Buscar este blog

lunes, 6 de abril de 2020

Samuel, Saúl y el odiado pueblo de Amalec: atrocidades, discriminación e incoherencias.(Colaboración)




Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por un colaborador y amable lector de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. (*)

___________________


Samuel, Saúl y el odiado pueblo de Amalec: atrocidades, discriminación e incoherencias.


Junio de 2008. Era yo todavía un cristiano esforzado, comprometido. La Biblia y Dios eran lo más importante para mí. Sin embargo, cada tanto hallaba anomalías… eso de las “ofrendas mecidas a Jehová”, lo del baño de sangre para “consagrar” a Aaron, Jesús maltratando al pobre padre del endemoniado, y otras cosas, me resultaban raras, poco coherentes... sin embargo, yo no dejaba de creer por eso.

En ese junio, sin embargo, leí esta perturbadora historia, que me dejó mal por algunos días. No dejé de creer allí. Sin embargo, años más tarde esto saltó a la palestra cuando empecé a cuestionarme mi fe.

Vayamos a 1ra de Samuel, capítulo 15. Una vez más, Jehová dando órdenes. Esta vez, quiere que Samuel le encargue un pequeño trabajito a Saúl. Vamos a repasarlo (versículos 1 y 2):

1 Samuel 15, 1-2 
1 Después Samuel dijo a Saúl: Jehová me envió a que te ungiese por rey sobre su pueblo Israel; ahora, pues, está atento a las palabras de Jehová. 
2 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: 
Yo castigaré lo que hizo Amalec a Israel al oponérsele en el camino cuando subía de Egipto.

¿Eh? ¿Cómo fue eso? Vamos a analizarlo.

La salida de Israel, de territorio egipcio, se dio al mando de Moisés, como bien usted sabe. Fuentes consultadas dicen que Moisés vivió entre 1393 A.C y 1273 A.C. El incidente referido “cuando Israel subía de Egipto”, ya fue reseñado ampliamente en el artículo “Entre las manos de Moisés y el recuerdo de Amalec”.

La historia que involucra a Samuel y Saúl ya encontraba a David vivo. Este rey vivió desde el año 1040 A.C. aproximadamente.

Esta simple revisión numérica nos da de lleno en la cara, al hacernos notar algo: Dios iba a castigar a Amalec, por algo ocurrido siglos antes.

¿Puede haber algo más injusto? 

¿Por qué tenía que ser castigada esa población, si el fallo era de sus antepasados, y databa de varias generaciones atrás? 

La excusa cristiana más común es:

“Lo que pasa, es que el pueblo de Amalec era malo y cruel; por eso Dios usó a Israel para hacerles pagar sus males”.

Error. El texto dice claramente, que lo que les sobrevendría, sería por “lo que hizo Amalec a Israel”. No tiene nada que ver entonces, el comportamiento de los amalecitas en tiempos de David. Un hecho ocurrido cientos de años antes, los condenaba a sufrir este ataque. 

Repito: ¿eso es justicia? 

Además de que entramos en una feroz contradicción bíblica con Deuteronomio 24:16 que nos dice:

“Los padres no morirán por los hijos, ni los hijos por los padres; cada uno morirá por su propio pecado.”

El versículo entonces, debería decir en letra chiquita: “a no ser que seas de Amalec. Si eres amalecita, puedes morir por culpa de algo ocurrido siglos antes de que nacieras (y que a lo mejor ni sabías que había sucedido)”.

_____________
  

El pueblo malo, el más malo maloso de los malos. E incoherencias por doquier.

Supongamos que sí, que Amalec pasaría por esto, por ser un pueblo malo. Y digo yo: ¿cuántos pueblos malos habría en la tierra en ese momento? ¿Por qué encarnizarse contra uno en especial?

Y esto no era nuevo, leamos Deuteronomio 25:17-19:

Deuteronomio 25:17-19
17 Acuérdate de lo que hizo Amalec contigo en el camino, cuando salías de Egipto; 
18 de cómo te salió al encuentro en el camino y te desbarató la retaguardia de todos los débiles que iban detrás de tí, cuando tú estabas cansado y trabajado; y no tuvo ningún temor de Dios. 
19 Por tanto, cuando Jehová tu Dios te dé descanso de todos tus enemigos alrededor, en la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad para que la poseas, borrarás la memoria de Amalec de debajo del cielo, no lo olvides.

Dios incitando al rencor, al odio... menos mal que había que poner la otra mejilla, ¿no? Qué coherente el buen Dios.


Además de que hay otra contradicción, esta vez con Éxodo 17:14, donde Dios dice:

“...dí a Josué que raeré del todo la memoria de Amalec...”

Ya Noé, en el artículo de las manos de Moisés, había expuesto la brutal ilógica que implica decir: “voy a eliminar el recuerdo de Amalec del todo” al mismo tiempo que su nombre queda escrito en un libro y así lo recordamos.

Pero además, en Éxodo dice que “Dios raerá su recuerdo”, mientras que en Deuteronomio Dios ordena a Israel y les dice que ellos deben eliminar a Amalec. ¿Acaso no era Dios el que se iba a encargar de borrar su memoria?

Ud. dirá: “Lo que sucede, es que Dios ordenó a Israel que lo hiciera; luego, Dios extermina a Amalec por medio de Israel”.

Y yo a esto respondo: ¿acaso Dios necesita de Israel para acabar con Amalec? ¿Por qué no hace él la tarea? 

Y de paso, evitaría que los israelitas incumplan el famoso “No matarás”. Porque si Dios ordena a Israel destruir a los amalecitas, entonces los alienta a romper ese mandamiento. 

Dios obligando a sus creaciones a quebrar sus leyes... incoherente, ¿verdad? Menos mal que aborrece el pecado.

________


Si está aquí, es tierno o perfecto... allá es vil y despreciable.


Concentrémonos ahora en ver cuál era el “pasatiempo” que el buen Jehová le ordena a Saúl, Samuel mediante:

1ra Samuel 15,3
Vé, pues, y hiere a Amalec, y destruye todo lo que tiene, y no te apiades de él: mata a hombres, mujeres, niños, y aun los de pecho, vacas, ovejas, camellos y asnos.

Sencillamente repugnante.

Desde su punto de vista, lector cristiano, estará bien que se haya matado a los hombres y mujeres por pecadores (aunque los israelitas también pecaban.).

¿¡Pero los niños!? 

En serio, ¿¿mandar a matar a un bebé a filo de espada??

Ud dirá: “No, lo que pasa es que esos niños se volverían grandes y luego atacarían a Israel (O_o)”.

U otra excusa que escuché una vez: “Lo que pasa es que esos niños estaban llenos de enfermedades como sífilis y similares, a causa de la inconducta de sus padres”.

Supongamos que alguna de estas excusas, perdón, aberraciones, fuese cierta, y que los niños debían terminar sin vida sí o sí ese día. En tal caso: 

¿Dios no podía hacerlos morir de infartos? ¿De muerte súbita?

¿Dios no pensó en cómo se sentirían los soldados israelitas? Porque matar a un hombre es una cosa... ahora, matar a un bebé degollándolo... en serio, se hace un nudo en la garganta sólo de imaginarlo. 

Piense también en un nene de 8 años, que de golpe ve cómo van apuñalando y degollando a sus amiguitos de un momento a otro… si esto le es indiferente, amigo lector, me preocupa.

Quizá también pueda decir usted: “Esto era una guerra, y en la guerra no se puede estar con miramientos”.

NO. Masacrar a un bebé es SIEMPRE una barbarie. Después nos llaman “inmorales” a los que no creemos en estas cosas. Lo inmoral es decorar estos asesinatos.

Además, esto no era una guerra, no es que Israel estuviese defendiendo su tierra. Era una invasión a un pueblo que estaba tranquilo, hasta que vinieron estos salvajes a realizar su brutal festival de sangre. Y ya vimos la ridícula motivación de este ataque. Israel fue el que viajó a buscar riña contra los amalecitas.

Y aunque fuese justificable guerrear: ¿qué culpa tenían las pobres ovejas y asnos? Son animales inocentes, ¿¿matar a un pobre burrito sólo porque nació en Amalec?? Sería como matar a las mascotas de un ladrón. ¿A quién se le cruza por la cabeza semejante locura?

¿Qué ganaban matando a un camello? ¿Ofendieron a Dios acaso, estos pobres animales?

___________


Barbarie.


Sigamos adelante. Lea con atención: 

1ra Samuel 15,8-9
8 Y tomó (por Saúl) vivo a Agag rey de Amalec, pero a todo el pueblo mató a filo de espada.
9 Y Saúl y el pueblo perdonaron a Agag, y a lo mejor de las ovejas y del ganado mayor, de los animales engordados, de los carneros y de todo lo bueno, y no lo quisieron destruir; mas todo lo que era vil y despreciable destruyeron.”

Lo marcado en negrita me parece asqueroso (bah, toda esta historia me da naúseas).

Un bebé debe ser lo más tierno y dulce que hay en el mundo. Pero para Dios, si un bebé nace en Amalec, es “vil y despreciable”.

Un burro es un animal super inocente y servicial. Y Dios, de verlo nacer en Amalec, lo trata como “vil y despreciable”. Si hubiera nacido en Israel no decía lo mismo, ¿no?

Lo dicho….

En 1ra Samuel 15:10-11, se da esta conversación entre Dios y Samuel:

1ra Samuel 15:10-11
10 Y vino palabra de Jehová a Samuel, diciendo:
11 Me pesa haber puesto por rey a Saúl, porque se ha vuelto en pos de mí, y no ha cumplido mis palabras.

Espere, espere… ¿Dios no es omnisciente? ¿No sabía que iba a pasar eso, 200 millones de años antes? ¿Por qué le pesa? ¡No hubiera puesto de rey a Saúl y listo! ¿Para qué Dios haría cosas que de antemano él sabe que lo disgustarán luego? ¿Para hacerse la vida más emocionante?

¿No le resulta ilógico?

Otra cosa: si Saúl hubiera matado a todos los animales y a Agag, Dios hubiera dicho, indudablemente: “Saúl, siervo fiel, me has obedecido. Te será por gloria.”

Dios entonces, se hubiera complacido con una matanza, en la que fueron masacrados, entre otros, bebés y animales. Ignominioso.

Además: si Dios se ofendió con Saúl porque no mató a todos los animales y Agag, yo pregunto:

Si un soldado israelí hubiera degollado a 15 bebés, y ya harto de hacer algo tan horrendo, le hubiera perdonado la vida a uno solo, ¿Dios se ofendería?

Por lo visto, sí. Por eso, ¡no hable más de “Dios de amor”! ¡No dore más la píldora!

¡Y no venga a hacerse dueño de la moral por creer en estas cosas! ¡La moral NO está en esta barbarie!

____________


Amalec vs Nínive


Otra incoherencia más:

1ra Samuel 15:18
18 Y Jehová te envío en misión y dijo: Vé, destruye a los pecadores de Amalec...”

¿Y acaso no eran pecadores los judíos también? Si supuestamente todos somos pecadores, entonces, ¿por qué Dios hace diferencias así?

Este tema ya se trató en el artículo “Dios es racista. La Biblia lo comprueba”.

Aparte, es lógico que los amalecitas fuesen pecadores, ya que no conocían las leyes judías. Si a Dios tanto le ofendía el comportamiento de Amalec, ¿por qué no les envío predicadores? De hecho envío a Jonás a Nínive…Y de hecho, usted puede leer en el libro de Jonás, que cuando se les predicó, ellos se arrepintieron. Y Dios se arrepintió de castigarlos, como dice en Jonás 3:10:

“Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo”

Lo último leído, entra en grotesca contradicción con nuestra historia de hoy. 1ra Samuel 15:29:

“Además, el que es la Gloria de Israel no mentirá, ni se arrepentirá, porque no es hombre para que se arrepienta”.

Samuel... preguntále a Jonás si Dios se arrepiente.

Aquí queda más que clara la injusticia. A un pueblo se lo masacra sin más; a otro se le envía un predicador. 

Y después dicen que Dios no hace diferencias, y que todos somos iguales…

___________


Samuel el descuartizador


Leamos 1ra Samuel 15:32-33:

1 Samuel 15:32-33
32 Después dijo Samuel: Traedme a Agag rey de Amalec. Y Agag vino a él alegremente. Y dijo Agag: Ciertamente ya pasó la amargura de la muerte.
33 Y Samuel dijo: Como tu espada dejó a las mujeres sin hijos, así tu madre será sin hijo entre las mujeres. 
Entonces Samuel cortó en pedazos a Agag delante de Jehová en Gilgal.

Horroroso.

Si por acaso Agag estaba vivo mientras lo descuartizaban, da naúseas de imaginarlo. Cruel y brutal tortura. ¿Hacía falta? 

Ud. dirá: “Capaz que Agag era malvado”. ¿Y eso justifica un descuartizamiento? ¿No era que la regla de oro era tratar a los demás como quisiéramos que nos traten?

Ahora supongamos que Samuel mató a Agag y luego lo descuartizó. 

¿Qué ganaba con eso? ¿Para qué semejante salvajada?

Ud. seguramente se horroriza cuando escucha que un psicótico mató y descuartizó a su novia/pareja/amante. Pero después lee complacido la Biblia, donde un descuartizador tiene dos libros con su nombre, el cual además es visto como un gran hombre de Dios.

¿No será hora de replantearse el hecho de que quizás esté terriblemente equivocado al apoyar estas cosas? 

Y si usted se llama “Samuel” en honor a este homicida... mejor use su segundo nombre (a no ser que se llame Samuel David.)

________


Bonus track


Muchos capítulos más adelante, dejada atrás la brutal historia vista, encontramos con sorpresa dos tremendísimas incoherencias:

1) Vaya a 1ra Samuel, capítulo 30, donde dice “David derrota a los…. amalecitas??”

¿Cómo es esto? 1ra Samuel 15:8 dice muy claramente:

 “8 Y tomó (por Saúl) vivo a Agag rey de Amalec, pero a todo el pueblo mató a filo de espada.

Todo, dice, Todo, TODO el pueblo de Amalec fue muerto. Entonces, ¿de dónde sale otra vez Amalec atacando a Israel?  Difíciles de exterminar estos amalecitas, ¿no?

2) Después encontramos una incoherencia que da hasta para la carcajada. Lea 2da Samuel 1:1-16:

2 Samuel 1:1-16 
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
David oye de la muerte de Saúl
1  Aconteció después de la muerte de Saúl, que vuelto David de la derrota de los amalecitas, estuvo dos días en Siclag. 
2 Al tercer día, sucedió que vino uno del campamento de Saúl, rotos sus vestidos, y tierra sobre su cabeza; y llegando a David, se postró en tierra e hizo reverencia. 
3 Y le preguntó David: ¿De dónde vienes? Y él respondió: Me he escapado del campamento de Israel. 
4 David le dijo: ¿Qué ha acontecido? Te ruego que me lo digas. Y él respondió: El pueblo huyó de la batalla, y también muchos del pueblo cayeron y son muertos; también Saúl y Jonatán su hijo murieron. 
5 Dijo David a aquel joven que le daba las nuevas: ¿Cómo sabes que han muerto Saúl y Jonatán su hijo? 
6 El joven que le daba las nuevas respondió: Casualmente vine al monte de Gilboa, y hallé a Saúl que se apoyaba sobre su lanza, y venían tras él carros y gente de a caballo. 
7 Y mirando él hacia atrás, me vio y me llamó; y yo dije: Heme aquí. 
8 Y me preguntó: ¿Quién eres tú? Y yo le respondí: Soy amalecita. 
9 El me volvió a decir: Te ruego que te pongas sobre mí y me mates, porque se ha apoderado de mí la angustia; pues mi vida está aún toda en mí. 
10 Yo entonces me puse sobre él y le maté, porque sabía que no podía vivir después de su caída; y tomé la corona que tenía en su cabeza, y la argolla que traía en su brazo, y las he traído acá a mi señor. 
11 Entonces David, asiendo de sus vestidos, los rasgó; y lo mismo hicieron los hombres que estaban con él. 
12 Y lloraron y lamentaron y ayunaron hasta la noche, por Saúl y por Jonatán su hijo, por el pueblo de Jehová y por la casa de Israel, porque habían caído a filo de espada. 
13 Y David dijo a aquel joven que le había traído las nuevas: ¿De dónde eres tú? Y él respondió: Yo soy hijo de un extranjero, amalecita. 
14 Y le dijo David: ¿Cómo no tuviste temor de extender tu mano para matar al ungido de Jehová? 
15 Entonces llamó David a uno de sus hombres, y le dijo: Ve y mátalo. Y él lo hirió, y murió. 
16 Y David le dijo: Tu sangre sea sobre tu cabeza, pues tu misma boca atestiguó contra ti, diciendo: Yo maté al ungido de Jehová. 

David venía de practicar su hobby (masacrar pueblos ajenos), cuando en una de esas, se aparece un amalecita que le cuenta al futuro rey, sobre la muerte de Saúl y su novio Jonatán. 

¿Puede haber algo más ridículo e irreal?

¿Qué amalecita en su sano juicio, se acercaría a Israel, sabiendo que los judíos venían de matarlos vez tras vez? Más o menos como un judío viajando a Alemania nazi en 1942.

Y bueno, este amalecita, terminó como todos los de su patria que aparecen en la Biblia: asesinado.

Así que usted sabe amigo lector, si usted es amalecita (*), viaje a Atenas, Berlín, Viena, Budapest, Bucarest... pero nunca a Tel Aviv. Seguro que le entierran un cuchillo en el pecho (como decoración, ¿eh? Nada personal).

(*) Leyendo la Biblia, a los amalecitas los masacran enteramente, pero después se regeneran solos como si fuesen estrellas de mar. En una de esas tenemos un lector amalecita.

En fin, ¿usted realmente cree que este libro está inspirado por un ser infinitamente inteligente  y superior a nosotros?
¿O serán sólo historias bien humanas, de gente psicótica y arcaica?

__________


Conclusiones

Son contundentes:

*¿Cómo puede, estimado cristiano, llamarnos “inmorales” a los que no creemos lo que usted, cuando alegremente lee este genocidio como quien lee una receta de cocina?

Sí que tenemos moral, y más alta que la de su dios. No seríamos capaces de matar la mascota de alguien con quien tenemos pleito, pero el “buen” Jehová mata a la mascota, sus pulgas, el dueño, sus hijos, todos sus parientes, destroza cada una de sus pertenencias, y por si las dudas, también asesina al vecino y todos sus conocidos. 

Pero eso sí: ¡amaos los unos a los otros!

*La discriminación en la comparativa entre Amalec y Nínive es lapidaria.

*Y sobre todo esto: está bien claro, que resulta soberanamente hipócrita, que un cristiano le diga a sus niños: “¡Dios es el mejor amigo de los niños! Como yo escuché mil veces.

No le oculte estas trágicas historias a sus peques. Por lo menos dígales: “¡Dios es el mejor amigo de los niños no amalecitas!” y cuénteles sobre el pueblo de Amalec. 

De lo contrario, está impidiéndole a sus chiquitos, hacerse una idea de las cosas por sí solos. Que ellos decidan si quieren amar con todo su ser, a un asesino inmisericorde de niños como ellos.

No les oculte la realidad... aunque sea desmedidamente brutal y horrenda.



_______________

(*) Nota Final:

El autor de esta publicación es "JM Di Negri", fiel seguidor y colaborador de este Blog; quien amablemente me solicitó el compartir este artículo con el resto de los lectores; y al no estar en contra de la filosofía del Blog, es un honor para mí el poder publicarlo. El mismo "Di Negri" se encargará de responder las dudas de los lectores a través de los comentarios.

_____________


 Ver Sección: Análisis Bíblico.



Ver Artículos sobre: El Rey David








Ver:










                          

ARTICULOS RELACIONADOS


“Leer correctamente, la Biblia es la fuerza más potente para el ateísmo jamás concebida”

Isaac Asimov