tomaron como referencia algunos dichos y anécdotas que circulaban en ese tiempo y la concentraron en un ser con características de libertador y de Mesías. Ese es, amigo Cristiano, el Jesús en el que usted cree y ora. Un ser místico, inexistente e irreal.

.

Q quelle

                    Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                             Ver Artículos sobre: Jesús

                          Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

"Gracias a Jesús, Alá, Buda, Vishnú, Shiva, Krisna, Zeus, Avaloquitesvara, Quetzalcoatl y Atton, soy Ateo."      Anónimo.