Buscar este blog

lunes, 24 de febrero de 2020

No estoy 'Bendecida'. Soy Atea y no necesito un Dios al que agradecer o mostrar gratitud. (Opinión y Actualidad)




No estoy 'Bendecida'. Soy Atea y no necesito un Dios al que agradecer o mostrar gratitud.


Desde que saqué a Dios de mi vida, tengo mucho más espacio para todos los demás.

27/11/2019 09:00 am ET
Jennifer Furner
Escritora Invitada

"No creeré en un Dios que pueda elegir qué personas sufren".

Las bisagras gastadas chirrían cuando abro la pesada puerta de madera. Dentro hay una habitación cavernosa, sus paredes hechas de piedra. Al mirar hacia atrás, veo una chimenea con un soporte para troncos de hierro forjado que me recuerda a una araña gigante. La piedra que lo rodea está marcada con cenizas negras.

Está oscuro aquí; dos pequeñas ventanas hexagonales dejan entrar solo una fracción de la luz solar en este día relativamente brillante de noviembre. Un cáliz descansa sobre cada alféizar. Algunas piedras sobresalen más del muro; sobre ellos, los restos de velas.

Aunque la capilla tiene una cualidad vagamente druida, se parece demasiado a una iglesia de la religión organizada que abandoné hace muchos años.

Vine a dar gracias, pero la capilla me pide arrodillarme, rezar, encender una vela, y eso ya no me parece auténtico.

¿Cómo se agradece estando fuera de la religión?

Agradezco a mis amigos, familiares, extraños que preparan mi café. Pero también estoy agradecida por una bondad que no se puede asignar a simples mortales, una bondad, creo, que es más grande que nosotros. Claro, he logrado cosas que contribuyeron a mi felicidad, pero no creo que pueda tomar todo el crédito. Entonces, ¿quien merece ese crédito? ¿El universo? La energía a mi alrededor? ¿La tierra? No es claro. Pero lo que está claro para mí es que no es una deidad.

Vine a la capilla para decir "gracias", pero en su lugar, dije: "No, gracias". Cierro la puerta, volviendo la espalda a la estructura de piedra construida en la ladera de la colina.

La capilla es solo uno de los muchos marcadores religiosos en los más de 60 acres de esta propiedad utilizados para retiros a los que viajo varios fines de semana al año. Hay estatuas de María o José asomándose por debajo de los arbustos, pero también budas sentados en silencio junto a los bancos. Hay cruces que parecen surgir de la hierba, pero también símbolos de otras religiones y formas de pensar. Este lugar celebra lo sagrado en cualquier forma que desee.

No prefiero los símbolos cristianos ni los de ningún otro sistema de creencias. Ya no creo en un ser superior, para decepción de mi madre. Ella es una católica devota y trató de criar a sus hijos para que fueran iguales. Nuestra comunidad católica fue una parte significativa de mi infancia; por esos recuerdos, siempre estaré agradecida.

¿Pero agradecida de quién? Nadie, supongo.


"No creo que las estrellas pop ganen premios porque rezan más que otros. No creo que los jugadores de fútbol hagan touchdowns porque Dios los ha elegido"


De niño, le agradecería a Dios. Me arrodillaba en el suelo, juntaba las manos y miraba al cielo. "Gracias por mantenerme a mí y a mi familia a salvo", fue parte de mis oraciones diarias por la noche. La otra parte fue que pedí algo: más protección, más amor, más paciencia. "Por favor, Dios, ayúdame a ...", diría. Si no recibía lo que pedí, sentía que era mi culpa. Había fallado en complacer a Dios. No era digna de recibir lo que deseaba.

En Estados Unidos, Dios y el agradecimiento a menudo están entrelazados. Cuando las personas están agradecidas, con frecuencia usan la palabra "bendecido". Dios los ha bendecido, ha bendecido sus vidas, ha elegido por cualquier razón divina para derramar sus buenas gracias sobre ellos. Y a cambio, lo adoran, a menos que sean desagradecidos, y luego, a menudo nos dicen, merecen ir al infierno.

Ya no uso la palabra "bendecida".

En cambio, digo "afortunada". No creo en la suerte, exactamente, solo en la arbitrariedad de mi buena fortuna. Mi vida es simplemente un puñado de circunstancias. Si alguna de esas circunstancias hubiera cambiado de alguna manera en algún momento, también cambiaría mi vida.

Prefiero esta vista. No creeré en un Dios que pueda elegir qué personas sufren. Si las personas sufren, es porque las circunstancias de la vida suceden, y sean cuales sean las circunstancias que terminen causando sufrimiento o no. Del mismo modo, no creo que las personas buenas sean recompensadas por ser buenas. No creo que las estrellas pop ganen premios porque rezan más que otros. No creo que los jugadores de fútbol hagan touchdowns porque Dios los ha elegido.

No creo que hubo un día en que desperté y decidí que era atea. Sucedió con el tiempo, a medida que experimentaba más desigualdades en el mundo, a medida que aprendía más sobre la ciencia, y era testigo de más sufrimiento. Mis padres lloran porque algún día no me uniré a ellos en el cielo, pero el único lugar al que he planeado ir por un tiempo ahora es el suelo, donde mi cuerpo puede nutrir la tierra y mi energía puede dar vida a otra cosa.

Creemos en lo que nos brinda la mayor comodidad. Para mis padres, la eternidad es su consuelo. Personalmente me gusta la idea de un final más definitivo. A mi tiempo aquí en la tierra le da más significado saber que solo tengo la cantidad de respiraciones que tomo todos los días para ser la mejor persona que puedo ser. Y dado que he renunciado a Dios, me siento más satisfecha de ser la mejor persona que puedo ser para mí en lugar de seguir las instrucciones de otra persona para vivir.


Una capilla en la propiedad de retiro que Jennifer Furner visita varias veces al año.


Ahora que tengo 30 años, a menudo reflexiono sobre en quién me he convertido y hacia dónde va mi vida. Tengo la suerte de tener el privilegio de tener el tiempo y los medios para visitar esta hermosa propiedad varias veces al año para aclarar mi mente, escribir un poco y estar en comunión con la naturaleza.

Deseo mostrar mi aprecio por todo lo que tengo y todas las cosas que he aprendido hasta ahora. ¿Pero cómo? ¿Y a quién o qué le doy gracias?

Mientras camino por la pradera, lejos de la capilla de piedra, considero las próximas vacaciones designadas para acción de gracias. Pienso en mi familia, mi hermano, nuestros cónyuges, nuestros hijos y mi madre, que pronto se reunirán alrededor de una mesa llena de deliciosos alimentos.

Nuestra educación católica se arraigó en nosotros desde la infancia y la cena está prohibida hasta que nos tomamos de las manos, inclinamos la cabeza y mi madre recita: "Bendícenos, Señor, y estos, tus regalos", o mi hermano ofrece una lista de estilo libre de cómo todos hemos sido bendecidos por Dios. Tomo sus manos, pero en lugar de inclinar la cabeza y cerrar los ojos, simplemente espero. Aprecio que estén agradecidos, y estoy agradecida por las mismas cosas que ellos están. Pero sentada a la mesa, con los ojos abiertos y la boca cerrada, les parezco desagradecida.

Y luego llega la Navidad poco después. Algunas personas se desviven para recordarnos que "Cristo es la razón de la temporada" e insisten en que la forma correcta de saludar a las personas es con un "Feliz Navidad" en lugar de las "Felices Fiestas" más inclusivas. Su insistencia en que toda gratitud y celebración debe dedicarse a un Dios cristiano excluye no solo a las personas de otras religiones, sino también a los ateos como yo; inflige una especie de culpa a quienes solo quieren disfrutar de la nieve, los árboles y las luces centelleantes. Descartan nuestra perspectiva al decirnos que no es suficiente desearnos unas felices fiestas navideñas, siempre se lo debemos a Dios.

Pero mi experiencia después de dejar el catolicismo demuestra lo contrario.

Incluso cuando Dios se ha ido, el agradecimiento permanece.

Sin Dios, soy más consciente de cómo mis acciones afectan a los demás y afectan mi entorno.


Sin Dios, soy más consciente de cómo mis acciones afectan a los demás y afectan mi entorno. No espero que Dios salve nuestro planeta, así que ahora tengo más cuidado con lo que tiro y como menos carne. No espero que Dios salve a la humanidad, así que ahora hablo en contra del odio y trato de ser más paciente y amorosa con mis semejantes. Cuando llega la tragedia, no envío pensamientos ni oraciones; Doy abrazos y comidas y ayudo donde puedo.

A veces lloro no ser parte de la gran comunidad cristiana en este país. Por lo general, me siento como si fuera una minoría y no una mayoría. Pero luego recuerdo que ahora soy parte de una comunidad más grande: la comunidad humana, la comunidad que habita la tierra. Desde que eliminé a Dios de mi vida, tengo mucho más espacio para todos los demás.

Doy vuelta a un camino de grava que me lleva a un valle. En ese valle, se ha labrado un laberinto en las altas hierbas. Es la tarde de otoño perfecta para pasear por el laberinto.

Mientras camino, crujientes tallos de heno se mecen en la brisa, rozando mis manos y mis mejillas. Recojo hojas secas en la punta de mi zapato y las pateo para poder escucharlas crujir. Siento que mis mejillas brillan con enrojecimiento por el pellizco del aire, así que me detengo y me giro para mirar al sol. Levanto la cara, cierro los ojos y dejo que los rayos del sol descongelen mis frías mejillas. Luego continúo con una sonrisa en mis labios.

Cuando llego al claro al final del laberinto, encuentro un ramo de flores secas atadas con un hilo que descansa sobre una roca. Un altar

Me siento obligada a arrodillarme ante él, a juntar mis manos, a dar gracias por este espléndido día de belleza perfecta, por permitirme observarlo y apreciarlo.

Caigo de rodillas, pero en lugar de doblar las manos, las planto en la tierra y luego dejo que mi frente me siga. Abrazo el suelo y, en lugar de enviar mis oraciones al cielo, las susurro al pasto.


Jennifer Furner tiene una maestría en literatura y vive en Grand Rapids, Michigan, con su esposo y su hija. Es escritora y editora independiente, trabaja en una biblioteca y está trabajando en la publicación de sus primeras memorias. Puede encontrar más de sus escritos en su sitio web,  jenniferfurner.com,  y en su página de Medium .


Traducido del original:
https://www.huffpost.com/entry/atheist-gratitude-giving-thanks_n_5dd8094ae4b0913e6f6b9278

_________________


Ver: 
Ver Articulo: Países con más Ateos

Ver Sección: Actualidad y Noticias



                                 ARTICULOS RELACIONADOS

.



"El temor de las cosas invisibles es la semilla natural de lo que cada uno llama para sí mismo religión"

Thomas Hobbes





lunes, 17 de febrero de 2020

Atrocidades Bíblicas explicadas por Creyentes (Colaboración)





Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por un colaborador y amable lector de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. (*)


___________________


Atrocidades Bíblicas explicadas por Creyentes


Acostumbrados a que siempre tenemos que replicarle al cristianismo romano en relación con  sus múltiples incoherencias, es aquí y sin salir del tema religión cristiana, daremos un repaso al otro cristianismo, o sea, el comúnmente conocido por el protestantismo y más en estos tiempos en auge y dominado por los evangélicos. En el fondo tal para cual, pues en realidad los pensamientos y reformas de Martín Lutero y su homólogo Calvino salieron del cristianismo papista, el primero mencionado era fraile agustino. Pero a burradas religiosas no sabemos quien se lleva el “Oscar”, al llevar menos tiempos actuando como tales.

Pero lo absurdo llega al grado máximo de que tanto estos como el resto de los seguidores del personaje Jesús tomaron como principal libro de historia el hebreo la Torá que en realidad no tiene nada que ver con los países pertenecientes a occidente. Que occidente tenga o se inspiren en libros griegos, romanos, etc., así como en historias y costumbres de estos mismos países, se podría entender, pero inspirarse en un libro del cercano oriente que precisamente no nos reconocían como sus escogidos ciudadanos, aún más, nos hacían y hacen llamar gentiles para diferenciarnos de ellos, nos tenga que estar metiendo en la cabeza a base de discordias y guerras tantas idioteces aún costándoles a las arcas de los países millones de dineros, es una aberración.   

Los judíos cristianos, de la rama luterana, vienen obsesionados en afirmar y confirmar que “Dios es amor”. Sin embargo, cuando confirmamos las atrocidades y absurdos que consta en la denominada sagrada Biblia, cosa que por otro lado casi las desconocen, o no interesa profundizar, en principio niegan tales cosas que pudieran estar en el “Libro de los Libros”. Posteriormente y delante de las evidencias apelan para explicaciones extravagantes e irrisorias. 

Veamos algunas de las más frecuentes:


- ¡Vosotros los ateos, desfiguráis la palabra de Dios! Ahí dan por terminada la discusión. Vosotros, por ser ateos no conseguís entender las cosas maravillosas de Dios. Acepten a Jesús como vuestro salvador y todo quedará claro. Pero ¿si ellos ya lo han aceptado, entonces por qué no nos lo explican? ¿No sería más lógico primero analizar y entender para entonces aceptarlo después? ¿Y si aceptamos a Jesús y después el entendimiento no nos llega? ¿Debemos entonces intentarlo con otro dios y otras religiones hasta conseguirlo?

- No debemos cuestionar aquello que está más allá de nuestra comprensión. Si no podemos entender, tampoco no podemos juzgar si es cierto o errado, por lo que no debemos aceptarlo. Puede ocurrir que Dios no exista, (por lo que al ser ateos no lo concebimos), ¿como y quién nos garantiza de que él es bueno y justo?

- Antes de que leamos la Biblia, es menester orar para que Dios nos ayude a entenderla correctamente. La Biblia debería ser clara y evidente, ya qué, si fuese la palabra de Dios, sería importantísima para los hombres. Pero si es positivamente confusa, ¿de quién es la culpa si cada uno de sus pastores y sacerdotes la entienden de maneras diferentes?



- Vosotros los ateos, analizáis la Biblia concienzudamente solo para confundirnos. Vosotros los ateos sois los verdaderos anticristos. O sea, ellos están admitiendo que “esas palabras” de Dios no tienen efectos sobre los ateos y aún pueden ser usadas para el mal. Ellos creen que saben más de Dios de que nosotros que hemos leído el polémico libro para demostrarles que están equivocados, pues a pesar de no haber leído “esas palabras” no consiguen explicar los absurdos y las infinidades de contradicciones.

- Vosotros sois los auténticos anticristos, solamente buscáis cosas malas en la Biblia. Busquen también las buenas. Vosotros os olvidáis de las muchas cosas formidables que Dios ha hecho. Veamos. Un asesino que ayuda a sus protegidos debe ser juzgado por el bien que les hizo a ellos, no por el mal que hizo a una o a cientos de victimas. Un padre que viola a su hija pequeña, ¿debe ser juzgado por las limosnas que da a su iglesia, y no por los delitos y estupores cometidos durante toda su vida particular…?

- Vosotros los ateos tenéis que ver el contexto. El problema de ellos, por supuesto no nuestro, es que nunca consiguen explicar correctamente qué contexto es ese. Es pues que pensamos que ese contexto no existe, y si “existe” es porque ellos quieren que exista.

- Lo importante es el mensaje que Dios nos transmite. ¿Qué mensaje podemos extraer de la orden dada para exterminar a todos los cananeos, violentar a las vírgenes y rajar las barrigas de las gestantes? Además de eso, ya que el tal mensaje nos llegó a través de un pueblo primitivo y bárbaro ¿no será que ellos lo adoptaron para justificar sus atrocidades? O entonces, lo más posible, ¿será simplemente que ellos las inventaron para parecer fuertes y poderosos?

- Los judíos mataron a los cananeos porque ellos adoraban dioses paganos. Ahí preguntamos: ¿qué tiene eso de malo para justificar tan tremendas carnicerías?

- ¡Pero ellos adoraban ídolos de piedras! ¿Y qué? Eso no es justicia en un Dios que dicen ser solamente que es amor… Insistimos, pero no hay respuestas.

- Dios, en su infinita bondad, mandó matar a los cananeos cuando todavía eran pocos para que mas tarde no tuviesen que matar a muchos millones. ¿Qué responder a esa tremenda imbecilidad sobre ese asesinato consentidos de masas, aún con el recochineo momento en que dicen aquello de los diez mandamientos “no matarás?

- Los niños que fueron muertos, en el antiguo testamento, ya estaban condenados al nacer. Predestinación calvinista. En este punto, ya que la Biblia es la misma, ¿que tiene que decir la iglesia católica que es antiabortista?

- Los judíos era un pueblo de cerviz dura, por lo tanto Dios les dio esas leyes, pero Jesús nos trajo la luz definitivamente. ¿Por qué Dios, en su infinita sabiduría, no les dio desde los comienzos las leyes correctas (¿o eran esas mismas?), para que las fuesen mejorando con el tiempo, en ves de incentivar esas barbaries y esperar unos cuantos milenios hasta el envío de Jesús, que por cierto también lo mataron los propios judíos al no reconocerlo como hijo de su dios Jehová?

- Esos conceptos, como atrocidades y absurdas, ocurrieron durante la antigua alianza, Jesús nos trajo la nueva alianza y todo pertenece al pasado. Sí, eso ya es pretérito, y muy cómodo de entenderlo así con esas simplicidades, pero no deja de haber ocurrido. Con el agravante, según la propia Biblia, ¡de que Jesús y Jehová, son los mismos dioses! ¡Sin olvidar el tal espíritu santo… que forman el trío cuando les convienen a unos u otros!

- Dios tuvo que ser severo con su escogido pueblo, algunas veces debido a sus muchos pecados. Y también cruel, injusto, mezquino, envidioso y sujeto a constantes ataques de rabia, hasta con sus propios profetas, como por ejemplo, obligarles a comer excrementos y pasar varios años durmiendo solamente de un lado. Hasta el punto de matar a aquel que le ofrecía el incienso equivocado. Un Dios tan tirano solamente se merece tenerle odio y miedo, jamás amor.

- Cuando ocurrían calamidades a los enemigos de los judíos, ellos las interpretaban como acciones directas de Dios para proteger a su pueblo, el escogido; así consta y está registrado en la Biblia. En verdad, Dios ni siempre intervenía. Las calamidades eran las consecuencias inevitables de sus pecados y la causa de no aceptarlo como el verdadero Dios. Por ejemplo, en el caso de la muerte del primogénito del faraón, como si Dios no tuviese recursos para transmitir sus mandamientos. Tampoco explica qué “consecuencias” son esas, que no envuelven la acción de Dios.

- ¡Él es Dios y puede hacer lo que quiera”. Es decir, ser cruel, injusto, mezquino, colérico, vengativo, etc., etc.

- ¡Pero Dios es amor! Estas respuestas son ridículas. Determinan el esfuerzo de imaginación a que son obligados los creyentes para justificar lo injustificable.

- Dios esterilizó a las mujeres durante algún tiempo antes para que no hubiese niños en el momento del diluvio. ¿Y por que no esterilizó a toda la humanidad, excepto a Noé y su mujer?  De esta manera el diluvio no sería necesario.

- En verdad, lo que parece atrocidades es apenas un problema de traducción erróneo. Basta mirar los originales. Pero ¿dónde coño están esos supuestos originales…? 


Cabe mencionar, ya que viene a colación una frase de un libro que leí hace muchos, muchos años que decía algo así: “Señor, señor dios de los desgraciados, ¿hasta cuando vamos a aguantar tu divina cólera?” Pues ocurre que todavía hay que mencionar esa frase ya si miramos bien la situación en que estamos y relacionado con las religiones en general ellas parecen que hacen todo lo posible para que la tal “divina colera” continúe en pleno siglo XXI y sumando y siguiendo…  



_______________

(*) Nota Final:

El autor de esta publicación es "Zerimar Ilosit", fiel seguidor y colaborador de este Blog; quien amablemente me solicitó el compartir este artículo con el resto de los lectores; y al no estar en contra de la filosofía del Blog, es un honor para mí el poder publicarlo.

______________


Ver:



Ver:
Carta Abierta a los Creyentes 
(Colaboración)

Ver:
Buenas Razones para No Creer
(Colaboración)

Ver:

Los "Milagros" de Jesús 
(Colaboración)

El Misterio de la Trinidad 
(Colaboración)

Ver:
Ateísmo… ¿Eso qué es? 
(Colaboración)

Ver:
Quien es Dios?

Ver:
¿Existió Jesús? 
¡Claro, existieron muchos!


Ver:
Top 10 “Metidas de Pata” de la Biblia.

Ver:
Top 10 Características Indeseables de Dios.