Buscar este blog

miércoles, 17 de octubre de 2012

Los Autistas son menos Creyentes y Religiosos. (Noticia)




Las personas con rasgos autistas son menos religiosas

La fe en Dios estaría relacionada con la capacidad para comprender el pensamiento ajeno, sugiere un estudio sobre autismo y religiosidad

Un reciente estudio, realizado por psicólogos norteamericanos, ha revelado que las personas con rasgos autistas son menos propensas a creer en Dios. Dado que el autismo implica diversos grados de incapacidad para comprender el pensamiento de otros, los resultados obtenidos sugieren que existiría una relación positiva entre la fe religiosa y la habilidad para atribuir pensamientos e intenciones a otras personas o entidades, señalan los autores de la investigación. Por Marta Lorenzo.


Las personas creyentes o religiosas piensan, de forma intuitiva, que sus deidades son agentes con intención y estados mentales, capaces de anticiparse y de responder a las creencias, deseos y preocupaciones de los humanos.

Según un estudio reciente, esta atribución conceptual a Dios u otras divinidades es posible gracias a lo que se denomina “teoría de la mente”: la capacidad de nuestra especie de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas o entidades.

Esto es lo que sugieren los resultados de un estudio llevado a cabo por los psicólogos Ara Norenzayan y Will Gervais, de la University of British Columbia, en Canadá, y Kali H. Trzesniewski, de la Universidad de California en Davis.

En su investigación, los científicos analizaron la fe en Dios de personas con rasgos de autismo, un trastorno que daña las capacidades sociales y de comunicación, publica LiveScience.

Los investigadores descubrieron en su análisis que los individuos con más rasgos de autismo son menos propensos a creer en Dios que aquellos que no presentan dichos rasgos. Según los autores del estudio, estos resultados sugieren que la fe podría estar relacionada con la capacidad de “comprender” la mente de otros, a la que hace referencia la “teoría de la mente”.

De hecho, las personas creyentes a menudo tienen la sensación de mantener una relación personal con su Dios o sus deidades, y la oración y el culto requieren de cierta empatía con lo que Dios podría estar pensando.

Un primer estudio con niños

Los investigadores explican en un artículo aparecido en PlosOne, que diversos estudios basados en imágenes del cerebro habían demostrado ya que, cuando la gente piensa en Dios o reza a Dios, se activan áreas del cerebro clave para la teoría de la mente.

Asimismo, se ha constatado que, a medida que los niños crecen y su capacidad para comprender los pensamientos y motivaciones de los otros aumenta, sus explicaciones sobre los pensamientos y motivaciones de Dios también lo hacen.

Todo ello había dejado entrever una relación entre la fe en Dios y la capacidad de adivinar los pensamientos ajenos. Por eso, en la presente investigación, los científicos se propusieron averiguar si el autismo, que interfiere con la teoría de la mente, podía influir o no en las creencias religiosas de las personas.

Para lograrlo, Norenzayan y sus colaboradores empezaron haciendo un pequeño estudio con 12 niños con autismo y 13 no autistas, procedentes del mismo vecindario y similares en edad, sexo o religión familiar. En este caso, los científicos descubrieron que los pequeños con autismo eran menos propensos a creer en Dios que sus iguales neurotípicos.

Pero, dado que el autismo, y la capacidad para empatizar con los pensamientos y sentimientos de otros, presenta un amplio espectro, los investigadores quisieron profundizar aún más en el tema.




Resultados de investigaciones consecutivas

Para ello, realizaron una segunda investigación, en este caso con una muestra de 327 estudiantes universitarios de Canadá. En ella, los autores del estudio analizaron concretamente si una mayor cantidad de rasgos autistas (en ausencia de diagnóstico clínico de autismo) estaba relacionada con la fe en Dios.

Los participantes en el estudio rellenaron una serie de cuestionarios sobre la potencia de sus creencias religiosas, así como una encuesta diseñada para situarlos en el espectro del autismo (la Autism Spectrum Quotient, que pregunta por el acuerdo o desacuerdo con enunciados como “encuentro sencillas las situaciones sociales” o “prefiero hacer las cosas de igual modo una y otra vez”).

Por último, los universitarios también rellenaron encuestas destinadas a evaluar su capacidad de empatizar con otros y su habilidad para sistematizar o razonar sobre objetos mecánicos y físicos y procesos.

Esta segunda fase de la investigación reveló que, a mayor puntuación en la evaluación sobre autismo, menos propensos eran los estudiantes a creer en Dios; una relación que se explicaría parcialmente desde la perspectiva de la teoría de la mente antes mencionada.

Los investigadores repitieron el experimento dos veces más, con adultos americanos (706 participantes y 452 participantes respectivamente), y en ambos casos se dieron escasas variaciones con respecto a los resultados anteriores. En todos los análisis, por tanto, se constató que los rasgos autistas estaban relacionados con una reducción de la fe religiosa.


Otros factores influyentes

Los psicólogos señalan que otros factores cognitivos, como el nivel cultural o la tendencia hacia el pensamiento analítico, también jugarían un papel clave en el grado de fe en Dios de cada individuo.

En este sentido, un estudio recientemente realizado también por Norenzayan y Gervais, reveló que el pensamiento analítico es uno de los factores cognitivos capaces de reducir la fe, tanto de escépticos como de creyentes devotos.

En esta otra investigación, los psicólogos utilizaron tareas de resolución de problemas y aplicaron condicionamientos experimentales sutiles para provocar en los participantes la activación del pensamiento analítico.

Posteriormente, se comprobó que las creencias religiosas de los voluntarios se redujeron cuando estos se implicaron en tareas analíticas, en comparación con otros participantes no implicados en este tipo de tareas.

Con sus análisis, Norenzayan y Gervais están intentando establecer qué procesos cognitivos propician el escepticismo religioso. Su enfoque en el estudio de la religiosidad humana resulta novedoso, porque normalmente lo que se intenta es desentrañar los factores cognitivos subyacentes a la fe.


Fuente: http://www.tendencias21.net/Las-personas-con-rasgos-autistas-son-menos-religiosas_a12002.html

_________________________________________




Por qué los autistas son más ateos

Los autistas altamente funcionales tienen un fascinante rasgo en común con los científicos o con los filósofos: tienden a ser mucho más ateos que el resto de la población.

Según un trabajo no publicado de Catherine Caldwell-Harris [PDF] y sus colegas, no es sólo que los autistas tiendan a ser más ateos (Figura 1), sino que los individuos neurotípicos con un cociente de autismo más alto también tienden a ser considerablemente más ateos que el resto (Figura 2).


Figura 1. Creencias religiosas por grupos (Caldwell-Harris et al. 2011)




Figura 2. Cociente autista e identidad religiosa (Caldwell-Harris et al. 2011)


Estos resultados son consistentes con lo que la ciencia cognitiva de la religión nos viene diciendo durante la última década: el origen de la religión es una tendencia natural a personificar la naturaleza basada en el desarrollo de nuestra “teoría de la mente”. Es predecible que aquellos individuos, como los autistas, que tienen una inteligencia social deteriorada, también tiendan ser menos religiosos que los demás.

Hoy sabemos que los estilos cognitivos, como la tendencia a privilegiar la lógica o la intuición, influyen en la religiosidad de las personas, aunque en la cristalización de las creencias desde luego concursan factores no cognitivos; principalmente la socialización dentro de la familia y el punto de vista de la sociedad en su conjunto. De hecho, los factores socioeconómicos y socioculturales siguen siendo determinantes para entender por qué hay más ateos en Suecia que en EE.UU, o en Afganistán. O por qué hay muchos más ateos públicos hoy que hace dos siglos.

Aún así, los datos que relacionan el ateísmo con estilos (incluso con déficits) emocionales y cognitivos no culturales tienen un interés especial para relativizar el relato de la Ilustración, según el cual, el racionalismo ateo aparece a veces como una conclusión universalizable derivada de años de estudio y reflexión. Charles Taylor sospecha algo similar, al subrayar que el atractivo del ateísmo ilustrado no provenía de las evidencias racionales mismas, sino del sentimiento de superioridad moral del racionalismo, frente a las mentalidades religiosas consideradas demasiado infantiles o entusiastas para la "era secular". Será verdad entonces lo que decía Fichte: la filosofía depende de la clase de hombre que se es.


Fuente: http://www.revolucionnaturalista.com/2011/09/por-que-los-autistas-son-mas-ateos.html#.UH1WSkjRI7w



_________________________________________



Los déficits en la cognición social reducen la creencia en un Dios personal


13 junio, 2012


Según la ciencia cognitiva de la religión, si queremos entender por qué las personas son religiosas (o son ateas) debemos hacer algo más que estudiar teología o historia de las religiones, debemos entender los estilos cognitivos naturales. La creencia en agentes sobrenaturales, tan ampliamente distribuida en las culturas humanas, estaría enraizada en la cognición social de la especie, en particular en las facultades “mentalizadoras” que nos permiten interpretar las intenciones de los otros.

Si la “teoria de la mente” es tan importante para entender las creencias religiosas, entonces, segun la hipótesis que plantean Norenzayan, Gervais y Trzesniewski, “los déficits de mentalización asociados con el espectro del autismo y encontrado más comúnmente en hombres que en mujeres, podrían subyacer al apoyo intuitivo de los agentes sobrenaturales y reducir la creencia en Dios”. De hecho, un trabajo no publicado ya había avalado que los autistas tienden a ser más ateos (Figura 1) y que las personas neurotípicas con un cociente de autismo más alto también tienden a ser más ateos que los demás.



Figura 1. Creencias religiosas por grupos y cociente de autismo ((Caldwell-Harris et al. 2011))


Norenzayan y sus colegas han ratificado estas conclusiones, a través de cuatro estudios experimentales que muestran una robusta asociación entre los déficits de mentalización y la increencia religiosa (Figura 2). Este asociación también explicaría en parte la consistente brecha de género entre hombres y mujeres (las mujeres tienden a ser más religiosas, y también más sociables, que los hombres, descontando otros factores como status socioeconómico, raza o cultura).



Figura 2. Asociación entre mentalización e increencia religiosa (Norenzayan et al., 2012)



Ahora bien, la asociación entre los déficits de mentalización y la irreligiosidad de ninguna manera es una explicación completa de la increencia, como se apresuran a subrayar los autores del mismo trabajo:

La increencia religiosa no surge solamente de los déficit de mentalización. Es probable que múltiples sendas psicológicas y socio-culturales conduzcan a un fenómeno tan complejo como la increencia en Dios o los dioses. Los déficit de mentalizacion son sólo una senda entre otras muchas hacia la increencia. Los procesos analíticos que suprimen o invalidan las intuiciones que hacen cognitivamente atractivo el teísmo y la exposición a contextos culturales seculares (…) también promueven la increencia religiosa. En otras palabras, los presentes resultados sugieren que la increencia puede resultar de déficits de mentalización, pero también puede surgir de otras múltiples fuentes, manteniéndose constantes las tendencias de mentalización.

Este “contexto secular”, en especial, desempeña un papel claramente decisivo en la increencia religiosa tan extendida en determinados segmentos de población, como los filósofos o científicos. Los profesores de matemáticas o los profesores de hermenéutica no son más ateos porque sean mas autistas. Y también son factores socio-económicos y socio-culturales, no factores cognitivos, los que explican que haya más ateos en Oslo que en Texas.

Como admiten Norenzayan y sus compañeros, existen numerosas variaciones de increencia que no se explican únicamente desde la aproximación cognitiva y los problemas de cognición social. Por ejemplo, si el déficit autista favorece el interés por las matemáticas y las ciencias “duras”, y simultáneamente reduce las creencias religiosas ¿cómo explicar entonces que los ateos abunden más, de hecho, entre los académicos de las humanidades?


Fuente: http://www.terceracultura.net/tc/?p=4887



________________________________


Ver en Inglés:


(Qué tienen en común el Ateísmo y el Autismo)

De: Discover Magazine


____________________





.
Ver Articulo: Países con más Ateos
Ver Sección: Actualidad y Noticias


                                 ARTICULOS RELACIONADOS

.

"Tener fe significa no querer saber la verdad"   Nietzsche.








16 comentarios:

  1. No te lo voy a negar, me gusta tu blog.

    Un pensamiento crítico basta para desbaratar cualquier religión, empezando por la cristiana. Sin embargo, algo dentro de mí, me dice que tienes que convertirte al agnosticismo. Al final es igual de insensato creer que no creer.
    La vida en sí misma es explicable por la ciencia. Todo lo que ocurre, todo lo que es, puede llegar a ser entendido con el método científico y unos cuantos siglos más. Aun así, hay solo una cosa que desbarata, a mi parecer, todo discurso Ateo, y es la casualidad misma de la existencia. Sí, podemos explicar la conciencia por el desarrollo de unas zonas particulares del cerebro, te doy la razón, ¿pero cómo podemos explicar nuestra particular y única existencia? Antes de nosotros vivieron aproximadamente unos 100 mil millones de personas y sin embargo ninguno eras tú. Todos tenían procesos bioquímicos, sinápticos y tenían cerebro, no cabe duda, pero no eras tú. Tú existes ahora en el cuerpo en el que estás y en un tiempo determinado en un lugar determinado (un plantea dentro de una galaxia dentro de las miles de galaxias que se sabe que existen) Ese milagro, el poder decir "Yo existe" rompe cualquier discurso científico. Es como un jodido milagro y solo eso vale para dudar de la ciencia. La ciencia no puede llegar a tu propia existencia y la religión lo intentó pero muy malamente. En medio de todo esto ¿qué queda por pensar? Quizá no existan respuestas, o quizá sí. Nunca se sabe!

    Yo, te digo, soy el primero que ve la vida como un sin sentido, pero en medio de ese sin sentido hay algo que cuadra ¿cómo saberlo?

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, un interesante artículo. Leí hace tiempo un libro que era narrado como si lo escribiera un autista "El curioso caso del perro en medio de la noche" (Creo que es así el título, pero no estoy muy seguro porque lo leí en inglés), que habla precisamente de lo mismo.

    ResponderEliminar
  3. Artículo muy interesante.

    Al final siempre es lo mismo, poco a poco la ciencia va explicando las cosas.

    Con respecto al agnosticismo, tengo amigos que lo son y que siempre me aconsejan mantener la mente abierta pues todo es posible.

    El problema que yo le veo a eso es cuando decir basta. Poner límites a las posibilidades de lo "sobrenatural". Si creo en la posibilidad de un dios por qué no creer en la posibilidad de las hadas o los elfos... Como discrimino entonces.

    Ese es el principal problema que le veo al agnosticismo. Además, a mi personalmente, como a Saramago, dios no me hace falta ninguna.

    ResponderEliminar
  4. Jasimoto:

    Puedo darte una respuesta al problema que le ves al agnosticismo.

    Para los que han tratado de la existencia de Dios desde un punto de vista filosófico, no teológico (p.e Aristóteles -que consideraba a Dios un "primer motor"-, Voltaire -que era deísta, cosa que muchos ignoran por su fuerte anticlericalismo-, etc), Dios viene a ser una hipótesis para responder a ciertas preguntas.

    En cambio, ¿sirven las hadas o los elfos para responder alguna pregunta?

    Con esto no quiero hacer apología del deísmo. Simplemente argumento que el argumento de recurrir a los elfos, hadas, una tetera voladora y similares es improcedente.

    ResponderEliminar
  5. Buenas
    Alguien sabe algo de esta noticia?
    "¿Los documentos más antiguos del Cristinanismo?"
    http://rincondealejandria.blogspot.com.es/2011/04/los-documentos-mas-antiguos-del.html

    ResponderEliminar
  6. Aletheia interesante comentario que me abre otro punto de vista pues es cierto que no entiendo bien el agnosticismo.

    Previo a todo, el primer problema que tengo es que no siento necesidad alguna de que exista dios ni "otra vida" ni de que esta tenga sentido trascendente alguno por eso no puedo comprender a quienes sí necesitan esas, yo diría, entelequias.

    Dios viene a ser una hipótesis para responder a ciertas preguntas.

    Hipótesis.- Wikipedia dixit: "Una hipótesis científica es una proposición aceptable que ha sido formulada a través de la recolección de información y datos, aunque no esté confirmada, sirve para responder de forma alternativa a un problema con base científica".

    Ya aquí no creo que se pueda considerar la existencia de dios como una hipótesis científica pues no cumple ninguna de las condiciones necesarias.

    Sí he notado que has acotado "desde un punto de vista filosófico" y "viene a ser como" pero entonces necesitaría ulteriores aclaraciones.

    Otro tema que me interesa de verdad (maldita ley de Poe pues como uso el sarcasmo en exceso, cuando hablo en serio, como ahora, tengo que recalcarlo) es eso del deísmo, más concretamente como es posible ser deísta pero no religioso, pues supongo que todo deísta imaginará un dios de acuerdo con el entorno cultural en que haya nacido y se mueva.

    Es decir no creo que sea posible que nadie se "invente un dios desde cero" siempre tendrá que recurrir a su acerbo cultural, por eso los niños son ateos hasta que se los adoctrina.

    La tetera de Rusell es como Monesvol una especie de reducción al absurdo en mi opinión perfectamente válida.

    Los elfos y las hadas podrían responder a un ansia de magia en este mundo gris, de que existan otras realidades, otros espíritus... No muy diferente, creo, del ansia de que exista dios de los creyentes o los OVNIs.

    Sinceramente creo que los creyentes en general creen porque quieren creer, se lo enseñaron, les reconforta, se siente acompañados, etc. pero no porque se planteen seria y racionalmente que la religión les vaya a dar la respuesta a problemas tales como de donde viene el Universo, por lo menos a tenor de mi experiencia.

    ResponderEliminar
  7. Erico. muchos ateos lo somos por conceptos filosóficos, no necesariamente por el relativismo objetivo de la ciencia.

    personalmente pienso que los agnósticos son ateos vergonzantes. prácticamente nada es absoluto en nuestras vidas, todo funciona por aproximación matemática. hasta una caída libre no tiene el 100% de posibilidades de suceder, sin embargo, tu evitas lanzarte al vacío porque crees 100% en la teoría de la gravedad.

    ese misterio de la existencia misma, tocado muy levemente por la ciencia, es una pregunta adelantada. antes de pensar en la existencia misma, deberías preguntarte en la posibilidad de la existencia de un ser superior creador. para mi no es posible que existe un ser superior con un plan de creación y de redención. la idea de dios no solo es imposible sino que ademas es autoaniquilante.

    ResponderEliminar
  8. noe el tema del post es apasionante. la sicologia y la siquiatria moderna se han aproximado mucho al conocimiento de algunas "enfermedades" o anomalias que afectan la empatia de las personas.

    He leido sobre el sindrome de asperguer y realmente es alucinante saber como estar personas se desarrollan sin la contaminación cultural o social impuestas por el medio ambiente en el que crecen. estas personas pueden llevar una vida normal desde que socialmente sean respetados, laboralmente pueden ser brillantes. y claro, son totalmente ateos por sus condiciones pragmaticas, tambien es muy dificil que se sientan ofendidos o que se rian de un chiste.

    hasta hace poco, estas personas diferentes eran señalados por las religiones como cuerpos sin alma, precisamente porque la religion a creido ciegamente que la personalidad de las personas es a lo que llamamos alma. asi que una perdsona con sindrome de asperguer o incluso los sindrome de down se condenaban al aislamiento o hasta el sacrificio por no tener alma.

    seria muy interesante la pregunta para los creyentes. los autistas tienen alma? sino creen en dios, los autistas se condenaran? se aplica lo mismo de los indigenas a los autistas? porque el mensaje de dios no les llega a los autistas y sin en cambio pueden ser genios musicales y tecnologicos ? porque una persona autista, como el sindrome de asperguer reconoce que es bueno y que es malo? de donde llega la moral de los autistas?

    ResponderEliminar
  9. @Erico.G.B. 2

    Saludos Erico...

    No entendí muy bien con lo de que “Tengo que convertirme al agnosticismo”

    Mi posición es bien clara: No creo en la existencia de Dioses.

    Y eso es Ateísmo.

    Y el que no te puedas explicar nuestra “particular y única existencia”, no significa que la respuesta sea algún Dios invisible o algo sobrenatural. Ya que sería una falacia “Ad ignoratiam”.

    Y tienes razón, las preguntas que te haces son más bien filosóficas que científicas: Quizá nunca lo sabremos.

    Que bueno que te agrade este sitio. Eres cordialmente bienvenido.


    ResponderEliminar
  10. @Fènix 8

    Saludos Fenix...

    Interesantes preguntas haces.

    Ojala algún Creyente nos pueda ilustrar al respecto.



    ResponderEliminar
  11. Jasimoto.

    Es cierto que la gente suele empezar a creer porque les han enseñado otros. Pero también es cierto que ha habido gente que, por la razón que sea, ha pasado del ateísmo al deísmo o a alguna religión.

    Un ejemplo, Antony Flew fue ateo y murió deísta. Ejemplos que han pasado del Ateísmo al Cristianismo son C.S. Lewis o el Dr. Francis Collins, un prestigioso bioquímico. El porqué de ese cambio lo ignoro.

    Te preguntas cómo es posible ser deísta sin ser religioso. No sé qué tiene de raro. Uno puede pensar que existe "algo" pero no creer que un personaje histórico llamado Jesús resucitase después de muerto o fuese divino, o que un personaje histórico llamado Mahoma fuese un profeta de Dios, etc.

    ResponderEliminar
  12. A ver si lo he comprendido, es un tema que me interesa, porque a diferencia de amigos que sólo se interesan por lo que pasa a millones de años luz o lo que pasó en el Devónico, mi mayor (casi único) foco de interés son los humanos. Tratar de comprenderlos es mi ambición (ya sé que es imposible).

    Por eso te pregunté acerca de los "deístas" y si te he entendido bien es creer en "algo" superior pero eso es muy indefinido creo.

    "Deísta" viene de "dios" y el sustantivo "dios" define algo bastante concreto en nuestra sociedad.

    Un "dios" tal como se entiende coloquialmente en los monoteísmos actuales es un ente "hiper-meta-ultra-super-superior" que nos ha creado especialmente a los hombres con un alma inmortal, nos vigila, se ocupa de nosotros, nos juzgará y premiará o castigará cuando muramos, más o menos eso es lo que entiende todo el mundo por un "dios".

    Yo también sé que hay "algo" muy superior a mí: Las fuerzas ciegas de la naturaleza por ejemplo. Pero no creo que eso sea ser "deísta" no sé si me explico.

    La naturaleza sí que ha creado el Universo y luego ahí te las apañes en virtud de complejísimas leyes, interrelaciones y el azar y cuando mueras a cumplir el ciclo del carbono y del nitrógeno. La naturaleza es amoral y no crea "almas" o "espíritus". Eso no es un "dios".

    Por eso no comprendo como se puede creer en "algo" y llamarlo "dios" (o llamarse "deísta") sin que ese "algo" cumpla con los atributos que se le acuerdan culturalmente a la palabra "dios".

    Puede que sea una simple cuestión de semántica, pero al fin la palabra es lo único que tenemos para entendernos ¿no?

    ResponderEliminar
  13. Jasimoto:

    Más o menos un deísta es alguien que cree en Dios como ser superior o primera causa pero, a diferencia de las religiones, es una postura filosófica y que no procede de la revelación.

    La RAE lo define el Deísmo así: "Doctrina que reconoce un dios como autor de la naturaleza, pero sin admitir revelación ni culto externo"

    La Wiki también trata bien el deísmo.

    ResponderEliminar
  14. Leí lo que dice la Wiki acerca del deísmo, Aletheia, y cada vez lo entiendo menos. ¿Qué necesidad hay de ese tipo de dios?

    Por otra parte es una postura filosófica y vital infinitamente menos dañina (para si y para los demás) que la religiosa.

    Lo que más me gustó es esto:

    "4. Prefiere guiar sus opciones éticas a través de su conciencia y reflexión racional, en lugar de adecuarlo a lo dictado de libros sagrados o autoridades religiosas".

    A nivel práctico no veo muchas diferencias entre un ateo y un deísta.

    A este nivel, hasta yo podría ser deísta, o sea que existe un "algo" desconocido que creó el Universo ¡Pues vaya Vd. a saber!

    Si me preguntan lo del Big Bang o lo del Universo Estático no sabría qué decir de firme, en mi ignorancia y desinterés por el tema, me parece que aún basadas en la ciencia y en la razón, todas estas teorías son más entelequias (no aristotélicas) que otra cosa. Por lo menos de momento.

    La verdad es que me la paso perfectamente sin conocer las respuestas a las "grandes preguntas". El Sentido de la Vida ya me lo explicaron los de Monty Pithon :-)

    Ha sido muy educativa para mí esta polémica.



    ResponderEliminar
  15. No generalizen,algunos
    autistas son deistas,como yo,
    los autistas desde su infancia
    no les llama nada la atencion
    la religion porque no les entienden,
    no tener interes por la religion
    te hace ser ateo.

    ResponderEliminar
  16. No discutan por esos asuntos, tener una enfermedad mental no te hace peor... ni mejor, como tampoco ser creyente o ateo. Yo soy escéptico pero no soy ni la sombra de Gandhi que era creyente. Un amigo mío es esquizofrénico, ¿es menos persona por ello? ¿es peor que yo, que ustedes? Nunca me ha demostrado nada de eso. Tiene sus problemas, pero también excelentes cualidades y es una gran persona.

    ResponderEliminar