lunes, 1 de junio de 2020

El efecto corrosivo de las excusas Cristianas (Opinión y Actualidad)




El efecto corrosivo de las excusas Cristianas


No le estoy haciendo ningún favor a Dios

Por David Madison (*)
en 22/05/2020

El 10 de mayo de 1941, Rudolph Hess voló solo en un avión de combate Messerschmitt-110 desde Alemania a Escocia. Era uno del círculo íntimo de Adolf Hitler, y estaba "bajo el engaño de que podría organizar un acuerdo de paz", según William L. Shirer ( El ascenso y la caída del Tercer Reich ), quien ofreció esta evaluación: "Para un alemán quien había llegado tan lejos en la guerra de la jungla dentro del Tercer Reich, Rudolf Hess, como todos los que lo conocían podían testificar, era singularmente ingenuo”. Hitler estaba indignado: "... dio órdenes de que dispararan a Hess de inmediato si regresaba ... el Führer esperaba que el extraño episodio se olvidara lo antes posible ..." Los británicos no tomaron a Hess en serio por un momento.

¿Qué estaba pasando dentro de la cabeza de Hess? La verdad salió después de la guerra, como explica Shirer:

Hess "... como algunos de los otros peces gordos nazis —Hitler y Himmler— habían llegado a tener un interés permanente en la astrología. En Nuremberg le confió al psiquiatra de la prisión estadounidense, el Dr. Douglas M. Kelley, que a fines de 1940 uno de sus astrólogos leyó en las estrellas que él estaba designado para lograr la paz. También contó cómo su antiguo mentor, el profesor Haushofer, el Geopolitiker de Munich, lo había visto en un sueño caminando por los pasillos tapizados de los castillos ingleses, trayendo la paz entre las dos grandes naciones 'nórdicas'. Para un hombre que nunca había escapado de la adolescencia mental, esto era algo embriagador y, sin duda, ayudó a impulsar a Hess a emprender su extraña misión en Inglaterra”(ver págs. 834-838 de Rise and Fall ).

El comportamiento de Hess deriva de su sistema de creencias, una mezcla de confianza en la astrología y el valor predictivo de los sueños; sucumbió a este sistema porque su inmadurez mental bloqueó el pensamiento crítico. Esta inmadurez mental generalizada permite que prosperen creencias no evidentes, especialmente las creencias religiosas. Agregue un intenso sentimiento emocional en la mezcla, y las creencias pueden quedar encerradas en el cerebro para siempre. "Una vez cerca del núcleo de la experiencia religiosa", dijo una vez Carl Sagan, "es notablemente resistente a la investigación racional".

A pesar de la próspera industria de la teología (hay miles de seminarios en el mundo), la teología no es mejor que la astrología o la interpretación de los sueños en términos de datos confiables y verificables sobre los que basar sus creencias. Astrólogos: por favor muestren evidencia objetiva de que la posición de un planeta frente a una configuración de estrellas impacta el destino humano. Teólogos: por favor muestren evidencia objetiva por la cual se pueda conocer el diseño o la voluntad de un dios. La carga emocional impulsan estas ideas, probablemente más en teología que en astrología, porque con la primera, la inversión se nutre desde la infancia.





He aquí un espléndido análisis del daño causado por la fe:

"Cinco maneras en que la fe hace al cerebro estúpido":

1. La fe hace que el creyente denigre o niegue la ciencia.

2. La fe hace que el creyente piense que no se necesita evidencia objetiva para creer.

3. La fe hace que el creyente niegue la necesidad de pensar exclusivamente en términos de probabilidades.

4. La fe hace que el creyente acepte experiencias subjetivas privadas sobre la evidencia objetiva.

5. La fe hace que el creyente piense que la fe tiene un método igual o mejor para llegar a la verdad que el razonamiento con base científica.

Este es un daño real. Exactamente lo que el mundo no necesita, especialmente ahora. No es sorprendente que cualquier cosa que disminuya la fe, que socavaría las creencias preciadas, esté llena de excusas. Los predicadores y los sacerdotes convencen a los laicos de que las excusas ofrecidas, los clichés, funcionan. Veamos algunos.

- Dios trabaja de maneras misteriosas

Esos miles de seminarios imparten cursos sobre cómo es Dios, y parte de ese supuesto conocimiento se transmite a los laicos. Probablemente podríamos compilar una lista de mil cosas que los clérigos están bastante seguros de saber acerca de Dios; ¿Cómo podría ser de otra manera con mil páginas de la Biblia para ser extraídas? Además de eso, durante dos mil años los teólogos han estado acumulando sus certezas derivadas de la oración. Karl Barth escribió una obra de doce volúmenes (Church Dogmatics) sobre Dios y su relación con el mundo. ¡Qué impresionante es eso!

Sin embargo, cuando les hacemos preguntas realmente difíciles a estos especialistas cristianos, estos expertos en Dios, nos aseguran que Dios está... esperen: ¡incognoscible! No pueden responder la pregunta más desconcertante: si Dios ama tanto al mundo, ¿por qué hay tanto dolor y sufrimiento? Si es tan poderoso, ¿por qué no interviene? El retiro devoto a la excusa misteriosa; Por alguna razón, Dios se ha negado a dar respuestas.

Las personas con el dolor más profundo imaginable han mirado a sus pastores a los ojos, suplicando respuestas que tengan sentido, si Dios es algo como lo representa la iglesia. Las respuestas no están ahí. En el magnífico drama de Chris Chibnall de la BBC, Broadchurch, sobre el asesinato de un niño de 11 años en un pequeño pueblo costero inglés, los padres se sientan con un joven párroco tratando de calmar su angustia. El padre balbucea algunas palabras: “Solo necesito algunas respuestas, ¿no? Necesitamos ayuda. Tienes contacto con el Grande, ¿por qué no le preguntas? Estamos muy mal aquí abajo".

"Necesito algunas respuestas". Pero sentimos que la mayoría de los laicos no son tan ingenuos. Ellos se conforman con una excusa misteriosa, sin comprender que su esquivo dios no es rescatado por maniobras teológicas superficiales. Cristianos, esto no hace que su Dios se vea bien. Pero también ocurren otras excusas.

- Dios tiene un plan más grande que no conocemos

Por lo tanto, lo que nos parece realmente malo probablemente encaja en el esquema que tiene Dios para el universo. Solo tenemos que confiar en su bondad. Sé paciente, él sabe que lo está haciendo. Su perspectiva es la eternidad, y la humanidad no es más que una pequeña mota en la extensión de las galaxias. Pero eso no funcionará cuando personas reales están sufriendo en tiempo real. ¿Qué pasa con el plan para cada persona individual?

¿Quienes expresan esta excusa estarían dispuestos a presentarse en Auschwitz o Dachau y asegurarles a las miserables víctimas del sadismo nazi que no deben preocuparse? Todo está bien, este horror encaja perfectamente en el Gran Plan de Dios. Aquellos en esta misión tendrían que permanecer en servicio, proclamando este mensaje mes tras mes, año tras año, a medida que las millones de víctimas eran asesinadas. ¿Cómo puede Dios no ser cómplice, permitiendo esta locura colosal? Si él se aferra tercamente a su "plan más grande", entonces la bondad de Dios recibe un gran golpe.

Una derivación del pensamiento del "Gran Proyecto" de Dios es la confianza de que Dios tiene un plan para todos. Muchos cristianos están seguros de que Dios tiene sus ojos en ellos, como lo hace en los gorriones, y que él sabe la cantidad de pelos en nuestras cabezas. Debe haber una razón para un monitoreo tan cercano, ¿y qué más sino que él guía nuestros destinos? Simplemente escriba "Dios tiene un plan para usted" en Google y vea qué aparece. Muchas personas se han dejado llevar por esta inmadurez mental.

Por supuesto, hay textos bíblicos que alimentan este pensamiento, por ejemplo, el mensaje de Jeremías a los judíos en el exilio: "Porque sé los planes que tengo para ti, planes para prosperar y no dañarte, planes para darte esperanza y un futuro". (Jeremías 29:11), y la garantía de Pablo a los filipenses: "estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo" (Filipenses 1:6).

Esto está bien para aquellos que saborean una buena vida, que aman a Jesús, pero el desarrollo de la historia destruye esta teología. Si Dios tiene un plan para todos, ¿está frustrado al no puede llevar a cabo sus planes para los siete mil millones de nosotros? La teología se golpea aquí contra una pared de ladrillos, y no es difícil encontrar ejemplos:

Cuando el asedio nazi de Stalingrado terminó en fracaso, el 2 de febrero de 1943:

"... 91,000 soldados alemanes, incluidos veinticuatro generales, medio hambrientos, congelados, muchos de ellos heridos, todos aturdidos y rotos, estaban cojeando sobre el hielo y la nieve, agarrando sus mantas cubiertas de sangre sobre sus cabezas nuevamente. 24 grados bajo cero en los sombríos y congelados campos de prisioneros de guerra de Siberia... eran todo lo que quedaba de un ejército conquistador que había contado con 285,000 hombres dos meses antes. El resto habían sucumbido. Y de esos 91,000 alemanes que comenzaron la fatigada marcha al cautiverio ese día de invierno, solo 5,000 fueron destinados a ver su Patria nuevamente”. (Shirer, Rise and Fall , p. 932)

Cristianos: ¿Están locos al creer que un Dios cariñoso nos está cuidando? ¿Que esta deidad monitorea las mentes?, ¿Así es como funciona la oración, después de todo, la salud y el bienestar de cada humano? Por eso un gran cristiano como Francis Collins, jefe del Proyecto del Genoma Humano, sugirió que Dios quiere compañerismo con los humanos y "puede manejar el desafío de interactuar con 6 millones de nosotros actualmente en este planeta [ese era el recuento  de la población mundial cuando Collins escribió esto en 2007] e innumerables otros que nos han precedido ... " (El lenguaje de Dios: Un científico presenta evidencia para creer , p. 71)

¿Fue un consuelo para los 91,000 prisioneros alemanes con los que Dios estaba "interactuando"? Por favor: a menos que pueda darnos evidencia confiable y verificable de que Dios tiene un plan para todos, que tiene algún plan, eliminen esta excusa de su arsenal. No hace que tu Dios se vea bien. A pesar de su rango, por cierto, el Dr. Collins no pudo presentar evidencia objetiva de algo parecido a un "lenguaje de Dios".




- Todo sucede por una razón

Este aforismo comúnmente pasa por debajo del radar teológico, es decir, aun sacando la palabra "Dios", la gente dice que parece significar que hay un propósito, tal vez incluso un espíritu guía, que subyace en nuestras vidas. Algún evento cotidiano común que nos desconcierta o nos decepciona resulta, después de todo, trabajar a nuestro favor. Aja!!!, entonces sucedió por una razón. Es un pensamiento reconfortante que la vida está diseñada teniendo en cuenta nuestro bienestar, con la suposición de que Dios está moviendo los hilos (o tal vez un sustituto de Dios, por ejemplo, un santo o ángel de la guarda).

Este pensamiento nos ayuda a rescatarnos del pensamiento aterrador de que la vida es aleatoria. Pero el "todo" inclusive socava esta teología, si eso es lo que es. El propósito benévolo es refutado, como lo es específicamente el teísmo cristiano, por la experiencia humana:

"Sucesos horribles como el tsunami del Océano Índico que mató a 100.000 niños demuestran claramente que el universo no es administrado por un padre invisible que todo lo ama. Ningún creador compasivo idearía terremotos y huracanes asesinos, o cáncer de seno para mujeres y leucemia para niños” (James A. Haught, Religion Is Dying: Soaring Secularism in America and the West ).

El día después del tsunami, le comenté a un colega católico devoto que Dios se había quedado dormido nuevamente. Estaba sin palabras, pero su expresión de pánico y angustia lo decía todo. Cualquier creencia en un buen dios debería haber desaparecido junto con esos 100,000 niños. Tales tragedias abrumadoras e inexplicables no hacen que su Dios se vea bien. Nadie pretende que tales eventos destruyan la teología. De alguna manera, esto también es inexplicable, mi amigo devoto pudo superar el tsunami para mantener la adoración de su dios.

Las excusas de Dios son el camuflaje. Se crean para desviar la atención de la incoherencia del teísmo; en realidad disminuyen el concepto de Dios. John Loftus lo expresó sin rodeos: “La fe impide que el cerebro funcione correctamente. La fe es un sesgo cognitivo que hace que los creyentes sobreestimen cualquier evidencia de confirmación y subestimen cualquier evidencia que no lo confirme”.


(*) David Madison fue pastor en la Iglesia Metodista durante nueve años y tiene un doctorado en Estudios Bíblicos de la Universidad de Boston. Su libro, "Diez problemas difíciles en el pensamiento y las creencias cristianas: un Ministro convertido en Ateo muestra por qué deberías abandonar la fe", fue publicado por Tellectual Press en 2016. Fue reeditado en 2018 con un nuevo Prólogo de John Loftus.



Traducido del original:
https://www.debunking-christianity.com/2020/05/the-corrosive-effect-of-christian.html

______________




Ver:
Carta Abierta a los Creyentes 
(Colaboración)

Ver:
Buenas Razones para No Creer
(Colaboración)

Ver:

Los "Milagros" de Jesús 
(Colaboración)

El Misterio de la Trinidad 
(Colaboración)

Ver:
Ateísmo… ¿Eso qué es? 
(Colaboración)

Ver:
Quien es Dios?

Ver:
¿Existió Jesús? 
¡Claro, existieron muchos!


Ver:
Top 10 “Metidas de Pata” de la Biblia.

Ver:
Top 10 Características Indeseables de Dios.



jueves, 28 de mayo de 2020

Los Campeones de la Infalibilidad (Colaboración)





Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por un colaborador y amable lector de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. (*)


___________________


Los Campeones de la Infalibilidad


Durante gran parte de nuestras vidas, principalmente los que hoy ya sobrepasamos más del medio siglo, fuimos obligados a creer que había dos cosas en este mundo que eran infalibles: el Papa y el preservativo. El mito de la infalibilidad de ambos era algo que ni se llegaba a discutir; los dos conceptuados poderes simplemente no podían fallar; ¡ya está!, ¡eso era todo! 

En relación con los Papas eran y continúan siendo los portavoces de Jesucristo en la Tierra, por lo que ellos están considerados de que vienen desde un antiguo y lejano linaje que empezó con San Pedro allá en los comienzos del cristianismo por tierras del cercano oriente y entonces en manos del Imperio Romano, o sea como hoy día que estamos en manos de los norteamericanos... El preservativo por su parte es un obstáculo in transponible a las aspiraciones de los espermatozoides mal intencionados y dispuestos éstos a fecundar óvulos que no les hacen respetos algunos. Aquí y cada cual dentro de sus propias especialidades, el Papa y el preservativo hicieron justicia a las respectivas reputaciones que representan y raramente dejaban en las estacadas a los millones de fieles que ciegamente creen el ello. 

Fieles, ¿se ha dicho fieles? Sí, porque en los dos casos concretos eran una cuestión de fe. Aquí tanto la infalibilidad del Papa como la del preservativo dependían, en parte, de la fe que depositábamos en ellos. Veamos, vamos por parte. Un ejército que partía para la guerra después de ser bendecido por el Papa tenía muchas más ventajas de vencer en las batallas si los soldados creían en las fuerzas de aquellas sagradas bendiciones. Al mismo tiempo un pene equipado con un preservativo también partía para la batalla armado de una confianza que lo tornaba invencible si su titular creía en las fuerzas de aquella protección. 

Por supuesto, en relación con el Papa solamente la fe no era suficiente. Pobre de los ejércitos que no se preparasen adecuadamente para la guerra. Lo mismo ocurría con el preservativo si no lo fabricaban caprichosamente con goma de suprema calidad. 

En realidad y ateniéndonos a la historia, el Papa y el preservativo han demostrado dar pruebas de sus respectivas infalibilidades. Ejércitos que tenían todos los síntomas de perder las guerras las ganaron de buenas a primera gracias a las bendiciones recibidas de ante manos por el Papa de turno. Lo mismo ha ocurrido con el paso de trillones de espermatozoides en marcha chocaron con sus narices en el látex, gracias a la protección del potente preservativo. 

Sabido es pues que durante mucho tiempo las dos infalibilidades convivieron en armonía. El mundo entonces era grande y suficiente para ellos y uno no se metía en la vida del otro. El Papa nunca discutió la infalibilidad del preservativo, y éste tampoco se interesó en cuestionar la infalibilidad de los Papas. Y de ésta singular manera iban viviendo en felices dichas y concordias. 

Pero es aquí donde ocurrió lo inesperado, las dos instituciones mudaron de función y de importancia en los actuales tiempos modernos. Los Papas dejaron de bendecir a los ejércitos de hoy, o en todo caso no lo hacen con la frecuencia de tiempos pretéritos, ahora se dedican mayormente a actividades más pacifistas, eso nos dicen, o nos quieren hacer creer..., pero de lo dicho a lo hecho…, va mucho trecho… También el preservativo dejó de servir exclusivamente para evitar traer criaturas al mundo, muchas de ellas para mal vivir o ser explotadas, pero en las últimas décadas ganó un gran status heroico al ser el gran previsor en evitar enfermedades que afligen a la Humanidad entre ellas el terrible SIDA. Éste debe de haber sido el gran problema. De repente hemos sabido que en opinión de los propios Papas el preservativo, al contrario que ellos mismo, resulta que no son ya infalible. 

Así pues que hace unas décadas y continúan en pleno siglo XXI, en la gracias del Señor, estamos presenciando las disputas de un campeonato de infalibilidades. Y éste no es un campeonato cualquiera como podría ser, por ejemplo, el Mundial de Fútbol... Se debe saber que está en juego millones de personas, principalmente en los países denominados del tercer mundo así como en aquellos otros donde más predomina el catolicismo. Al final el Papa juega con ventaja. Él tiene un púlpito del tamaño de una, digamos más grande que una plaza de toros que es el Vaticano. Desde allí son repetidos y amplificados todas sus encíclicas y mandatos divinos hacia el mundo y donde hallan catedrales, iglesias o simples capillas allí son divulgados. Cuando el Papa dice o manifiesta una cosa, aún insignificante, mismo que sea por boca de sus cardenales, obispos y toda clase de curas y monjas, mas de la mitad de la populación mundial queda sabiéndolo casi que en el instante. 


Al decretar que el preservativo no es infalible, 
el Papa ha puesto su propia infalibilidad en juego.




En cambio el preservativo, pobrecito, no habla, no puede llegar a tener tremendos medios de difusión, solamente lo hace calladamente, en solitario, entre dos personas y en cuartos casi siempre a oscuras donde cumple su meritorio trabajo. Por suerte en su nombre hablan los hombres de ciencias y médicos, para los cuales ellos dicen que es 99% infalible y el dejarlo de ser usado por las parejas sería una catástrofe a nivel planetaria, peor que todas las guerras juntas inclusive la bomba atómica. Se reconoce que ese 99% no es suficiente, como ocurriría con el 100%, pero casi llega y aún puede llegar. 

Según los entendidos en la materia, éste es un campeonato muy peligroso para el Papa, cualesquiera de ellos, al haber decretado que el preservativo no es infalible, él ha puesto en tela de juicio su propia infalibilidad y en juego su prestigio. Imaginemos, cosa que por otro lado poco tiene que imaginarse debido a la situación expuesta, que el preservativo pida la revancha y empiece a recordar los muchos cientos y ciertos hechos maliciosos del pasado por los papas, como es el caso, por ejemplo, que ocurrió con el Papa Urbano VIII, en el siglo XVII, para el cual el Sol era el que giraba alrededor de la Tierra, por lo que era ésta el centro del universo, y no al contrario como confirmaba Galileo Galilei. Los siglos pasaron, surgieron potentes telescopios y toda la tecnología cósmica que hoy ya conocemos, y los siguientes Papas tuvieron que admitir que el intransigente, pero infalible Papa Urbano VIII, cometió un error muy grande. 

Lo dejamos ahí, eso por no hablar de muchísimos otros y tremendos equívocos papales cometidos a lo largo de sus gloriosos 2020 años desde la fundación del cristiano catolicismo allá, como se ha dicho, en unas lejanas tierras de la Palestina de los tiempos de la Roma Imperial. 

Pero hoy el Papa actual demuestra que él no es infalible, a pesar de que continúa insistiendo; por lo tanto el error no ha podido ser tan desconsiderado como hasta ahora venía ocurriendo porque ya no existe el hecho indiscutible de taparle la boca al pueblo o amenazarlo con el terrible infierno o inquisiciones, hoguera, etc.... Aunque después de 2020 años de experiencias, durante ese largo tiempo han salido airosos y victoriosos siempre, no ha de extrañar que vuelvan a salir una y muchas otras veces más..., y como “reza” su propio lema, así insecular seculorum...  

La infalibilidad de los papas fue inventada por el entonces papa Pío IX el 18 de julio de 1870 tras su elaboración y aprobación por el Concilio Ecuménico Vaticano I. Desde entonces todos los posteriores pontífices como los anteriores son infalibles, eso dicen… Aunque hoy día y debido a que las mentalidades de las nuevas generaciones van siendo diferentes a las del pasado, estos señores no hacen mucho uso de esa infalibilidad y la tienen “como olvidada” para no ser criticados y ridiculizados más de lo que llegan a ser todos los días… 


_______________

(*) Nota Final:

El autor de esta publicación es "Zerimar Ilosit", fiel seguidor y colaborador de este Blog; quien amablemente me solicitó el compartir este artículo con el resto de los lectores; y al no estar en contra de la filosofía del Blog, es un honor para mí el poder publicarlo.

______________


Ver:



Ver:
Carta Abierta a los Creyentes 
(Colaboración)

Ver:
Buenas Razones para No Creer
(Colaboración)

Ver:

Los "Milagros" de Jesús 
(Colaboración)

El Misterio de la Trinidad 
(Colaboración)

Ver:
Ateísmo… ¿Eso qué es? 
(Colaboración)

Ver:
Quien es Dios?

Ver:
¿Existió Jesús? 
¡Claro, existieron muchos!


Ver:
Top 10 “Metidas de Pata” de la Biblia.

Ver:
Top 10 Características Indeseables de Dios.