lunes, 21 de septiembre de 2020

¿Cual es la historia más vergonzosa de la Biblia?




¿Cual es la historia más vergonzosa de la Biblia?


Por David Madison  
09/18/2020

Hay tantos episodios bíblicos que podrían estar en la carrera por la mayor vergüenza. Ciertamente, la historia de Noé tiene que estar en el Top Ten. Dios está tan molesto por el pecado humano que decide matar a todos en la tierra excepto a una familia; incluso la mayoría de los animales tienen que morir. ¿Cuántos millones de niños pequeños y bebés se ahogaron? Es triste que los escritores de la Biblia pensaran que esta era una buena teología. ¿Quién necesita un dios genocida con problemas extremos de manejo de la ira? Pero hay un consuelo: la historia de Noé no sucedió, por supuesto. Es folclore, tomado de otro folclore antiguo.

Luego está Marcos 4:11-12, en el que Jesús explica a sus discípulos que enseña en parábolas para  evitar que las  personas se arrepientan y sean perdonadas. Eso no tiene ningún sentido, especialmente porque algunas de las parábolas transmiten grandes lecciones morales (por ejemplo, el buen samaritano). Este guión de Jesús se debe a alguna extraña agenda teológica de Marcos. Lucas 14:26 es abrumadoramente terrible; Jesús dice que tienes que odiar a tu familia, incluso tu propia vida, para ser uno de sus discípulos. Sospechamos que Lucas inventó estas palabras de Jesús para advertir de posibles conversos al culto de Jesús que habían dividido las lealtades.

Los autores de estas tres muestras de escrituras fueron anónimos. Génesis fue escrito por teólogos desconocidos, que es el caso también de los cuatro evangelios. Pero una gran parte del Nuevo Testamento fue escrita por un autor de quien sabemos con certeza, el apóstol Pablo. Los eruditos han podido descubrir que varias de las cartas atribuidas a Pablo son falsificaciones, pero varias han sido identificadas como genuinas. Y ese es el problema.

Pablo pensó que el mundo terminaría pronto y pensó que sus cartas no iban a tener un impacto duradero. Por desgracia, fueron elevadas a la categoría de "Escritura divina" y destinadas a la adoración. Considerada  palabra de Dios, cada sílaba que escribió ha sido analizada sin cesar: el significado de Dios ha estado ahí; en 1939, el erudito Christopher Dodd dijo que la Carta de Pablo a los Romanos "es la primera gran obra de la teología cristiana". ¡Ay de los cristianos si ese es el caso! Las cartas de Pablo proporcionan abundante evidencia de pensamiento mágico y desquiciado y mala teología.

Eso es  una gran vergüenza.

Sospecho que la mayoría de los cristianos necesitan un curso intensivo de Pablo. Sus cartas se aceptan en gran parte sin lanalizar porque no son fáciles de leer, mucho menos de entender. El teólogo conservador Ben Witherington III hizo una admisión peligrosa sobre la Carta de Pablo a los Romanos: "... el objetivo de comprender este formidable discurso no se alcanza durante un período de tiempo considerable". Guau. ¿No se supone que podemos tomar la Biblia y recibir el mensaje fácilmente?  

Un buen análisis intensivo sobre Pablo lo proporciona el ensayo de Robert Conner, "Paul's Christianity", en la antología de John W. Loftus, The Case Against Miracles. Qué calamidad que la iglesia se atascara con el cristianismo de Pablo. Este hombre nunca conoció a Jesús y se mantuvo alejado de quienes lo habían conocido; de hecho, se jactó de no haber aprendido acerca de Jesús de ninguna fuente humana. Sin embargo, aquí está él hasta el día de hoy, en el centro del escenario de la historia cristiana. 

Conner describe qué mundo extraño prevalecía en la era cristiana más temprana:

“Debemos tener muy claro que cuando Pablo escribió y predicó no había “evangelios” como se entiende actualmente. Marcos, el primer evangelio escrito, no se escribió hasta mucho después de la muerte de Pablo, Santiago y Pedro. En esa etapa temprana no hay evidencia de que “el evangelio” fuera otra cosa que la versión oral de un individuo da un significado de la vida de Jesús; todavía no había evangelios autorizados del "Nuevo Testamento" esperando en las estanterías para ser consultados, ni "textos de prueba" que pudieran citarse para reforzar un argumento. El "evangelio" era lo que un predicador dijo que era ... "(p. 536)

Suena como una batalla abierta, ¿no? Conner cita a Barrie Wilson (Cómo Jesús se convirtió en cristiano, 2009), que la versión de Pablo de los eventos "debe su origen... no al Jesús histórico que fue maestro y pretendiente al Mesías, sino a la experiencia personal de Pablo de un Cristo místico". (pág.536)



Las personas que creían que Jesús aún vivía no cuestionaban la afirmación de Pablo de que Jesús resucitado le habló en visiones; para el resto de nosotros, sin embargo, esto suena a que Pablo alucinaba conversaciones con un hombre muerto. Conner tiene razón:

“El escéptico podría preguntarse qué hace que las revelaciones privadas de Pablo de Jesús sean más confiables que las revelaciones dadas a Zaratustra por Vohu Manah, o las revelaciones de Mahoma del ángel Gabriel, o las revelaciones privadas de Moroni a Joseph Smith… Después de todo, en la época de Pablo, los espíritus había estado susurrando secretos a médiums durante milenios...”(p. 540)

Pablo estaba resentido con los otros médiums y predicadores:

“Como dejan en claro las propias cartas de Pablo, en las primeras iglesias en las casas se predicaban 'evangelios' opuestos y contradictorios; Pablo se queja de que algunos de los gálatas se habían convertido en 'un evangelio diferente' [Gálatas 1: 6]. Pablo no se refería a un  evangelio escrito diferente... sino a una  predicación diferente  del mensaje de Jesús, una interpretación que a menudo formaba la base de facciones en competencia: 'Sigo a Apolos' o 'Sigo a Cefas' o ' Yo sigo a Pablo '” [I Corintios 1:12]. (págs. 536-537)

¿Podemos aceptar la certeza de Pablo de que Apolos y Cefas no compartieron su privilegio de sesiones espirituales genuinas con Jesús? Los cristianos que sienten curiosidad, y sospechan de la información derivada de trances espirituales/místicos, tienen razón al preguntarse: ¿Qué está pasando aquí? ¿Cómo consiguió Pablo tanta atención? 

Conner habla del contexto histórico:

“Mientras los romanos masacraban, esclavizaban y dispersaban a la población judía en la tierra natal del cristianismo durante la Primera Guerra Judío-Romana, el nuevo culto, profundamente cambiado de carácter, progresaba rápidamente entre los gentiles. Como resultado duradero de este cambio de fortuna, el canon del Nuevo Testamento, finalizado en los siglos III y IV, sobre-representó la importancia de Pablo entre sus rivales del primer siglo…”(págs. 537-538). Conner cita la observación de John G. Gager (Reino y comunidad: El mundo social del cristianismo primitivo, 1975): "... debido a que figura de manera tan prominente en el Nuevo Testamento, el significado de Pablo en la historia cristiana primitiva ha tendido a ser tremendamente sobrevalorado". (pág.538)

Pero la sospecha de que Pablo está muy sobrevalorado se basa también en lo que escribió; de verdad, dijo demasiado. Basado en su experiencia mística, se había obsesionado con Cristo, o quizás más correctamente, poseído por Cristo. Esto le permitió sermonear a los Gálatas: “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (5:24). 

¿Realmente él mismo tenía una convicción tan firme? Expresó su angustia cuando escribió a la congregación romana; ¿Quién habla así con personas que aún no conoces?  suena como si no hubiese sido crucificado.

15 Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago.16 Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena.17 De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.18 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.19 Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.20 Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. 
(Romanos 7: 15-20)

¿Cómo podría el pecado habitar dentro de él si pertenecía a Cristo? Tal vez solo estaba teniendo un mal día cuando escribió la carta a los romanos. O... Sospechamos que no estaba "bien de la cabeza", y mucho menos tiene un estado espiritual estable.

De hecho, los eruditos e investigadores han especulado mucho sobre lo que le pasaba a Pablo. En las primeras páginas de su ensayo, Conner ofrece una útil encuesta de opiniones. Reconoce que tratar de psicoanalizar a alguien del pasado antiguo es arriesgado, pero Pablo escribió mucho sobre sí mismo; parece haber pistas importantes sobre su estado de ánimo. 

Basado en pura probabilidad”, pregunta Conner, “¿Quién lleva la mayor carga de la prueba?, ¿el apologista cristiano que afirma como un hecho histórico que Jesús se le apareció repetidamente y le habló a Pablo desde el más allá de la tumba, o el escéptico que señala que el autoinforme de Pablo concuerda con síntomas conocidos de trastornos neurológicos y que al menos un pagano [Festo en Hechos 26:24], así como algunos en su audiencia cristiana, consideraron que Pablo estaba loco? " (pág.531)

En la página 525 del ensayo, ver especialmente la nota a pie de página 35: “Un creciente cuerpo de literatura examina el papel potencial de las convulsiones y otros trastornos en la generación de experiencia trascendente”, con cinco artículos enumerados. 

Conner agrega: “Ya sea atribuible a convulsiones complejas u otros mecanismos de psicosis, los autoinformes de Pablo no inspiran confianza en la realidad de sus experiencias, independientemente de cuán reales le parezcan sus encuentros cercanos con un tipo religioso” (p. 525).



Sabemos que Pablo estaba atascado en ideas que estaban mal, como señala Conner:

“La intransigencia de la creencia de Pablo está bien documentada; quizás el ejemplo más notable es la persistencia de su convicción de una parusía inminente, a pesar de que Jesús no regresó como se predijo. Dadas las implicaciones psicológicas de sus escritos, su declaración: 

"Estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los gobernantes, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús. nuestro Señor", 

se puede leer como un ejemplo de la supresión de pruebas compensatorias ... ”(p. 526)

Como hemos visto, las certezas de Pablo se basaron en sus visiones; no había evangelios escritos para consultar, no hay evidencia que él recogió sobre supuestas tradiciones orales que circulaban sobre Jesús. Entonces, ¿De dónde buscó evidencias  fuera de  sus visiones? Bueno, como sabemos, los teólogos inventan cosas: Pablo estaba seguro de que Dios había plantado pistas / predicciones sobre Jesús en el Antiguo Testamento, suposición que los escritores de los evangelios posteriores aceptaron con entusiasmo. “… Como miles de cristianos en los siglos venideros”, señala Conner, “parecería que Pablo básicamente estaba hurgando en el Antiguo Testamento en busca de textos que pudieran interpretarse como apoyo a sus fantasías” (p. 528). 

A pesar de los textos para sentirse bien que se pueden encontrar en las cartas de Pablo, los que se leen desde los púlpitos, los cristianos que soportan un curso intensivo sobre Pablo, es decir, al leer sus cartas, no tendrán problemas para hacer listas de sus ideas locas y se estremecerán ante su angustiosa inclinación por el pensamiento mágico: No. Creer  que un hombre resucitó de entre los muertos no es la fórmula secreta para ganar la vida eterna. Pablo estaba seguro de que este misterio le había sido revelado por el Jesús de sus visiones. 

En un par de páginas de su ensayo, por cierto, Conner analiza el posible impacto en Pablo de los cultos mistéricos. “Tarso, la ciudad natal de Pablo, fue un centro de mitraico y otros cultos mistéricos; y el término "mistérico" (Mustērion) es un conocimiento secreto disponible solo para los iniciados religiosos, y está virtualmente confinado a los escritos de Pablo y las falsificaciones producidas en su nombre” (p. 541).

Muchos cristianos que si se toman el tiempo en leer sus cartas, podrían terminar aceptando que Pablo está "extremadamente sobrevalorado". ¿Por qué no saltear a Pablo y volver a Jesús? Pero el Jesús de los evangelios también está cargado de problemas, ya que el predicador campesino galileo detrás de las historias está oscurecido por el folclore y la fantasía; los escritores de los evangelios que crearon el guión de Jesús no fueron muy amables con él. Como he señalado antes, releí los evangelios en preparación para mi próximo libro y terminé con una tabla de Excel de  259 citas de Jesús muy malas, mediocres y alarmantes. Así que no se apresure por dejar a Pablo por Jesús. También hay demasiada teología mala en los evangelios.

Entonces, ¿qué debe hacer un cristiano? ¿Por qué no poner la Biblia en el mismo estante con otras mitologías antiguas, simplemente dejarla de lado? Hay cosas mucho mejores que hacer en la vida que perseguir héroes sagrados profundamente defectuosos. El ex pastor John Compere señala un camino a seguir (Outgrowing Religion, 2016): “El mito de Paul Bunyan es una buena historia, al igual que la historia de Jesús. Pero ninguno de los cuentos resiste el escrutinio fáctico ni nos da una pista sobre el significado de la vida. Para eso, tenemos el cerebro".




David Madison fue pastor de la Iglesia Metodista durante nueve años y tiene un doctorado en Estudios Bíblicos de la Universidad de Boston. Su libro, Diez problemas difíciles en el pensamiento y las creencias cristianas: un ministro convertido en ateo muestra por qué debería abandonar la fe, fue publicado por Tellectual Press en 2016. Fue reeditado en 2018 con un nuevo prólogo de John Loftus.

Traducido del Original:
https://www.debunking-christianity.com/2020/09/the-biggest-bible-embarrassment-of-all.html

__________________ 

Ver: 

   Ver Artículos sobre: 

Ver: 

Ver: 

Ver:


Ver:



   
Ver:

Ver:



Ver Artículos sobre: 


Ver Artículos sobre: 


                          



ARTICULOS RELACIONADOS


"Tú no eres bipolar. Bipolar es Dios, que le comen una manzana y se encoleriza y más tarde le matan al hijo y los perdona.."

Anónimo






lunes, 14 de septiembre de 2020

Pastor Giménez: Cuando el error de confiar ciegamente, atenta contra los demás (Colaboración)




Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por un colaborador y amable lector de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. (*)


___________________


Pastor Giménez: 
Cuando el error de confiar ciegamente, atenta contra los demás.


Nací en una familia evangélica, protestante. En tal situación, la presencia de los pastores es inseparable. Los pastores le predican a sus seguidores la Biblia, les dan directivas; son una pieza importantísima en la vida de cualquier creyente.

Y claro está: sin duda, algunos de ellos son buenas personas. Desean lo mejor para sus feligreses, y nos ven a los no creyentes, con respeto. Pero lamentablemente, existe una cantidad muy importante de pastores dañinos, y de ellos hablaremos.

Usted, amigo cristiano, seguramente dirá: “Estos ateos solo saben ver lo negativo y quejarse de todo”.

Debo decirle que yo, al criticar a los malos predicadores, estoy haciendo lo correcto. Dicha gente perjudica a todos los que los rodean:

- A sus fieles, que los siguen en ordenanzas absurdas, creyendo que hacen lo correcto.

Usted me dirá: “¿Y eso qué te importa? Cada cual hace lo que quiere”

Hay motivos: al leer este artículo, me entenderás.


- Muchas veces generan discordias dentro de las familias; yo pude vivirlo.


- Como ateo, me perjudican directamente, al faltarme el respeto tratándome de “satánico”, “inmoral”, “impío”, “mundano”…

Usted pensará que no debo preocuparme por eso, puesto que no voy a las iglesias a escucharlos.

Sin embargo, inculcan dichas ideas en la mente de sus seguidores; los cuales, al salir de la iglesia, nos dedican esos “cariñosos” adjetivos para “convencernos” a ateos y agnósticos, de cuán “pecadores” somos.


- Hasta lo perjudican a usted, que es religioso!

Esos pastores son los que han generado la pésima imagen que tenemos muchos en torno a la religión. No es casual, que en distintas encuestas, haya gente que diga: “Creo en Dios pero no pertenezco a ninguna religión”.

Hay líderes religiosos que son personas de bien, y terminan opacados por los sinvergüenzas a los que hago mención. ¿Nunca le ha pasado que alguien se burle de usted por ser ctistiano? Bueno, la causa más probable es esa mala imagen de la que hablo. Mucha gente cree que  el 100% de la religión está turbia y contaminada gracias a los pastorcillos pidediezmos. Así que usted, como cristiano, hasta debería preocuparse más por este hecho que yo.

A mí me preocupa que estos innombrables generen una mala imagen de nosotros; a usted debería inquietarle que los pastorcillos dañen la imagen de su creencia.

En fin, observar con ojo crítico a esos “enviados de Dios” es muy pertinente. Veremos el caso de uno de ellos, argentino. Después me dirán qué les parece.

__________


PASTOR GIMÉNEZ

Este personaje, nacido en 1957 en Argentina, comenzó a cobrar notoriedad a fines de los 80’, cuando comenzaba la época de los telepredicadores. Éstos, de a poco, conquistaban espacio en las pantallas, y Giménez no era ajeno a ese fenómeno.

Su figura ha estado asociada a hechos que no son precisamente elogiables. Quiero centrarme, primero que nada, en uno ocurrido en este año.

En plena pandemia por el coronavirus, al “bueno” de Giménez se le ocurre comercializar alcohol en gel “milagroso”, a mil pesos argentinos. Sí, como lo leyó.

Para que vea que es real, pego la información de la siguiente página:



Está claro: ustedes pueden comprobar que el “pastor”, ofrece el alcohol en gel con propiedades curativas, y según él, “vas a tener que dar mil pesos”.

El ítem que destaco primariamente, es que, siendo ya público el video que acaban de observar, días después, Giménez pretendió negar que había querido realizar tal venta!!

Increíble. Aquí lo tienen:





Existe el video anterior que no da lugar a dudas, pero el tipo piensa que con decir “No lo dije”, alcanza para tapar el hecho… de locos. Pero esto no es todo. Vamos a analizar las palabras de Giménez detenidamente.


_________



Erra X….lo sufre Y.

Como ustedes pudieron oir, el argentino dice que el alcohol en gel dejará, a quienes lo reciban “listos para enfrentar a la crisis, al coronavirus y a la misma muerte”.

¿Sabe cuál es el obvio gran problema que hay acá? Que mucha de la gente que estaba presente, CREE ESO a pie juntillas. Luego, reciben el gel, y piensan que ya están “inmunizados” contra el virus y contra la muerte. Imagínese; bajo esa creencia:

- ¿Esos creyentes usarán tapabocas? Lo más probable, es que no… y si se enferman, ¿la verdad? se lo buscaron. Qué quiere que le diga.

Lo malo es que ellos pueden contraer el Covid-19, diseminar luego la enfermedad y generar un brote, con todos los perjuicios que esto genera. Brevemente: riesgo de muerte, riesgo de secuelas (hay gente que sobrevivió al Covid-19 pero tras curarse. padecen graves problemas respiratorios permanentes), paralización de trabajos (con todo el daño económico que genera), paralización de la educación presencial, gastos para el Estado (que generan crisis económica post-pandemia)…

Y no es un solo irresponsable… supongamos que allí habían 100 personas. Resumiendo, 100 bombas de tiempo,. Todo por creerle a un tipo sin analizar la veracidad de sus palabras. Lo peor, es que otros somos después los perjudicados.

Por la irresponsabilidad de los que tragan sin masticar todo loque diga este sinvergüenza, son otros (que ni creencias tenemos) los que se ven en serios problemas. ¿Qué tal si un ateo como yo, enferma de Covid-19 y muere, todo porque su familiar, feligrés de Gímenez, no usa tapabocas por sentirse “inmunizado” gracias al alcohol en gel?

- Si se enferman, ¿irán a un médico? Capaz que pensaran que con llamara Giménez por teléfono y pedirle una oración, ya está. A seguir diseminando la enfermedad, ¿qué más da?

- Me los imagino al volante… total, creen que con un poco de alcohol en gel, están “listos para vencer a la muerte”, “el pastor lo dijo”… ¿qué impide que hagan maniobras riesgosas? Y en eso van perjudicadas también, otras personas que nada tienen que ver.

- Y mencionemos también el brutal perjuicio económico para esas familias. 1000 pesos argentinos a cambio de nada... todo para que un farsante se embolse dinero sin trabajar.

Capaz que usted dice: “¿Y qué te importa? Es su dinero.

Yo pude ver durante mis tiempos de creyente, cómo algunos niños amigos pasaban privaciones en su casa, gracias a que sus padres debían pagarle el sueld... ops, digo diezmo, al pastor.

Lo menos que puedo hacer es no callar ante eso.

Tomando en cuenta todo anterior, ¿es dañino (para muchos que nada tienen que ver) el creerle pies juntillas a un sinvergüenza, solo porque se hace llamar “pastor”?

Claro que sí.


___________


¿Sufrís? Qué importa!!

Lo peor de todo, es que hay gente que acepta todo lo que dice un tal Giménez, aún existiendo ya antecedentes muy turbios de este individuo. Pensemos: suponiendo por un momento que de verdad el alcohol en gel te inmunizara contra el virus… ¿es justo aprovecharse de la necesidad de la gente así? ¿Dónde quedó aquello de “Dad de gracia?”.

Pero revisando algo, comprobamos que Giménez padece de una miseria moral asquerosa, que lo lleva a aprovecharse de la necesidad ajena, inescrupulosamente. Ya pasó en 1998:

- Del púlpito a los tribunales. Procesaron al pastor Giménez


Donde leemos:

Estafada en su buena fe"

Era 1994. María Morales solía ir a escuchar al pastor en la gran iglesia que instaló hace ocho años en Almagro.

La damnificada declaró ante el juez Bruno que soñaba desde hacía tiempo con comprar un lugar para vivir. En octubre de ese año, alentada por otros feligreses, decidió ingresar en uno de los planes para adquirir casas premoldeadas de la Inmobiliaria Jeremías, en Rivadavia 3751, justo al lado del templo donde predicaba Giménez.

Según el expediente -al que tuvo acceso La Nación -, dentro del templo se publicitaban los planes de viviendas y al frente de las oficinas estaba el hermano del pastor mediático, apodado Lalo.

Impulsada por las facilidades de pago, Morales firmó un contrato. Le prometieron que instalaría su futuro domicilio en un terreno de Ismael Moreno al 400, en Avellaneda. Pagó un adelanto de $ 1000 y cuatro cuotas de $ 277.

En marzo de 1995, se enteró de que la misma inmobiliaria construiría una propiedad en Hipólito Yrigoyen y Urquiza y de que podía cambiar su plan aumentando la cuota. En la oficina lindante con el templo la empleada que la atendió no supo darle respuesta. Entonces sospechó que algo malo ocurría.

Morales se dirigió hacia donde supuestamente se instalarían los departamentos y comprobó que no había ninguna obra. Los reclamos fueron inútiles ante Lalo Giménez y el contador del templo, Carlos Loyola.

Al pastor Giménez "se lo acusa de haber brindado a los integrantes de la firma Viviendas Jeremías un respaldo implícito sin el cual no hubiesen logrado consumar el fraude perpetrado". Ayer, La Nación intentó sin éxito comunicarse con él. Su teléfono particular y los de sus templos no figuran en la guía.”

Realmente asquea imaginar que alguien sea capaz de aprovecharse de la carencia de vivienda de una persona, para estafarla así. Y en este otro enlace...

La curiosa historia del exitoso pastor mediático al que sacaron del medio

...no solo nos enteramos de unas cuantas “lindezas” de la juventud del “pastor” Giménez, sino que además, confirmamos que lo de estafar a necesitados de vivienda, era un modus operandi, pues leemos:

“A esto se le sumó una denuncia por estafa de una fiel de su iglesia, que lo demandó judicialmente por haberle vendido una casa a través de un plan de viviendas inexistente, algo que. Luego se supo que habían sido varios los estafados por ese sistema.”

_________



En reiteración real….

Es de locos, ¿cierto?

En 1994, su mujer lo denuncia.

En 1998, se descubre el fraude con lo de las viviendas.

Sin embargo, en 2020, hay gente dispuesta a regalarle mil pesos!!

Así de peligroso es el no cuestionamiento en el que caen muchas veces los religiosos. Alguien dice “Soy pastor” y ya salen corriendo locamente a decirle “Sí, si!!! Haré todo lo que usted me diga.”

Por eso, usted, amigo oyente, cuídese de cometer ese error.

¿Quiere creer en Dios? No es lo que yo haría, pero si usted lo considera una elección acertada, está bien. No soy quién para criticarlo no meterme.

Pero encarecidamente, le recomiendo que NO cometa el error de seguir como sombra a un tipo, solo por el simple hecho de que diga “Soy pastor”. Si ese líder religioso es una persona correcta, bárbaro… pero donde detecte síntomas de estar cerca de un PASTORCILLO PIDEDIEZMOS... aléjese por su bien (y el de los demás, por lo ya dicho.)

Ese error de confiar 100% en un supuesto “enviado de Dios” solo trae dolores de cabeza… pero lo malo es que no solo usted los sufrirá. También (como decimos acá) “pagamos el pato” todos.



_______________

(*) Nota Final:

El autor de esta publicación es "JM Di Negri", fiel seguidor y colaborador de este Blog; quien amablemente me solicitó el compartir este artículo con el resto de los lectores; y al no estar en contra de la filosofía del Blog, es un honor para mí el poder publicarlo. El mismo "Di Negri" se encargará de responder las dudas de los lectores a través de los comentarios.

_____________


Ver Artículos sobre: El Rey David





Ver:





                          

ARTICULOS RELACIONADOS


“Leer correctamente, la Biblia es la fuerza más potente para el ateísmo jamás concebida”

Isaac Asimov