miércoles, 26 de enero de 2011

El Evangelio Secreto de Marcos. (Jesús no Existió)

mark secret2

El evangelio secreto de Marcos es un evangelio apócrifo del que se citan dos breves fragmentos en una carta atribuida a Clemente de Alejandría. Según afirma el autor de la carta, durante el siglo II circularon al menos dos versiones diferentes del evangelio de Marcos en la ciudad de Alejandría. Una de ellas, redactada primero, correspondería al actual evangelio canónico de Marcos; la siguiente, escrita después y dirigida a un grupo de iniciados, sería el evangelio secreto de Marcos, al que corresponden los fragmentos citados en la carta.

No existe ninguna otra referencia a un evangelio secreto de Marcos en la literatura cristiana conocida.

En 1958 el profesor Morton Smith de la Columbia University descubrió, en un monasterio cercano a Jerusalén, una carta que contenía un fragmento desaparecido del evangelio de Marcos. El fragmento desaparecido no se había perdido. Al contrario, al parecer había sido suprimido deliberadamente... por instigación, cuando no por orden expresa, del obispo Clemente de Alejandría, conocido teólogo y moralista cristiano que vivió hacia el año 200 y uno de los más venerados entre los primeros padres de la Iglesia.

Según parece, Clemente había recibido una carta de un tal Teodoro quejándose de una secta gnóstica, la de los carpocracianos (1). Al parecer, éstos interpretaban ciertos pasajes del evangelio de Marcos de acuerdo con sus propios principios", los cuales no coincidían con la postura de Clemente y Teodoro. Por consiguiente, parece ser que Teodoro los atacó y luego dio cuenta de ello a Clemente. En la carta que encontró el profesor Smith, Clemente contesta así a su discípulo:

“Has hecho bien en silenciar las enseñanzas incalificables de los carpocracianos. Porque estas son las «estrellas errantes» a las que alude la profecía, las cuales se desvían de la angosta senda de los mandamientos hacia el abismo sin límites de los pecados carnales y corporales. Pues, enorgulleciéndose de su conocimiento, tal como dicen ellos, «de las profundas [cosas] de Satanás», no saben que se están arrojando al «infierno de las tinieblas» de la falsedad, y, jactándose de ser libres, se han convertido en esclavos de deseos serviles. A tales [hombres] hay que oponerse de todas las maneras y por completo. Pues, aun cuando dijeran algo verdadero, uno que ame la verdad no debe, aun así, estar de acuerdo con ellos. Pues no todas las [cosas] verdaderas son la verdad, ni debe esa verdad que [meramente] parece verdadera según las opiniones humanas ser preferida a la verdad verdadera, aquella que está de acuerdo con la fe.”

Esta es una afirmación extraordinaria para ser un padre de la Iglesia quien la hace. En efecto, lo que dice Clemente no es otra cosa que: «Si da la casualidad de que tu oponente dice la verdad, debes negarla y mentir con el objeto de refutarlo». Pero eso no es todo. En el pasaje siguiente la carta de Clemente pasa a comentar el evangelio de Marcos y el «mal uso» que a su juicio hacen de él los carpocracianos:

[En cuanto a] Marcos, pues, durante la estancia de Pedro en Roma, escribió [una crónica de] los hechos del Señor, no, sin embargo, declarando todos [ellos], ni tampoco insinuando los [hechos] secretos, sino seleccionando aquellos que él juzgaba más útiles para incrementar la fe de aquellos a los que se estaba instruyendo.

Pero cuando Pedro murió como mártir, Marcos vino a Alejandría, trayendo tanto sus propias notas como las de Pedro, de las que transfirió a su antiguo libro las cosas idóneas para lo que contribuya al progreso hacia el conocimiento [gnosis]. Así compuso un evangelio más espiritual para uso de aquellos a los que se estaba perfeccionando. Sin embargo, todavía no divulgó las cosas que no debían expresarse, ni escribió la enseñanza hierofántica del Señor, sino que a las historias ya escritas añadió otras más y, asimismo, introdujo ciertos dichos de cuya interpretación él sabía, como mistagogo (2), que conduciría a los oyentes hacia el santuario más recóndito de esa verdad oculta por siete [velos]. Así, en suma, preparó las cosas de antemano, ni a regañadientes ni incautamente y, al morir, dejó su composición a la Iglesia de Alejandría, donde incluso ahora se guarda con el mayor cuidado, siendo leída solamente a aquellos a los que se está iniciando en los grandes misterios.

Pero, como los demonios inmundos están siempre inventando la destrucción para la raza de los hombres, Carpócrates, instruido por ellos, y valiéndose de artes engañosas, de tal modo esclavizó a cierto presbítero de la Iglesia de Alejandría que obtuvo de él una copia del evangelio secreto, la cual interpretó de acuerdo con su doctrina blasfema y carnal y, además, ensució, mezclando con las palabras inmaculadas y santas mentiras absolutamente desvergonzadas.

Así pues, Clemente reconoce libremente que existe un evangelio secreto y auténtico de Marcos. Seguidamente, instruye a Teodoro para que lo niegue:

Ante ellos [los carpocracianos], por tanto, como he dicho antes, uno no debe ceder jamás, ni, cuando proponen sus falsificaciones, debe uno conceder que el evangelio secreto es de Marcos, sino que incluso debe negarlo sobre un juramento. Pues «no todas las [cosas] verdaderas deben decirse a todos los hombres».

¿Cuál era este «evangelio secreto» que Clemente ordenó a su discípulo que repudiase y que los carpocracianos estaban «interpretando mal»? Clemente responde a la pregunta incluyendo una transcripción literal del texto en su carta:

A vosotros, por tanto, no vacilaré en responder a las [preguntas] que habéis hecho, refutando las falsificaciones por las mismas palabras del evangelio.

Por ejemplo, después de «Y estaban en el camino que subía a Jerusalén» y lo que sigue, hasta «Después de tres días resucitará» [el evangelio secreto] trae el siguiente [material] palabra por palabra:

«Y entran en Betania, y cierta mujer, cuyo hermano había muerto, estaba allí. Y, acercándose, se postró ante Jesús y le dice: "Hijo de David, ten piedad de mí". Mas los discípulos la regañaron. Y Jesús, enojándose, se marchó con ella al jardín donde estaba la tumba y en seguida de la tumba surgió un gran grito. Y, acercándose, Jesús apartó la piedra de la puerta de la tumba. Y en seguida, entrando en el lugar donde estaba el joven, extendió la mano y lo levantó, cogiéndole la mano. Pero el joven, alzando los ojos hacia él, le amó y comenzó a rogarle diciéndole que quería estar con él. Y, saliendo de la tumba, entraron en la casa del joven, pues era rico. Y después de seis días, Jesús le dijo lo que debía hacer y por la noche el joven se acerca a él, llevando un paño de lino sobre [el cuerpo] desnudo. Y se quedó con él aquella noche, pues Jesús le enseñó el misterio del reino de Dios. Y levantándose de allí, regresó al otro lado del Jordán.»

Según Clemente este fragmento debe situarse entre Marcos 10:34 y Marcos 10:35.

lazarus_1

Este episodio no aparece en ninguna de las versiones del evangelio de Marcos que existen. Sin embargo, en sus líneas generales es bastante conocido. Se trata, desde luego, de la resurrección de Lázaro, la cual se describe en el cuarto evangelio, el que se atribuye a Juan. No obstante, en la versión citada hay algunas variaciones significativas. En primer lugar hay un «gran grito» que surge de la tumba antes de que Jesús aparte la piedra u ordene a su ocupante que salga. Esto induce decididamente a pensar que el ocupante no estaba muerto y, por ende, de un solo golpe borra todo elemento milagroso. En segundo lugar, diríase que está claro que el episodio lleva aparejado algo más de lo que dicen las crónicas aceptadas del episodio de Lázaro. Ciertamente, el pasaje citado atestigua la existencia de alguna relación especial entre el hombre de la tumba y el hombre que lo «resucita». Tal vez un lector moderno estaría tentado de ver en ello una insinuación de homosexualidad. Es posible que los carpocracianos (secta que aspiraba a trascender los sentidos mediante la saciedad de los mismos) discernieran precisamente semejante insinuación. Pero, tal como arguye el profesor Smith, de hecho también es probable que todo el episodio se refiera a una típica iniciación en una escuela mistérica, una muerte y un renacimiento ritualizados y simbólicos del tipo que tanto predominaban en el Oriente Medio de aquellos tiempos.

En todo caso, lo importante es que el episodio y el pasaje citados arriba no aparecen en ninguna versión moderna o aceptada de Marcos. A decir verdad, las únicas referencias a Lázaro o a una figura parecida que hay en el Nuevo Testamento se encuentran en el evangelio atribuido a Juan. Así pues, está claro que el consejo de Clemente fue aceptado, no sólo por Teodoro, sino también por autoridades subsiguientes.

Ocurrió sencillamente que la totalidad del episodio de Lázaro fue suprimida del evangelio de Marcos.

______________________________

Circunstancias del hallazgo y algunas objeciones:

En 1958, Morton Smith, profesor de historia antigua en la Universidad de Columbia, descubrió en la biblioteca del antiguo monasterio ortodoxo de Mar Saba, a unos 20 kilómetros de Jerusalén, una carta copiada a mano en las páginas en blanco de un libro impreso en el siglo XVII. La carta estaba escrita en griego, con una caligrafía característica del siglo XVIII. El autor se identificaba al comienzo del texto como "Clemente, autor del Stromata", es decir, el conocido teólogo y moralista cristiano Clemente de Alejandría, que vivió hacia el año 200.

mark secret Morton Smith por 15 años estudio los textos antes de hacerlos públicos en 1973.

.

Smith fotografió las tres páginas del libro que contenían la carta.

Tras su descubrimiento por Smith, el libro que contenía la carta fue archivado por los monjes de Mar Saba. Sin embargo, ningún otro especialista ha logrado examinar la carta de Clemente de Alejandría. Más recientemente han salido a la luz nuevas fotografías del texto, tomadas por el antiguo bibliotecario del monasterio. También está documentado su traslado a otra biblioteca griega ortodoxa.

La autenticidad del descubrimiento de Smith es objeto todavía de un encendido debate, sin que pueda en la actualidad afirmarse si se trata o no de un texto auténtico.

Algunos hechos son indudables: el libro existe, y en él hay una carta escrita con caligrafía del siglo XVIII que Smith fotografió. El estilo del texto es el de otras obras de Clemente de Alejandría, y las citas del evangelio secreto utilizan un lenguaje muy similar al del Evangelio canónico de Marcos.

Las razones a favor y en contra de la autenticidad pueden resumirse como sigue:

- A favor

1. El examen de la caligrafía de la carta, tal y como aparece en las fotografías que tomó Smith, arroja la conclusión de que corresponde al siglo XVIII. Si de verdad fue escrito en esta época, una falsificación tan perfecta no habría sido posible, pues implica un conocimiento exhaustivo de la literatura cristiana primitiva que estaba lejos de haberse alcanzado por entonces.

2. La carta es perfectamente coherente con lo que se conoce del cristianismo primitivo, incluyendo la referencia a los carpocracianos, secta de la que hay numerosas menciones de otros autores.

3. La moderna crítica literaria ha visto en la carta numerosos rasgos estilísticos y de vocabulario estadísticamente frecuente en la obra de Alejandría, lo que parece apuntar que la carta es auténtica. También las breves citas de Marco utilizan el lenguaje propio del evangelista Marcos, lo que parece indicar que proceden del mismo autor.

- En contra

1. La desaparición del manuscrito impide que pueda realizarse un análisis químico de la tinta utilizada, lo que permitiría saber con certeza si fue efectivamente escrito en el siglo XVIII.

2. En la literatura de los primeros tiempos del cristianismo no hay ni una sola alusión ni a un evangelio secreto de Marcos, ni a la supuesta carta de Clemente a Teodoro acerca de los carpocracianos. El propio Clemente, que menciona a los carpocracianos en otros lugares de su obra, no hace jamás referencia a esta carta. Es probable a que por su contenido fuese mantenida en un férreo secreto.

3. Existen algunas contradicciones entre lo que Clemente afirma en esta carta y lo que dice en la mayoría de sus obras.

4. Las similitudes de vocabulario y estilo tanto con Marcos, en los fragmentos citados, como con Clemente, en el resto de la carta, son tantas que parecen producto de una imitación deliberada que hubiese concentrado en estos breves textos muchos de los elementos característicos de ambos.

Pero la principal objeción es que este evangelio resulta enormemente polémico, ya que contiene posibles implicaciones sobre la sexualidad de Jesús que muchos cristianos pueden encontrar gravemente ofensivas.

______________________________

Si el evangelio de Marcos fue expurgado de modo tan drástico, también fue cargado con añadiduras espurias. En su versión original termina con la crucifixión, el entierro y el sepulcro vacío. No hay ninguna escena de resurrección, ninguna reunión con los discípulos. Hay, ni que decir tiene, ciertas Biblias modernas que sí contienen un final más convencional del evangelio de Marcos, un final que sí incluye la resurrección. Pero virtualmente todos los eruditos bíblicos están de acuerdo en que este final ampliado es una añadidura posterior y fue agregado al documento original.

El evangelio de Marcos proporciona, pues, dos ejemplos de un documento sagrado (supuestamente inspirado por Dios) que ha sido manipulado, modificado, censurado y revisado por manos humanas. Y estos dos casos no son especulativos. Al contrario, actualmente los eruditos los aceptan como demostrables y probados. ¿Es posible, pues, suponer que el evangelio de Marcos fue el único que sufrió alteraciones?

Evidentemente, si el evangelio de Marcos fue modificado con tanta facilidad, es razonable suponer que lo mismo les ocurrió a los demás evangelios.

.

RaisingOfLazarus4

(1) Carpocraciano: es el nombre dado a los seguidores de un movimiento gnóstico del siglo II que profesan la doctrina de Carpócrates de Alejandría. Rechazan el Antiguo Testamento, y afirman que José es el padre carnal de Jesús. Defienden la preexistencia de las almas para explicar las imperfecciones del hombre y decir que nuestro objetivo último es unir a la Divinidad. Ireneo de Lyon los acusó de practicar la magia y la reprendió severamente. Son considerados herejes por la Iglesia cristiana.

(2) Mistagogo: Un mistagogo era un sacerdote que en la gentilidad grecorromana ocupado de iniciar en los misterios a los neófitos. Posteriormente, se aplicó a los sacerdotes cristianos que ilustraba a los bautizados en las realidades sagradas, especialmente en los sacramentos. San Cirilo de Jerusalén quien escribió las Catequesis mistagógicas fue conocido por este ministerio.

.

                   Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                             Ver Artículos sobre: Jesús

                          Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

"Dios murió, desde que el primer hombre lo negó."      Anónimo.    

31 comentarios:

  1. Excelente artículo, cada uno de ellos es mejor que el anterior.
    Te felicito Noé sigues mejorándote cada día más.
    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Apasionante post.
    El segundo punto de los argumentos en contra es el que me venía a la cabeza mientras leía, ya que conozco a los seguidores de Carpócrates sobre todo a través de Hipólito de Roma e Ireneo de Lyón y ninguno de ellos dice que esta secta utilice tal evangelio, pese a que el de Lyón haga alusión a los escritos de estos sobre los pecados y la metempsicosis. Además, no es infrecuente que estos autores declaren los «falsos» evangelios o libros que sigue tal o cual secta.

    Los gnósticos, seguramente inspirados por otras religiones mistéricas, no hacían proselitismo a la manera de otros cristianismos, ya que pensaban que pocos se salvarían, solo los elegidos que estuvieran en el secreto, en el conocimiento (gnosis). Resulta irónico que los carpocracianos, clasificados a menudo como gnósticos, tuvieran una doctrina y una práctica exotérica, mientras que Clemente profese el gnosticismo, guardando el conocimiento más valioso para unos pocos elegidos privilegiados y quiera protegerlo del vulgo.

    La posibilidad de que el argumento de la resurrección de Lázaro proceda de la descripción de un rito iniciático me parece interesantísima y muy sensata.
    El hecho de que la historia emerja en el evangelio más tardío y gnóstico nos sugiere la tradición paralela y muestra la importancia de la veta gnóstica que formó la doctrina (a lo que se añade la mencionada actitud de Clemente de Alejandría).

    ResponderEliminar
  3. @Carlos Odín

    Saludos Carlos…

    Gracias por tus palabras… que bueno que te están gustando estos artículos.

    ResponderEliminar
  4. @Evil Preacher

    Saludos Evil…

    Gracias por tu interesante comentario y por la acertada comparación entre los Gnósticos y los Carpocracianos.

    La verdad que es apasionante este tema…

    ResponderEliminar
  5. Entiendo que lucas y marcos, solo recogieron informacion sobre la vida del señor, y pudieron haber escrito, cantidades de cosas que alguien conto, pero que por su falta de coordinacion, no fueron tomadas en cuenta, marcos cuenta la historia como si hubiese estado con jesus, en cambio lucas si hace la sabredad de que el escribe porque ha investigado, y no por que lo halla visto con sus ojos.
    "Si me lo cuentan, no me es igual que yo lo vea"
    Este cuestionamiento, no me extraña, pues el mismo Pablo no le parecia bien la forma de actuar de marcos.
    "Jose L"

    ResponderEliminar
  6. @Anónimo

    Saludos José L…

    ¿Acaso insinúas que hay “falta de coordinación en la Biblia”

    ¡Absolutamente de acuerdo contigo!

    ResponderEliminar
  7. @Noé Molina
    No insinúo, si lees Mateo 8:28: Marcos 5:2 y Lucas 8:27 veras que no dicen lo mismo, y que a los ojos parecen una contradicción.
    Es de suponer que ellos no se sentaron juntos a escribir los evangelios, había entre ellos, distancia y los escenarios no eran iguales, si no, hubieran escrito un solo evangelio, eso pasa hasta en las noticias por periódicos o tv, siempre habrá una manera diferente de expresar y presentar las cosas.
    “JL”

    ResponderEliminar
  8. ...Pero los periodicos y la tele no cuentan con la inefable inspiracion divina.
    Ademas, los medios narran los hechos segun sus propios intereses, torciendolos, minimizandolos o magnificandolos y hasta inventando. Sera que los evangelistas hacian lo mismo?

    ResponderEliminar
  9. Absolutamente de acuerdo contigo Diego…

    Nunca entenderé ese empeño de algunos Creyentes en comparar a su santa e inspirada Biblia con cosas y sucesos mundanos…

    Si ese comentario tuyo JL fuese cierto… lo único que haces es poner a la Biblia a nivel de cualquier periódico amarillista… creo que en vez de ayudar a tu causa, la desvirtúas...

    ResponderEliminar
  10. @Noé Molina
    Lamentablemente, solo hay un juez entre la verdad y la mentira que puede representar para unos y para otros la BIBLIA, pero seria muy tarde, para bien o para mal; este juez es la muerte.
    1) si morimos creyendo en Jesus como dice la biblia, y abrimos los ojos en el cielo, en nuestra nueva vida, bien.
    2) si morimos no haciendo lo que dice el señor, aun creyendo, y abrimos los ojos en el infierno, mal.
    3)Si morimos y hasta ahi llega todo, como dicen los ateos, que mas da.
    Digo lamentable, porque en ninguno de los casos, recibiremos certificacion de lo que en verdad es el despues de la muerte, que aclararia toda esta tramolla tejida al rededor de si DIOS es el responsable de la existencia del universo o no.
    P.D: para mi, es mejor estar en la primera, ahi no le hago daño a nadie.

    ResponderEliminar
  11. Estoy seguro, que si los escritores de los evangelios, se hubiecen puesto de acuerdo, o hubiecen contado con la tecnologia con que hoy cuentan los medios de comunicacion, hoy serian criticados por ser exactamente iguales, les dirian copiones o plagiarios.
    A quien engañan estos ateos, siempre habra quien le busque las 5 patas al gato.
    "@Quemas"

    ResponderEliminar
  12. @Anónimo

    Saludos Anónimo…

    Estas aludiendo a la apuesta de Pascal…

    Te recomiendo que revises el artículo: La apuesta de Pascal

    ResponderEliminar
  13. Hola Noé, tanto tiempo. ¿Todo bien?
    En principio quiero marcar una contradicción en tu artículo.
    Primero admitiste que "La autenticidad del descubrimiento de Smith es objeto todavía de un encendido debate, sin que pueda en la actualidad afirmarse si se trata o no de un texto autentico." Esas son tus propias palabras.
    Pero después afirmás que "estos dos casos no son especulativos. Al contrario, actualmente los eruditos los consideran como demostrables y probados."
    Te contradecís a vos mismo, diciendo primero que no se sabe con certeza si el texto de Smith es autentico, pero diciendo después que es aceptado por todos los eruditos, que no es especulación. ¿En qué quedamos entonces? Según vos, el texto de Smith, ¿es totalmente aceptado por los eruditos como probado, o no se sabe con certeza si es autentico?
    ¿Te das cuenta de tu propia contradicción?

    ResponderEliminar
  14. Pero volviendo al tema del artículo en sí, la realidad es que hay MUCHOS eruditos que piensan que el texto es una FALSIFICACION hecha por el propio Smith.
    Hay más evidencias en contra de la autenticidad del texto que las que vos mencionas en este artículo. Ahí van algunas:
    1-Cuando los expertos examinaron las fotografías del texto ampliadas, constataron lo que se llama "temblor del falsificador," que se produce cuando el texto no se escribe con naturalidad, sino que es dibujado por un falsificador para engañar.
    2-Hay líneas imprecisas, alzamientos de la pluma entre los trazos: toda clase de indicaciones de que fue falsificado.
    3-Cuando se compararon las letras griegas con una muestra del escrito de Smith, descubrieron que el texto de Clemente presentaba la misma caligrafía desusada de las letras zeta y lambda que encontramos en el texto de Smith. Esto representa una importante conexión.
    4-Las fotografías revelaban la presencia de moho en el libro, algo que no hubiera ocurrido en un documento procedente del clima seco donde estaba ubicado el monasterio. Lo más probable es que el libro fuera de algún otro lugar, puede que de Europa o Norteamérica.
    5-No había ninguna prueba de que este libro estuviera en la biblioteca de Mar Saba antes de que Smith lo "descubriera".
    6-El libro tenía una inscripción en la que se leía "Smith 65". ¿Si hubieras sido invitado a utilizar la biblioteca de alguien, y estuvieras curioseando en sus raros volúmenes escribirías "Noé 65" en la página del título? Considero que es algo muy extraño. Sin embargo, si el libro es tuyo, no dudarías en hacerlo. Por cierto, en los años cincuenta un ejemplar de este libro solo hubiera costado unos doscientos dólares, y habría sido relativamente fácil introducirlo en la biblioteca del monasterio.

    ResponderEliminar
  15. 7-Uno de los datos más intrigantes es el que tiene que ver con otro documento encontrado en Mar Saba, que fue catalogado por Smith. Está escrito por la misma mano que la carta de Clemente. El propio Smith fechó esta muestra en el siglo XX, en lugar del XVIII en que supuestamente se había escrito la carta de Clemente.
    8-En su otra obra importante Jesús the Magician (Jesús, el mago), Smith tiene mucho cuidado de no depender del Evangelio Secreto de Marcos, aunque parecería apropiado que lo hiciera. En realidad, el Evangelio secreto no se convirtió en un elemento fundamental de su erudición aparte de los libros en que lo presenta al mundo. Smith consideraba que sus otros libros constituían su verdadera erudición. Tenía lo suficiente de erudito como para no mezclar en su trabajo notas y referencias a una obra que sabía perfectamente que era falsa.
    9-Algo que es particularmente destructivo es el hecho de que antes de anunciar la existencia del Evangelio Secreto de Marcos, Smith había escrito acerca del misterio del reino de Dios y las prácticas sexuales prohibidas de Marcos. Son temas que Smith encuentra también en el Evangelio Secreto, que de un modo tan oportuno y casual había "descubierto". Todo esto es extraordinariamente sospechoso.
    Como dijo Steve Carlson, un abogado especialista en patentes muy bien considerado y quien investigó el asunto de un modo concienzudo, pidiendo la opinión de grafólogos y, en el año 2005, publicó su obra The Gospel Hoax: Morton Smith s Invention of Secret Mark (El engaño del evangelio: Morton Smith se inventa el Evangelio Secreto de Marcos).

    "El Evangelio Secreto de Marcos no solo apoya el talante polémico de Smith sino también su objetivo preferido. Fue escrito durante los años cincuenta, en un momento especialmente opresivo de la historia estadounidense en que los ministros más representativos instaban a la policía a tomar medidas enérgicas en contra de los homosexuales reunidos en los parques públicos. ¿Qué podría ser más terrible para la clase dirigente en aquel momento histórico que el indicio, revelado en un texto antiguo por el autor del Evangelio más antiguo, de que éstos estaban crucificando de nuevo a Jesucristo?"

    ResponderEliminar
  16. En resumen, no tenemos el Marcos Secreto. Lo que tenemos es un erudito que encontró una cita de Clemente de Alejandría, de fines del siglo II, que supuestamente viene de este Evangelio. Y ahora, misteriosamente, hasta eso desapareció, se desvaneció. »No lo tenemos, no tenemos una cita de él, y aunque tuviéramos una cita de él, no tenemos razón para pensar que nos ha dado alguna información válida sobre el Jesús histórico o acerca de lo que los cristianos primitivos pensaban acerca de él.
    Además, ya sabemos que Clemente había dado pruebas de ser muy crédulo en su aceptación de escritos espurios.
    Por lo tanto, Marcos Secreto es una obra inexistente citada en un texto ahora inexistente por parte de un escritor del siglo II que se conoce por su fama de ingenuo en estas cuestiones. La gran mayoría de los eruditos no le otorgan credibilidad alguna.

    ResponderEliminar
  17. Por cierto, Smith tenía motivos para realizar la falsificación.
    Él era homosexual, lo cual en la década de 1950 era un riguroso secreto. Ese sería un motivo para inventar un evangelio donde aparentemente Jesús parece apoyar y practicar la homosexualidad.
    Se le negó en 1955 una plaza de profesor en la universidad donde había comenzado su trayectoria profesional. Smith tenía entonces cuarenta años y podía pensar que se le estaba acabando la vida. Una buena falsificación podría ser exactamente lo que Smith necesitaba para demostrarse a sí mismo que era más inteligente que sus compañeros y podía verla incluso como un elemento que podía ayudarle a poner en marcha su carrera.
    Además, como ya expliqué, este Evangelio Secreto parecía dar apoyo a las tesis que ya venía manejando Smith con anterioridad, como las de los misterios del Reino de Dios y las prácticas sexuales ocultas de Marcos. Era MUY conveniente para el que por "casualidad" descubriera este Evangelio, que parece apoyar sus tesis previas.
    Noten como por pura "casualidad" le vino al pelo "descubrir" ese evangelio secreto a Smith. Le servía de apoyo a sus tesis, le llegó en el momento justo para impulsar su carrera y le servía para justificar su propia homosexualidad en una época donde los homosexuales eran perseguidos y discriminados principalmente por los católicos y protestantes.
    Noé, ¿No te parece sospechoso todo eso, sumado a las evidencias que puse, las cuales apuntan a una falsificación?

    ResponderEliminar
  18. @Francopado

    Saludos Francopado...

    ¡Claro que me parece sospechoso!

    De hecho, todo lo relacionado con los evangelios, su escritura, sus fechas y las múltiples manipulaciones que han tenido... deberíamos tenerlos "bajo sospecha todo el tiempo"

    Si Smith estaba equivocado o todo fue un fraude... no lo sé. En el artículo barajo las dos posibilidades. Pero creo que el decir que "falsifico todo" solo por ser homosexual, es una acusación seria y francamente homofóbica.

    Por cierto... espero hablar en el futuro sobre la posible homosexualidad de ciertos personajes Bíblicos (ya hable de David)... aunque sé que algunos lectores querrán matarme solo por insinuar esto... esto no es problema, ya muchos me desean eso y ya estoy acostumbrado....

    Interesante información colocas.

    Gracias por comentar.


    ResponderEliminar
  19. No, no, no, y NO!!! Noé, no te confundas. no quise tener una actitud homofóbica ni mucho menos. Lo que quise decir, y lo dije, es que en ESA época, los homosexuales eran DISCRIMINADOS, en gran parte por las iglesias protestantes y católicas (no estoy de acuerdo con esa discriminación, para nada, que quede claro), y por eso Smith pudo verse tentado a inventar que Jesús mismo era homosexual.
    Perdón por la vehemencia, pero quiero dejar BIEN CLARO que no soy homofóbico.

    ResponderEliminar
  20. Ah, y me gustaría que corrigieras tu artículo, ya que si barajas las dos posibilidades (que el texto sea autentico o que sea un fraude) entonces deberías eliminar la parte donde decís que "estos dos casos no son especulativos. Al contrario, actualmente los eruditos los aceptan como demostrables y probados".
    Al menos en el caso del Evangelio Secreto de Marcos SI es especulativo, y para nada probado.
    SALUDOS.

    ResponderEliminar
  21. Una última aclaración. NUNCA dije que Smith falsificó todo SOLO por ser homosexual. Dije que esa podía ser solo una de sus razones, pero di al menos dos razones más, que quizá sean más importantes que su homosexualidad.
    la que me parece más posible es aquella de que Smith ya había escrito sobre las prácticas sexuales ocultas de Marcos, y de pronto "encuentra" este evangelio que muy convenientemente apoya sus puntos de vista previos sobre Marcos.
    Pero pudo ser una combinación de los tres motivos, por los cuales decidió realizar la falsificación.

    ResponderEliminar
  22. @Francopado

    Saludos Francopado 20...

    Creo que el articulo es bien explicativo y maneja bien las dos hipótesis... de hecho expongo claramente lo que tiene a favor y en contra esta teoría.

    Gracias por tus interesantes observaciones.

    ResponderEliminar
  23. Hola Noé:

    He dado con esta página por casualidad, buscando información sobre el Evangelio Secreto de Marcos.

    En la actualidad, la tendencia mayoritaria es considerar ese texto una falsificación maliciosa del propio Smith.

    Además de lo sospechoso que resulta que el manuscrito solo lo haya visto Smith y que el resto de los mortales tenga que conformarse con ver las fotos que él tomó (¿dónde está el manuscrito original?), hay motivos muy serios para sospechar de él. Pongo un copia-pega en inglés:

    - In 1951, Smith linked Mark 4:11 ("the mystery of the kingdom of God") and T. Hag. 2.1 on what Smith characterized as "forbidden sexual relationships" (Tannaitic Parallels, 155-156). Seven years later, Smith would return from Mar Saba with photographs of a new text that describes, in terms that are sexually charged for the 20th century reader, a young man with a linen cloth over his naked body spending the night with Jesus and being taught the mystery of the kingdom of God.

    - In the spring of 1958, Smith, who rarely wrote about Clement of Alexandria before, published a piece linking Clement’s notion of secrecy to T. Hag. 2.1 ("Image of God," BJRL 40 (1958): 507). Just a few months later, Smith would come back with a new letter ascribed to Clement that denounces the sexual practices of the Carpocratians and enjoins its recipient to secrecy.

    - In his lengthy 1955 review of Vincent Taylor’s commentary on Mark, Smith suggested the existence of a common source behind Mark and John. Three years later, Smith would possess a new text with a form critically primitive version of the raising of Lazarus that lends support to Smith’s prior suggestion. Smith’s new text would also support other of Smith’s beliefs and opinions expressed in the review

    ResponderEliminar
  24. @Aletheia 23

    Saludos Alithea...

    Interesante... lo leeré con calma.

    Pero esa es también una gran posibilidad... que sea un falsificación.

    Gracias por el importante aporte.


    ResponderEliminar
  25. las enseñanzas de Jesus siempre fueron de carácter iniciatico, es decir, eran de tipo exo-terico para el vulgo, y de tipo eso-terico para los discípulos iniciados en los misterios. esto queda claro en el evangelios cuando Jesus habla en parábolas solo a las muchedumbres pero a los discípulos les explicaba
    el significado de esas parabolas. Ahora, si hacemos un compendio de las enseñanzas explisitas de Jesus a sus disipulos creo que no alcanzamos cubrir una pagina del formato biblico, por lo tanto, la pregunta es ¿donde estan esas enseñanzas? ¿se escribieron todas? ¿Jesus enseño que no se escribiesen? yo me inclino mas por esta ultima, pues el conocimiento iniciatico se transfiere por medio de vivencias y experiencias entre disipulo y maestro; es un tipo de conocimiento del cual el maestro sabe que no es "abarcable" desde una perspectiva puramente racional, y que todo intento de hacer un tratamiento puramente racional de las enseñanzas, por mas seria y rigurosa que sea, desbirtuara las intencones del maestro. en este sentido el método usado por Jesus es semejante al de los maestros orientales Budistas y Taoistas

    ResponderEliminar
  26. Estimado Noé, veo que eres un buen compilador de textos que circulan por internet, Wikipedia, entre otros. El artículo sobre el supuesto "evangelio secreto de Marcos" no deja de ser un tema apasionante, lamentablemente no hay ninguna prueba de su existencia, así como no hay ninguna prueba que la supuesta carta atribuida a Clemente de Alejandría haya existido y de haber existido sea auténtica. Las falsificaciones han sido numerosas en el siglo XIX y en el siglo XX, sobre todo, de parte de los enemigos de la Iglesia que no han escatimado medios para combatir los fundamentos de la fe cristiana. Si bien la fe no necesita de pruebas para existir, dado que no sería fe, para los occidentales es fundamental la historicidad y las evidencias sobre hechos y acontecimientos del pasado.
    Lamentablemente encontramos en la web infinidad de afirmaciones y comentarios que no tienen el más mínimo sustento histórico y que son más interesantes para una novela al estilo Dan Brown que para una sólida construcción de la verdad histórica. Esta referencia fue muy utilizada en el libro El enigma sagrado, que a su vez dio material a la novela de Brown. Interesante pero no es más que ficción, por lo menos hasta que haya prueba más sólidas. Los argumento que tú mismo enumeras como contrarios son mucho más contundentes que las débiles hipótesis del profesor Morton Smith.
    No se combate la religión con hipótesis que tienden a desacreditar la historicidad de Jesús, negar su existencia histórica es como negar el cristianismo mismo.

    ResponderEliminar
  27. Estimado Noé, veo que eres un buen compilador de textos que circulan por internet, Wikipedia, entre otros. El artículo sobre el supuesto "evangelio secreto de Marcos" no deja de ser un tema apasionante, lamentablemente no hay ninguna prueba de su existencia, así como no hay ninguna prueba que la supuesta carta atribuida a Clemente de Alejandría haya existido y de haber existido sea auténtica. Las falsificaciones han sido numerosas en el siglo XIX y en el siglo XX, sobre todo, de parte de los enemigos de la Iglesia que no han escatimado medios para combatir los fundamentos de la fe cristiana. Si bien la fe no necesita de pruebas para existir, dado que no sería fe, para los occidentales es fundamental la historicidad y las evidencias sobre hechos y acontecimientos del pasado.
    Lamentablemente encontramos en la web infinidad de afirmaciones y comentarios que no tienen el más mínimo sustento histórico y que son más interesantes para una novela al estilo Dan Brown que para una sólida construcción de la verdad histórica. Esta referencia fue muy utilizada en el libro El enigma sagrado, que a su vez dio material a la novela de Brown. Interesante pero no es más que ficción, por lo menos hasta que haya prueba más sólidas. Los argumento que tú mismo enumeras como contrarios son mucho más contundentes que las débiles hipótesis del profesor Morton Smith.
    No se combate la religión con hipótesis que tienden a desacreditar la historicidad de Jesús, negar su existencia histórica es como negar el cristianismo mismo.

    ResponderEliminar
  28. 27:

    "Estimado Noé, veo que eres un buen compilador de textos que circulan por internet, Wikipedia, entre otros. El artículo sobre el supuesto evangelio secreto de Marcos no deja de ser un tema apasionante, lamentablemente no hay ninguna prueba de su existencia, así como no hay ninguna prueba que la supuesta carta atribuida a Clemente de Alejandría haya existido y de haber existido sea auténtica. Las falsificaciones han sido numerosas en el siglo XIX y en el siglo XX, sobre todo, de parte de los enemigos de la Iglesia que no han escatimado medios para combatir los fundamentos de la fe cristiana."

    Los "enemigos" de la iglesia no necesitan inventar falsificaciones, basta con que estudies la manera en que se escribió la biblia, como se determinó el canon católico y su historicidad, para que veas que no es necesario inventar nada. Como minúscula prueba, los autores de los evangelios son sujetos anónimos que no fueron testigos de ninguno de los hechos que describen, sólo son historias oídas de segunda y tercera mano, y ese es el consenso de los acádemicos, sean ateos, agnósticos o creyentes cristianos, y eso solo es la pequeñísima punta del iceberg.


    "Si bien la fe no necesita de pruebas para existir, dado que no sería fe, para los occidentales es fundamental la historicidad y las evidencias sobre hechos y acontecimientos del pasado."

    Si te gusta creer por creer, allá tu. Y exigir exactitud histórica es de sentido cmún, no sólo para los "occidentales".


    "Lamentablemente encontramos en la web infinidad de afirmaciones y comentarios que no tienen el más mínimo sustento histórico y que son más interesantes para una novela al estilo Dan Brown que para una sólida construcción de la verdad histórica. Esta referencia fue muy utilizada en el libro El enigma sagrado, que a su vez dio material a la novela de Brown. Interesante pero no es más que ficción, por lo menos hasta que haya prueba más sólidas. Los argumento que tú mismo enumeras como contrarios son mucho más contundentes que las débiles hipótesis del profesor Morton Smith. No se combate la religión con hipótesis que tienden a desacreditar la historicidad de Jesús, negar su existencia histórica es como negar el cristianismo mismo."

    Es por eso que muchos no tomamos como fuente a Brown, porque ¡sorpresa!, es un novelista. Asunto aparte son los estudios serios del tema. Y el concenso general es que posiblemete existió un judío llamado Jesús, pero de ahí a decir que era mágico y divino, lo sentimos, pero no es así.

    ResponderEliminar
  29. @Fabián 27

    Saludos Fabian...

    Poco que decir después del extraordinario comentario de Bladerunner en 28.

    E insisto... La historicidad del Jesús Bíblico (el milagroso, zombie, volador) nunca ha sido ni medianamente demostrada... y es sobre ese Jesús del que tratamos y analizamos en este Blog.

    Si existió un carpintero llamado Jesús en el siglo I, no es de interés de este sitio.

    Gracias por comentar.


    ResponderEliminar
  30. Dios te perdone yo todavia no se mucho de biblia pero tengo fe que el me salvo del mundo oscuro que estana cuando ignoraba sus leyes y solo puedo decir que el os ama a todos a ti a mi a todos pero el no puede hacer nada que tu no le permitas
    dios te bendiga aunque lo niegues ya lo conoces soy juan carlos salinas

    ResponderEliminar