Buscar este blog

domingo, 31 de enero de 2010

Los Zombies de Mateo.

Existen un par de versículos en Mateo que nunca los he podido comprender completamente; he leído y tenido muchas conversaciones sobre una posible explicación o justificación de los mismos y las respuestas son diversas y nada razonables. Me estoy refiriendo al extraño caso de lo que he denominado “Los Zombies de Mateo”. Es una de las historias más bizarras y poco sensatas que he leído en los evangelios; tan es así que ningún otro evangelista dijo algo al respecto a pesar de lo curioso del supuesto hecho.

Mateo nos cuenta en un par de versículos que momentos después de la muerte de Jesús (¿o después de su resurrección?) salieron de las tumbas los cadáveres de personas santas y se pasearon por la ciudad y los vieron mucha gente. Veamos los versículos originales:

Mateo 27,52-53 (52 y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron;53 y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos.)

Al mejor estilo de George A. Romero los cadáveres revividos de algunas personas salieron de sus tumbas y salieron a la calle.

Muy pocos creyentes Cristianos se atreven a negar este hecho literal, los que lo hacen suelen aludir una especie de parábola o interpretación paralela sobre el día de la resurrección o el ya clásico “rapto” del cual serán objeto los cristianos verdaderos para ascender a los cielos. Pero en su gran mayoría de verdad creen que hubo en esa época “muertos vivientes” caminando por las calles de Jerusalén.

Estas resurrecciones de Mateo no son las únicas que describen los evangelios. La resurrección de Lázaro (Juan 11,38-44); El hijo de la viuda de Naín (Lucas 7,12-16); Y en el Antiguo Testamento la clásica resurrección de un niño en Sereptá por parte del profeta Elías (1 Reyes 17,17-24). En estos tres casos de resurrección vemos que son claramente explicados por sus escritores, pero en el asombroso caso de Mateo, solo son mencionados como de pasada, sin darle casi importancia al suceso.

Lo que realmente me impresiona de esta extraña historia de Mateo es, como se mencionó antes, que solo es nombrada por este evangelista, siendo obviada por el resto, incluso por el mismo Juan autor de un evangelio y que fue testigo de primera mano de estos hechos.

Un evento tan impresionante como el ver salir a cadáveres de las tumbas y pasearse por la ciudad no hubiese pasado desapercibido por los numerosos historiadores y escritores que abundaban tanto en Jerusalén y en las regiones cercanas; y vemos un silencio absoluto de estos escritores sobre este apocalíptico caso. No hay ningún registro histórico del suceso.

Mi gran pregunta para usted lector Creyente Cristiano es: ¿De verdad usted cree que esto ocurrió en realidad?; ¿Cómo explica que no sea mencionado por ningún otro evangelio ni en los documentos posteriores bien sean canónicos o apócrifos?; ¿Como justifica que ningún documento ni historiador de la época haga la más mínima referencia a “Cadáveres ambulantes”?

Les diré mi humilde opinión: es totalmente falso. Es un hecho que nunca ocurrió ni puede ocurrir ya que no es posible que los cadáveres resuciten y menos al estilo “Thriller”. No sé que intención pudo haber tenido Mateo al relatar esta escena, pero su veracidad está en entredicho. En artículos posteriores analizaremos muchas de estas historias relatadas por la a veces desvariada prosa de Mateo.

Por supuesto, no soy dueño de la verdad y puedo estar soberanamente equivocado, es solo mi sentir personal en este asunto. Pero si se analiza de forma imparcial, la evidencia tiende a inclinarse ligeramente hacia la falsedad literal de Mateo en estos versículos.

Claro, amigo creyente lector, si no puedo creer que un cadáver de varios días pueda cobrar vida y caminar, se puede imaginar mi opinión sobre la resurrección del personaje más importante del Cristianismo. Ya tendremos tiempo más delante de profundizar en este interesante tema.

ARTICULOS RELACIONADOS

"El cristiano se gloría en la muerte de un pagano, porque por ella Cristo mismo es glorificado."            San Bernardo de Clairvaux

sábado, 30 de enero de 2010

El Papa dice que la Iglesia Católica debe dialogar con los ateos

Excelente Noticia… ¡En buena hora!

La Iglesia Católica es el movimiento cristiano religioso que cuenta con más fieles y es el que posee más poder e influencia en el mundo tanto directamente en sus súbditos como en las políticas gubernamentales. Por eso es admirable que el mismo Papa Benedicto XVI que ha sido catalogado como ultra conservador proponga este dialogo de entendimiento y amistad. A pesar de no estar casi nunca de acuerdo con las opiniones de Mister Ratzinger (creo que su visión del control de la natalidad es un verdadero asco) creo que su petición es acertada y aplaudible. Obviamente las razones que alude para tomar esta decisión (para que sea más fácil engancharnos a Dios) son algo ingenuas, la idea es interesante. Normalmente los Ateos del mundo suelen estar rodeados de odios y violencia por parte de un minúsculo grupo de ultra fundamentalistas cristianos, por lo que es esperanzador leer noticias como esta.

El Papa dice que la Iglesia Católica debe dialogar con los ateos

Vía “EFE”

El papa Benedicto XVI dijo hoy que la Iglesia Católica debe dialogar también con los ateos y abrir una especie de “patio de los gentiles”, donde los hombres pueda de alguna manera engancharse a Dios.

El Pontífice hizo esta manifestación en el discurso que dirigió hoy a la Curia Romana y al Governatorato (gobierno) de la Ciudad del Vaticano, con motivo del tradicional intercambio de felicitaciones en Navidad.

El Obispo de Roma recordó una cita del profeta Isaías y dijo que el templo debe ser una casa de rezos para todos los pueblos y afirmó que los creyentes deben acoger a los agnósticos y a los ateos.

“Al actual diálogo con las religiones debe agregarse sobre todo el diálogo con aquellos para los que la religión es una cosa extraña, para los que Dios es un desconocido y que deseen acercarse a Él al menos como ese Desconocido”, afirmó el Papa.

El Papa agregó que el “cielo no está cerrado” y que Dios “está cercano a los hombres”.

Reiteró que África necesita “reconciliación, justicia y paz” y señaló que los sufrimientos y penas de la historia reciente de África y de otras partes del planeta muestran que “los contrastes no resueltos y profundamente radicados pueden llevar a explosiones de violencia, en la que cualquier sentido de humanidad parecen perdidos”.

Recordó su peregrinación a Tierra Santa, que le llevó a Jordania, Israel y los Territorios Palestinos, y dijo que la visita al Memorial del Holocausto “Yad Vashem”, de Jerusalén, fue un “encuentro sobrecogedor con la crueldad de la culpa humana”.

Fue el encuentro -agregó- “con el odio de una ideología ciega (el nazismo), que sin justificación alguna envió a millones de personas a la muerte y que quiso echar del mundo también a Dios, el Dios de Abraham, de Isaac y Jacob y el Dios de Jesucristo”.

Fuente: Noticias 24. Link (aquí)

ARTICULOS RELACIONADOS

"Creer en dioses y creer en fantasmas es idéntico. Dios se toma como una palabra más respetable que fantasma, pero no significa más que eso."    E. Haldeman-Julius

viernes, 29 de enero de 2010

Evolución, Teorías y Leyes Científicas

Una de las principales excusas utilizadas por parte de algunos creyentes cristianos para desacreditar a la Evolución Biológica es el frecuente uso de la siguiente frase: “Al fin y al cabo, la evolución es solo una teoría”, está tan arraigada esta expresión que incluso ha sido declarada como reglamentaria en ciertos estados de USA para justificar su uso en el sistema educativo básico de “El diseño inteligente” como una alternativa a la evolución. Esta suele ser una afirmación algo ingenua porque el que la dice trata de indicar que no está “demostrada” y que una vez “demostrada” se convertirá en una ley o un hecho.

Existe entre las personas no relacionadas con el campo de las ciencias una profunda confusión con respecto a esta terminología, incluso dentro del mismo ámbito científico, los términos pueden variar de acuerdo a las tendencias filosóficas que lo citen. Pero no es lo mismo decir “teoría” en el área de las ciencias que en el área de las matemáticas o en la vida diaria. Hay que hacer aclaraciones en ese punto.

Que nos dice la RAE con respecto a esta terminología:

Teoría. (Del gr. θεωρiα). f. Conocimiento especulativo considerado con independencia de toda aplicación.

Ley. (Del lat. lex, legis). f. Regla y norma constante e invariable de las cosas, nacida de la causa primera o de las cualidades y condiciones de las mismas.

Pero esta definición es bastante básica y abstracta. Veamos que nos dicen los amigos de Wikipedia con respecto a “Teoría” y “Teoría Científica”

Teoría: Una teoría es un sistema lógico compuesto de observaciones, axiomas y postulados, así como predicciones y reglas de inferencia que sirven para explicar de manera económica cierto conjunto de datos e incluso hacer predicciones, sobre qué hechos serán observables bajo ciertas condiciones. Las teorías además permiten ser ampliadas a partir de sus propias predicciones, e incluso ser corregidas, mediante ciertas reglas o razonamientos, siendo capaces de explicar otros posibles hechos diferentes de los hechos de partida de la teoría.

Teoría científica: Planteamiento de un sistema hipotético-deductivo que constituye una explicación o descripción científica a un conjunto relacionado de observaciones o experimentos. Así, una teoría científica está basada en hipótesis o supuestos verificados por grupos de científicos (en ocasiones un supuesto, no resulta directamente verificable pero sí la mayoría de sus consecuencias). Abarca en general varias leyes científicas verificadas y en ocasiones deducibles de la propia teoría. Estas leyes pasan a formar parte de los supuestos e hipótesis básicas de la teoría que englobará los conocimientos aceptados por la comunidad científica del campo de investigación y está aceptada por la mayoría de especialistas.

Las personas no acostumbradas a esta terminología sueles pensar que las “Teorías” están sujetas al error y no están comprobadas; y asumen que las “Leyes” son exactas, inapelables y que no hay nada superior a eso en términos demostrativos.

Veamos que dice de nuevo Wikipedia sobre la “Ley”, aclarando que nos referimos a las leyes científicas, no a las leyes de derecho o judiciales.

Una ley científica es una proposición científica que afirma una relación constante entre dos o más variables, cada una de las cuales representa (al menos parcial e indirectamente) una propiedad de sistemas concretos. Se define también como una regla y norma constante e invariable de las cosas, nacida de la causa primera o de las cualidades y condiciones de las mismas. Por lo general, se expresa matemáticamente.

El primer malentendido es que la ciencia “demuestra” teorías. Las teorías nunca se “demuestran”, sólo se confirman mediante la observación; pero tal confirmación siempre es provisional. No importa cómo de bien o cuánto ha sido confirmada una teoría científica, siempre está sujeta a falsación o corrección por nuevas observaciones.

El segundo malentendido es que una teoría es una ley o hecho “no demostrado”, o, a la luz de lo anteriormente comentado, una ley o hecho no confirmado. Las teorías científicas, leyes y hechos son tres tipos distintos de afirmaciones. Unos pocos ejemplos históricos ilustrarán las diferencias:

La Ley de Boyle (V = kT/P) relaciona tres hechos sobre un gas (Volumen, Temperatura, y Presión) y es familiar a todos los buceadores SCUBA. La Teoría Cinética de los Gases (Maxwell y Boltzmann) no sólo explica por qué la Ley de Boyle es aproximadamente cierta, sino también por qué y cuándo es demostrablemente falsa.

La Ley de las Proporciones Fijas afirma que los elementos químicos se combinan entre sí en proporciones enteras fijas por peso. Está basada en hechos como: el dióxido de carbono consta de 3 partes de carbono y 8 partes de oxígeno. La Teoría Atómica de la Materia (Dalton) intentó explicar por qué esto es cierto. La Teoría Mecánico Cuántica de la Estructura Atómica (Bohr, Heisenberg, Pauli, Pauling, et al) explica por qué esto es sólo aproximadamente cierto y cuándo es demostrablemente falso.

Las Leyes de Mendel afirman que las características heredadas se propagan a las siguientes generaciones en frecuencias expresables como ciertas proporciones enteras simples. Está basada en varios hechos que Mendel observó en plantas de guisantes. La Teoría de la Genética Molecular (Sutton, Morgan, Dobzhansky, McClintock, Watson, Crick, et al) no sólo explica por qué las Leyes de Mendel son aproximadamente ciertas, sino también por qué y cuándo son demostrablemente falsas.

La Ley de Hubble afirma que la velocidad a la que una galaxia distante se aleja de la Tierra es directamente proporcional a su distancia a la Tierra. Está basada en ciertos hechos, incluyendo los desplazamientos al rojo en el análisis espectrográfico de la luz de cierto tipo de estrellas. La Teoría del Big Bang (Friedmann, LeMaitre, Gamov, et al), basada en la Teoría de la Relatividad General (Einstein), explica por qué la Ley de Hubble es aproximadamente cierta.

Estos ejemplos lo dejan bien claro: Las Leyes no siempre son exactas.

De acuerdo, ya lo vamos entendiendo mejor… las Leyes son expresadas de forma matemática, a través de de cálculos algebraicos; mientras que las Teorías son mas de observación, lógica y raciocinio. Es decir: Las teorías son Cualitativas y las leyes son Cuantitativas.

En su uso normal, la palabra “evolución” a menudo se refiere tanto a un hecho como a la teoría. La evolución es un hecho. Se ha observado directamente. La evolución es el cambio con el tiempo en la distribución de los alelos genéticos (“genes”) de una población. En este sentido, son poblaciones las que evolucionan y no los individuos. La evolución se ha observado en numerosas situaciones. Una población de una única especie (los individuos son capaces de aparearse y reproducirse) puede quedar separada y sujeta a un entorno distinto. Con el tiempo, la distribución de alelos en las dos poblaciones divergirá. En algún punto, los individuos de las dos poblaciones, no serán capaces de aparearse y reproducirse entre sí. Una única especie ha evolucionado en dos. La evolución es un hecho observado.

El gran problema de esto es que solemos relacionar y confundir la terminología mundana con la científica. En la vida cotidiana utilizamos el término “Teoría” para expresar una idea que no esta comprobada. Por ejemplo: “Mi teoría es que para llegar más rápido tomemos la carretera…” y asociamos este concepto popular con las ciencias.

A manera de conclusión podemos decir que en el campo de la biología (donde no existen leyes matemáticas universales) una “Teoría” es el nivel máximo de comprobación. Es decir, no hay nada superior que una Teoría, al menos en términos biológicos. Las “Leyes” están aplicadas principalmente a los campos matemáticos y abstractos.

No es fácil entender bien esto, ya que dejamos afuera términos relacionados y confusos como Especulación, Hipótesis, Conjetura y tantos más que suelen parecerse y que se aplican en diferentes situaciones.

Hasta el ya desaparecido Juan Pablo II hizo una correcta diferenciación terminológica. Hablando ante la Academia Pontífica de ciencias, en un mensaje titulado "La verdad no puede contradecir la verdad" el 23 de octubre 1996; dijo que: "la teoría de la evolución es más que una hipótesis". En otras palabras reconoció que si bien la teoría de la evolución da respuesta al origen material del hombre, el alma es un producto de Dios.

Para concluir les presento una serie de respuestas plantadas por gente común y corriente sobre la popular pregunta: ¿Qué diferencia hay entre Teoría y Ley? Observamos que muchas de estas impresiones son erróneas y suelen colocar a las Teorías en un grado menor a las Leyes. (Todas estas respuestas fueron tomadas de Yahoo respuestas y fueron colocadas tal y como fueron escritas. Los nombres de las personas no se señalan por razones obvias):

  • La teoria es algo que aun no es comprobado como cierto; como por ejemplo la de la Evolución de Darwin, y en cambio una Ley es algo que es invariable de la situación y es absoluto, como la Ley Gravitacional de Newton.
    La teoria se aplica cuando aun no estas seguro de los resultados de tu investigación, y la Ley se aplica cuando ya estas seguro de su invariabilidad y de que es comprobable mediante el método cientifico.
  • teoría se refiere a una suposicion que no se ha comprobado y una ley es aquella que ya ha sido comprobado y experimentado la cual ha pasado por el metodo científico aplicando todos sus pasos y una vez hecho esto y al llegar a una conclusion veridica, esa teoria que se tenia se llega a convertir en una ley
  • la teoria es solo algo q esta en el aire, no ha sido llevada a cabo ni comprobada, la ley es un postulado, algo oficial y definitivo.
  • la teoria es algo que es sin provar o es simple mente en suppositions y ley es algo practico y aplicable
  • la ley es cuando algo ya esta probado cientificamente o mediante un proceso quimico, fisico o matematico que se puede conseguir, te da un parametro como las leyes de la gravedad ya que estas no se pueden modificar ni fluctua su forma de presentarse
  • una teoria es algo que no se a podido confirmar por medios conocidos y solo se supone paso de tal modo ..se trata de dar explicacion a algun asunto solo con unos pocos datos y pistas .. como la teoria del big bang del universo ..no hay nada confirmado que asi haya empezado el universo de esa forma sin embargo es muy probable que asi sea
  • La teoria, es solo una hipotesis que quienes las presentan se basan en observaciones de hecho que no estan estrechamente relacinado con la teoria.
    La ley es la hipotesis comprobada experimentalmente, y cuyo efecto se da en absolutamente todo, desde lo vivo hasta lo inerte.
  • En resumen:
    Teoría: suposición algo que no es 100%, seguro sujeto a cambios.
    Ley: Comprobado con hechos y pruebas al 100%.
  • hipotesis...es una supòsicion del caso....para llegar a una teoria concreta...? la ley del principio....es mediante un estudio formulado....? todas tienen gran relacion entre si
Parte de este articulo fue tomado de la investigación de James S. Freeman: 2002. link http://ola4.aacc.edu/jsfreeman/TheoryandLaw.htm


ARTICULOS RELACIONADOS

"Los hombres creen divina a la epilepsia simplemente porque no la entienden. Pero si llamaran divino a todo lo que no entienden, bueno, no habría final para las cosas divinas."  Hipócrates

jueves, 28 de enero de 2010

Darwin. De la fe al Agnosticismo Científico.

Charles Darwin es quizá el personaje más citado en las tertulias y conversaciones entre religiosos y científicos pero a la vez uno de los menos comprendidos. Es referencia obligada en cualquier dialogo o discusión entre la ciencia y la fe.

Transcribir una mera biografía de Darwin no tendría sentido, por lo que trataremos de visualizar brevemente algunos aspectos puntuales de su vida principalmente en relación a la religión.

-Darwin no pertenecía a la Iglesia Católica, por lo tanto no tenía conflictos directos con esta institución.

- Darwin perteneció a la Iglesia Anglicana, y padeció luego de sus publicaciones una fuerte censura y rechazo por parte de un gran sector de la misma.

- Estudió teología en la Universidad de Cambridge con la intención de convertirse en sacerdote de la Iglesia Anglicana. Durante estos estudios nunca se cuestiono la validez de la Biblia como la explicación del origen del mundo y los seres vivos que lo habitan; pero durante su aventura científica a bordo del Beagle, la fe de Darwin se fue deteriorando ante el cúmulo de evidencias que contradecían todas las verdades supuestamente incuestionables del Libro del Génesis.

- Desde muy joven hasta el final de sus días padeció un fuerte conflicto interno por causa de su fe y la influencia de sus trabajos; aunque el afirmaba estar en paz internamente.

- Este creciente escepticismo le traería graves conflictos con su esposa Emma, una mujer muy devota y religiosa. Estos enfrentamientos llegaron al punto máximo cuando desde 1849 dejó de asistir los domingos a la iglesia y optó por pasar ese tiempo reflexionando en el campo sobre sus ideas.

- Dos años después, la muerte de su adorada hija Annie a los 10 años de edad, como consecuencia de una tuberculosis, fue lo que le hizo perder definitivamente la fe. Para Darwin, la crueldad y el sufrimiento del mundo no parecían compatibles con la existencia de un Dios omnipotente que se preocupara por sus criaturas.

- Charles Darwin vislumbró desde el principio que su Teoría de la Evolución iba a caer como una bomba sobre los dogmas establecidos de la fe cristiana. Pasaron dos décadas hasta que finalmente se atrevió a publicar ‘El Origen de las Especies’.

- Poco antes de publicar esta obra le escribió una carta a su amigo Joseph Hooker donde Darwin manifestó que se sentía «como un hombre a punto de confesar un crimen»

- Para la Inglaterra victoriana del siglo XIX, la idea de que todas las especies vivas (incluyendo el ser humano) no habían sido creadas de un día para otro por la mano de Dios, sino que habían evolucionado durante millones de años mediante un proceso de selección natural, suponía una impertinente blasfemia.

- Darwin tuvo que sufrir la humillación de ver su inconfundible rostro barbudo caricaturizado sobre el cuerpo de un mono casi inmediatamente después de publicada su obra “El Origen de las Especies” en 1859.

- Darwin y lo que enseguida vino a llamarse el "darwinismo" se enarbolaron como bandera del ateísmo científico del siglo XIX; los cuales lo encontraron como una confirmación de su exclusión de Dios.

- Es realmente poco probable que Darwin aspiraba fundar una especie de movimiento cultural y filosófico basado en sus descubrimientos e investigaciones.

- Darwin nunca quiso definirse públicamente como ateo, y dejó escrito que “el agnosticismo es una descripción más correcta de mi postura”.

Afortunadamente muchas de las reflexiones de Darwin fueron expresadas en su Autobiografía donde plantea de forma muy humilde y humana los más profundos sentimientos de su ser interior. Asombra el tono humano y sencillo como expone Darwin sus ideas y dudas. "He intentado componer el relato de mí mismo que viene a continuación como si hubiera muerto y estuviera mirando mi vida desde otro mundo" (1). Estos pensamientos y recuerdos fueron escritos al dictado por sus hijos sin intención alguna de que se publicaran jamás. Después de la muerte de Darwin, su hijo Francis Darwin publicó una versión abreviada en 1892.

Algunas afirmaciones que normalmente creemos y damos como ciertas, pero que Darwin nunca insinuó ni dijo (2):

1. El hombre desciende del mono
Este mantra, repetido hasta la saciedad, no forma parte del darwinismo. En su obra de referencia, El origen de las especies, Darwin no abordó el linaje humano, pero "al día siguiente de publicarlo, la gente ya decía que el hombre viene del mono".Los detractores de Darwin lo ridiculizaron en caricaturas que mostraban al eminente científico convertido en un simio peludo. En realidad, la idea no era novedosa para la ciencia de mediados del XIX, sino que aparecía sugerida en trabajos de otros científicos, como Thomas Henry Huxley.

  
2. La evolución es una escalera que conduce al ser humano 
El del hombre y el mono es un caso particular de un error más general, entender la evolución como una carrera de relevos en la que una especie cede el testigo a otra. A esta confusión contribuye un recurso gráfico mil veces utilizado: un simio caminando tras una fila de antropoides con rasgos cada vez más humanos hasta llegar al hombre. Pero ni el ser humano desciende del mono, ni ninguna especie viva se ha detenido a medio camino de la evolución para dar el relevo a otra. Para el primatólogo Josep Call, la humana es solo "una especie más".


3. Los organismos evolucionan para adaptarse al medio
Esta acepción de evolución respeta el diccionario, pero no el concepto científico de evolución biológica: no evolucionan los organismos, sino las especies o los linajes. Entre los protoevolucionistas anteriores a Darwin, el francés Jean Baptiste Lamarck propuso que los organismos se adaptaban al medio y legaban esas adaptaciones a su progenie; por ejemplo, la jirafa estiró el cuello para comer y produjo crías con cuellos más largos. El modelo de Darwin reveló que es el medio el que selecciona a los mejor adaptados a la supervivencia y reproducción. Sin embargo, hoy el lamarckismo sigue infiltrando cierta interpretación popular de la evolución.


4. El darwinismo es un dogma
Ni siquiera Darwin se liberó por completo del lamarckismo. Al desconocer la genética y los mecanismos de mutación y herencia, Darwin no sabía cómo se producen las variaciones sobre las que actúa la selección natural, lo que le hizo proponer un rocambolesco mecanismo de herencia para las modificaciones que el organismo adquiría a lo largo de su vida: si un individuo fortalecía un músculo, sus células liberaban unas gémulas que llevaban esta información al esperma o al óvulo para que la progenie naciese con el músculo más desarrollado. Cuando más tarde se divulgaron las leyes de la herencia formuladas en la misma época por el monje checo Gregor Mendel, muchos científicos las rechazaron por considerarlas contrarias al darwinismo: Mendel planteaba una herencia matemáticamente predecible y estática. No fue hasta la década de 1930 que genética y evolución confluyeron en la llamada teoría sintética.


5. Darwin explicó el origen de la vida
Darwin no pretendió revelar el origen de la vida, sino solo su evolución una vez que existieron los primeros seres.

6. Darwin inventó los conceptos de evolución y de supervivencia del más apto
Las ideas de antepasados comunes y de transmutación de unas especies en otras aparecen ya en los escritos de Anaximandro, filósofo griego del siglo VI a.C., así como de otros pensadores en Occidente y Oriente. Algunos de estos autores se basaban en la observación de los fósiles. Incluso una noción primitiva de selección natural aparece ya en la Grecia clásica. Pero la expresión "supervivencia del más apto" no fue acuñada por Darwin, sino que la adoptó en ediciones posteriores de El origen tras haberla leído en los Principios de Biología del filósofo victoriano Herbert Spencer, quien a su vez había inventado el eslogan al incorporar a su obra las ideas publicadas por Darwin. Ni siquiera el término evolución aparece una sola vez en El origen; este vocablo se popularizó más tarde y también Spencer fue uno de los primeros en emplearlo.

 
7. Los pinzones de las Galápagos inspiraron el eureka
Rara vez la ciencia avanza por eurekas; lo habitual, también en el caso de Darwin, es un progreso continuo y laborioso que bebe de múltiples fuentes. En cuanto a los pinzones, que con sus picos adaptados a diferentes alimentos han pasado a la historia como las musas de Darwin, no aparecen siquiera mencionados en El origen. En esta obra, Darwin se limitó a exponer la comparación entre las aves en general de este archipiélago y de otros lugares. En obras posteriores, Darwin sí recurriría a la comparación de especies, pero su interés no se centró en los pinzones, sino en los sinsontes.


8. Darwin refutó la creación bíblica
La fijación de los fundamentalismos religiosos por Darwin como enemigo supremo induciría a pensar que fue el británico quien destronó a la Biblia como pauta para explicar la historia natural. No fue así. En el Reino Unido, la sociedad victoriana sufría ya antes de Darwin una crisis de fe de etiología compleja, donde la razón se imponía a la revelación. A ello contribuyeron los descubrimientos en geología, que restaban crédito a la creación narrada en el Génesis en favor de una Tierra formada lentamente a lo largo de millones de años y por los mismos fenómenos que actúan hoy, no por grandes catástrofes repentinas como el diluvio universal. Esta teoría fue formulada por el geólogo y cristiano devoto Charles Lyell, y ejerció una fuerte influencia en el pensamiento de Darwin.

9. Darwin perdió la fe por su ciencia y fue enemigo de la religión
Ni Darwin fue un ateo militante, ni se convirtió al cristianismo en su lecho de muerte. Ambas visiones corresponden a manipulaciones de su figura, que se ha tomado como enemigo o modelo desde trincheras opuestas. Darwin explicó en su autobiografía las razones que le llevaron a abandonar la fe, y fueron argumentos sencillos que cualquier persona sin conocimientos científicos podría utilizar: las contradicciones entre distintas religiones reveladas, la negación de un Dios cruel y castigador o el rechazo a una supuesta condenación eterna para los paganos. Y su última conversión antes de morir es otro mito sin pruebas. Pero Darwin no eligió su papel como blanco del fundamentalismo religioso. Respetó las creencias de otros, como su propia esposa, y se unió al agnosticismo científico adoptado por figuras como su amigo y colega Thomas Henry Huxley

10. La Evolución es solo una teoría
Recientemente, un semanario católico publicaba un artículo en el que, sin negar la doctrina evolucionista, se afirmaba que "las teorías de Darwin siguen siendo una hipótesis. Falta constatación empírica". En tales afirmaciones subyace el error de equiparar la teoría a la pura especulación. Se asume su validez cuando las pruebas merecen la aprobación de la comunidad científica. En 150 años se han aportado miles de indicios que impulsan la teoría evolutiva en el sentido que lleva desde entonces, y ni uno solo en el sentido contrario.

A manera de Conclusión.

- Darwin no era Ateo.

- Darwin era Agnóstico.

- Darwin no era Creyente.

- Darwin evitó la polémica y las discusiones públicas sobre su fe y creencias.

- Darwin no se convirtió a la fe en su lecho de muerte.

- La influencia de los trabajos de Charles Darwin constituyen un estandarte invaluable para el Ateismo científico y prácticamente la muerte definitiva de la teoría Creacionista.

Gracias Darwin…

____________________________________________

(1) Charles Darwin, Autobiografía, Selección  Francis Darwin, Tomo I, Alianza Editorial, Madrid, 1977, p. 41

(2) Parte de este segmento fue tomada de una publicación del articulista Javier Yanez para la pagina “Publico.es”. Link: Aquí

 
ARTICULOS RELACIONADOS
 
 

miércoles, 27 de enero de 2010

Humor Gráfico: Dioses.

Hoy en la sección de humor les muestro una serie de graficos o viñetas muy interesantes y divertidas, pero que están orientadas hacia los diferentes Dioses que existen en el universo. Pues si, amigos Creyentes Cristinos, hay muchos Dioses, sino pregúntenle a los Hindúes. Claro ustedes dirán “Esos Dioses son falsos, el mío es el verdadero”, cuando eso es exactamente lo que los adoradores de los otros Dioses dicen del de ustedes.

Pero dejemos el parloteo y vamos a disfrutar de las ilustraciones… y recuerden, es solo diversión…

 

 img1701

 

 

 

 

 

dodot-dioses 

 

 

 

ARTICULOS RELACIONADOS

martes, 26 de enero de 2010

Spee, Brujas e Inquisición. (Parte 2)

la inquisicion copia

Hoy continuaremos con la segunda parte del asombroso testimonio de Friedrich von Spee y el extracto de su libro Cautio criminales en el cual reveló todo el secreto y las injusticias de los juicios por brujería por parte de la Santa Inquisición de la Iglesia Católica en el siglo XV. (Ver primera parte aquí)

21. Cuando la mujer ha sido afeitada y examinada, la torturan para hacerle confesar la verdad, es decir, para que declare lo que ellos quieren, porque naturalmente no hay otra cosa que sea ni pueda ser la verdad.

22. Empiezan con el primer grado, es decir, la tortura menos grave. Aunque dura en exceso, es suave comparada con las que seguirán. Así, si confiesa, ¡dicen que la mujer ha confesado sin tortura!

23. Ahora bien, ¿qué príncipe puede dudar de su culpabilidad cuando le dicen que ha confesado voluntariamente sin tortura?

24. La condenan pues a muerte sin escrúpulos. Pero la habrían ejecutado aunque no hubiese confesado; porque, en cuanto la tortura ha empezado, la suerte ya está echada; no puede escapar, tiene que morir a la fuerza.

25. El resultado es el mismo tanto si confiesa como si no. Si confiesa, su culpa es clara: es ejecutada. Cualquier retractación es en vano. Si no confiesa, la tortura se repite: dos, tres, cuatro veces. En delitos excepcionales, la tortura no tiene límite de duración, severidad o frecuencia.

26. Si, durante la tortura, la vieja contorsiona sus facciones con dolor, dicen que se ríe; si pierde el sentido, que se ha dormido o está bajo un hechizo aletargador. Y, si está aletargada, merece ser quemada viva, como se ha hecho con alguna que, aunque torturada varias veces, no decía lo que los investigadores querían.

27. E incluso confesores y curas afirman que murió obstinada e impenitente; que no se convirtió ni abandonó su íncubo, sino que mantuvo su fe en él.

28. Sin embargo, si muere bajo tanta tortura, dicen que el diablo le rompió el cuello.

29. Después de lo cual el cadáver es enterrado debajo del patíbulo.

30. Por otro lado, si no muere bajo tortura y si algún juez excepcionalmente escrupuloso no osa torturarla más sin mayores pruebas o quemarla sin confesión, la mantienen en la cárcel y la encadenan con la máxima dureza para que se pudra hasta que ceda, aunque pueda pasar un año entero.

31. La acusada no puede liberarse nunca. El comité investigador caería en desgracia si absolviera a una mujer; una vez arrestada y con cadenas, tiene que ser culpable, por medios justos o ilícitos.

32. Mientras tanto, sacerdotes ignorantes y testarudos acosan a la desgraciada criatura a fin de que, sea cierto o no, se confíese culpable; de no hacerlo así, dicen, no puede ser salvada ni participar en los sacramentos.

33. Sacerdotes más comprensivos o cultos no la pueden visitar en la cárcel para evitar que le den consejo o informen a los príncipes de lo que ocurre. Lo más temible es que salga a la luz algo que demuestre la inocencia de la acusada. Las personas que intentan hacerlo reciben el nombre de perturbadores.

34. Mientras la mantienen en prisión y bajo tortura, los jueces inventan astutos mecanismos para reunir nuevas pruebas de culpabilidad con el fin de declararla culpable de modo que, al revisarse el juicio, algún facultativo universitario pueda confirmar que debía ser quemada viva.

35. Hay jueces que, para aparentar una escrupulosidad suprema, hacen exorcizar a la mujer, la transfieren a otra parte y la vuelven a torturar para romper su aletargamiento; sí mantiene silencio, entonces al menos pueden quemarla. Ahora bien, en nombre del Cielo, me gustaría saber: si tanto la que confiesa como la que no perecen del mismo modo, ¿cómo puede escapar alguien por inocente que sea? Oh mujer infeliz, ¿por qué has concebido esperanzas a la ligera? ¿Por qué, al entrar en la cárcel, no admitiste en seguida lo que ellos querían? ¿Por qué, mujer insensata y loca, deseaste morir tantas veces cuando podrías haber muerto sólo una? Sigue mi consejo y, antes de soportar todos estos males, di que eres culpable y muere. No escaparás, porque sería una desgracia catastrófica para el celo de Alemania.

36. Cuando, bajo la tensión del dolor, la bruja ha confesado, su situación es indescriptible. No sólo no puede escapar, sino que también se ve obligada a acusar a otras que no conoce, cuyos nombres con frecuencia ponen en su boca los investigadores o sugiere el ejecutor, o son los que ha oído como sospechosas o acusadas. Éstas a su vez se ven forzadas a acusar a otras, y ésas, a otras, y así sucesivamente: ¿quién puede dejar de ver esto?

37. Los jueces deben suspender esos juicios (e impugnar así su validez) o quemar a su familia, a ellos mismos y a todos los demás; porque todos, antes o después, son acusados falsamente; y, tras la tortura, siempre se demuestra que son culpables.

   38. Así, finalmente, los que al principio clamaban con mayor fuerza para alimentar las llamas se ven ellos mismos implicados, porque no atinaron a ver que también les llegaría el turno. Así el Cielo castiga justamente a los que con sus lenguas pestilentes; se crearon tantas brujas y enviaron a la hoguera a tantas inocentes…

(Auto de fe.  Pedro Berruguete en 1475)

Von Spee no especifica ni describe los métodos de torturas utilizados en estos juicios. En artículos posteriores le dedicaremos nuestra atención.

Luego de leer esto creo que tanto Creyentes como Ateos quedamos estupefactos. Es increíble que en algún momento de la historia de la humanidad hubiesen ocurrido hechos semejantes. Ni siquiera puedo imaginarme la angustia que sería estar en el lugar de cualquiera de las condenadas. Y lo lamentable, amigo Creyente Cristiano, es que todo esto se hizo en nombre de Dios y bajo la sombra protectora de la Santa Biblia. Claro, seguro responderán. “Eso no lo hizo Dios, lo hicieron los hombres” y los Protestantes más férreos culparán directamente a los Católicos. Pero, ¿No lo han pensado?… Dios es Amor, y es Omnisciente. Es decir, que lo sabe todo. Dios sabía que eso estaba ocurriendo y no utilizó su Omnipotencia para evitarlo. ¿Dónde estaba Dios cuando estos hechos?...

Discúlpenme pacientes lectores, pero si pudiesen analizar esto de forma imparcial, estoy seguro que me entenderían…

 

ARTICULOS RELACIONADOS

lunes, 25 de enero de 2010

Spee, Brujas e Inquisición. (Parte 1)

 

Friedrich von Spee (1591 - 1635) fue un jesuita y poeta alemán más conocido como un acérrimo enemigo de los juicios por brujería. Spee fue la primera persona en su tiempo que habló con fuerza y con argumentos en contra de la tortura en general. Fue el primero en considerar que la tortura no es una manera de obtener la verdad de alguien. Fue el confesor de muchas de las mujeres acusadas por brujería y se angustió ante el asesinato y tortura masiva de estas mujeres. Debido a sus protestas y acciones en contra de tan primitivo método logró que su voz fuese escuchada y se comenzó la abolición de los infames juicios.  Antes de recibir su castigo, murió víctima de una epidemia de peste... atendiendo a los afligidos como cura de la parroquia(*)

En 1631 publicó Cautio Criminalis (Precauciones para los acusadores), un libro bastante pequeño donde explicaba y condenaba los brutales métodos de tortura utilizados por la Santa Iglesia Católica en los juicios de brujas. Transcribiremos aquí un extracto de 38 puntos que Spee expuso en su libro. Debido a lo extenso del articulo se dividirá en dos partes.

1. Por increíble que parezca, entre nosotros, alemanes, y especialmente (me avergüenza decirlo) entre católicos, hay supersticiones populares, envidia, calumnias, maledicencias, insinuaciones y similares que, al no ser castigadas ni refutadas, levantan la sospecha de brujería. Ya no Dios o la naturaleza, sino las brujas son las responsables de todo.

    2. Así, todo el mundo clama para que los magistrados investiguen a las brujas… a quienes sólo el chisme popular ha hecho tan numerosas.

    3. Los príncipes, en consecuencia, piden a sus jueces y consejeros que abran los procesos contra las brujas.

    4. Los jueces apenas saben por dónde empezar, ya que no tienen evidencias [indicia] ni pruebas.

    5. Mientras tanto, la gente considera sospechoso este retraso; y un informador u otro convence a los príncipes a tal efecto.

    6. En Alemania, ofender a estos príncipes es un serio delito; hasta los sacerdotes aprueban lo que pueda complacerles sin preocuparse de quién ha instigado a los príncipes (por muy bien intencionados que sean).

    7. Al final, por tanto, los jueces ceden a sus deseos y consiguen empezar los juicios.

    8. Los jueces que se retrasan, temerosos de verse involucrados en asunto tan espinoso, reciben un investigador especial. En este campo de investigación, toda la inexperiencia o arrogancia que se aplique a la tarea se considera celo de la justicia. Este celo también se ve estimulado por la expectativa de beneficio, especialmente para un agente pobre y avaricioso con una familia numerosa, cuando recibe como estipendio tantos dólares por cabeza de bruja quemada, además de las tasas incidentales y gratificaciones que los agentes instigadores tienen licencia para arrancar a placer de aquellos a los que convocan.

    9. Si los desvaríos de un demente o algún rumor malicioso y ocioso (porque no se necesita nunca una prueba del escándalo) señalan a una pobre mujer inofensiva, ella es la primera en sufrir.

10. Sin embargo, para evitar la apariencia de que se la acusa únicamente sobre la base de un rumor, sin otras pruebas, se obtiene una cierta presunción de culpabilidad al plantear el siguiente dilema: o bien ha llevado una vida mala e impropia, o bien ha llevado una vida buena y propia. Si es mala, debe de ser culpable. Por otro lado, si su vida ha sido buena, es igual de condenable; porque las brujas siempre simulan con el fin de aparecer especialmente virtuosas.

11. En consecuencia, se encarcela a la vieja. Se encuentra una nueva prueba mediante un segundo dilema: tiene miedo o no lo tiene. Si lo tiene (cuando escucha las horribles torturas que se utilizan contra las brujas), es una prueba segura; porque su conciencia la acusa. Si no muestra temor (confiando en su inocencia), también es una prueba; porque es característico de las brujas simular inocencia y llevar la frente alta.

12. En caso de que éstas fueran las únicas pruebas, el investigador hace que sus detectives, a menudo depravados e infames, hurguen en su vida anterior. Esto, desde luego, no puede hacerse sin que aparezca alguna frase o acto de la mujer que hombres tan bien dispuestos puedan torcer o distorsionar para convertirlo en prueba de brujería.

13. Todo aquel que le desee mal tiene ahora grandes oportunidades de hacer contra ella las acusaciones que desee; y todo el mundo dice que las pruebas contra ella son consistentes.

14. Y así se la conduce a tortura, a no ser, como sucede a menudo, que sea torturada el mismo día de su arresto.

15. En esos juicios no se permite a nadie tener abogado ni cualquier medio de defensa justa porque la brujería se considera un delito excepcional [de tal enormidad que se pueden suspender todas las normas legales de procedimiento], y quien se atreve a defender a la prisionera cae bajo sospecha de brujería personalmente… así como los que osan expresar una protesta en estos casos y apremian a los jueces a ejercitar la prudencia, porque a partir de entonces reciben el calificativo de defensores de la brujería. Así que todo el mundo guarda silencio por miedo.

16. A fin de que pueda parecer que la mujer tiene una oportunidad de defenderse a sí misma, la llevan ante el tribunal y se procede a leer y examinar -si se puede llamar así- los indicios de su culpabilidad.

17. Aun en el caso que niegue esas acusaciones y responda adecuadamente a cada una de ellas, no se le presta atención y ni siquiera se recogen sus respuestas; todas las acusaciones retienen su fuerza y validez, por muy perfectas que sean las respuestas. Se le ordena regresar a la prisión para pensar más detenidamente si persistirá en su obstinación… porque, como ha negado su culpabilidad, es obstinada.

18. Al día siguiente la vuelven a llevar fuera y escucha el decreto de tortura, como si nunca hubiera rechazado las acusaciones.

19. Antes de la tortura, sin embargo, la registran en busca de amuletos; le afeitan todo el cuerpo y le examinan sin moderación hasta esas partes íntimas que indican el sexo femenino.

20. ¿Qué tiene eso de asombroso? A los sacerdotes se los trata del mismo modo.

 

(*)  Fragmento del libro “El mundo y sus demonios” de Carl Sagan, pag 392

(Continua en el próximo articulo)

 

ARTICULOS RELACIONADOS