lunes, 8 de julio de 2024

La “Duda” de Cristianos y Ateos




La “Duda” de Cristianos y Ateos



Tres Mitos Sobre La Duda Cristiana


PorJimmy Wallace

Publicado30 de julio de 2021

Se ha escrito mucho sobre el tema de la duda religiosa. Paul Thagard, escribiendo en el Canadian Journal of Philosophy, define la duda como "un estado cognitivo/emocional causado por la incoherencia de una afirmación relevante para los objetivos de una persona". En su obra The Thomas Factor: “Usando tus dudas para acercarte a Dios”, el profesor Gary Habermas define la duda de otra manera, como “la falta de certeza sobre la veracidad del cristianismo, la propia fe o cómo se aplica a la vida real”. situaciones”. Habermas, quien pasó por un largo período de dudas religiosas sostenidas, advierte sobre una serie de “mitos” en torno a la duda que él cree que son insalubres y engañosos.


Mito #1:“La duda es lo opuesto a la fe y en realidad es incredulidad”.

Sobre este punto, el filósofo y autor cristiano Os Guiness aclara: “Dudar es vacilar entre los dos, creer y no creer al mismo tiempo y, por lo tanto, estar 'en dos mentes'”. Es importante tener en cuenta esta distinción; uno podría experimentar dudas religiosas sin dejar de ser un creyente. De hecho, las Escrituras están llenas de ejemplos de creyentes que experimentan y luchan con la duda sin dejar de ser hijos de Dios, incluido Abraham. Santiago 2:23 dice esto de Abraham: “Se cumplió la Escritura que dice: Y Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios”.

Sin embargo, Abraham demostró grandes dudas en cuanto a las promesas que Dios le había hecho. Aunque Dios le prometió que Dios lo protegería y bendeciría, mientras estaba en Egipto, Abraham temió por su vida a tal punto que mintió sobre su matrimonio con el Faraón. Incluso después de que Dios lo rescató sobrenaturalmente a él y a Sara, Abraham cometió el mismo error cuando fue abrumado por el temor del rey Abimelec. Si bien Abraham claramente tenía dudas acerca de las promesas que el Señor le había hecho, las Escrituras nunca consideraron a Abraham como un incrédulo. En cambio, las Escrituras tratan a Abraham como un gran hombre de fe que experimentó repetidos momentos de duda religiosa. Si bien las dudas pueden llevar a la incredulidad, ambos son conceptos separados y distintos que no deben confundirse entre sí.


Mito #2: “La duda no debe admitirse ni discutirse ya que es básicamente un defecto de carácter”.

Es fácil ver por qué alguien podría llegar a esta conclusión al examinar la historia de Abraham a la que se hace referencia anteriormente. Después de todo, cualquier hombre dispuesto a entregar a su esposa a otro para salvarse debe tener más que unos pocos defectos de carácter. Sin embargo, incluso si fuera una verdad universal que la duda siempre se origina en un defecto de carácter, todavía habría buenas razones para hablar de dudas religiosas. En un estudio publicado en el Journal for the Scientific Study of Religion, los autores Christopher G. Ellison y Neal Krause descubrieron que suprimir la duda religiosa no conducía a menos dudas ni a una mayor creencia.

En cambio, se encontró que la supresión de la duda estaba correlacionada con el desarrollo de una duda más religiosa. Las Escrituras parecen apoyar la idea de que la duda es normativa y debe ser discutida; A lo largo del Antiguo y Nuevo Testamento se ponen de manifiesto con frecuencia las dudas religiosas del pueblo de Dios. Si Dios quisiera que nos quedáramos callados ante las dudas, es poco probable que Él fuera tan explícito en las Escrituras acerca de las numerosas dudas de sus siervos.


Mito #3: “La duda nunca produce resultados positivos”.

A pesar de la reacción “instintiva” que muchos sienten al escuchar que un ser querido tiene dudas, el proceso de dudar en sí mismo puede conducir a una experiencia de fe más fuerte. En un artículo dirigido a una audiencia general, Enfoque a la Familia escribió una vez: “El cristianismo no se trata de tener fe sólo en la fe... Más bien, es una confianza sólida basada en evidencia convincente... Esto implica que el proceso de hacer propia la fe Probablemente esto implique algo de trabajo duro”. Estas afirmaciones de Focus on the Family están bien respaldadas por investigaciones.

En el mismo estudio del Journal for the Scientific Study of Religion mencionado anteriormente, Ellison y Krause descubrieron: “Las personas que reciben más apoyo espiritual de los miembros de su iglesia tendrán más probabilidades de buscar crecimiento espiritual cuando surjan dudas sobre la religión”. El estudio también encontró que estas mismas personas experimentaron menos dudas religiosas en general.

Parece que las personas que experimentaron el apoyo de su comunidad religiosa y vieron la duda como una oportunidad de “trabajar duro” terminaron con una fe más fuerte, especialmente en comparación con aquellos que suprimieron sus dudas religiosas. Os Guiness sostiene lo mismo, afirmando: “La persona que tiene el coraje de retroceder [y examinar sus dudas] cuando es necesario es la que al final continúa”. [14]

Cualquier persona religiosa (quizás incluso las personas no religiosas) debe esperar la duda y es algo que debe aceptarse y abordarse en lugar de evitarse e ignorarse.

Muchos de los mitos que rodean la duda religiosa pueden ser perjudiciales para el crecimiento espiritual. Si la duda se trata como una cualidad fea o incluso pecaminosa, será cada vez más probable que la gente intente suprimir sus dudas en lugar de buscar apoyo. La experiencia personal de Habermas, el estudio científico sobre este tema e incluso las Escrituras mismas cuentan otra historia. Cualquier persona religiosa (quizás incluso las personas no religiosas) debe esperar la duda y es algo que debe aceptarse y abordarse en lugar de evitarse e ignorarse.

Traducido del original:

https://coldcasechristianity.com/writings/three-myths-about-christian-doubt/

_____________



3 razones por las que la gente duda de la existencia de Dios (Publicación Cristiana)


Por Claudia Kalmikov

02 de febrero de 2023

La vida es dura. Luego se añade una tragedia o una decepción a la mezcla y la persona promedio pregunta: “Si Dios existe, ¿dónde estaba?” Todo el mundo conoce a alguien que ha hecho esta pregunta o la ha hecho ellos mismos. Hay diferentes razones por las que una persona dudaría de la existencia de Dios. Las circunstancias juegan un papel muy importante. Aquí están algunos a considerar.


1. Duda emocional

Cuando uno duda de que Dios existe, ya sea porque le sucedió algo terrible o porque otra persona o una iglesia lo decepcionó, esto es una duda emocional. Entonces es cuando escuchamos: “¿Por qué Dios dejó morir a mi ser querido?” O “¿Por qué Dios permitió que eso me pasara a mí?” Cuando esto sucede, nos sentimos tentados a pensar: "Si Dios es todo bueno, todo amor y todo poder, y no detuvo esa tragedia, entonces o no es del todo bueno, todo amor y todo poder, o simplemente no es todo bueno, todo amor y todo poder". no existe”. Esta es una respuesta emocional a un evento que probablemente iniciará un alejamiento de Dios en el corazón de la persona que hace las preguntas.

El apóstol Pedro escribió que debemos estar alerta, que nuestro adversario, el diablo, ronda como león rugiente esperando a quien devorar (1 Pedro 5:8). Satanás espera la oportunidad de meterse en nuestras cabezas y dice: “Jesús no existe. Si lo hubiera hecho, habría evitado que esto me sucediera”. Esta es una mentira del abismo del infierno. Permítanme recordarles que Satanás es un mentiroso y cuando miente, habla su lengua materna. Porque es mentiroso y padre de mentira (Juan 8:44). La única manera de superar esos pensamientos es conocer las Escrituras. Incluso el Diablo conoce las Escrituras. Se lo citó a Jesús cuando lo tentó en el desierto.


2. Duda moral

La duda moral surge cuando alguien afirma que no existe Dios porque está incurriendo en algún tipo de pecado o adicción y no quiere que Dios exista.

Un día un amigo me envió un mensaje de texto. Ella dijo que tenía una amiga que había sido criada en la iglesia cristiana, y ahora, de repente, esta amiga estaba haciendo preguntas sobre la existencia de Dios, el problema del mal, etc. Empecé a hacerle preguntas sobre esta “amiga”. Le pregunté qué tipo de objeciones estaba planteando acerca de Dios. ¿Por qué crees que lo hace ahora? Las objeciones de su amiga estaban por todos lados. Era como si estuviera aferrándose a un clavo ardiendo, tratando de hacer que Dios desapareciera. Cuando me di cuenta de esto, le expliqué que a veces, cuando las personas cometen pecados, no quieren que Dios exista porque ahora tendrían que rendir cuentas ante Dios. Finalmente regresó y me dijo que su “amigo” era su hijo y que se estaba acostando con su novia. Le dije que él no quiere que Dios exista porque sabe que está involucrado en pecado. Pero eso no significa que Jesús no resucitó de entre los muertos y que el cristianismo no sea verdadero. Eso es lo que le diría en lugar de jugar al topo con él.

La duda moral se reduce a esto: la autoridad. ¿En quién pone uno su autoridad? ¿En Dios o en uno mismo? Una persona que lucha con dudas morales quiere ser su propio Dios.


3. Duda intelectual

A veces, la gente tiene preguntas legítimas sobre Jesús y la resurrección. Hice. Tenía preguntas como, ¿qué significa que Jesús murió por nuestros pecados? ¿Por qué tenía que ser Él? ¿Por qué Dios eligió a María para ser la madre virgen de Jesús? ¿Por qué vino Jesús cuando lo hizo? Tenía muchas preguntas. No me bastó con decir que era cristiano. Quería saber por qué debería ser cristiano. por que es tan importante? Entonces, fui a un estudio bíblico intenso y prolongado durante varios años, luego a seminario, después del cual obtuve no solo respuestas sino también una fe mucho más fuerte. Estudié apologética porque no creo que sea suficiente que uno diga que es cristiano sin poder explicar por qué. Si no sabemos por qué somos cristianos, ¿cómo podemos convencer a alguien de que debería serlo? Entonces, esto es lo que aprendí. Soy cristiana, no porque mis padres fueran cristianos ni porque el cristianismo fuera nuestra tradición familiar. Soy cristiana porque el cristianismo es verdadero.

El cristianismo es verdadero porque ocurrió un hecho.

Esta es la cuestión: uno puede tener preguntas legítimas u objeciones a la existencia de Dios debido a sus circunstancias. Pero ninguno de ellos tiene relación alguna con el hecho objetivo e histórico de que Jesús es Dios y resucitó de entre los muertos, y eso es lo que hace que el cristianismo sea verdadero.

La Biblia ofrece relatos de testigos presenciales de la vida, muerte y resurrección de Jesús. Cornelio Tácito, Luciano de Samosata y Flavio Josefo son sólo algunos historiadores que no eran cristianos, pero que escribieron sobre los relatos históricos de la vida, muerte y resurrección de Jesús. También hay evidencia arqueológica de que los relatos bíblicos de la vida, muerte y resurrección de Jesús son ciertos.


Pensando con nuestros sentimientos

Jeremías 17:9 nos dice que el corazón es engañoso más que todas las cosas, y perverso. ¿Quién puede saberlo? Lo que Jeremías nos está diciendo aquí es que nuestros corazones pueden mentirnos. Cuando uno atraviesa una prueba o una tragedia, es peligroso escuchar los sentimientos en lugar de lo que sabemos que es verdad. Los sentimientos pueden llevarnos por una línea de pensamiento que no necesariamente nos lleva a la verdad ni a las mejores decisiones.

Entonces, ¿Cuál es la solución para pensar en nuestros sentimientos? Conozca las Escrituras. Si conocemos las promesas de Dios, podemos recordarlas cuando las necesitemos, en lugar de pensar con nuestras emociones y tomar decisiones de por vida basadas en sentimientos en lugar de utilizar el pensamiento crítico. ¿Cuál es la solución para dudar de Dios debido a nuestras circunstancias? Sepa que la historia es verdadera, lo creamos o no. No depende de nuestras circunstancias. La resurrección es un evento histórico objetivo que ocurrió en el tiempo. Esa afirmación es cierta independientemente de nuestras circunstancias.

Claudia es una apologista cristiana, oradora nacional y bloguera con una Maestría en Apologética Cristiana de la Universidad de Biola.

Traducido del original:

https://www.christianpost.com/voices/three-reasons-why-people-doubt-the-existence-of-god.html

______________



Fe y duda (Cartas al editor del New York Times)


¿Deberíamos evitar afirmar con certeza si Dios existe o no?

2 de abril de 2016

Al editor: En “Dios es una pregunta, no una respuesta” (The Stone, Sunday Review, 27 de marzo), William Irwin escribe: “Cualquier ateo honesto debe admitir que tiene sus dudas, que ocasionalmente piensa que podría estar equivocado, que podría haber un Dios después de todo”.

A muchos ateos “honestos”, incluyéndome a mí, no les interesa en absoluto considerar la cuestión de Dios. Aparte de la simple verdad de que la pregunta no me interesa, la existencia de un dios o dioses no cambiaría la forma en que vivo mi vida y, por lo tanto, no tiene ningún valor para mí. También me parece una pérdida de tiempo y atención preguntarme sobre lo incognoscible cuando hay tantas preguntas interesantes y urgentes con respuestas reales esperando ser reveladas.

No asumiría que los dilemas teológicos de otra persona no los benefician de alguna manera, y el Sr. Irwin no debería asumir que mi falta de interés en esas mismas preguntas me deja espiritualmente empobrecido, o que mi “duda de indiferencia” no tiene “beneficios claros”. "

La cuestión que debemos llegar a aceptar no es que algunos creen y otros no; No somos, como escribe Irwin, “socios en una conversación continua, abordando una cuestión persistente”. Lo que hay que aceptar es el hecho de que muchos ateos no encuentran duradera la pregunta y prefieren tener una conversación sobre otra cosa.

Stacy Schierholz

Seattle

_______


Al editor: La duda y el cuestionamiento son, por supuesto, parte de la creencia y la fe, pero desearía que William Irwin no hubiera usado tantos “debería” en su ensayo, como si hubiera una batalla que librar entre creyentes y no creyentes con estos “debería” como reglas de enfrentamiento.

Muchos de los que se consideran fieles (incluyéndome a mí) dirían que la fe les fue dada, espontáneamente y, por lo tanto, innegable, aunque también desagradable, inquietante y aterradora al principio. Pero eso no conduce necesariamente a una rigidez de pensamiento o de creencias.

La mejor descripción que conozco, de Hebreos 11:1, es una aceptación de la ambigüedad, sin dejar de expresar una creencia firme: “La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.

Sophronia Camp

Cambridge, Mass.

_______


Al editor: Leí con interés “Dios es una pregunta, no una respuesta”. Estoy de acuerdo en que no se puede alcanzar una certeza absoluta con respecto a la cuestión de Dios, pero sugiero aspirar a un estándar diferente. En derecho penal, los jurados deben estar convencidos más allá de toda duda razonable y tener una certeza moral para poder condenar. Como abogado litigante que ha pasado más de 50 años examinando las pruebas relativas a la existencia de Dios, llego a la conclusión de que nos ha proporcionado pruebas suficientes para condenarnos, pero nada más. Aplicando ese mismo criterio de duda razonable a la evidencia sobre la resurrección corporal de Cristo, llego a la misma conclusión. Ningún análisis es fácil ni debería serlo.

Warren b. Lightfoot

Birmingham, Alabama.

________


Al editor: William Irwin hace buenos comentarios sobre la necesidad de humildad en las creencias, pero parece tener una comprensión teocéntrica del ateísmo: “Cualquier ateo honesto debe admitir que tiene dudas, que ocasionalmente piensa que podría estar equivocado”.

El ateo honesto no necesita dudar de sí mismo. El ateísmo no es un sistema de creencias sino un repudio de los sistemas de creencias. Un punto en común entre los ateos se puede resumir en una frase popularizada por Carl Sagan: “Afirmaciones extraordinarias requieren evidencia extraordinaria”. Considerar erróneamente el ateísmo como un sistema de creencias que conlleva una carga de prueba equivalente es una táctica común de los apologistas que cometen la falacia del tu quoque (“Tú también”) como táctica desviativa.

Los ateos simplemente no creen en las afirmaciones basadas en la fe de las numerosas religiones del mundo. Muchos de los que se describen a sí mismos como agnósticos caen dentro de la categoría más amplia del ateísmo. Incluso los religiosos más devotos son ateos con respecto a las innumerables otras religiones a lo largo de la historia. Los ateos simplemente van un paso más allá.

Rob Kirkpatrick

Newburgh, Nueva York.

________


Al editor: William Irwin afirma que, sin duda, un Dios todo amoroso no exigiría creer, y no debería usarse como una insignia de honor. Estoy en desacuerdo con esto. Por la definición misma de las palabras “creencia” y “fe”, el individuo pasa de una fase de duda y cuestionamiento a una de seguridad y confianza en sus convicciones. La Biblia es el documento fuente de la tradición judeocristiana. Santiago, autor de uno de los libros de la Biblia, afirma que hay que acercarse a Dios sin dudar, “porque el que duda es como las olas del mar, impulsadas y sacudidas por el viento”.

Lacy Boggess

Danbury, Connecticut.

_________


Al editor: William Irwin sugiere que los ateos y los creyentes tienen algo en común: ambos pueden experimentar dudas sobre la existencia de Dios. Es bien sabido que incluso los creyentes fervientes a veces tienen dudas acerca de Dios. Por otro lado, el Sr. Irwin señala que los ateos pueden en ocasiones considerar que Dios puede existir después de todo. Por tanto, dudan de su ateísmo. Tanto los ateos como los creyentes están paralizados por el hecho aparente de que la existencia de Dios no puede ser probada ni refutada.

Sin embargo, existe un argumento convincente de que Dios es un artefacto de la conciencia humana. La conciencia crea en nosotros un grave problema de identidad. Nos esforzamos por saber cómo llegamos a ser. Dios es sólo la última versión de nuestra incesante búsqueda de identidad. Es naturaleza humana que busquemos a Dios en el mundo natural que nos rodea. Pero es el lugar equivocado. Dios es sólo un producto de nuestra conciencia.

Richard C. Johnson

Tucson

(Miembro de la junta directiva de Freethinking Arizona, una comunidad de humanistas seculares, escépticos, agnósticos y ateos).

__________


Al editor: William Irwin duda desde ser parte del proceso hasta el meollo de todo. Uno pensaría que lo importante es el viaje, no el destino. Está tan enamorado de la duda que la eleva a la categoría de religión, igual a la verdad misma, y ​​no deja dudas sobre su convicción de que es “imposible estar seguro acerca de Dios”. Esta es una afirmación, no un hecho, y debería dar lugar a una fuerte dosis de duda, dado el testimonio y el cambio de vidas de tantas personas en todo el mundo.

Hay una diferencia muy grande entre conocer la existencia de alguien y comprender todo sobre él. Esto es tan cierto respecto de un amigo cercano como respecto de Dios. Y al igual que con un amigo, aunque no podamos saberlo todo, no significa que no podamos saber lo suficiente.

Mario Bladuell

East Hampton, Nueva York.

_______

Traducido del original:

https://www.nytimes.com/2016/04/03/opinion/sunday/faith-and-doubt.html


Ver:


lunes, 1 de julio de 2024

Seis argumentos racionales contra el Ateísmo (Publicación Cristiana)




Seis argumentos racionales

contra el Ateísmo


El sorprendente conflicto entre el Ateísmo y la razón


Autor: Maximillian Kriones

Publicado por Catholicism Coffee

Apologética Católica

5 de octubre de 2022


La gran bandera del ateísmo se alza en lo alto del trono de la ciencia. Se ha convertido en su gran hijo, obteniendo victorias contra la oscuridad de la superstición y la religión. ¿Cómo le irá a la religión después de que sea derrocada por la revolución científica? Es todo menos una ilusión. En este artículo, he investigado minuciosamente y descubierto la verdad quizás más sorprendente de que el ateísmo y la razón, de hecho, no están de acuerdo entre sí. ¡Es todo lo contrario! Hay que elegir entre la razón o el ateísmo, pero no ambos.

Para dejar los términos claros, cuando me refiero al ateísmo, me refiero a una versión popular del ateísmo conocida como naturalismo. Es la creencia de que si existe el universo natural, sólo existen las cosas materiales y nada más. Esta es quizás una de las formas más comunes de ateísmo. Esta aclaración es importante porque la mayoría de los argumentos que presento aquí van en contra de un sistema cerrado de ateísmo. Si afirmas un sistema abierto de ateísmo en el que crees que “hay algo más ahí fuera”, entonces los argumentos que presento pueden tener menos fuerza dependiendo de tus creencias.

Por ejemplo, podrías ser platónico y ateo pero no naturalista. Dejando eso de lado, lanzo varios argumentos independientes que separan el ateísmo y la razón de una manera dramática.


- El argumento epistemológico del Skyhook

En una entrevista con el Dr. Jim Slagle, lanza lo que él llama un “argumento epistemológico del Skyhook”. Podemos resumir su argumento de la siguiente manera:

Argumento: Si el ateísmo es verdadero, entonces cualquier creencia se sostiene y se produce mediante procesos naturales cuyo objetivo no es la verdad. ¿Por qué deberíamos pensar que esto es cierto?

1- Bajo el ateísmo no existe un diseñador inteligente del universo; por lo tanto, ¿por qué pensaríamos que existe alguna función racional dentro de nuestras mentes? Los ateos simplemente suponen que nuestras mentes están naturalmente orientadas hacia la verdad, pero si nuestras mentes son productos de un universo desprovisto de cualquier diseñador inteligente que se hubiera preocupado por la verdad, entonces es poco probable que estén orientadas hacia la verdad.

2- El universo es indiferente a los humanos. No le importa nuestra capacidad de racionalizar verdades. El universo no tiene procesos encaminados a la verdad, es aleatorio y determinista.


- El argumento evolutivo de Plantinga

Alvin Plantinga esboza un poderoso argumento contra el ateísmo en una conferencia en la USC. Dada la evolución y el ateísmo, nuestras mentes evolucionan no según la búsqueda de la verdad sino según lo que es útil para la supervivencia. En términos de creencias, existe una brecha entre la utilidad de una creencia y su veracidad. Una creencia puede ser útil pero falsa. Por lo tanto, nuestras mentes fueron hechas para sobrevivir y ser útiles, pero no para buscar la verdad.

Plantinga cita a Patricia Churchland, una filósofa atea que dice: “reducido a lo esencial, un sistema nervioso permite a un organismo tener éxito en cuatro opciones: huir, luchar, alimentarse y reproducirse”.

A la selección natural no le importa la verdad. Se preocupa por cómo te comportas y tu estructura corporal. Dadas las proposiciones de que el ateísmo y la evolución son verdaderas, la probabilidad (en filosofía, particularmente se llama probabilidad condicional) de que nuestras facultades cognitivas sean confiables es muy baja.

Definición del derrotado: Los “derrotados” en filosofía son argumentos lo suficientemente poderosos como para demostrar que una visión del mundo es incorrecta.

El profesor Mizar esboza el argumento en detalle en un ensayo y demuestra por qué el argumento constituye un derrotado del ateísmo.

Digamos que tengo un medicamento llamado Matrix que hace que tus procesos racionales sean muy poco confiables. Es tan poderoso que tampoco puedes ser consciente de ti mismo y saber que tus creencias no son confiables.

Dada la proposición de que nuestras mentes se formaron para la supervivencia y no para la verdad, la probabilidad de que nuestras mentes no sean confiables es similar a la droga Matrix. Si eso es cierto, el ateísmo debe ser falso porque es producido por una mente poco confiable. ¡Lo irónico es que el ateísmo fuera responsable de esta mente poco confiable!

Plantinga da la vuelta a este argumento y muestra que da evidencia de Dios. Para que nuestras mentes o facultades cognitivas sean confiables, deben estar diseñadas de manera inteligente. Esta es la evidencia de un diseñador inteligente del universo que nos dio mentes confiables.


- El argumento del determinismo

El Dr. Jim Slagle analiza un segundo argumento que genera problemas para el razonamiento basado en el ateísmo.

Argumento: El ateísmo conduce al determinismo porque no tenemos libre albedrío. Si el determinismo es cierto, nuestras creencias no están determinadas por creencias libremente racionalizadas y formadas a partir de la deducción y el razonamiento estaban determinados por acontecimientos externos que son indiferentes a la verdad.

Hay dos pasos para este argumento: primero, ¿el ateísmo conduce al determinismo (también conocido como falta de libre albedrío)? En segundo lugar, ¿significa el determinismo que podemos tener creencias racionales?

La primera es que el ateísmo conduce al determinismo. Esto está confirmado por evidencia científica. La física teórica Sabine Hossenfelder demuestra que el libre albedrío es incompatible con las leyes de la naturaleza. La propiedad de las leyes de la naturaleza significa que si tienes los detalles de las condiciones iniciales, entonces puedes calcular lo que sucederá en todos los demás momentos dadas esas condiciones.

Como dice Sabine Hossenfelder: “En pocas palabras, toda la historia del universo y cada detalle ya se determinó en el Big Bang. Simplemente estamos viendo cómo se desarrolla”.

Esto significa que no tenemos libre albedrío. Todas nuestras decisiones estuvieron predeterminadas en el Big Bang.

El segundo paso es que el determinismo significa la falta de creencias racionales. Esto es bastante simple: nuestras creencias sólo pueden ser racionales si son el resultado de procesos racionales elegidos libremente. Si soy un títere de las leyes de la naturaleza, mis procesos racionales no están guiados por mi libre uso de conocer la verdad. Estaban determinadas más bien por las condiciones iniciales del Big Bang. Por tanto, no están determinados por la verdad, sino por las leyes de la naturaleza.


- El argumento de las intuiciones

En un ensayo y un vídeo, el Dr. Rob Koons desarrolla un triple argumento a partir de las intuiciones. Dos de estos argumentos están específicamente contra el ateísmo.

Definición de intuiciones: Las intuiciones son verdades que instintivamente sabes que son ciertas. Nunca los entendiste lógicamente o mediante argumentación. Nunca los obtuviste de tu experiencia del mundo real. Están ahí, en tu mente. Hay muchos ejemplos de cómo nuestras intuiciones funcionan. Por ejemplo, incluso si nunca ha conocido la lógica formal, comprende cómo funciona un argumento. Incluso si nunca supiste qué constituye el bien o el mal, sabes que torturar a la gente por diversión no es algo bueno. Incluso si nunca supiste matemáticas en absoluto, sabes que combinar una piedra y otra piedra sumaría dos piedras. Sabes todo esto intuitivamente. La mayor parte del desarrollo de nuestra filosofía, lógica, matemáticas y moralidad se basa en estas verdades intuitivas.


Argumento 1: falta de explicación

El ateísmo no logra explicar cómo obtenemos estas intuiciones. Para que nuestras intuiciones sean verdaderas y, por lo tanto, nuestro desarrollo de las Matemáticas, la Lógica, la Moral, etc., también lo sean, deben tener una conexión verdadera con el mundo real. Los ateos tienen dos formas de explicar de manera plausible estas intuiciones.

Respuesta típica: A nuestros antepasados ​​les resultó útil tener tales intuiciones para sobrevivir, por eso hoy heredamos estas intuiciones.

Problema: Anteriormente, ya exploramos que existe una brecha entre utilidad y verdad. Por ejemplo, tomemos las verdades morales. Intuitivamente, encontramos que los sacrificios por causas abstractas son generalmente heroicos. Entonces, si una persona muere como soldado en la guerra, honramos su sacrificio. Sin embargo, si la evolución es verdadera, entonces esta intuición no debería existir en absoluto porque es contraria a la supervivencia. ¿Por qué deberíamos considerar moral el sacrificio cuando lo que es más útil para la supervivencia es el egoísmo? Sólo necesitamos parecer morales frente a los demás, pero no necesitamos llegar hasta el final.

Respuesta típica: la naturaleza nos dio estas intuiciones.

Problema: una vez más, como mencioné anteriormente, la naturaleza es indiferente a nuestra capacidad de encontrar la verdad. Si la naturaleza nos dio estas intuiciones, entonces estas intuiciones no son confiables porque la naturaleza depende de procesos deterministas aleatorios. Esto significa que nuestras intuiciones provienen de estos procesos naturales aleatorios y no de alguna fuente inteligente que las convierta en guías confiables para la verdad.

Conclusión: bajo el ateísmo, nuestras intuiciones no son confiables, lo que socava muchos campos en los que dependemos (como potencialmente las matemáticas, la lógica y la moralidad).


Argumento 2: La falta de confiabilidad absoluta

Definición de mundo posible: en la filosofía analítica moderna, un mundo posible es una forma completa y consistente en que la realidad podría haber sido. Esto se guía por lo que es metafísicamente posible. Por ejemplo, es metafísicamente posible que nunca haya escrito este artículo. Por tanto, existe un mundo posible en el que nunca escribí este artículo.

Dado el ateísmo, supongamos que nuestras intuiciones son precisas dada cualquier razón que proporcione el ateísmo. Aquí hay un problema. Hay miles de mundos posibles en los que nuestras intuiciones fallaron. ¿Cómo no sabemos que estamos en uno de esos mundos posibles?

La falta de una confiabilidad férrea demuestra que el ateísmo puede proporcionar pocas razones para suponer que estamos en uno de los mundos posibles donde nuestras intuiciones son correctas.


- El conflicto entre el ateísmo y la ciencia

En un vídeo, el Dr. Rob Koons desarrolla otro argumento contra el ateísmo. En primer lugar, los científicos se guían por la elegancia y la sencillez a la hora de buscar teorías para explicar los datos. Para ilustrar esto, imagine un gráfico bidimensional con dos puntos. Imagine que esos dos puntos son puntos de datos diferentes. Hay infinitas formas de conectar esos puntos. Pero hay una forma sencilla y elegante: una línea recta.

Por eso descartamos muchas teorías de conspiración. Pueden tener poder explicativo con la capacidad de conectar los puntos, pero a menudo lo hacen sin elegancia y generan teorías muy complicadas que parecen improbables.

Entonces, para que nuestras teorías científicas sean ciertas, las leyes de la naturaleza tendrían que incorporarse con simplicidad y elegancia. Sin embargo, bajo el ateísmo, no hay razón para suponer que las leyes de la naturaleza sean simples o elegantes. El universo es completamente indiferente a nuestra capacidad de aprender sobre él.


- Conclusión

Se han dado múltiples argumentos para demostrar que el ateísmo conduce a mentes poco confiables debido a la evolución, procesos de pensamiento poco confiables debido al determinismo, una falta de explicación de las intuiciones, una falta de una explicación férrea para las intuiciones y una falta de simplicidad incorporada en las leyes. de la naturaleza necesarios para las explicaciones científicas.


Traducido del original:

https://catholicismcoffee.org/6-rational-arguments-against-atheism-catholicism-coffee-729dc7a0b841


Ver: