Buscar este blog

lunes, 2 de septiembre de 2019

Las Santas Inquisiciones (o crueldades en nombre de Dios) (Colaboración)




Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por un colaborador y amable lector de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. (*)

___________________


Las Santas Inquisiciones
(o crueldades en nombre de Dios)



El idioma resulta insuficiente para describir todas las crueldades cometidas por el cristianismo; su historia genera escalofríos y espanto por poca mansedumbre que se tenga.
Pierre Bayle
(filósofo y escritor francés, 1647-1706)

La melodía predilecta del inquisidor son los aullidos de dolor. Y su lugar de diversión, la hoguera en que arde el hereje. Este asesino autorizado por la ley conserva la sanguinaria naturaleza del hombre primitivo.
C. A. Helvétius
(filósofo, literato y masón francés, 1715-1771)

Se da la curiosa circunstancia de que cuanto más poderosa fue una religión y su fe en un momento determinado, tanto mayor resultó la crueldad y peores las condiciones de vida.
Bertrand Russell



El objetivo principal de este texto no es solo recordar lo que fueron las Inquisiciones y algunas "herejías" famosas, que muchos conocerán sobradamente y sobre las cuales hay escritos decenas de libros, sino reflexionar en lo que se han convertido en la actualidad. El término Inquisición o Santa Inquisición (del latín Inquisitio Haereticae Pravitatis Sanctum Officium) refiere a los tribunales eclesiásticos dedicados a la supresión de la herejía (delito contra la fe y el dogma oficial), mayoritariamente en el seno de la Iglesia Católica y principalmente en el medioevo. El plural del título obedece a que no hubo una sino varias Inquisiciones. Los decretos canónicos de la Edad Media, definían claramente quienes eran los sujetos "de segunda clase", carne de suplicio sin remordimientos: herejes, paganos, judíos, ateos, brujas, renegados y, en general, los enemigos del Papa y de la Iglesia.

Antes de entrar en tema y dejando posturas ideológicas de lado, es preciso comprender a fondo la sociedad de la Edad Media si queremos juzgar la finalidad de la Inquisición. Concebir la Edad Media sin la Iglesia es imposible. En todos los hitos importantes ella jugaba un rol preponderante y fundamental. La sociedad medieval era una amalgama en la que la Iglesia, el Estado, la sociedad y los individuos, constituían una sola entidad religiosa, que se conocía con el nombre de “Cristiandad”, en la que atacar la fe significaba atentar contra el Estado. Europa era un conjunto de Estados en donde la unidad de los ciudadanos bajo el rey era fundamental. Esta unidad se basaba en tres aspectos: unidad política, unidad religiosa y unidad cultural. Es por ello que todo ataque que afectase a uno de los tres aspectos, se consideraba un atentado contra el Estado. Así, uno de los roles de la Inquisición (por supuesto no el único ni el principal) fue la defensa de ese Estado. Tanto es así, que quienes muchas veces pedían al Papa la creación de tribunales inquisidores eran los propios reyes, para defender la seguridad de su territorio en peligro frente a ciudadanos que desafiaban la unidad del reino. Por este motivo, la herejía no era solo distanciarse de la religión y las creencias que regían la vida de la sociedad medieval, sino que se consideraba además como una actividad antisocial.

Pero desde bastante antes que la Inquisición fuera creada, ya en el siglo IV se autorizaba y justificaba la tortura y la muerte por razones religiosas. El más famoso santo de la Iglesia antigua, Agustín de Hipona, San Agustín (354-430), padre y doctor de la Iglesia, decía: "Recuerda todos los posibles martirios, compáralos con el infierno y ya puedes imaginarlo todo fácilmente. El torturador y el torturado son aquí efímeros, allí eternos ... Lo que aquí sufra el ser humano supone una cura si se corrige" (Karlheinz Deschner, Historia criminal del cristianismo, Tomo II: La época patrística y la consolidación del primado de Roma, págs 119-120, 1991, Ed. Martínez Roca, Barcelona). Los católicos interpretaron esto como que podían maltratar cuanto quisieran, carecía de importancia comparado con el infierno. Hasta se consideraba una "cura" y lo que parecía persecución de herejes, donatistas, judíos, paganos, apóstatas y otros disidentes, en realidad era sólo amor, exclusivamente amor, buscando la salvación de los descarriados y su retorno a la fe verdadera y el premio eterno. El nombre de Dios, y la prédica de su amor infinito, justificaban los crímenes más espantosos. San Agustín inspiró a muchos inquisidores ensangrentados de los futuros siglos, que justificaban sus atrocidades invocando en parte a este santo. Leemos a Emilio Silva (San Agustín y la pena capital, Revista de Estudios Políticos, N° 208-209, págs. 207-220, 1976, España, ISSN 0048-7694):

"En el trato de los herejes, el santo doctor no llegó nunca a negar la licitud de la última pena, antes, explícitamente la enseña, determinando sus condiciones: la muerte será lícita siempre y cuando sea aplicada «por quien esté revestido de legítima autoridad» y que proceda no por egoísmo o venganza, sino con amor como «el padre que castiga al hijo pequeño, al cual, por su tierna edad, no puede aborrecer». Es así como «varones eminentes y santos», como Elias, actuaban sin recelo de infligir la muerte para impedir el pecado. Es indudable, y por todos admitido, que San Agustín no sólo dio su aprobación y hasta elogió el pedido de intervención del brazo secular, sino que también aprobó y justificó las leyes y edictos imperiales de represión de la herejía, en varios de los cuales se incluía la pena de muerte ... En lo tocante a los castigos de los herejes, rectificó su actitud de los primeros años de su vida episcopal y fue paulatinamente formulando la doctrina de la legitimidad y eticidad del castigo físico de los herejes, y de la intervención severa del brazo secular".


Devenir histórico y multiplicidad de las Inquisiciones

Todos los historiadores concuerdan en que la Inquisición inicial, denominada Inquisición medieval, de la que derivan todas las demás, fue fundada en 1184 en la región de Languedoc (sur de Francia). Nació por iniciativa del Papa Lucio III y del emperador alemán Federico I, para combatir el movimiento herético de los cátaros o albigenses, que desconocían la autoridad papal, eran contrarios al lujo, a los santos y a la adoración de estatuas y de reliquias. El movimiento se propagó durante el siglo XII por Europa occidental y llegó a transformarse en insurrección abierta contra los señores feudales. También se intentaba combatir la herejía valdense, surgida en ese mismo siglo a partir de Pierre Valdo, un rico comerciante de Lyon y predicador de la Biblia. Lucio III promulgó la bula Ad abolendam en la que ordenó que se establecieran tribunales episcopales en toda la Cristiandad latina que se ocuparan de la herejía. Este decreto fue refrendado por el Concilio de Verona de ese mismo año, presidido por Lucio III, exigiendo a los obispos el nombramiento y envío de comisarios a las zonas contagiadas por las herejías, con el fin de realizar investigaciones. Este decreto fue el comienzo de la Inquisición. 

Pero el edicto del Concilio de Verona no fue suficiente para detener el avance de la herejía. En el año 1198, el Papa Inocencio III designó legados apostólicos (con plenos poderes) que se convirtieron en los primeros inquisidores papales. En 1199 este Papa (que sustituyó el título tradicional de vicario de Pedro por el de vicario de Cristo, afirmando así su autoridad soberana absoluta sobre la Cristiandad) hizo pública la bula Vergentis in senium en la que decretaba la herejía como un crimen de lesa majestad, el crimen supremo según el derecho romano, por lo que la herejía de noción teológica se transformaba en noción jurídica. La consideración de la herejía como un crimen de lesa majestad se basaba en la idea que «cuando un hereje se colocaba fuera de la comunión eclesial, se constituía al mismo tiempo fuera de la sociedad» (recordemos aquí lo indicado en el segundo párrafo de este texto). La equiparación de la herejía con el delito de lesa majestad fue confirmada en el IV Concilio de Letrán (1215) y a partir de entonces los heréticos recibieron el mismo tratamiento penal que el derecho romano reservaba a los "infames" ("degradadores del honor civil"). Ese Concilio encomendó el juicio de los heréticos a los obispos o a quienes estos designaran, inaugurando así la Inquisición episcopal medieval, cuyas funciones fueron posteriormente redefinidas en el Concilio de Toulouse (1229). El primer inquisidor nombrado por el Pontífice fue Domingo de Guzmán, que estableció su tribunal precisamente en Toulouse. 

En 1231 el Papa Gregorio IX, en su bula Ille Humani Generis, transformó esta Inquisición en Inquisición pontificia o papal medieval, bajo su directa supervisión, y la decretó para toda la Iglesia. Considerando que los tribunales episcopales habían fracasado en la erradicación de la herejía cátara, otorgó a la orden de los Dominicos de Regensburg (acompañados más tarde por los franciscanos), el poder de crear tribunales inquisitoriales. Con esta bula se creó "un nuevo tipo de funcionario, un investigador cuya autoridad derivaba directamente del Papa, de cuya decisión no había apelación y que actuaba de acuerdo con el modo eclesiástico tradicional del procedimiento inquisitorial". Se consolidó así la persecución sin tregua de los cátaros y los valdenses, estableciéndose la sede inquisitorial en la ciudad de Carcasona, donde durante muchos años se llevaron a cabo las más atroces torturas contra los herejes. En 1252 el Papa Inocencio IV, en su bula "Ad extirpanda", autorizó el uso de la tortura para obtener confesiones, pero recomendaba a los torturadores que no se excedieran al punto de mutilar o matar al reo (¡noble consideración!).

A comienzos del siglo XIII la Inquisición ya funcionaba en Francia, Italia y Alemania. A partir de 1249 se desarrolló paulatinamente en el reino de Aragón. En 1478, con la unión de Aragón con Castilla, pasó a llamarse Inquisición española (1478-1834), con características propias. A diferencia de la medieval estaba bajo la autoridad de los Reyes Católicos, en quienes el Papa había delegado todo lo referente a la herejía en los dominios de su reino. Luego su  ámbito de acción se extendería a otras tierras hispanas y a los territorios colonizados en América. En ese 1478 los monarcas crearon el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición española, con el objetivo de mantener la ortodoxia católica y la unidad religiosa en su reino, terreno que estaba repleto de falsos conversos judíos y moros. A raíz de un informe realizado por el arzobispo de Sevilla, el Cardenal Mendoza, denunciando "las prácticas judaizantes que seguían realizando impunemente los conversos andaluces", los monarcas solicitaron al Papa Sixto IV permiso para constituir este órgano en la Corona de Castilla. Ciertamente, muchos de los judíos conversos lo habían hecho por miedo más que por fe y su cristianismo era poco ortodoxo cuando no claramente fingido. La envidia y la codicia de muchos cristianos viejos, que vieron como los nuevos conversos podían ocupar sus lugares en la sociedad, les animaba a buscar en estos cualquier defecto y a seguir hostigando a los judíos que aún no se habían convertido. En 1481, se celebró el primer Auto de fe (cf. infra) en Sevilla, a raíz del cual fueron quemados vivos seis acusados de judeoconversos. Sin embargo, los escasos resultados no eran los deseados por los Reyes Católicos quienes, buscando incrementar el acoso contra los conversos, nombraron a Tomás de Torquemada (cf. infra) para el cargo de Inquisidor General de Castilla en 1483. Durante los siglos XVI y XVII la Inquisición española actuó contra judíos, luteranos y brujas y durante el siglo XVIII contra los masones y censurando libros.

La Inquisición portuguesa abarcó el periodo 1536-1821. En Portugal se habían refugiado numerosos judíos españoles luego de su expulsión de España en 1492. Entre 1496 y 1498 el rey Manuel I promovió acciones para acabar con la presencia en su reino de judíos y musulmanes, obligando a la conversión forzosa de aquellos miembros de ambas religiones que quisieran permanecer en Portugal. Se supone que fue presionado para esto por sus suegros, los Reyes Católicos. La Inquisición fue establecida en Portugal en 1536 por el rey Juan III bajo la autoridad del Papa, pero en 1539 el rey nombró inquisidor a su hermano. En 1547 el Papa aceptó que la Inquisición dependiese de la corona portuguesa.

La Inquisición romana fue creada en 1542 por el Papa Paulo III para perseguir el protestantismo y los errores doctrinales que estaban surgiendo por toda Europa. Fue un organismo bastante diferente de la Inquisición medieval, ya que era una congregación permanente de cardenales y otros prelados que no dependía del control episcopal. Su ámbito de acción se extendía a toda la Iglesia católica. En 1600 el Santo Oficio juzgó, condenó y quemó en la hoguera al filósofo renacentista Giordano Bruno, y en 1633 fue procesado y condenado el genio científico Galileo Galilei por su defensa de la teoría heliocéntrica (cf. infra). 


La lenta desaparición de las inquisiciones históricas

La conducta excesiva de algunos inquisidores y su intromisión en las disputas temporales minaron el prestigio del Santo Oficio. En 1560 fue tempranamente abolido en Francia. La Inquisición española, que poseía en su país 44 tribunales, llevó sus actividades a sus colonias en América. Fue establecida por el rey Felipe II en 1570 y solo tenía jurisdicción sobre criollos y españoles, no sobre los indios. Tuvo tribunales en México (con jurisdicción sobre toda Centroamérica), Lima (con jurisdicción sobre todo Perú, Panamá, Quito, Cuzco, Río de la Plata, Tucumán, Concepción y Santiago de Chile) y Cartagena de Indias, Colombia (en esta última hasta 1819 cuando fue eliminada por Simón Bolívar). También tuvo algunos coletazos sangrientos en Venezuela, Brasil y Chile, pero desaparecieron relativamente rápido. Eliminar la Inquisición fue un reclamo de todos los protagonistas de las luchas independentistas latinoamericanas.  En España la Inquisición existió hasta el siglo XIX. Las torturas se suspendieron el 4 de diciembre de 1808, día en que Napoleón Bonaparte la abolió. Las Cortes de Cádiz lo refrendaron en 1813. No obstante, volvió a reestablecerse en 1814 por Fernando VII. El último auto de fe tuvo lugar en Valencia en 1826: un maestro de escuela fue ahorcado, acusado de deísta, por no llevar a sus alumnos a misa y por no rezar el avemaría en la escuela. El caso tuvo repercusión en toda Europa y marcó el fin en España de esta nefasta institución. Fue abolida definitivamente en 1834, pero recién en 1835 el Papa suspendió la actividad de los tribunales inquisitoriales. En Portugal fue abolida por las Cortes Generales en 1821. Finalmente, el papado transformó la Inquisición en la Congregación del Santo Oficio, que sirvió de instrumento político de lucha contra el progreso social y el comunismo. Esta Congregación fue reorganizada en 1965 y convertida en la Congregación para la Doctrina de la Fe (cf. infra). 


Metodología de los Tribunales de la Inquisición

El Tribunal inquisidor adquirió poderes absolutos de represión sistemática y de empleo de torturas inenarrables. Se calcula que esta actividad llevó a la muerte, sólo en Europa, a más de un millón de personas, la mayoría mujeres. Para la Inquisición española cualquier persona a partir de doce años, las niñas, y de catorce, los niños, podía ser responsable de herejía. Cuando el Tribunal de la Inquisición se instalaba en un pueblo, comunicaba públicamente el comienzo de sus investigaciones solicitando denuncias y autodenuncias, dando plazo para ellas (un mes, "tiempo de gracia"). Quien se autodenunciara tenía chances de ser perdonado. Quién no denunciara un hecho "raro" pasaba inmediatamente a ser sospecho si otro lo acusaba de encubrimiento. Por esto era común presentarse a delatar sospechosos o a quien se odiaba, bajo la protección del anonimato. Por lo general, el detenido nunca sabía quién lo acusaba ni de qué (la aceptación de la denuncia anónima es propia de la Inquisición). Los Tribunales interrogaban a los acusados y si no decían lo que ellos querían los torturaban hasta que lo dijesen. A las víctimas les eran mostrados los aparatos de tortura antes que los verdugos entrasen en acción, proceder que surtía efecto muy a menudo. Lo esencial para los jueces era conseguir la confesión. El acusado contaba con un "abogado defensor”, que no lo defendía sino que lo presionaba para que reconociera y confesara sus culpas. El proceso raramente terminaba con la absolución y habitualmente con la condena.  Esta se leía públicamente en el llamado auto de fe (cf. infra). Pero la Iglesia no castigaba a nadie: luego de leída la condena entregaba a los reos, en un vergonzoso ejercicio de cinismo, al poder civil (brazo secular de la Inquisición) para que fuera éste quien los ajusticiara. No debemos olvidar el hecho no menos importante que la Iglesia confiscaba y se apoderaba de todos los bienes del ajusticiado: las familias tenían que entregar los bienes de la víctima a los sacerdotes. A menudo las víctimas de la tortura eran ricas y, a lo largo de la historia, esto ha sido una fuente no desestimable, pero sí vergonzosa, del enriquecimiento de la Iglesia. En la práctica predominaba el espionaje y la delación. Los procesos se llevaban a cabo secretamente. A diferencia de los juicios normales, en los de la Inquisición no se comunicaba a los enjuiciados el nombre de los testigos. En muchos casos de acusados reticentes, el reconocimiento de las "culpas" se conseguía mediante torturas. Como castigos se utilizaban el ostracismo, las multas, las reclusiones en cárceles, la muerte en la hoguera y la confiscación de bienes. La quema de personas vivas en la hoguera era, como pueden imaginarse, el más cruel de los castigos y se practicaba ampliamente. En la confiscación de bienes estaban interesados, por supuesto, los príncipes feudales, el clero e incluso los delatores: todos se enriquecían a cuenta de los condenados.

El auto de fe era un acto público, al que acudían multitudes, donde se manifestaba dramáticamente el poder intimidatorio de la Inquisición. Era todo un espectáculo teatral que los jerarcas de la Iglesia cuidaban en sus mínimos detalles para provocar en los asistentes miedo, respeto a la autoridad, arrepentimiento, rechazo y desprecio a los herejes. En él los condenados por el Tribunal abjuraban de sus pecados y mostraban su arrepentimiento (o no), para que sirvieran de lección a todos los fieles que se habían congregado en la plaza pública, "para edificación de todos y también para inspirar miedo", según el Manual del Inquisidor de Nicholas Eymerich, Inquisidor General de la Corona de Aragón, s. XIV. Los reos eran conducidos de madrugada desde la prisión de la Inquisición hasta la capilla del Santo Oficio, de donde salía una procesión encabezada por una cruz verde, símbolo de la Inquisición. Los reos arrepentidos de sus herejías llevaban velas encendidas. Detrás, los frailes dominicos integrantes del Tribunal. Luego los condenados a muerte por ahorcamiento o por hoguera, vestidos con la túnica llamada “sambenito”, pintada con llamas del infierno y rostros de condenados y llevando en la cabeza un cucurucho de cartón, también pintado con símbolos infernales. Cerraban el cortejo lanceros a caballo y representantes de las comunidades religiosas que había en la ciudad. Los primeros autos de fe fueron obra de la Inquisición pontificia medieval. Como ya dijimos, en ellos la Iglesia no ejecutaba a nadie (la Inquisición era un tribunal eclesiástico y no podía llevar a cabo la pena capital). Los condenados eran entregados al brazo secular, los tribunales reales, que eran los encargados de ajusticiar a los reos. Eran estrangulados previamente si eran penitentes o quemados vivos si eran impenitentes, es decir, si no habían reconocido su herejía o no se arrepentían.

Como corolario, les transcribo un fragmento del texto de Von Wolfgang Beutin especialista en literatura y Catedrático no titular en la Universidad de Bremen, Alemania,  citando pasajes de la monumental obra "Historia Criminal del Cristianismo" (10 tomos) de Karlheinz Deschner, historiador y ensayista alemán del cual ya les he dado referencias en mis textos anteriores (en itálica las frases de Deschner).

"La “represión” es la palabra dominante al examinar históricamente la teoría y praxis del cristianismo, sobre todo la palabra clave: represión de la “herejía”. Un ejemplo: El inquisidor dominico Fray Roberto, nombrado por Gregorio IX (1127-1241), que llevó a la hoguera a mucha gente en Cambrai, Douai y Lille -tan sólo el 29 de mayo de 1239 en Mont-Aime de la Champagne hizo que ardieran 183 herejes, un holocausto agradable al Señor (maximum holocaustum et placabile Domino), como dice el relato. Tales holocaustos y hogueras humanas recorren desde la Edad Media la historia de la cristiandad, sobre todo en Europa, incluso en vida de Goethe y Schiller las hogueras no paran de echar humo. La quema de herejes se celebra la mayoría de las veces en día de fiesta y la Iglesia las convertía en una demostración de su poder fáctico, en un sacrificio ritual pomposo, más atractivo que cualquier otra fiesta eclesial. Es lo que se denominó con una expresión portuguesa auto da fé, en latín actus fidei, el auto de fe, sin duda lo más fervoroso y apasionado de la historia religiosa. Por regla general iba precedido de una sesión de tortura, que ya había sido autorizada y bendecida contra los donatistas por el santo obispo y doctor de la Iglesia Agustín, el arquetipo de todos los cazadores de herejes del medioevo; la tortura defendida como bagatela comparada con el infierno, como cura, como emendatio (enmienda)".


Métodos de tortura y muerte

Si incluyo aquí una breve descripción de las atroces torturas utilizadas por los inquisidores, no es por un puro placer sádico. Quiero remover la conciencia de aquellos creyentes que ignoran o quieren esconder estos episodios tenebrosos de la Iglesia de sus devociones, quiero que asuman los mecanismos por los que la Iglesia católica se impuso salvajemente sobre la ignorancia pre-científica de millones de simples y humildes habitantes de este planeta. Perdón si hiero la sensibilidad de muchos, pero esto existió en nombre del amor a Dios. En 1908 se realizó en Berlín la primera exposición sobre la Santa Inquisición, mostrando sus métodos y efectos. Posteriormente, en 1983 se inauguró en Florencia una exposición con los instrumentos de tortura usados desde la Edad Media hasta la era industrial. La exposición tuvo gran impacto y circuló por muchas ciudades europeas. En ella se exponían 85 instrumentos de tortura, todos utilizados y comprobados en su eficacia. La mayoría del material mostrado eran piezas originales, occidentales, de los siglos XVI y XVII.

El celo y el talento invertidos en la invención de horrendos artefactos, sobrepasan toda capacidad de descripción. El uso de estos métodos fue aprobado por la jerarquía católica, no faltando entre ellos algunos, excepcionalmente diabólicos, inventados especialmente por los “humildes y santos prelados” o sus secuaces, con el propósito de forzar a las infelices víctimas a “confesar sus herejías”. Para colmo, solían inscribir las palabras “Soli Deo Gloria” (“Gloria solo a Dios”) en los aparatos confeccionados para torturar y los rociaban con agua bendita. El sacrificio humano había sido restaurado.

- El “sillón de púas”. Púas agudas en el asiento, el espaldar, los brazos y los descansos para piernas y pies penetraban la carne del acusado. El asiento de hierro podía ser calentado. Este método fue usado en Italia y España hasta fines del Siglo XVIII.
- La "cama de estirar el cuerpo" (el "potro") hasta romper coyunturas.
- El “hierro candente” en los ojos, los oídos, la boca y otros orificios del cuerpo. 
- Los "ojos sacados" y la "lengua cortada".
- La "suspensión por manos atadas". Las manos de la víctima eran atadas a la espalda, luego se la suspendía en el aire por una soga atada a sus muñecas (La Reforma, por Will Durant. Página 211).
- El primitivo "submarino", usando orina o excremento para ahogar a los herejes. 
- La "tortura por agua". La víctima era inmovilizada y luego con un embudo introducían agua por su garganta hasta casi ahogarla. (La Reforma, por Will Durant  pág 211). 
- La conocida “rueda” fue usada para romper los huesos. Según obras pictóricas, a veces “santos” clérigos observaban beatíficamente este acto sádico. 
- La “santa trinidad” era un casco de acero calentado al rojo vivo y colocado sobre la cabeza del denunciado. Al quitárselo, la piel quemada quedaba pegada al acero y también los ojos en algunos casos.

Otros instrumentos y procedimientos de tortura eran igualmente tan inhumanamente barbáricos y obscenos que quiero detenerme aquí. Si algún estudioso quiere buscarlos en Internet u otras fuentes de información, les doy simplemente el título: “las peras del Papa” (Pope’s Pears), “la araña de hierro.” (The Iron Spider), “la pata de gato con uñas.” (The Cat’s Paw), "la virgen de hierro", los "torniquetes eclesiásticos", "el empalado"... La lista no tiene fin. La Inquisición comenzó la práctica de torturar en el año 1252. En 1816, una bula papal prohibió esta práctica. Reconocía que “Mientras las cortes seculares frecuentemente trataban ferozmente a los sospechosos, muchos de los procedimientos más salvajes fueron infligidos por frailes de la Inquisición. En la España medieval, los dominicos se granjearon la fama de ser los más temibles torturadores. Usualmente, las torturas fueron efectuadas en secreto, en mazmorras subterráneas.” Escribe Voltaire dirigiéndose a los cristianos: "¿Queréis descubrir verdaderas bestialidades, asesinatos al por mayor, ríos de sangre vertidos de madres, padres, esposas, maridos y recién nacidos? Entonces buscad en vuestros anales. Os cuadra muy bien eso de imputar crueldades a los emperadores romanos cuando habéis cubierto Europa con ríos de sangre y cuerpos moribundos". Ni en los mismos relatos evangélicos de la Pasión se ve sometido el "hijo de Dios" a los procedimientos de tortura utilizados por las Inquisiciones durante los siglos de hegemonía cristiana. En la conocida parábola evangélica del "Hijo pródigo", su regreso era premiado con el sacrificio de una ternera cebada, pero en estos tiempos oscuros al hereje le esperaba la muerte en la hoguera, por más arrepentimientos y penitencias que ofreciera.


La quema de brujas

En un mundo sin conocimientos científicos que explicaran las causas de desastres naturales y enfermedades, dominado por la religión y el pensamiento mágico, y culturalmente modelado por los valores masculinos, muchas mujeres (feas, lindas, jóvenes, viejas, solas, enfermas o "raras") fueron vistas como brujas, responsables de catástrofes, autoras de maleficios o vinculadas con Satán. También se las acusaba de brujería por enemistades o para quedarse con sus propiedades. Creer en la brujería fue una expresión de la cultura rural y popular. La brujería es tan antigua como la humanidad, pero es a partir del siglo XIV y XV cuando la “Santa Iglesia católica”, a través de la Inquisición, se dedicó a la quema masiva de mujeres. La apertura de archivos vaticanos reveló que el 85% de los expedientes por brujería tuvieron como denunciados a mujeres. La obsesión de las brujas fue el desarrollo metódico, organizado y planificado de un delito. No cabe duda que detrás de esta persecución encontramos el menosprecio, la desvalorización y la represión de las mujeres que la Iglesia, en nombre de su "moral sexual", llevó a cabo durante toda su historia.

En 1484 el Papa Inocencio VIII reconoció oficialmente la existencia de la brujería. En su bula “Summis desideratis affectibus” afirmaba: Ha llegado a nuestros oídos que gran número de personas no evitan el fornicar con los demonios y que mediante sus brujerías, hechizos y conjuros hacen perecer la fecundidad de las mujeres, la propagación de los animales, la mies de la tierra". Los tribunales inquisidores se unieron a los tribunales civiles para "cazar" brujas. El período de mayor persecución y crueldad fue entre 1560 y 1660. Los religiosos dominicos alemanes Heinrich Kramer y Jacob Sprenger, delegados del Papa Inocencio VIII para perseguir brujas, publicaron en 1486 un libro espeluznante, el Maellus maleficarum (o Martillo de brujas), en el que proponían métodos de tortura para obtener la confesión. Escribían: "La mujer es mala por naturaleza, porque duda pronto de la fe y abjura más deprisa. Esto es justamente el fundamento de la brujería". Este libro aumentó considerablemente el número de brujas, porque ante las crueles torturas que les infligían muchas terminaban confesando que lo eran. Para acusar a una mujer de ser bruja y de tener un pacto con Satán, bastaba una simple sospecha, no eran necesarias pruebas concretas, no había opción a la defensa y las confesiones hechas bajo tortura eran válidas. Si la sospechosa no confesaba después de ser torturada, se interpretaba como un signo aún más claro de la posesión diabólica. Wikipedia da algunas cifras estimadas de las mujeres ejecutadas, basadas en datos de procesos inquisitoriales constatados. En Suiza 4 mil (sobre 1 millón de habitantes), en Polonia-Lituania 10 mil (sobre 3,5 millones), en Inglaterra "miles”, en Alemania 25 mil (sobre 16 millones), en Dinamarca-Noruega 1.350 (sobre casi un millón), en España sólo 59 ejecuciones, en Italia 36 y en Portugal 4. También hubo hombres acusados de brujería, pero en muchísima menor proporción. Es evidente que tras la quema de brujas, estaba la ideología misógina de los funcionarios de la iglesia, su desprecio y su miedo a las mujeres. En el texto “Martillo de Brujas” aparecen algunas de las razones con las que intentaron explicar la propensión femenina a la brujería. Siguiendo textos bíblicos y de la cultura clásica griega, los inquisidores afirmaron que las mujeres son propensas a cometer maldades extremas haciéndose cómplices del demonio. Decían que las mujeres son crédulas por naturaleza y por eso el demonio “las ataca prioritariamente”, lo que habría quedado demostrado en la tentación de Eva en el paraíso. Además, por ser de lengua traicionera, las mujeres tienen capacidad para justificar engañosamente sus actos de brujería. Finalmente, las mujeres son inferiores y eso hace que su fe sea frágil, vulnerable. La palabra latina “fémina”, que aún empleamos, significa de “fe-menor”, fe más débil. 

A partir del 1700 esta "cacería" disminuye y los asesinatos se reducen. La última ejecutada por bruja en Europa occidental fue la suiza Anne Goldin, en 1782. Gracias a la evolución de la medicina se demostró que muchos síntomas, que en aquella época eran considerados como posesión del demonio y conducían a la tortura y la hoguera, no eran sino ataques epilépticos o de histeria.


Los inquisidores más famosos

Bernardo Gui (1261-1331), 
religioso dominico francés, vuelto a la notoriedad por la película El Nombre de la Rosa, fue Gran Inquisidor de Toulouse entre 1308 y 1323. Escribió una guía práctica para inquisidores utilizada durante la Baja Edad Media,  Practice Inquisitionis hæreticae pravitatis ("Práctica de la Inquisición en la depravación herética"), en el cual aconsejaba e instruía sobre las prácticas y métodos a aplicar. Mientras ejerció su cargo, debió hacer frente principalmente a tres grandes tipos de herejía: el catarismo, el valdismo y el beguinismo. En recompensa por sus servicios fue ascendido al episcopado por el Papa Juan XXII. Es uno de los personajes de la novela de Umberto Eco que dio nombre a la película, en la cual aparece como un individuo fanático, cruel y despótico que se opone ferozmente a los razonamientos lógicos, prefiriendo someterse enteramente a su inquebrantable fe en Dios. Utilizando métodos de tortura, incluso de su propia invención, hace confesar a sus víctimas crímenes o pecados que no han cometido. La fiabilidad histórica de esta descripción es cuestionable, pero la metodología era propia de la Inquisición. Durante sus 15 años como inquisidor pudo investigar 647 casos, de los que más de la mitad terminó en prisión, un tercio logró la absolución, un tercio fue marcado con cruces y 43 murieron en la hoguera.

Fray Tomás de Torquemada 
fue el primer Inquisidor General de Castilla y Aragón. Es sin duda el más sangriento y emblemático de todos. La Inquisición española fue la forma de represión religiosa y política más eficaz de la historia y  Torquemada presidió sus primeros años, el período más sangriento de los 300 años que habría de durar esta Institución. Se estima que bajo su mandato, el Santo Oficio quemó a varios miles de personas y otros muchos miles fueron torturados y/o condenados a penas deshonrosas (cifras variables según el historiador, algunos de los cuales se refieren a las exageraciones de la "leyenda negra" vertida contra España, por lo que prefiero no hablar de cifras exactas). La influencia del dominico fue fundamental para que los Reyes Católicos aprobaran la expulsión de los judíos de España, y fue responsable de la quema de bibliotecas judías y árabes (además de judíos, obviamente). La sanguinaria represión cristiana de los judíos en España, impulsada por este hombre, anticipa lo que sucedería más tarde en la Alemania de Hitler. Paradójicamente, Torquemada tenía orígenes judíos: la sangre que tanto se esmeró en derramar era la de sus antepasados. Procedía de una influyente familia judía establecida en Castilla siglos atrás y que había decidido convertirse al cristianismo. "Sus abuelos fueron del linaje de los judíos convertidos a nuestra Santa Fe Católica", escribe el cronista Hernando del Pulgar, en su libro Claros varones de Castilla. El hispanista Joseph Pérez echa luz sobre esta aparente contradicción: "El antijudaísmo militante de algunos conversos se debía a su deseo de distinguirse de los falsos cristianos mediante la severa denuncia de sus errores". Incluso dos de los más fanáticos colaboradores del Santo Oficio, Alonso de Espina y Alonso de Cartagena, también tenían orígenes hebreos. La creciente presión social sobre la comunidad hebrea en el siglo XV había provocado la conversión al cristianismo de casi la mitad de los 400.000 judíos que habitaban en España. Incluso se atribuye a Torquemada el Edicto de Granada, en el que se ordenó la expulsión de todos los judíos de la corona castellano-aragonesa tras la conquista de Granada en 1492. 

Fue confesor personal de Isabel "la Católica". Aprovechándose de esta situación convencerá a la reina que la voluntad de Dios es que tanto musulmanes como, especialmente, judíos sean expulsados de España. Tradicionalmente, este rango servía a los eclesiásticos como puente hacia otras posiciones más elevadas. Por ello, pese a su vida austera y su perfil discreto, el dominico fue elegido para reformar la Inquisición española, ya que desde su fundación en 1478 no estaba cumpliendo los objetivos esperados por los Reyes Católicos. La incansable actividad de Torquemada extendió los tribunales por toda la península e inauguró el mayor periodo de persecución de judeoconversos, que posteriormente fue sustituido por el acoso a otros grupos considerados subversivos, como los calvinistas o los protestantes. Su figura ha quedado asociada a la de un fanático que disfrutaba torturando y quemando a la gente. Crueldad y fanatismo son las dos palabras que los historiadores usan para describirlo. Un fiel siervo de Dios, a la vez que un sádico asesino de centenares de seres humanos. Sigue siendo imposible justificar sus métodos de interrogatorio y castigo, que incluso comprendían a cualquier niño mayor de 12 años sospechado de herejía. 

Varios inquisidores ascendieron al papado. Gian Pietro Carafa, Gran Inquisidor y prefecto de la Congregación del Santo Oficio, donde desplegó toda la mano dura que le fue posible, fue posteriormente el Papa Pablo IV en 1555. Fue fundamental en el desarrollo de la Inquisición romana, reorganizando los tribunales en diversos territorios de la península itálica. Ya antes de ser elegido Papa, Carafa se había distinguido por su lucha contra la herejía protestante, sobre todo por su obra de represión: torturas, cárcel, confiscación de bienes y pena de muerte. Decía que tenía "el brazo lleno de sangre hasta el codo". Y durante su papado no dudó en intensificar el empleo de la tortura en los procesos inquisitoriales. Siendo Papa nombró al cardenal Michele Ghislieri como Gran Inquisidor. En 1555 emitió la bula Cum nimis absurdum, por la cual instituía en Roma el gueto que ya existía en otras ciudades europeas: los judíos, unas dos mil personas, se vieron obligados a vivir recluidos en una zona específica y a llevar públicamente señales distintivas en sus vestimentas. Algunos de los judíos apóstatas fueron condenados a ser quemados en la hoguera en 1556 y otros a galeras (remeros) de por vida (Javier García Blanco, Historia negra de los Papas, Ed. Luciérnaga, Barcelona, 2017). Fabio Chigi, posteriormente el Papa Alejandro VII, fue inquisidor en Malta y Adriano de Utrecht, posteriormente el Papa Adriano VI, fue Inquisidor General de España y desarrolló la inquisición en América.


El proceso de Juana de Arco

Ella es sin duda la víctima históricamente más famosa de la Inquisición. Obedeciendo a “visiones”, la joven Juana logró introducirse en el ejército Francés, llevándolo al triunfo en varias batallas importantes durante la Guerra de los Cien Años. No me extiendo sobre su historia, por demás conocida. El tribunal de la Inquisición que la juzgó, luego de varias vicisitudes, la declaró apóstata, mentirosa, sospechosa de herejía y blasfema hacia Dios y los Santos, lo que la llevó a su condena. Su intento de recurrir la decisión ante el Papa fue ignorado. La quemaron viva en la Plaza del Mercado Viejo de Rouan, el 30 de mayo de 1431. Tenía tan solo diecinueve años de edad. Veinticuatro años más tarde, el Papa Calixto III revisó la decisión de aquella corte eclesiástica, encontrando inocente a la doncella y declarándola mártir. En 1920 fue declarada Santa por el Papa Benedicto XV.


El caso de Giordano Bruno

En febrero de 1600, a los 52 años de edad, este fraile dominicano fue quemado vivo en Roma por orden de la Inquisición. Giordano Bruno era doctor en teología y fue escritor, filósofo, docente y teólogo, pero cuestionó muchos principios y concepciones que la Iglesia renacentista consideraba intocables. Ponía en duda los misterios de la Santísima Trinidad y de la Encarnación, y no creía en los milagros de Jesús. Por otra parte tuvo la intrepidez de apoyar las teorías de Copérnico sobre el heliocentrismo. Recorrió el mundo con sus enseñanzas y su carácter fuerte y combativo, publicando libros, hasta que fue traicionado y entregado a la Inquisición. Este asesinato del a todas luces inocente fraile fue evidentemente una maniobra destinada a preservar la ignorancia del pueblo y el poder totalitario de la jerarquía católica. De esta acción la Iglesia actual se ha arrepentido "pidiendo perdón a Dios y a todos los hermanos", pero no rehabilita el pensamiento de Bruno. 


Copérnico, Kepler y Galileo 

Nicolás Copérnico fue un monje polaco-prusiano del Renacimiento que formuló la teoría heliocéntrica del sistema solar. Era matemático, astrónomo, jurista, físico, médico, clérigo católico, doctor en derecho canónico, gobernador, diplomático y economista (en aquella época con la ciencia en pañales se podía ser todo eso). Su libro De revolucionibus orbium cœlestium (Sobre las revoluciones de las esferas celestes), publicado en 1543 luego de su muerte, suele ser considerado como el inicio de la astronomía moderna. Años después la Iglesia católica lo prohibió incluyéndolo hasta 1835 en el Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum (índice creado por la Inquisición romana en 1559, una lista de publicaciones y autores que no podían leerse bajo pena de excomunión). “Necia y absurda en el aspecto filosófico” y “herética por contradecir las máximas de la Sagrada Escritura” fue como lo calificó la Inquisición. La versión original no pudo leerse sin incurrir en la condena inquisitorial hasta 1835. Su contenido asestaba un golpe aplastante a la religión y a la Iglesia, a la leyenda de la creación del mundo por Dios. El hombre y la Tierra ya no eran el centro del universo. Copérnico fue considerado hereje por haber desafiado las enseñanzas religiosas al afirmar que la tierra gira alrededor del sol. La Iglesia católica, utilizando el poder de la Inquisición, convertirá al heliocentrismo en el enemigo más inmediato. Una comisión de teólogos consultores de la Inquisición, en el año 1616, censuró la teoría heliocéntrica reafirmando la inmovilidad de la Tierra: el científico no sólo proponía una nueva forma de entender el universo sino que contradecía la idea del hombre y de Dios que la Iglesia había defendido por más de mil años. Copérnico era un hombre sencillo y, como todos en aquel entonces, profundamente cristiano. No era su intención polemizar, pero tampoco podía dejar de lado lo que sus observaciones y mediciones le indicaban. Fue duramente criticado, pero no recibió los duros castigos de la Inquisición que tuvieron que sufrir otros grandes científicos como Giordano Bruno y Galileo Galilei. Si bien no fue quemado en la hoguera, este episodio demuestra una vez más, que la iglesia siempre se opuso (y se sigue oponiendo hoy) al avance de la ciencia y la razón. A partir de ese siglo se han venido asestando fuertes golpes a las concepciones religiosas, a medida que la autoridad de la ciencia crecía. Casi medio milenio más tarde, el Papa Juan Pablo II, en nombre de la Iglesia católica, alabó la obra de Copérnico (no le quedaba más remedio, en el siglo XX no la podía negar). 

Johannes Kepler (1571-1630), astrónomo, matemático y físico alemán, afirmaría que la órbita de los planetas alrededor del sol era elíptica y de ahí surgieron sus famosas leyes. A partir de aquí la teoría heliocéntrica comenzó a expandirse. En 1621 publicó “Epitome astronomiae copernicanae”, obra que ayudó a difundir el heliocentrismo copernicano durante la primera mitad del siglo XVII. Sus trabajos sobre las órbitas interplanetarias y las velocidades variables a las que se desplazan los planetas, le valió la persecución de la Iglesia que lo mantenía amenazado.

La cuestión del heliocentrismo copernicano, defendido por Galileo Galilei, se transformó en un combate entre la legitimación del nuevo paradigma científico y las resistencias de los adeptos de la filosofía aristotélica y la teología escolástica. Aunque ciertos teólogos, como el carmelita Foscarini en 1615, estaban dispuestos a admitir la realidad del movimiento de la Tierra y a construir una nueva ortodoxia, otros intentaban movilizar a la institución inquisitorial en nombre de la ortodoxia escolática. Es el caso del dominico Caccini, que denuncia a Galileo al Santo Oficio acusándolo de propagar una doctrina herética. El Papa Paulo V en 1616 declara al heliocentrismo completamente contrario a las Sagradas Escrituras. En junio de 1633 Urbano VIII condena a Galileo a abjurar del heliocentrismo y ordena que se haga conocer su condena al mundo científico. En 1638 el Santo Oficio abre una investigación. No se encuentra ninguna huella de esa investigación en los archivos romanos, lo que sugiere que no se le dio continuidad posiblemente debido a la muerte de Galileo, ocurrida en esos días. Temeroso de ser torturado, Galileo, entonces de 70 años, había abjurado de su postura negándola ante un tribunal romano.


Los Papas asesinos

Lucio III, Urbano III, Gregorio VIII, Clemente III, Celestino III, Inocencio III, Onorio III, Gregorio IX, Celestino IV, Inocencio IV, Alejandro IV, Urbano IV, Clemente IV, Gregorio X, Inocencio V, Adriano V, Juan XXI, Nicolás III, Martino IV, Onorio IV, Nicolás IV, Celestino V, Bonifacio VIII, Benedicto XI, Clemente V, Juan XXII, Benedicto XII, Clemente VI, Inocencio VI, Urbano V, Gregorio XI, Urbano VI, Bonifacio IX, Inocencio VII, Gregorio XII, Martino V, Eugenio IV, Nicolás V, Calixto III, Pío II, Pablo II, Sixto IV, Inocencio VIII, Alejandro VI, Pío III, Julio II, León X, Adriano VI, Clemente VII, Pablo III, Julio III, Marcelo II, Pablo IV, Pío IV, Pío V, Gregorio XIII, Sixto V, Urbano VII, Gregorio XIV, Inocencio IX, Clemente VIII, León XI, Pablo V, Gregorio XV, Urbano VIII, Inocencio X, Alejandro VII, Clemente IX, Clemente X, Inocencio XI, Alejandro VIII, Inocencio XII, Clemente XI, Inocencio XIII, Benedicto XIII, Clemente XII, Benedicto XIV, Clemente XIII, Clemente XIV, Pío VI, Pío VII, León XII, Pío VIII, Gregorio XVI, Pío IX y León XIII.

Estos son los "prohombres" que pontificaron durante ese período negro, que instituyeron, desarrollaron, utilizaron, apoyaron o, simplemente, permitieron esta Institución. ¡Cuántos torturadores y asesinos! Y muchos han sido santificados y están hoy en la Cripta de San Pedro en Vaticano. El beatificado Urbano II consideró que no es asesinato matar a alguien "en un exceso de celo en defensa de la madre Iglesia". En 1199 Inocencio III, considerado uno de los grandes Papas, promulga horrendos decretos en contra de los herejes. Inocencio IV oficializa la tortura en 1251. Sebastián Franck (1499-1543), escritor librepensador y humanista alemán, primero sacerdote y luego predicador, confiaba en que muchos de los nombres más venerables del santoral eclesiástico, entre ellos muchos Papas y también Santo Tomás de Aquino, "se vean condenados al fuego eterno en el juicio final".

Les presento tres opiniones sobre la Inquisición católica:

- “La persecución contra los cristianos por los romanos durante los primeros tres siglos después de Cristo era un procedimiento moderado y humano comparado con la persecución contra la herejía en Europa de 1227 a 1492” (La historia de la civilización, Tomo IV, por Will Durant, página 784).

“Los católicos romanos creen en el Purgatorio y que allí las almas sufren más dolor que en el Infierno. Mas sin embargo yo creo que la Inquisición es el único Purgatorio en la tierra y que los santos padres (sacerdotes, Papas) son los jueces y verdugos. La barbaridad de ese tribunal... sobrepasa todo entendimiento.” (La llave maestra del papado, Edición Tres, página 253, Antonio Gavin, sacerdote católico y testigo ocular de los procedimientos de la Inquisición española.)

- “Mejor ser ateo que creer en el Dios de la Inquisición” (Católico anónimo). 


Pero no solo los católicos...

Durante siglos, las guerras religiosas y la Inquisición asfixiaron a Europa con intolerancia y brutalidad. También los protestantes perseguían a quienes consideraban herejes. Un tribunal calvinista, a instigación del propio Calvino, quemó en la hoguera al médico, teólogo y filósofo español Miguel Servet en 1553 en Ginebra. Servet había descubierto la circulación de la sangre entre el corazón y los pulmones y, contradiciendo a católicos y protestantes, negaba la doctrina del pecado original y el dogma de la Santísima Trinidad y rechazaba el bautismo de niños. En 1536, antes que Inglaterra se separara de Roma y naciera la Iglesia anglicana, fue estrangulado y quemado en la hoguera en Bélgica ―con la complicidad del rey de Inglaterra Enrique VIII― el lingüista y sacerdote católico británico William Tyndale, acusado de herejía por traducir la Biblia al inglés, apartándose de la versión latina oficial, la Vulgata, impuesta por Roma. Las últimas palabras de Tyndale fueron: ¡Señor, abre los ojos del Rey de Inglaterra! Tan sólo tres años después, y como consecuencia del cisma anglicano, su traducción de la Biblia fue oficial en toda Inglaterra.


¿Y hoy?

El reinado de la Inquisición se extendió durante casi ocho siglos, hasta que en 1908 el Papa Pío X la transformó en la Sagrada Congregación del Santo Oficio y en 1965 Pablo VI la reorganizó, denominándola Congregación para la Doctrina de la Fe. En enero de 1998, el entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Cardenal Joseph Ratzinger (futuro Benedicto XVI), presidió la sesión en la que se abrieron los archivos de la Inquisición de los siglos XVI al XIX. Estos archivos, que cubren los años de 1542 a 1903 (en 4.500 volúmenes), trazan cuatro siglos de historia de la Iglesia, aunque una gran parte de ellos ha "desaparecido". Pero se mantuvieron cerrados los archivos del siglo XX. Claro, en éstos figura la actitud de la Iglesia durante los períodos del fascismo, del nazismo y del franquismo, en los cuales los obispos bendecían las armas con que se asesinaban a sus hermanos. Pío XII, quien no abrió la boca durante la exterminación de los judíos por Hitler, canonizó a Pío X, una especie de "inquisidor moderno", e inició una nueva campaña de censura con la encíclica Humanis generis, prohibiendo los sacerdotes obreros y destituyendo a los teólogos más importantes de la época (Teilhard de Chardin, Henri de Lubac, Yves Congar y Marie Dominique Chenu).

También en 1998 el Vaticano convocó a un Simposio para estudiar lo que significó la Inquisición. A su término, el Cardenal Roger Etchegaray reafirmó que la Inquisición romana "operaba bajo el control directo de la Santa Sede". Y el teólogo del Papa en ese momento, el dominico Georges Cottier, declaró: Al comienzo la Inquisición aplicó los procedimientos previstos con un rigor excesivo que, en ciertos casos, degeneraron en auténticos abusos. La Iglesia debe reflexionar sobre el respaldo dado durante siglos a métodos de intolerancia y violencia al servicio de la verdad. Natale Benazzi, autor de "El libro negro sobre la Inquisición", comentó que "cuando la Iglesia, en un tribunal, acusaba a una persona de delito de conciencia, éste no tenía defensa. Así nació una época de terror". Ahora, con casi ocho siglos de atraso, la Iglesia reúne un simposio para "pedir perdón por los abusos cometidos". El 22 de junio de 2015 el Papa Francisco pidió perdón al visitar una Iglesia valdense en Turín: "Por parte de la Iglesia católica, os pido perdón por las actitudes y comportamientos no cristianos, incluso inhumanos, que en nuestra historia hemos tenido contra vosotros. En nombre de Cristo Jesús, perdonadnos".

Esta temible y polémica Institución sigue existiendo como policía secreta de la Iglesia Católica, encargada de reprimir a los disidentes internos y externos. Solamente ha cambiado de nombre y de métodos. Ya no envían a la hoguera a quienes a su juicio son herejes, sino que los aniquilan psíquica y moralmente. Durante el papado de Wojtyla (1978-2005), la Congregación para la Doctrina de la Fe, presidida por Ratzinger, silenció a más de 400 personas, teólogos y religiosos, por las herejías de no pensar igual que la doctrina marcada por el Vaticano de Juan Pablo II. En el Siglo XXI, su cotidiana actividad alcanza una dimensión global y moderna. Las denuncias que a diario recibe por correo electrónico en contra de obispos tercermundistas, teólogos de la liberación, religiosos y religiosas, sacerdotes y novicios de todo el mundo, quedan fielmente registradas en los ordenadores del Vaticano. Fue Ratzinger quien elaboró el documento que condenó la teología de la liberación y sus máximos exponentes, como Leonard Boff. Al teólogo Hans Küng se le prohibió seguir impartiendo sus clases de teología después de publicar, en 1979, un artículo contra Juan Pablo II.

En la Congregación actual, las formas siguen siendo similares a las medievales: procesos secretos, informantes que denuncian anónimamente, juicios a puerta cerrada donde acusadores y jueces son las mismas personas, sin posible apelación a ningún tribunal independiente y los autos son inconsultos para los inculpados, derecho concedido a cualquier criminal en una sociedad democrática. Entre los inculpados no solo están los teólogos y obispos luteranos, también se trata de reprimir a otros teólogos disidentes (se destituyen o mantienen alejados de importantes cargos), a obispos brasileños por defender la pobreza, a teólogos de la India o Sri Lanka, castigados férreamente por disentir de la teología neo-escolástica. A estos nuevos “herejes” se les prohíbe enseñar, se les condena a temporadas de silencio, se censuran sus libros. El Padre Teilhard de Chardin, teólogo heterodoxo, que intentó sintetizar ciencia y religión, fue silenciado, perseguido y finalmente desterrado de la Iglesia por sus ideas evolucionistas.

¿La Iglesia católica pidió perdón por todas esas atrocidades o en muchos casos las justifica? ¿Porqué siguen santificados y venerados los Papas asesinos? En 1990, después que Juan Pablo II propuso en 1979 una revisión del caso Galileo, Ratzinger expresó: En la época de Galileo la Iglesia fue mucho más fiel a la razón que el propio Galileo. El proceso contra Galileo fue razonable y justo.  Años después, en un programa de la TV alemana titulado “Kontraste”, poco antes de ser elegido Papa, cuando le llamaron Gran Inquisidor Ratzinger contestó: Ese título es una clasificación histórica, pero sí, de alguna manera le damos continuidad. Y según nuestra conciencia del derecho, intentamos hacer hoy aquello que se hizo con los ―en parte criticables― métodos de entonces. Y justificó así aquella etapa horrenda de la historia eclesiástica por el "avance que significó que antes de condenar a alguien se le escuchara": Sin embargo, debe decirse que la Inquisición constituyó un progreso: nadie podía ser juzgado sin ser inquirido. Es decir, primero tenían que hacerse investigaciones.

Al cumplirse 20 años de la apertura parcial de los archivos realizada en 1998, la Congregación para la Doctrina de la Fe anunció para mayo de 2018 la realización del congreso “La Inquisición Romana y sus archivos” (¿se realizó?, no conseguí información en la web).

La historia de la Iglesia católica revela un insoportable caudal de crueldades corporales y espirituales, historia terrible y trágica escrita con sangre de inocentes durante gran parte de su trayectoria. La sangre de quienes se negaban a obedecer a los oficiales autoritarios de la Santa Sede, la sangre de personas que desaprobaban los ritos de la Iglesia, que denunciaban los atropellos del clero, que criticaban la politización de la Iglesia romana, que simplemente eran denunciados por brujería. Ningún católico honesto puede negar esta historia, ninguno en sus cabales puede justificar los penosos sucesos que ella cuenta. Ni siquiera la suma total de obras caritativas realizadas por la Iglesia católica en la actualidad cancela sus atrocidades contra incontables seres humanos. Ni todos los hospitales, clínicas, programas de bienestar social, retiros para fortalecer el matrimonio y otros programas sociales de la Iglesia en todo el mundo, nivelan la balanza. Es imposible rectificar tan enorme mal, justificarlo, obviarlo, perdonarlo.

Hemos echado una mirada sobre el pasado sangriento de una Iglesia que hoy nos predica amor al prójimo, tolerancia, defensa de la vida, no al aborto... Hipocresía pura. Y muchos teólogos tildan estas crueldades de "errores ocasionales". La jerarquía cristiana, casi sin excepciones, calla obstinadamente el pasado violador de los Derechos Humanos que registran los documentos de su propia religión. Cuando la historia juzgue a la Iglesia, no se fijará solamente en los últimos años. Considerará sus 2000 o más años de existencia.

Alberto Cirio

_______________

(*) Nota Final:

El autor de esta publicación es "Alberto Cirio", fiel seguidor y colaborador de este Blog; quien amablemente me solicitó el compartir este artículo con el resto de los lectores; y al no estar en contra de la filosofía del Blog, es un honor para mí el poder publicarlo. El mismo "Alberto" se encargará de responder las dudas de los lectores a través de los comentarios.



Ver: 
Ver Articulo: Países con más Ateos

Ver Sección: Actualidad y Noticias


                                 ARTICULOS RELACIONADOS

.



"Los seres humanos nunca hacen el mal de manera tan completa y feliz como cuando lo hacen por una convicción religiosa"

Blaise Pascal






119 comentarios:

  1. ¡Caramba, Alberto, otro artículo de su autoría, qué colaborador tan prolífico que ha resultado ud!

    Cualquiera diría que ud escribe para olvidar las penas futbolísticas...

    ResponderEliminar
  2. Hola a todos,
    me gustaría saber como pensáis como era Jesús cuando vivió aquí.
    Yo creo que era una persona con mucho sentido del humor y que le gustaba rodearse de personas que la sociedad consideraba impuras como prostitutas, recaudadores de impuestos, enfermos, leprosos... Una persona muy humilde, amorosa y cercana. Era muy rebelde y por eso lo clavaron en la cruz, porque lo normal era que los romanos ataran a las personas en la cruz y después de uno o dos días de castigo las personas condenadas eran liberadas, y pocos morían, pero a Jesucristo lo clavaron en el madero porque era un peligro contra los poderes establecidos. Lo clavaron como escarmiento a los que se revelaran contra el poder establecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moroni

      Escribe usted: (copio y pego)

      "me gustaría saber como pensáis como era Jesús cuando vivió aquí...

      No existe registro histórico fidedigno que haya existido un sujeto como el de los evangelios, y los historiadores que se refieren ese personaje han sido adulterados o falsificados. De eso ya existe pruebas que se encuentran en este blog.

      Ahora bien, supongamos por un momento que el Jesús haya existido realmente (hagamos un supuesto).

      ¿Cómo sería Jesús cuando "vivió" aquí?

      Si usted leyó mi artículo "La Deconstrucción de Jesús" en el apartado "Hacia el Post Cristianismo", allí encontrará las pruebas de que el sujeto del evangelio era discriminador, manipulador, arrogante y mentiroso.

      Entiendo que aquellos que solo leen lo evangelios para destacar algunas actuaciones que son favorables para una imagen bondadosa de Jesús, deben forzosamente esconder aquellas otras en que su "Maestro" no queda muy bien parado.

      Por otra parte "el poder establecido" que Jesús lamentaba, extrañaba y promovía era el de su Padre ("Yo y el Padre somos una sola cosa") y ese "poder establecido" era el personaje siniestro, malvado, perverso, del Antiguo Testamento, al cual llama "su Padre".
      El Dios, YHVH o JHVH del Antiguo Testamento deja un reguero de sangre, exterminio y genocidios tan solo comparable con la Santa Inquisición que relata muy bien Alberto Cirio.

      Jesús solo esperaba instalar nuevamente en la tierra un Reino de Dios, ergo un "Poder establecido" que la civilización romana había desarticulado. (afortunadamente).

      RUBÉN

      Eliminar
    2. Noooo otra vez queriendo "clavar" a alguien con su indigerible artículo. Ud no se cansa, ¿verdad, Rubén?...

      ¡Pero alégrese, porque tengo buenas noticias!: ud sabrá, como yo, que lenguas maledicentes andan diciendo por ahí que a su artículo no lo leyeron ni los perros.

      Sin embargo, he descubierto que ésto es completamente falso y aquí tengo la prueba irrefutable de ello:

      https://st3.depositphotos.com/1003082/18940/i/1600/depositphotos_189406956-stock-photo-pug-dog-reading-a-book.jpg

      Es indudable que el pobre can acaba de leer su artículo, ¿qué duda cabe al respecto? La expresión facial del chucho, casi al borde del llanto, lo dice todo...

      Eliminar
    3. Hola Moroni...

      Si quiere tomar como fuente fidedigna de información los evangelios para lo referente a la vida del Jesús Cristo pues no es una fuente muy confiable ...

      Para ver puramente los múltiples errores de geografía , costumbres , historia etc etc etc ... Le recomiendo un libro que se llama " la biblia desenterrada " la cual como todo libro que se respete tiene la bibliografía pertinente para que usted se apoye
      Después podrá sacar sus propias conclusiones sobre la confiabilidad bíblica para lo que se dice que dijo / hizo el Jesús Cristo

      Ahora sí quiere argumentar sobre la calidad moral del mensaje , que si realmente era el mesías , que si era un dios , hijo de Dios, hombre extraordinario , normalito o de plano un loco delirante ( así como se puede discutir el porque el capitán América pudo levantar a mjolnir ) ahí si paso...
      Saludos

      Eliminar
    4. "porque lo normal era que los romanos ataran a las personas en la cruz y después de uno o dos días de castigo las personas condenadas eran liberadas, y pocos morían, pero a Jesucristo lo clavaron en el madero porque era un peligro contra los poderes establecidos."


      ¿De dónde dónde saca que lo normal era dejarlas ir después de uno o dos días?

      Los romanos llevaban practicando la cruxificion el motivo de este castigo era humillar públicamente a los enemigos de Roma, mira esto te va a pasar si nos desafias

      Así que dejarlos ir era mala idea

      Eliminar
    5. Para un ateo, el primer reflejo para "saber como era jesus" es pues leerse un tratado escrito por la pluma vitriolica de los despistados que mantienen este blog.

      Esa es la "fuente" primaria con la cual se hacen un "pensamiento critico" acerca de Jesus.

      Algunos ateos medio decentes al menos se leen uno que otro libro publicado por algun respetable academico, pero son pocos los lectores ateos de esa informacion desafortunadamente.

      Yo recomendaria leer a los ingenieros Duque y Conde, a Tama Starr, a el profesor Penagos y ver los videos de youtube de las universidades dedicadas al periodo teologico del primer siglo.

      Ahora bien si uno quiere salirse de la mera descripcion de hechos....

      Bien puede quedarse mirando un Lirio.

      Alli esta toda la Verdad de Jesus...

      El Dijo que ningun Rey tenia vestido mas bonito que el Lirio.

      Es un ejercicio magnifico mirar desde todos los angulos posibles al lirio.

      Repito, mire fijamente el lirio, huelalo.... y descubrira la Iluminacion de Buda acerca de quien era Jesus.

      Pista:

      TU ERES JESUS

      Todos somos Jesus, Hasta los ateos mas recalcitrntes son parte de ese Jesus por el cual interrogas

      Eres tambien el Lirio.

      Eliminar
    6. Ateo chavista ..
      Efectivamente Quien sabe de donde salio eso de que lo normal de los crucificados eran después liberados ..
      A lo mejor se confundieron en el texto bíblico en donde dice que a Jesús Cristo lo iban a mandar azotar y después dejar ir ...

      Pero ya crucificado bajabas bien muerto

      Eliminar
  3. Estas torturas siguen ocurriendo en los paises ATEOS. Miren a Venezuela, a la China, la URSS Albania.

    En los paises catolicos estas cosas no ocurren hace siglos.

    Son los ateos los que continuan insultando, denostando y degradando a los seres humanos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, los humanos siempre hemos hecho esas cosas,como torturar,matar,humillar,conquistas,esclavizar ,etc.en fin,cosas de humanos,pero cabría esperar otra cosa de don Jesús,dados los atributos que uds.le endilgan,poderes,sanaciones,resucitadas,etc.y jamás hizo nada para detener los desastres hechos en SU NOMBRE, que raro no?.
      Benny K.Gámmela

      Eliminar
    2. Pues lo que usted denuncia es bastante grave. Ahora bien es esto SU opinion acerca de los procesos historicos? O es algo que recuerda de algun tipo de adoctrinamiento comunista.

      Exactamente cuales son estos desastres imaginarios que pueblan tanto la charla de los ateos militante?

      Eliminar
    3. Vaya, siempre con pelotudeces,contestó como todo un troll,.como siempre.
      Ana Lisa Melchotto.

      Eliminar
  4. Lo que nos presentas Alberto es un "bocatto di cardinali".

    La historia del cristianismo es un reguero de sangre, sufrimiento y dolor disfrazado de amor al prójimo. Desde luego los siempre defensores de la doctrina maldita, rasgan vestiduras dando un paso al costado. Aletargan su fe con el argumento del "verdadero escocés"... "un cristiano verdadero no haría eso", y se quedan más frescos que una lechuga.

    Alberto gracias por este excelente artículo, muy bien escrito y además actualizado. Espero que lo puedas publicar en forma de libro.

    Te recomiendo eches un vistazo a los "Anales de La Santa Inquisición en Lima" de Ricardo Palma. Allí hay una descripción que no dejó de asombrarme, de la cual recuerdo un detalle que paso a describir:

    Cuando se conoció en Lima la abolición de la Inquisición, una muchedumbre acudió a las dependencias de esa institución y saquearon el recinto, quemando valiosos documentos que habrían servido para conocer más acerca de ella. Pero también descubrieron en el recinto de las audiencias, una imagen de Cristo crucificado, que tenía la cabeza articulada, la cual era manejada por un mecanismo oculto desde un apartado lugar.

    Ese hecho realmente produce espanto, cuántas personas deben haber sido culpadas por esos sacerdotes asesinos, haciendo que el cristo de la imagen asintiera o negara con su cabeza, los delitos que se les imputaban.

    El hombre es el lobo del hombre, que duda cabe.

    RUBÉN

    ResponderEliminar
  5. Alberto, simplemente gracias totales., por tu gran artículo.
    Daniel, más respeto! La última víctima de Torquemada pudo haber sido tu bisabuelo..
    Rubén, no estoy de acuerdo con la frase "El hombre es el lobo del hombre.." Ya quisieramos los humanos ser como los lobos con sus hermanos lobos., excepto con el omega., Lo nuestro es puro comportamiento primate.."

    Saludos desde el norte de México

    Anatemo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anatemo Nº 5

      Muy cierto tu comentario. Debo pedir perdón a nuestros hermanos lobos, la frase lleva un significado, falta de empatía entre nosotros los humanos, y mucho más cuando se hace en nombre de un dios, una religión o una autoridad religiosa.

      Saludos:
      RUBÉN

      Eliminar
    2. "Debo pedir perdón a nuestros hermanos lobos", y yo debo felicitarlo a ud, hermano Rubén, si esta forma de hablar que ud ha adoptado en este caso, distintiva de "il poverello de Assisi" y habitual en otros grandes colosos espirituales de la historia, no es una mera pose o formalidad lingüística, sino que comienza ud a atisbar la unidad indisoluble que subyace a todo el Universo y la Vida, y que nos hermana fuertemente, al punto de fusión, con todo y con todos.

      Muy bien...

      Eliminar
    3. Ve Franz?,"grandes colosos espirituales de la historia",y que rayos es el espiritu?,como mide la espiritualidad ud.desde la perspectiva creyente?,"la unidad indisoluble que subyace a todo el universo y la vida",guau!!,traducción por favor!!.
      Mitre Mendo Zodape.

      Eliminar
    4. Daniel Franz

      colossi superbia fumi



      Elco Losopillo

      Eliminar
    5. Gracias por su elocuente(y esperada),respuesta,pregunto a ud.como a Carranza,porque cree ud.que Jesús no hace nada ante las barbaridades hechas en su nombre?
      Tomasa Cudila.

      Eliminar
    6. Anónimo Tomasa Nº 5.f

      Jesús solo existe en los evangelios, si hubiese resucitado y estuviera con vida... o dentro del corazón del creyente... la Santas Inquisiciones no hubieran ocurrido.

      Al que no existe no se le puede pedir nada. Hay que ser loco o creyente para seguir volutas de humo.

      RUBÉN

      Eliminar
    7. Si Rubén, ya lo sé, pero siempre me han interesado las respuestas de los que sí creen, y aunque no las comparta, las puedo respetar,pero veo que los habituales comentaristas creyentes no responden nada.
      Elber Galarga.

      Eliminar
    8. Amiga Tomasa Cudila: Sus preguntas parten de un armazón intelectual de ideas preconcebidas sobre las realidades trascendentes que probablemente le dieron sus familiares creyentes en su casa, o los curas en la escuela, o bien que ud mamó, Tomasa (sólo eso le faltaba a ud), de las ideas y opiniones populares sobre religión que están arraigadas en la sociedad en que ud nació y se crió.

      Como dije antes, ninguna idea de la mente humana sobre las realidades trascendentes puede ser cierta, y por lo tanto ninguna pregunta elaborada por la mente humana sobre las realidades trascendentes tienen respuesta en ese plano.

      No es posible entender la existencia ni los modos de operación del Infinito mediante la mente finita. La única posibilidad -y la posibilidad cierta, gloriosa del ser humano- es TRASCENDER su forma de conocimiento habitual mediante la mente, dicho en otras palabras, trascender la mente, que limita, obnubila y deforma su visión, y REALIZAR DIRECTAMENTE, sin "vidrios oscuros" intermedios, la Verdad Última.

      A esa gloriosa realización, a ese "acme" de la condición humana, han apuntado, de distintas formas y con distintos lenguajes, todos los grandes maestros espirituales.

      Entonces, todas las preguntas que ud tuviera son contestadas, o en realidad ni siquiera son contestadas, sino que desaparecen, se esfuman, se desvanecen; se ve claramente su inadecuación e impertinencia respecto de la realidad trascendente a la que se dirigían.

      Algunas veces puse este ejemplo: todas las discusiones sobre el por qué sí o el por qué no de las Realidades últimas son como ponerse a discutir en una habitación herméticamente cerrada acerca de si está lloviendo afuera.

      Las discusiones pueden ser interminables, los argumentos de unos y otros pueden ser muy hábiles e ingeniosos, pero finalmente nadie puede demostrar nada fehacientemente, ya que las condiciones exteriores son incognoscidas e incognoscibles para todos los participantes, DESDE EL PUNTO DE VISTA en que ellos están situados.

      Es necesario "quebrar" de algún modo ese plano, es necesario levantarse de la silla, abrir la puerta, y salir al exterior. Entonces, con las gruesas gotas de agua golpeando el cuerpo bajo la tormenta, todas las discusiones, dudas y argumentos que se esgrimían antes quedan atrás. No hay nada más que discutir. Uno SABE que llueve, no mediante complejas e intrincadas elucubraciones del intelecto, sino por REALIZACIÓN DIRECTA de la lluvia.

      ¿Qué más se puede agregar?

      Gloria...

      Eliminar
    9. Ahí está, eso, no comparto sus afirmaciones, algunas ni las entiendo, pero aprendo, toda mi vida adulta me interesó conocer el pensamiento de los que creen sin evidencia alguna en todo eso,creo que todos tenemos ideas preconcebidas de algo o alguien, respetuosamente:,
      El gaucho Talarga.

      Eliminar
    10. Está bien, Sr.Talarga, no espero que nadie comparta mis afirmaciones; de hecho no es una cuestión de "compartir" o "no compartir" afirmaciones, sino que, si de algo espero que puedan servir mis palabras, es como motivación para buscar, o para seguir buscando (incluso para mí mismo), la Verdad o el sentido último de la vida.

      Salude de mi parte a Ester Mosobicho...

      Eliminar
    11. Buscar el sentido ultimo de la vida dices....... Ay franz, por que deberiamos de buscarle el sentido a algo que se nos ha sido impuesto y que a muchos (dentro de los cuales me incluyo) no nos gusta como lo es la vida?, por qur todo esto debe de ser obligado, por que no mas bien no se nos pregunta primero si queremos estar aqui en este mundo en primer lugar?, por que no se nos respeta o se nos da un derecho a decidir estar aquí en primer lugar?, (claro esta si es que alguien o algo nos puso aquí).

      Eliminar
    12. Anatemo...
      Hay un libro que se llama el lobo y el filósofo .. Salvo los capítulos finales y el evidente narcisismo del fulano que lo escribe y el clásico happy ending hace unas reflexiones iniciales interesantes sobre la naturaleza del primate ( y por extensión humana ) y sobre la de los canidos ( lobos en particular ) ..lástima que empezó tan bien y se le fue de la mitad para adelante al autor

      Eliminar
    13. Alejando Martínez gomez Nº 5.l

      Pensemos en el escenario siguiente: de un lado el acusado, frente a los sacerdotes del Santo Oficio, acompañados del Prominente Inquisidor (cubierto con una capuchón negro) en la persona de Daniel Franz:

      COMIENZA EL INTERROGATORIO Y LA TORTURA:

      Se hace sentar al acusado en "el sillón de púas", se escuchan alaridos espantosos de terror, la sangre cae al piso y el Inquisidor Franz le explica al acusado, con estas palabras:

      "hermano querido, sé que estás sufriendo, pero debes comprender lo siguiente: No es posible entender la existencia ni los modos de operación del Infinito mediante la mente finita. La única posibilidad -y la posibilidad cierta, gloriosa del ser humano- es TRASCENDER su forma de conocimiento habitual mediante la mente, dicho en otras palabras, trascender la mente, que limita, obnubila y deforma su visión... ahora hermano, ten vamos a aplicar "el hierro candente", es mejor que confieses tus pecados..."

      EL HIERRO CANDENTE Y EL SUBMARINO:

      El acusado por la Santa Inquisición está sangrando por todos lados, lo incorporan y lo atan para cubrir su cabeza con una máscara al rojo vivo: mientras el sujeto emite quejidos desesperados, el Inquisidor Franz le explica lo siguiente:

      " Querido hermano, el amor se manifiesta en formas enigmáticas, confiesa de una vez tus pecados y reconoce que No es posible entender la existencia ni los modos de operación del Infinito mediante la mente finita. La única posibilidad realización, a ese "acme" de la condición humana, han apuntado, de distintas formas y con distintos lenguajes la palabras siempre Santas y Gloriosas del Jesús y su Gran Amor. Ahora te vamos a sumergir en las aguas servidas en donde encontrarás el hedor de tu amigo Satán que te está llamando

      sumergen al acusado y hace "glu-glu" en las aguas fecales, después de lo cual el Inquisidor Franz le explica:

      " Es necesario hermano "quebrar" de algún modo ese plano, es necesario levantarse del sillón de púas, abrir la puerta, y salir al exterior. Entonces, con las gruesas gotas de aguas fecales golpeando el cuerpo bajo la tormenta de mierda, todas las discusiones, dudas y argumentos que se esgrimían antes quedan atrás. No hay nada más que discutir..."

      Se levanta la Sesión del Santo Tribunal, el acusado ya está moribundo cuando es conducido al calabozo para "recuperarse" y así alcanzar la Verdad universal.

      Finalmente el Inquisidor Franz, le explica a sus hermanos inquisidores con estas sabias palabras:

      " Uno SABE que llueve, no mediante complejas e intrincadas elucubraciones del intelecto, sino por REALIZACIÓN DIRECTA de la lluvia de substancias fecales sobre el cuerpo, con la sangre del suplicio y los estertores de ¡GLORIA-GLORIA-GLORIA! "

      RUBÉN

      Eliminar
    14. La forma tan clarita que entiende ud todo, Rubén, me llena de alegría y esperanza en sus capacidades de comprensión espiritual:

      https://thumbs.dreamstime.com/z/hombre-de-negocios-desesperado-cansado-en-la-tensi%C3%B3n-que-trabaja-en-el-escritorio-del-ordenador-de-oficina-que-lleva-cabo-la-77720748.jpg

      Me congratulo de ver que todo el tiempo que he venido tratando de explicarle estas cuestiones no ha caido en saco roto...

      Eliminar
    15. PD: Sin embargo, Rubén, no dejo de reconocer que sus intentonas humorísticas de los últimos tiempos, por más torpes y burdas que puedan parecer, no dejan de marcar un progreso en su habitual carácter excesivamente serio, gris y circunspecto.

      El buen humor (o al menos el espíritu festivo) hace más llevadera la ignorancia, e incluso hace albergar esperanzas de salir de ella! ¿Quién le dice?

      ¡Aproveche el momento, Rubén, éste puede ser su año!...

      Eliminar
    16. humorismo tétrico y macabro es el que busca llegar a la Verdad sin usar el cerebro.

      Humor De Humo

      Eliminar
    17. Humo, nuevamente humo.
      Pequeño tornado que envuelve mis ojos.
      Humo, corazón sangrante, un vaso de vino,
      triste cigarrillo que acompañas penas,
      que ves como muero callado en mi pieza.

      Humo, en tu gris vestuario la veo de nuevo.
      Humo, qué silueta inmensa y eres tan pequeño.
      Humo, mi fiel cigarrillo sabe lo que siento.
      Humo, tu torrente informe es un mar abierto.

      ...


      Qué canción, "Un cigarrillo más", una de mis favoritas del gran poeta y cantautor folclórico argentino Aldo Monges:

      https://www.youtube.com/watch?v=L95SMXWNYfE

      Debo agradecer que aquí me la traen seguido a la memoria...


      PD: Vale recordar que fumar es perjudicial para la salud.

      Eliminar
    18. vender humo... es perjudicial para la salud espiritual...

      Lokero Tomuch

      Eliminar
    19. Rubén...

      Realmente yo a nivel personal tengo poco o ningún problema con la creencia idealizada del Jesús Cristo que muchos creyentes " no institucionales " tienen .. como muy enamorados de los pasajes moralmente " buenos " de los evangelios y obviando los de moralidad cuestionable ( de que los hay los hay y ahí están escritos ... ) Intentando justificarlos con x y o z argumentos ..

      Y ahí radica el problema, uno acá puede echarse ríos de tinta virtual cada quien defendiendo su posición... Pero lo que es un hecho innegable es que los textos bíblicos ( entre ellos los evangelios ) han dado pie a cientas de interpretaciones de la " verdad absoluta ", peor aún ... Está se ve modificada según el contexto histórico y el estado de la sociedad que uno quiera analizar ( cómo va una verdad absoluta tan clara a según ser modificable o maleable con el contexto histórico / social ?? Donde quedo lo absoluto tonces ?

      La calidad moral y humana de muchos creyentes está demostrada en sus acciones .. si quieren para eso inspirarse el el Jesús Cristo o el dios hebreo ( de forma bastante idealizada ) , en Superman , el capitán América o Seiya ahí cada quien


      Por el otro lado esta el grupo de creyentes ( como el anónimo que andaba por acá ) que andaban convencidos de que la hipotética deidad castigaba a sangre y fuego , y que todos los no creyentes somos parientes del maligno y no se a que infierno nos iba a tocar ir simplemente por cuestionar algo cuestionable , que estuvo " bien" que mataran a los primogénitos egipcios porque el faraón era un hombre malo, muy malo etc etc etc

      Ahora volviendo a tu punto y en relación estrictamente con el tema en cuestión ( la inquisición ) eso sí tenlo por seguro... Tanto Daniel ( que para mí está en el grupo de "buenas personas ".. vaya hasta vegetariano es ) así como tú y como yo nos vamos a los tormentos de la " santa " inquisición.. tu y yo por ateos y Daniel por hereje .. a quien le toca más tortura eso sí lo ignoro

      Eliminar
    20. Saludos amigo Alejandro. Jajaaa no se crea ud que el hecho de no comer al hermano bóvido otorga alguna condición de santidad a nadie; en absoluto... en lo personal, tengo más pecados en mi historial que pelos tiene el hombre-lobo (o el hombre-hermano-lobo, diría Rubén) en una noche de luna llena...

      Eliminar
    21. Alejandro Martínez gomez Nº 5.t

      Sobre el hecho de "inspirarse" en el Jesucristo o en el Dios hebreo:

      Como habrás notado, tengo un Post Grado en "conspiranoia" de manera que mi posición es bastante particular, respecto a las "inspiraciones" hebreas.

      Todo es publicidad hebrea en occidente, cine, arte, literatura, premios Nobel, Palma de Oro, Oscar, cine... y... ¡religiones! nos meten al Cristo hasta debajo de la cama, debajo de las piedras, hasta el contraveneno lleva la forma de: "antisemitismo".

      La sumisión occidental ya se realizó, hoy en día lo que se hace es clavarla con más fuerzas. El propio blog: "Ateísmo para Cristianos" lleva el nombre perverso del Cristo hebreo.

      Incluso se promueve hoy en día a Albert Einstein como un divulgador moral, porque el Cristo ya no soporta muchos años más de existencia.

      Mi participación en este blog, es desde luego, combatir la ignorancia del pasado, tratando de salir a respirar el aire puro de la libertad ideológica hebrea, judía o islámica, la cual se impuso en occidente no por su carácter de ser paradigma de bondad, amor, perdón, sino para también sacudir las conciencias individuales del pantano ideológico en que se encuentra occidente.

      Una tarea casi imposible, una gota de agua en un mar de ignorancia, pero gratificante de practicar.

      Gracias:
      RUBÉN

      Eliminar
    22. Hola Rubén...

      Por eso hice la aclaración que en una forma "idealizada"

      Tristemente La conspiranoia no implica que estés equivocado

      Eliminar
  6. Daniel Franz; como sabe no creo en realidades últimas o verdades absolutas, pero de nuevo le agradezco tomarse el tiempo para informar de su perspectiva.
    Abrham Aslaccola.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Ruben y Anatemo, me alegro que mi artículo pueda revivir en la mente de muchos estos hechos archiconocidos pero que muchos sectores religiosos quieren tapar, minimizar u olvidar. Con respecto al libro de Palma, no lo conocía, lo estoy leyendo de a poco en la web. Gracias por el dato, Ruben, me parece muy interesante y con datos bastante directos.

    ResponderEliminar
  8. ES MIÉRCOLES y hoy afirmo con amor en el nombre de Dios, que este será un día feliz y colmado de propósito, bendiciones, triunfos y prosperidad.

    Escribe AMÉN para poner este nuevo día en las poderosas manos del SEÑOR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada oracion milagrosa, sus deseos y pensamientos son mas que bienvenidos en un blog en donde nunca le agradecen NADA a Dios. Solo ven curas pedofilos, inquicisiones y rabinos judios.

      Pero yendo mas alla de esas superficialidades hay que reconocer que la creacion de dios encierra mucha belleza

      GLORIA

      Eliminar
    2. Si, hay que agradecerle a "dios" por TODO, claro qur si, incluso por las cosas que nos hacen daño a diario que ocurren sin la intervencion del hombre como las enfermedades y desastres naturales verdad?, imbeciles.

      Eliminar
  9. "El Nombre de la Rosa", qué buena película. Clima medieval muy bien logrado... contínuos sutiles guiños semióticos y literarios, que venían de la novela de Umberto Eco (seguramente no capté ni la décima parte de ellos).

    Grandes actuaciones: Sean Connery como William de Baskerville, excelente... F.Murray Abraham como el gran inquisidor Bernardo Gui, impresionante en verdad.

    Recuerdo haber leído que había problemas de egos en el set de filmación (todos los problemas vienen del ego, vale la pena recordar), ya que F.Murray Abraham (actor secundario en esta película) reclamaba más protagonismo y atención, puesto que decía que él era el único allí que había ganado un Oscar.

    Y era cierto; lo había ganado dos años antes interpretando al "Salieri" de "Amadeus", mientras que Sean Connery, actor principal en esta película, no había ganado ninguno aun (lo ganaría luego por "Los Intocables").

    Temas filosóficos y religiosos entremezclados con cuestiones más mundanas de intrigas, envidias, bajas pasiones e investigaciones policiales.

    Un "must-see", dirían los críticos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PD: No digo que Bernardo Gui fuera "gran" inquisidor porque a mí me parezca grande, sino porque ese era el título que ostentaba, "Gran Inquisidor de Toulouse".

      Eliminar
    2. Asi es, muy raro que los ilustrados ateos que hoy por hoy proliferan exageradamente en este blog no hayan mencionado al Bernando Gui de F.Murray.

      Es un actor inmortal. Aunque no puedo imaginarlo haciendo de Herodes al estilo Superstar.

      Tal vez Connery si podria haber sido un buen Herodes en ese legendario Film

      (Film que por cierto prueba muchas cosas que los ateos ya han considerado como 'desprobadas')

      Vuelvo y repito, todo se explica si entendemos que TODOS somos 'Bernando Gui'. O al menos llevamos un diminuto Bernardo Gui en nuestro corazon

      Eliminar
  10. Es gracias a artículos como éste,que quizá algún creyente recapacite sobre sus absurdas creencias, o cuando menos sepa y se informe de la repugnante institución religiosa a la que pertenecen,en especial los más jóvenes,que aunque crean en algún dios,no anden besando las sotanas de esos inmundos personajes que llevan siglos haciendo las peores cosas.
    Lesli Berttino.

    ResponderEliminar
  11. A propósito de este artículo, y en general sobre las muchas barbaridades que la humanidad ignorante ha cometido en nombre de la religión, y en particular en nombre de Jesús, traicionando grotescamente la esencia de su mensaje, creo que vale la pena volver a transcribir (ya lo he hecho en otras oportunidades) uno de los clásicos cuentos del jesuita Anthony de Mello, tomado de su libro "El Canto del Pájaro":

    El místico regresó del desierto.

    "Cuéntanos", le dijeron con avidez las personas, "¿cómo es Dios?".

    Pero ¿cómo podría él expresar con palabras lo que había experimentado en lo más profundo de su corazón? ¿Acaso se puede expresar la Verdad con palabras?

    Al fin, luego de mucha insistencia, les confió una fórmula -necesariamente inexacta e insuficiente-, con la esperanza de que alguno de ellos pudiera, a través de ella, sentir el impulso de experimentar por sí mismo lo que él había experimentado.

    Pero no. Ellos aprendieron la fórmula de memoria y la convirtieron en un texto sagrado. Se la impusieron a todos como si se tratara de un dogma. Incluso se tomaron el trabajo de difundirla en países extranjeros. Algunos llegaron a dar su vida, o a matar, por ella.

    Y el místico quedó triste.

    Tal vez habría sido mejor que no hubiera dicho nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Tal vez habría sido mejor que no hubiera dicho nada.."siii!!..dado lo contradictorios mensajes que dicen que dijo el tal Jesús, mejor se hubiera callado, o caso contrario, debería haber sido más claro, nada de mensajes ocultos, metáforas, parábolas,etc. que de forma práctica no sirven para nada, y, reiterativame, con sus superpoderes,no ha hecho nada para frenar a los sátrapas que en su nombre hicieron y hacen barbaridades.
      Mascopre Puzzios.

      Eliminar
    2. Mascopre Puzzios

      ¡Cómo que no sirven para nada!

      Ha servido durante 20 siglos para imponer la cultura hebrea.

      y todavía se la tragan los ignorantes.

      Laluz Oscurah

      Eliminar
    3. Sr.Puzzios: he de decirle que sus nombres son cada vez más rebuscados...

      ¿Mensaje contradictorio de parte de Jesús, o incapacidad, falta de voluntad e inmadurez espiritual de parte de su público (llamando tal a toda la humanidad, al menos occidental, hasta nuestros días) para escucharlo y llevarlo a la práctica en sus vidas?

      La respuesta es muy, pero muy clara, pero se la voy a dejar para que la conteste ud mismo.

      Si tiene dudas, puede preguntarle a Rosa Melcacho, que seguramente sabe la respuesta...

      Eliminar
    4. Toooda la humanidad tiene la culpa, aún aquellos que jamás oyeron hablar de Jesús, vamo don Franz!!,
      Ah..Casi confundo Rosa Melcacho con Rosa Melaraya,
      Rosa Meltrozzo.

      Eliminar
    5. Estimada amiga Rosa Meltrozzo: es ud toda una atea; su comprensión lectora (o falta de ella) no deja lugar a dudas.
      ¿No vio que dije "toda la humanidad, AL MENOS OCCIDENTAL"?

      Es claro que la figura y el mensaje de Jesús, por razones fundamentalmente históricas, se difundió mayormente en ese hemisferio.

      Pero le aclaro que, así como hay muchos occidentales budistas e hinduístas, también Jesús es reconocido y venerado como un gran maestro espiritual en Oriente, donde incluso hay ramas del Hinduísmo que celebran la Navidad.

      Mire, tal vez haya más cristianos auténticos (quiero decir, que VIVEN el mensaje de Cristo, y no que meramente lo conocen, aceptan y repiten) en Oriente que en Occidente.

      Eliminar
    6. PD: La investigadora Débora Testa se lo podrá explicar mejor que yo...

      Eliminar
    7. Si Franz, mi comprensión lectora va de la mano de mi intelecto, o sea,nula, pero yo especulo con el Jesús"como dios manda",o sea, semidios,o dios,coloso espiritual, con poderes,resucitador,etc.entonces,a que mierda tanto mensaje contradictorio?,susceptible a interpretaciones varias ,apareciendo en un lugar remoto,ante ignorantes, siendo que ya existían civilizaciones mucho más avanzadas?,que le costaba darnos "la verdad última" así,sin más, clara,pristina,tantas ambigüedades, metáforas, parábolas,vamos!!, charlatanería.
      Bob Allcòn.

      Eliminar
    8. "Tal vez habría sido mejor que no hubiera dicho nada..."

      Y si. Queda claro que esa es la única forma lógica de que la Verdad, al no ser posible que sea expresada con palabras, ni comprendida con el intelecto humano se exprese., Pues se hubiera quedado callado..! usted también Franz, porqué no lo intenta, ya que dice que su Verdad solo puede ser "realizada espiritualmente" lo que sea que signifique eso., Pues deje de intentar expresarlo por la boca y con su insignificante intelecto y cállese y dejé que el espíritu hable.. o mejor que la mismísima Verdad se REALICE en todos ya que es la gran Verdad ella podrá.. no cree? hace mucho que quería decirle esto, que mejor oportunidad..
      ..y sirve que deja de, patética mente, parecer vendedor de humo..

      PD. Yo no le creo que sea usted ingeniero, o nunca lo ha ejercido si es que se tituló.,
      Alguien que reiteradamente expresa que la ciencia se percibe con los sentidos no sabe nada de lo que es la ciencia, teórica y mucho menos práctica.


      Anatemo

      Eliminar
    9. Aclarando para los soperutanos..
      Cuando digo "Pues deje de intentar expresarlo por la boca.." en este caso es a través del teclado..


      Anatemo

      Eliminar
    10. Amigo Bob Allcón: no se tire a menos; yo creo que ud está muy bien posicionado intelectualmente dentro de la grey atea, y además tiene sentido del humor, que ya es mucho decir...

      Vea ud que si la Verdad se pudiera expresar lisa y llanamente con palabras sería todo muy fácil, ni gracia tendría el juego. Si a ud le dan toda la comida hecha papilla es muy aburrido.

      Imagínese que está ud jugando a "Encuentre el Tesoro", ese juego donde ud va encontrando pistas sucesivas, cada una llevando a la siguiente, hasta que finalmente la última pista lo lleva al "tesoro", y una vez encontrado éste, el juego termina.

      Para complicar un poco más las cosas, las pistas no están redactadas en forma directa sino elíptica, ambigua, por ejemplo: "¿Qué sería de las camisas si no fuera por mí?", y entonces la siguiente pista está detrás de la plancha, por ejemplo, aunque dada la ambigüedad de la pista, los buscadores pueden llegar a pensar que podría estar dentro del jabón de lavar, o junto con los utensilios de costura de la abuela, etc, por lo cual tienen que pensárselo bastante, y eventualmente buscar en 2 o 3 lugares, hasta dar con la siguiente pista, con lo cual la búsqueda se hace más prolongada, amena y divertida.

      ¡Pero imagínese lo que sería el juego si la primera pista dijera: "Estoy detrás del 'Quijote de la Mancha', 2do estante de la bibioteca, 3er libro contando desde la izquierda", y ud se dirige a dicho libro y, efectivamente, allí encuentra el "tesoro", y el juego termina ahí! ¡Más aburrido imposible!

      ¡Es parte del juego divino que ud tiene que poner un poco de sí también!...

      Ni qué decir que el Infinito tiene mucho más ingenio que nosotros para colocar las pistas...

      Eliminar
    11. PD: Ésto que intenté explicar en forma tan rápida y sucinta está bien desarrollado en el libro: "Encuentre el Tesoro: teoría y práctica", de la prestigiosa autora Déborah Melso Dappe.

      Eliminar
    12. Vaya vaya! Con que todo eso de la Verdad era sólo un juego.. mmm no, no me gusta ese juego.

      Anatemo

      Eliminar
    13. Está ud en él, le guste o no...
      Mejor dicho: ud no está en el juego, ud ES el juego!

      Jajaaaaa...

      Eliminar
    14. PD: O tal vez ambas cosas: ud ES y ud ESTÁ...

      Eliminar
    15. Saquese!
      Mentiroso..
      Y si le dijera que usted es un mero pensamiento del mounstro con un solo ojo que vive en el centro de la tierra..

      Anatemo

      Eliminar
    16. Y deme algún dato más del monstruo... altura, color, número de zapato que calza... tampoco es que voy a creer así tan rápido...

      Eliminar
    17. Anatemo, si la dizque "Verdad" fuera la cúspide de todo, el solo deleitarse bebiendo la fuente de todo el universo tomaría una eternidad, por lo que compararla con un juego está fuera de lugar, en otras palabras la diversión no está en encontrarla sino en descifrarla, solo una mente tan pueril como estúpida puede encontrar divertido un supuesto juego de esta naturaleza, por fortuna el juego divertido si está a nuestro alcance y el premio de jugarlo es el conocer y mermar nuestra ignorancia. Y tienes toda la razón el juego místico es no solo aburrido, es además estúpido, inmoral y vomitivo. Digamos que está glorificada "Verdad" existiese, no se tú pero tono la querría ya que su búsqueda compromete mi integridad moral y mi dignidad, en otras palabras la mierda no vale el esfuerzo.

      Eliminar
    18. Corrección: en vez de "Digamos que está glorificada "Verdad" existiese, no se tú pero tono la querría ya que su búsqueda compromete mi integridad moral y mi dignidad" debe decir "Digamos que esta glorificada "Verdad" existiese, no se tú pero yo no la querría ya que su búsqueda compromete mi integridad moral y mi dignidad"

      Eliminar
    19. Daniel,
      Lo siento NO puedo darte más datos, a el lo tienes que realizar., no lo puedes entender con tu insignificante intelecto, despegate de tu ego y cree.. y no te fijes en la hojarasca y déjate llevar., si tú no lo realizas no te apures EL te realizará., por delante y por detrás, lo quieras o no.

      ..si lo ves verdad? (verdad con minúscula) lo estúpido e ilógico que suena.

      Eliminar
    20. Jajaaaa, le mando cordiales saludos.

      Eliminar
  12. PD.Sólo conozco a una tal Débora Gavers.
    Benny T.Chopin.

    ResponderEliminar
  13. Amigo Alberto: como me sorprendió mucho la etimología que ud dio de "fémina", como significando "fe menor", "fe más débil", etc, estuve investigando al respecto, y por lo que veo tal etimología es falsa, como se expresa por ejemplo en este link:

    http://etimologias.dechile.net/?fe.mina

    Según se dice allí, dicha etimología parte nada menos que del siniestro "Malleus Maleficarum" (Martillo de las Brujas), manual utilizado para "detectar brujas" (y posteriormente enjuiciarlas sumariamente y quemarlas, claro está), en el cual se hace un juego de palabras con el fin de denostar y menospreciar a la condición femenina:

    "Dicitur enim faemina, fe et minus, quia semper minorem habet et seruat fidem" ("Llámase en efecto fémina, 'fe y menos', porque ella siempre tiene y conserva menor fidelidad").

    Es un mero juego de palabras (que luego se tomó popularmente como si fuera su etimología verdadera) que este infausto libro de triste memoria usa con el fin de degradar la condición femenina, considerando siempre a la mujer como un ser inferior en todo sentido, no confiable, y una amenaza constante para el hombre, al que contínuamente trata de arrastrar hacia la caída y el desastre espiritual.

    En el wiktionary (https://es.wiktionary.org/wiki/femina) se expresa la etimología que parece la más aceptada (encontré otras, pero ninguna indicando que tuviera menos fe):

    Del protoitálico *fēminā-, y este del protoindoeuropeo *de'h-mh'n-h'- ("el que alimenta", "el que da de mamar"). La raíz etimológica de "fémina" sería entonces "la que da de mamar".

    La referencia que da allí es: Vaan, Michiel (2008) Etymological Dictionary of Latin and the Other Italic Languages. Leiden: Brill, p. 210.

    Ya me parecía que no podía ser...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Biblia hebrea con sus maldiciones a las mujeres y las patéticas actuaciones de Jesús con samaritanas, fenicias y mujeres gentiles (y hasta su misma familia) dejan al "Malleus Malleficarum" como un inofensivo cuento para niños.

      El degradar la condición femenina, lapidarlas, considerarlas impuras proviene de vertientes hebreas, de allí nació la ideología que proporcionó la base al "Malleus Malleficarum" (el Martillo de las Brujas)...

      Pero acá el ignorante que se hace llamar Daniel Franz condena la consecuencia de la cultura hebrea, pero reverencia y se arrodilla ante lo que fue el origen del "Malleus Malleficarum".

      Sin los escritos hebreos que condenan a la mujer, no se habría escrito el "Malleus Malleficarum"... el uno es consecuencia del otro.

      El patán pretende dar cátedra de su ignorancia (una vez más).

      CREDENS INSCIUS

      Eliminar
    2. Como una forma de complementar lo que escribe Credence Inscius respecto al libro "Malleus Malleficarum", notemos que este Manual contra las Brujas fue elaborado por sacerdotes domínicos:

      El Malleus Maleficarum o Martillo de las brujas fue compilado y escrito por dos monjes inquisidores dominicos, Heinrich Kramer, también conocido como Heinrich Institoris, y Jacob Sprenger.

      Heinrich Kramer nació en Schlettstadt (Sélestat), ciudad de la baja Alsacia al sudeste de Estrasburgo, y a muy temprana edad ingresó en la Orden de Santo Domingo. Más tarde fue nombrado Prior de la Casa Dominica de su ciudad natal. Fue predicador general y maestro de teología sagrada. Antes de 1474 fue designado Inquisidor para el Tirol, Salzburgo, Bohemia y Moravia.5​

      Jakob Sprenger nació en Rheinfelden (Suiza), ingresó como novicio en la Casa Dominica en 1452, se graduó de maestro en teología y fue designado Prior y Regente de estudios del convento de Colonia. En 1480 fue designado decano de la Facultad de Teología de la Universidad y en 1488 fue designado Provincial de toda la provincia alemana.

      El Papa Inocencio VIII colaboró en la campaña contra la brujería.​
      En un decreto papal del 5 de diciembre de 1484, la bula Summis desiderantes affectibus, Inocencio VIII reconoció la existencia de las brujas, derogando así el Canon Episcopi de 906, donde la Iglesia sostenía que creer en brujas era una herejía. En ella se menciona a Sprenger y Kramer por sus nombres (Iacobus Sprenger y Henrici Institoris) y se los conmina a combatir la brujería en el norte de Alemania.

      ¿De dónde se nutrieron estos sacerdotes domínicos para elaborar su escrito, el cual por un par de siglos se mantuvo vigente?

      Obviamente desde las páginas de la Biblia hebrea, en donde se condena a las mujeres como impuras, inmundas y la causa del pecado en el mundo.

      RUBÉN

      Eliminar
    3. Rubén, no te falta razón, desde la ignorancia todas las aberraciones son posibles; y la Biblia nada en un mar de ignorancia, superstición, credulidad y necedad. Todavía me es difícil de entender cómo a la luz de los conocimientos actuales haya todavía tantos necios validando este mito arcaico y anacrónico. Como si la historia no nos hubiera mostrado lo perjudicial de aplicar este mamotreto a la vida en sociedad de los pueblos. Con toda razón Einstein aseguraba "Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo"

      Eliminar
    4. Gracias Daniel por su aporte. Lo tendré en cuenta.

      Eliminar
    5. se comenta en el Nº 13

      "El infausto libro de triste memoria usa con el fin de degradar la condición femenina, considerando siempre a la mujer como un ser inferior en todo sentido, no confiable, y una amenaza constante para el hombre, al que contínuamente trata de arrastrar hacia la caída y el desastre espiritual..."

      ¿es El Martillo de las Brujas... o la Biblia?

      quod perierat

      Eliminar
  14. Y no olvidemos que dicen que el tal Jesús dijo que venía a hacer cumplir la
    ley, o sea todas las barbaridades bíblicas, y creo que humilló a una mujer en público.
    Creedence Clearwather Revival

    ResponderEliminar
  15. Creedence Clearwather Revival Nº 14

    Tenemos mucho que agradecer al Imperio Romano por haber civilizado a los hebreos y a Jesús.

    SPQR

    SPQR es una sigla de la frase latina Senātus Populusque Rōmānus ('El Senado y el Pueblo Romano'). Hace referencia al gobierno de la antigua República romana y, actualmente, se usa como un emblema oficial de la ciudad de Roma.

    RUBÉN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Rubén: no es "Clearwather" sino "Clearwater", que quiere decir "agua clara", o sea, lo que hay que echarle a sus intrincados comentarios para que se entienda algo de lo que quiere decir ud...

      Eliminar
    2. ¿Cómo dice, Rubén, que cuela ud el mosquito y se traga el camello? ¡Vaya costumbres raras que tiene ud!

      Bueno, con más razón necesitará agua, entonces...

      Eliminar
    3. Daniel, creo yo, o ud.me confunde con Rubén? es imperdonable para un fan de los Creedence escribir mal el nombre de la banda, sólo quería poner algo que pareciera latín, yo no se nada y ud. y otros siempre ponen algo en esa lengua,.
      Homo Erectus.

      Eliminar
    4. Amigo Erectus: ah, ya le entiendo, pero muy parecido al latín no le quedó...
      Sugerencia: "Creedensis Clarum-Aqua Revivae".

      Mmmm quedó para el carajo... no sé, no es tarea fácil...

      Eliminar
    5. PD: No, quédese tranquilo que no lo confundo con Rubén... entiendo su preocupación...

      Eliminar
    6. Nuevo intento:lingent naturale eius debent.

      Eliminar
  16. ¿Y dónde está ese perro católico que siempre defendía a su asquerosa secta diabólica? Los católicos son muy de negar las inquisiciones, y de la misma manera que aquí en Argentina cuando alguien acusa a Macri se ser un pésimo presidente, salen sus defensores a escribir pestes en contra del anterior gobierno (ya ven, la típica es tapar un mal con otro y no comparar con algo mejor), así también el católico tapa sus inmundicias trayendo a discusión las pocas persecuciones por parte de protestantes (así creen que resuelven todo el entuerto).
    El perro al que me refiero es, c. oriental.
    A este tipo de PERROS CATÓLICOS no les tengo un mínimo de respeto. Entre otras cosas porque son negadores seriales. Son gente inmunda incapaz de hacer una autocrítica y se CAGAN en los millones de muertos por su inmunda Y CAGADA SECTA (que dicho sea de paso, me alegra que la estén dejando cada vez más gente).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si,y no olvidemos que los protestantes también se mandaron su Inquisición,haciendo las mismas barbaridades que los católicos,hasta en estos dias,basta recordar la estupidez religiosa/asesina en Irlanda.
      Elba Gayo.

      Eliminar
    2. Da igual con tanto perro cristiano en ApC no creo que lo vayas a extrañar

      Eliminar
  17. No, no lo voy a extrañar. Pero el catolicismo supera con creces en perversos y cantidad de sangre a los protestantes.
    Bah, los católicos papas, son ateos, y también los ateos tienen sus millones de muertes.
    Todos perros, como los perros que ladran en este foro. Todos perros inmundos.

    ResponderEliminar
  18. Los ateos Se saben la biblia, pero se les olvida ser gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fanny

      Los creyentes son gente que no saben la biblia, solo repiten lo que se les dice en los templos.

      elgato sinbotas

      Eliminar
    2. Los ateos se saben la Biblia y son mucho más "gente" que un creyente aplicando los horrores que manda la biblia.
      San Jahonda.

      Eliminar
  19. Tengo nuevamente una duda con su artículo Alberto. A propósito del inquisidor Bernardo Gui, dice ud: "Durante sus 15 años como inquisidor pudo investigar 647 casos, de los que más de la mitad terminó en prisión, un tercio logró la absolución, un tercio fue marcado con cruces y 43 murieron en la hoguera".

    En principio hay una incongruencia matemática, ya que la mitad de algo (50%), más un tercio (33.33%), más otro tercio (otro 33.33%), ya está dando más que la cifra original, y todavía faltan los 43 que murieron en la hoguera (alrededor del 6.64%)!

    Pero además, mi duda es cómo es que un tercio (supongamos que sea un tercio) logró la absolución, si, como se dice, "utilizando métodos de tortura, incluso de su propia invención, hace confesar a sus víctimas crímenes o pecados que no han cometido".

    Parece que finalmente no era tan "fanático, cruel y despótico" como se dice, de lo contrario no podrían haber habido tantos absueltos; los reos o bien confesaban los "crímenes" (los ridículos "crímenes") de los que eran acusados (fueran o no ciertos), o bien hubieran muerto en las sesiones de tortura.

    Por lo menos parece que si lo agarraban en un día bueno, estaba dispuesto a considerar que el acusado fuera inocente, y ya es decir...

    Y si eso ocurría con uno de cada tres acusados, al fin no está tan mal, dado el contexto en que se movió esta nefasta institución de la Inquisición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Franz,fue ,fanático,cruel,y despótico,sin el "tan",ya que no tendrían que haber ocurrido esos juicios "en nombre de dios",ni uno, ni absueltos ni condenados,y sigo preguntándole a los creyentes en el dios"todoamor",porque no hizo nada para detener las barbaridades en su nombre, a los que no cuestiono es a los creyentes que reconocen que el dios bíblico es todo menos justo y amoroso,solo el hecho de que no existe.

      Eliminar
    2. Está claro Anónimo que todos estos hechos fueron barbaridades que nunca debieron haber ocurrido, si la humanidad no fuera tan ignorante como era (y aun ES, quizás un poco menos).

      Sólo pensar en encarcelar, torturar o matar a alguien porque no adhiriera en sus creencias a tal o cual dogma de la Iglesia (a resultas de las limitadas interpretaciones que de la Biblia hicieron ciertos señores teólogos) resulta casi incomprensible a nuestros ojos del siglo XXI.

      Pero además, pensar en que todos estos hechos se cometieron en nombre de alguien que no se cansó de predicar el amor al prójimo, la hermandad, el perdón incondicional, el hacer el bien a todos, etc, alguien que murió bendiciendo a sus asesinos, alguien que intercedió para salvar la vida de una mujer a punto de ser apedreada, acusada de uno de los delitos más graves e imperdonables de su época, etc, etc, resulta incomprensible y casi demencial, y nos da la medida de la extrema ignorancia de una humanidad -a la que pertenecemos y cuyos errores debemos asumir y superar- capaz de utilizar cualquier cosa para dar rienda suelta a su fanatismo, ambición, agresividad, egoísmo, vanidad, etc.

      Es así, qué va a hacer...

      Eliminar
    3. PD: Piense ud cuántas muertes, torturas, encarcelamientos y sufrimientos se hubieran evitado si tan sólo los implacables inquisidores, ante una acusación de herejía, brujería, etc (cualquiera de ellas), les hubiera dado por pensar: "¿Qué hubiera hecho Jesús en este caso?"...

      Pero era mucho pedir, lamentablemente...

      Eliminar
    4. el cuate Franz no sabe que la inquisición se debió a que se pusieron a pensar "qué hubiera hecho Jesús en este caso"...
      las instrucciones evangélicas de Jesús en Mateo 10:39 son bastante claras

      Yoculis

      Eliminar
    5. claro que si Anónimo yoculis el Franz es también culpable por ignorante cuando dice en el nº 19 Jesús predicó amor incondicional.......

      no entendió nada porque ni siquiera lo leyó pero lo predica como si el Jebus lo hubiera dicho.....

      amor incondicional ¿¿¿¿ ????

      ¿dónde lo leyó?

      Elfara Ondero

      Eliminar
    6. ¿Cree ud, Anónimo 19.d? Pues yo creo que del "Ve, y no peques más" a la cárcel, la tortura y la hoguera hay una cierta distancia, que no requiere de grandes despliegues intelectuales para recorrer...

      Eliminar
    7. Anónimo 19.e: "amor incondicional ¿¿¿¿ ???? ¿dónde lo leyó?"

      POR EJEMPLO (uno de tantos), Mateo 5:43-48:

      "Habéis oído que fue dicho: 'Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo'. Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque Él hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los recaudadores de impuestos? Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis más que otros? ¿No hacen también lo mismo los gentiles? Por lo tanto, sed vosotros perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto."

      Si ud quería algo claro, creo difícil que encuentre algo más claro que estas palabras en todos los Evangelios...

      Eliminar
    8. (Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis?) Está clarísimo que este amor de incondicional no tiene nada

      Eliminar
    9. El jebus de los evangelios estaba loco, así que no tiene caso preguntarle a un loco como va a actuar ya que los locos son impredecibles

      Eliminar
    10. Menos mal que la ignorancia no ha llegado aún a niveles tan bajos como para que alguien haga eco de las interpretaciones del teólogo Daniel Franz. No nos preocupemos mientras, ya que las barbaridades que se podrían hacer en base a las interpretaciones de este loco aún están muy lejos de ocurrir. Aleluya

      Eliminar
    11. Oh, sí, se podrían hacer terribles barbaridades, como amar no sólo a quienes nos aman sino también a quienes nos odian, como hacer el bien a todos sin importar si ellos nos hacen bien o mal, como no juzgar severamente a otros y en cambio hacer una severa autocrítica de nuestro proceder, etc.

      Terribles barbaridades, en verdad. Por suerte el mundo está lleno de sabios como ud que no caen tan bajo, y así es como vivimos en este mundo tan perfecto y maravilloso...

      Eliminar
    12. (Oh, sí, se podrían hacer terribles barbaridades, como amar no sólo a quienes nos aman sino también a quienes nos odian, como hacer el bien a todos sin importar si ellos nos hacen bien o mal, como no juzgar severamente a otros y en cambio hacer una severa autocrítica de nuestro proceder, etc.) Oh si, todas las linduras que no haces. Si el teólogo no hace lo que interpreta que se puede esperar del populacho que lo escucha, ja ja, lo que si el teólogo hace es derramar su veneno a la miserable grey atea, por eso digo que seguramente se harían cuántas barbaridades en nombre del amor universal e incondicional que pregona este loco moderno, la razón me ampara para muestra observen a su discípulo tan encomiado por Daniel, el tarado de Cacarrancia. Y te equivocas el mundo no está lleno de sabios como yo, al contrario está lleno de brutos como tú, por eso es tan cruel e injusto, pero siempre hay una chispa de razón, aún hay esperanza, este blog lo demuestra.

      Eliminar
    13. PD: A Dios gracias, de teólogo no tengo nada; no hice ninguna interpretación; todo lo que hice fue repetir las palabras clarísimas, transparentes e imposibles de malentender del coloso espiritual llamado Jesús de Nazareth...

      Eliminar
    14. Puedes darle las gracias, ya que eres un teólogo hecho y derecho, pero me temo que los otros teólogos del catolicismo jamás te darán una certificación, ya que no eres rata de su cloaca, pero no te preocupes siempre se pueden juntar para despotricar de la ignorante grey atea de este blog. Lo demás que dices solo demuestra que no solo eres un teólogo frustrado sino que además eres un fanático de cuidado que no dudaría en mamársela a jebus si este te lo pidiera.

      Eliminar
  20. Estimado Daniel, comprendo sus dudas matemáticas. Yo no me puse a calcular. Pero podría interpretarse como: de los más de la mitad que terminaron en prisión, un tercio logró la absolución, un tercio fue marcado con cruces y 43 murieron en la hoguera. También podría ser que muchos sufrieran el doble castigo, marcado y hoguera, sin haber ido a prisión. Son distintas variantes. Por supuesto, esas cifras no son mías (yo no estaba allí, je), provienen del historiador Jaime Márquez, cuyo texto aparece en la página Historia General (https://historiageneral.com/2014/10/29/bernardo-guidoni-inquisidor-e-historiador-frances/)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad, Alberto, eso mismo es lo que dice el link que ud señala. Evidentemente, este muchacho Jaime Márquez debería darse nuevamente una vuelta por la escuela, ya que algunos conceptos no parecen haberle quedado muy claros.

      Claro, como bien sabemos por los populares chascarrillos infantiles, "Jaimito" no era precisamente un alumno muy aplicado, sino que sus intereses discurrían por carriles bien distintos (ho ho perdone ud)...

      Pero la forma en que ud quiere enmendarle la plana a Márquez tampoco me convence demasiado: dice ud que podría ser que DE LA MITAD (o poco más) que fue a la cárcel, un tercio logró la absolución, un tercio fue marcado con cruces y 43 murieron en la hoguera. Pero eso equivaldría a decir que los últimos 43 que fueron a la hoguera representarían el tercio que falta (dentro de los que fueron a la cárcel), por lo que el total que los que fueron a la cárcel debería ser 43 x 3 = 129, pero por otra parte se dice que "más de la mitad" (del total de 647 casos) fueron a la cárcel, por lo que tendrían que haber ido a la cárcel al menos 324 personas. De ahí para arriba.

      En fin, que no cierra por ningún lado.

      Además, las elucubraciones por estos senderos indicarían que "algo menos de la mitad" obtuvo la ABSOLUCIÓN TOTAL, sin siquiera pasar por la cárcel, lo cual serían números aun más favorables a la benevolencia (dentro del contexto relativo) del amigo (suyo) Bernardo Gui.

      Bueno, claro, si entramos a suponer que hay superposiciones (una parte de los que fue a la cárcel también fue marcado con cruces y/o fue a la hoguera, y una parte no, etc), con todas sus variantes, al final seguro que se puede llegar a alguna cifra (o a VARIAS cifras posibles), que "cierren", pero serán meras suposiciones en el aire, y entonces en verdad las cifras que da Márquez no dan ninguna información útil.

      Si me permite el consejo, yo que ud dejaría de tomar a este muchacho Márquez como referencia...

      Eliminar
    2. PD: Este muchacho Márquez, ¿no habrá sido el mismo que hizo el reglamento del Campeonato Uruguayo del 86, en el que se dice que Peñarol, aunque quedó un punto atrás de Nacional en la tabla anual (no existía Apertura, Clausura ni demás inventos posteriores), igual se coronó campeón?

      Cuando lo leí, no lo podía creer, pero ahora no lo veo tan imposible...

      Eliminar
    3. Alberto Nº 20

      Como usted puede ver en los comentarios a su muy bien documentado artículo, los creyentes no logran convencerse a si mismos de lo que significó la Inquisición. Se van a la hojarasca, para determinar el número que fue a la cárcel y los que fueron a la hoguera y sacan porcentajes tratando de sacar las castañas con la mano del gato.

      Ahora bien, en el libro de Ricardo Palma "Anales de la Inquisición en Lima" (no lo tengo a la mano, por eso no lo cito textual y mi PC es bastante rudimentario), digo que en ese texto citado se muestra que las pocilgas de la Inquisición eran peor que la muerte en la hoguera:

      ratas, pestilencias, humedad, y algo aún más malvado: hacían pasar por presos a espías de la Santa Inquisición para que el acusado "soltara la lengua" y así disponer de sus bienes terrenales, en otros casos pasaba el tiempo y los años, y jamás se les acusaba de nada, esperando que murieran por efecto de las enfermedades, el hambre y la sed.

      Entonces, decir, por ejemplo, como lo hace el despistado Franz, que no todos fueron a la hoguera y solo sufrieron cárcel, es porque no conocen la maldad humana (religiosa) y viven en un mundo de fantasía de "absolutos universales"

      Saludos:
      RUBÉN

      Eliminar
    4. ¿Yo traté de minimizar los sufrimientos de quienes sufrieron cárcel durante la inquisición? ¿Dónde hice tal cosa, si puede ud ser más específico?

      Vea ud que me limité a hacer un muy sencillo análisis puramente matemático de las cifras que brinda el artículo, para mostrar algunos datos incongruentes, y para tratar de elucidar si la fama de crueldad del inquisidor Gui en particular era tan merecida, ya que las cifras (aun cuando habría que precisarlas mejor) parecen indicar que no fue de los inquisidores más crueles y fanáticos que operaron bajo esa nefasta institución, alguien que -según se dice en el artículo- mediante torturas hacía confesar crímenes o pecados que no había cometido, sino que albergaba un cierto sentido de justicia (DENTRO DEL LAMENTABLE CONTEXTO RELATIVO) en sus decisiones.

      ¡Ah, Rubén, esa comprensión lectora!

      Mire, le mando este otro libro, a ver si tenemos más suerte de la que hemos tenido hasta ahora:

      https://www.elsotano.com/imagenes_grandes/9786070/978607012580.JPG

      Por favor, entienda que el título del libro es METAFÓRICO. No trate ud de lanzarse al vacío en un avioncito de papel (como el ratoncito de la tapa) desde lo alto de alguno de los muchos picos elevados con que cuenta su país!

      Acá uno no gana para sustos...

      Eliminar
    5. No solo minimizar, sino tratar de desviar la atención de la crueldad de la inquisición a un estúpido cálculo matemático. Por qué en vez de tratarme de limpiarle el poto a un conocido inquisidor no hace un estudio minucioso de las crueldades cometidas por su camarada de creencia, pero sería mucho pedir si aquí nomás demuestra su calidad humana arrimándose a basura certificada solo porque comparten la misma creencia. Y todavía tiene la sorna de recomendar libros, que poca vergüenza. Eres sin duda un verdadero cristiano.

      Eliminar
    6. Anónimo

      solo un cristiano como Franz reduce la Santa Inquisición a un cálculo matemático. Desde su intransigencia fanática solo busca con lupa las partes "bonitas" del libro maldito y sus regalos de libros se les recibe como "El Regalo de Buda".

      Elvis Tex

      Eliminar
  21. A ver, al anónimo que firmó Elfara Ondero,deje de usurpar personalidades,y a todos:no soy ése,el de los nombres ridículos,el verdadero ,o sea yo,es el que pregunta a Franz porque dios no hizo nada para frenar a los sátrapas que en su nombre hicieron y hacen barbaridades,solo que olvidé el seudónimo.

    ResponderEliminar
  22. PD.otra vez olvidé el nombre.
    Dr.Tillero.

    ResponderEliminar
  23. Sólo eso nos faltaba en este blog, que los "Anónimos" se peleen por el derecho a uso del nombre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se moleste por tan poco, donde está ese humor fácil que a ud.le gusta tanto?.
      Teorino Eloyo.

      Eliminar
    2. ¿Y ahora cómo sé que ud es el Anónimo verdadero? Los Eloyo son una familia numerosa; ¿no conoce ud a Thiago?...

      Eliminar
  24. Las brujas existian, tenian conocimientos sobre hiebas medicinales. Y por eso fueron perseguidas. Como las mujeres desinhibidas. Observaron cual cruel es el castigo a las brujas en los cuentos de hadas.
    Pars las mujeres habia castigos especifciamente pensados, parq ser crueles.
    Comentario escrito co teclado tqftil

    ResponderEliminar