sábado, 21 de agosto de 2010

Opinión - Debate. Los Ateos también van al Cielo.

path-to-heaven

Los Ateos también van al Cielo

El autor es un historiador mendocino que trabaja en la Universidad Humboldt de Berlín, Alemania, en donde reside. Aquí, nos ofrece su personal punto de vista en un "breve ensayo sobre el descreimiento en Dios y la honestidad". Una columna provocadora, que invita al debate.

por Walter Burriguini

Con el ateísmo suele pasar como con la homosexualidad: todo el mundo cree saber de que se trata pero en realidad nadie se informa con precisión, lo cual conduce casi sin excepción –no temamos decir lo obvio– por el camino de las opiniones superficiales y demasiado livianas.


La madre de todas ellas es, sin duda, que el ateísmo niega tajante y radicalmente la existencia de Dios. Puede que algún fundamentalista (de los que, por otra parte, nunca faltan en cualquier campo de acción humana) tenga la audacia de hacerlo. Pero en términos generales, es una impresión falsa. El ateísmo consecuente (es decir, aquel que se hace llamar “pragmático” y le teme más a los dogmas y las certezas absolutas que a la perspectiva del Infierno) en realidad admite la posibilidad de que Dios exista. Aunque anteponiendo, conviene aclararlo, la siguiente salvedad: dicha posibilidad es tan tan baja que no resulta estadísticamente significativa y, por lo tanto, merece que la anotemos pero no que la tomemos en cuenta a nivel práctico.

Un ejemplo puede ayudar a que el lector visualice lo que trato de decir. Imaginemos que alguien decide suicidarse saltando desde el último piso del Empire State Building de Nueva York. Calculadora en mano, un especialista en estadística nos diría que hay una posibilidad entre –pongamos por caso– diez millones de que frene un camión lleno de colchones justo en el momento y lugar previstos por el azar para el mortal porrazo. Lo cierto es que nuestro hipotético suicida corre el riesgo de salvar la vida aunque por un margen demasiado escaso como para obligarlo a replantearse o revertir la decisión de saltar al vacío. Algo más o menos parecido es la existencia de Dios desde el punto de vista ateo: una expectativa sin la suficiente densidad como para incidir sobre la expectativa más fuerte. En este caso, la no-existencia.

Aclarado el punto (¡espero!), emerge con toda naturalidad la siguiente pregunta: ¿En qué se basa el ateísmo para reducir a Dios a la insignificancia estadística? Contrariamente a lo que se supone con demasiada frecuencia, el instrumento intelectual más convincente no proviene de la ciencia (aunque también ella proporciona muchos y muy buenos) sino de la filosofía. Estoy pensando en el llamado “problema del mal”, que suele incomodar y poner en aprietos incluso a los apologistas religiosos mejor plantados.

En esencia, el “problema del mal” hace notar que la existencia del sufrimiento contradice la existencia de Dios. Y podríamos resumirlo así: supuestamente Dios es omnisciente (todo lo sabe), omnibondadoso (sólo puede concebir el bien) y omnipotente (todo lo puede). ¿Cómo es posible entonces que haya tanto sufrimiento en el mundo? Porque si es omnisciente, sabe necesariamente que eso ocurre; si es omnibondadoso, no desea que ocurra; y si es omnipotente, está en sus manos evitar que ocurra. Al igual que cualquier ser con decencia, preferiría que la gente no padeciera y así todo no hace nada para impedirlo. Semejante inmovilismo seria entendible si fuera incapaz de cambiar las cosas, pero teóricamente lo puede todo.

La solución estándar ofrecida por los apologistas religiosos a este dilema es que los sufrimientos suelen originarse en malas decisiones que toma la propia humanidad. Y como Dios respeta el “libre albedrío” a rajatabla, no puede interferir en ellas. De suerte que se encuentra exclusivamente en manos del hombre evitar las guerras, atentados, violaciones, torturas, degeneraciones, delincuencia, genocidios y demás etcéteras que contribuyen a transformar su paso por el planeta tierra en un auténtico calvario. Todo bien, pero si Dios sabía de antemano (no perdamos de vista su omnisciencia) que el resultado iba a ser desastroso, ¿por qué creó al hombre o al  “libre albedrío” de todos modos? ¿No fue necio y cruel de su parte? Al margen de eso, resulta evidente que no todos los sufrimientos son provocados por el mal ejercicio del “libre albedrío”. Una buena parte los causa la naturaleza (terremotos, erupciones volcánicas, hambrunas, sequías, tsunamis, inundaciones, tormentas solares, tornados, enfermedades, etc.) que –según se nos dice– es obra de Dios. ¿Qué le impide hacer algo también en estos casos?

Los apologistas religiosos responden a la pregunta anterior diciendo que Dios permite deliberadamente los sufrimientos naturales como una especie de carrera de obstáculos para que las personas dotadas de “libre albedrío” saquen lo mejor de sí. Mi intención no es herir susceptibilidades, pero personalmente siempre me pareció que dicho razonamiento (si es que puede llamase así) saca a relucir el lado más insensible e inmoral del pensamiento religioso. Reflexionemos un poco si no sobre lo que acabo de decir. Tenemos por un lado a unos niños con terribles enfermedades terminales o tragados por un tsunami y, por otro lado, a Dios pensando para sus adentros: “O.K.; voy a someter a tales y cuales personas a mi carrera de obstáculos. Para asegurarme que se superen a sí mismas me voy a valer de tales y cuales niños a los que haré atravesar por un penoso tormento”. Suena como si estuviéramos hablando de un tiranzuelo con pocas luces y sin el más mínimo sentido de las proporciones o la justicia. No de un Padre moralmente perfecto y formidablemente sabio que ama a todos sus hijos por igual [1]. Pero no debería extraerse como lección de lo anterior –dice el ateismo– que Dios es malvado, sino que se trata de un “concepto vacío” (no explica ni permite entender lo que debería: el funcionamiento del mundo) y, en consecuencia, la menos desatinada de las opciones es poner en duda su existencia [2].

Puestos contra las cuerdas, los apologistas religiosos no pueden evitar darse cuenta que la lógica pura y dura conduce casi sin remedio por el camino del ateismo [3]. No obstante, se aferran a una excusa muy ingeniosa con tal de no dar el brazo a torcer: seguir creyendo es una apuesta mucho más segura que dejar de creer. Alegan que si Dios no existe –como todos los indicios sugieren–  ni los que apostaron por Él ni los que lo negaron pierden nada puesto que no habrá nadie que los premie o los castigue. Pero si –en cambio y aunque no se note– por casualidad existiese,  sólo los primeros van a ir al Cielo mientras los segundos se hunden en el Infierno.

¡Oh consuelo de tontos! ¿Acaso tan necesitado de atención esta el ego de este Ser Supremo que –aún poseyendo omniciencia– es incapaz de diferenciar entre quienes defienden su existencia sinceramente y quienes sólo para hacer negocio? ¿Hace falta perder tiempo aclarando que si Dios fuese justo y moralmente perfecto como se nos dice, por regla de tres simple ha de percibir la hipocresía y la falsedad como grandes pecados y –contrariamente– no han de disgustarle los errores de conciencia cometidos con  toda honestidad? Porque en verdad os digo: no son aquellos que dudan siguiendo su razón los que deberían temer al largo brazo de la Justicia Divina sino aquellos que se obligan a creer interesadamente.

En fin. Suponiendo que Dios fuera algo más que una hipótesis, y pasando las cuentas en limpio, todo indica que tiende a enojarse más cuando defendemos su existencia por conveniencia que cuando la negamos por convicción. Así que ya lo sabe, amigo lector: si cree en un Ser Supremo omnibondadoso –que además todo lo sabe y todo lo puede– medite cuidadosamente sus motivos. De otro modo, no se queje cuando llegue al Más Allá sólo para descubrir que esa vacante en el Cielo que teóricamente lo esperaba a Ud. (¡quién iba a decirlo!) lleva en realidad el nombre de algún ateo que vivió amando la verdad más que a su pellejo.

.

El autor: Walter Burriguini es historiador mendocino, Universidad Humboldt de Berlin, residente en Alemania.

____________________________________________________

Notas

[1] Del mismo modo que no sirve explicar el sufrimiento como carrera de obstáculos providenciales, tampoco sirve explicarlos como justo castigo de los pecados. Pensemos nuevamente en los niños con enfermedades terminales o tragados por el tsunami: aún no están en condiciones de ejercer plenamente su “libre albedrío”, ¿qué ofensa tan inmensa pudieron haber cometido para hacerse merecedores de una reprimenda tan horrible? ¿Y los animales, que ni siquiera tienen un “libre albedrío” para usar mal?; ¿por qué tienen que enfermarse o sufrir durante los desastres naturales?

[2] Por razones de espacio, me abstengo de desarrollar las vías a través de la que disciplinas como la biología, la física y la cosmología (o incluso la historia y la psicología) permiten llegar a la misma conclusión.

[3] Y si bien se muerden los labios para no reconocerlo abiertamente, a veces se les escapa alguna señal inequívoca en esa dirección. El ejemplo más alevoso es para mi el apasionante (aunque equivocado y viciado de fanatismo) libro titulado “Una vida con propósito” (2003) del Pastor norteamericano Rick Warren. Al promediar el Capitulo 3 puede leerse: “confiarás en la palabra de Dios y lo harás aunque no tenga sentido, aunque no tengas ganas de hacerlo”. Y apenas más adelante: “No trates de razonar con el Demonio. Es mucho mejor que tu en eso, ya que tiene miles de años de experiencia”. Warren no llega hasta el límite de confesar que cree en lo increíble, pero hace algo que para el caso es lo mismo: exige fidelidad ciega e insulta las objeciones razonables tildándolas de seductores engendros infernales. ¡Arrodíllense y alaben la pereza mental, puesto que ella más que nadie parece abrirnos las puertas del Cielo!

.

Fuente:
http://www.mdzol.com/mdz/nota/228850-Los-ateos-tambien-van-al-Cielo/

___________________________________________________________________

___________________________________________________________________

49de1aa7be70c

¿Los ateos también van al Cielo?: la respuesta de un cura católico

El padre Vicente Reale recoge el guante de la reflexión a partir de lo planteado por un columnista invitado con la afirmación de que “los ateos también van al cielo”. Reale prefiere plantearlo como una pregunta y analizarla desde su punto de vista de creyente y representante de la Iglesia Católica.

por Vicente Reale, sacerdote católico


La siguiente es la respuesta del articulo Los ateos también van al cielo” de Walter Burriguini , por parte del sacerdote católico Vicente Reale:

 
“Me he tomado un madurado tiempo para leer y releer la Nota que en MDZ escribe Walter Burriguini sobre el ateismo, Nota que lleva el mismo título que la presente, pero sin interrogantes.
“Walter tiene todo el derecho del mundo a opinar sobre este tema -como sobre otros- al igual que lo tienen todas las personas. Por algo somos seres pensantes, libres y obrantes.
“El derecho que no le asiste a Walter es el del desconocimiento sobre lo que se está opinando, el de la ironía y el del insulto. Con todo ello hace una ensalada que contraprueba lo que intenta probar.
“Vayamos al tema.
“Es verdad que ciertas personas religiosas y, a veces instituciones, tienen visiones, opiniones, paradigmas y acciones sobre Dios que, no sólo desnaturalizan y descalifican lo que desean afirmar sobre Él, sino que además hacen detestable hasta el mismo hecho de nombrarlo.
“Lo he dicho y escrito en otras oportunidades en este mismo espacio: la aceptación de la existencia de Dios -con el nombre con el que se desee nombrarlo (yo prefiero el de Padre-Madre)-  y lo que ello implica en nuestra vida no es una afirmación científica basada en pruebas, ni es, tampoco, un vago sentimiento, ni mucho menos una tangente para ‘salvar el pellejo’, como afirma Burriguini.

“Quienes sinceramente creemos en Dios, lo hacemos desde el fondo de nuestro corazón y embarcando en ello toda nuestra vida. No por conveniencia, sino por convicción. ¿Apoyándonos en qué? En la fe, obviamente. Fe que no es demostrable en procesos científicos, pero que tiene como sustento la confianza en la vida y en la palabra de Alguien. En mi caso Jesús de Nazaret.
“Por lo que, ya es hora de que, al hablar de creencia o de increencia, abandonemos definitivamente el embrollo que se hace entre fe y ciencia, y viceversa. ¿Cuántas convicciones ‘humanas’ son sustento de nuestra vida diaria sólo sustentadas por la mutua confianza sin condicionamientos y pruebas de tipo alguno?
“Sí, es verdad. El gran problema de la fe en Dios -problema originario desde que apareció el ser consciente- es el hecho de la existencia de tantos males en nuestro mundo. ¿Cómo compatibilizar al Dios Padre-Madre con todo lo que nos sucede a sus afligidos hijos? Como bien dice Walter, se han ensayado, y se ensayan, variedad de argumentos para salvar esta contradicción. Personalmente creo que no hay argumentos (los argumentos pertenecen a lo científico, no a la fe). Y si alguien pretendiese tener argumentos, quedarían derrumbados y sepultados por el dolor inocente de tantos y tantas.
“El mal y el sufrimiento son temas con los que han tenido, y tenemos, que lidiar cotidianamente quienes tenemos una convicción religiosa. Lidiar personalmente, digo. En nuestro propio ser. Y en el ser de quienes nos rodean.
“Mi respuesta, cuando atino a dármela, es mirar a Jesús de Nazaret.
“A más de toda la pobreza, confrontaciones y persecuciones que sufrió durante su vida, en los momentos álgidos donde presentía el final de su existencia o cuando ya la estaba perdiendo, siempre se preguntó ‘¿por qué?’. No obtuvo una respuesta. Pero desde el fondo de su ser, como manantial impetuoso, surgió el acto de confianza en Aquel a quien él amaba: ‘Padre, ¡en tus manos encomiendo mi vida!’.
“No tenemos respuestas frente a los interrogantes del mal y del sufrimiento. Sólo tenemos confianza en Quien nos ama y a quien amamos. Como cuando, frente a situaciones límite, nos abrazamos al ser amado suplicando cobijo y calor de vida.
“Lo nuestro, Walter, no es ‘consuelo de tontos’. Es amar a quien queremos y en quien creemos. Es nuestra verdad. Y la sostenemos a fuer de perder el pellejo. Lo mismo que otras y otros sostienen sus convicciones de igual forma”.

Fuente:
http://www.mdzol.com/mdz/nota/229117-Los-ateos-tambien-van-al-Cielo-la-respuesta-de-un-cura-catolico/

ateosfun

.

Ver Sección: Actualidad y Noticias

ARTICULOS RELACIONADOS

.

"Y también sabemos que la Iglesia y los cristianos sirven para consolarnos de los problemas que no tendríamos si no existieran la Iglesia ni los cristianos”   Anónimo

47 comentarios:

  1. Me es muy curiosa la forma como se expresa este sacerdote católico. Para mí, no está dando realmente una verdadera respuesta, sino, como todo teísta, una defensa estilo gato bocaarriba de sus creencias. Siempre diré que la fé ciega es como enamorarse algarete: tú crees estar haciendo todo bien, pero, sin embargo, no estás pensando lo que haces, y por consecuencia, estás haciendo todo mal. El problema es que no quieren aceptar tal realidad...

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo. Me gusta como se expresa, porque como dije hace unos días, menciona que es cuestión de fe. No sé cuál es la cuestión con que demostremos que nuestra fe funcione; puede que funcione, puede que no. Tal vez todo depende de la misma persona y no de un ser supremo, pero aún así, ahí está la fe. La mantengo hasta inconscientemente. Si no la tuviese, ¿estuviese yo leyendo un artículo que habla sobre la existencia/no-existencia de un Dios? ¿Escribiría sobre ello? Como dice más arriba, estadísticamente no es significativo, pero aún así la anotan; aún así, siempre está presente "Dios" en todo. Aunque sea en lo más abajo, pero aparece. Aunque sea sin posibilidad de mirar como algo serio, pero está ahí, tú sabes, "por si las moscas". Aunque no exista, pero, ¿y si existe? Pregunta que tendremos eternamente y no se podrá comprobar. Ni si quiera Bíblicamente encontrarán pruebas de que existe, porque todo lo que dice la Biblia afirma su existencia, nunca trata de probarla. No hay pruebas, ni habrán.

    ResponderEliminar
  3. Y cuando respondio si los ateos iban o no al cielo? Parece que hizo la tipica de cambiar repentinamente de tema, pasando de hablar de algo embarazoso al clima...

    ResponderEliminar
  4. TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO HORACIO .... PRINCIPALMENTE POR ESE RECURSO TAN BIEN ADMINISTRADO COMO LO ES HABLAR DEL CLIMA CUANDO LLEGAMOS A UN PUNTO EN EL CUAL NO HAY RESPUESTA O SIMPLEMENTE NO LA TENEMOS ...

    ResponderEliminar
  5. Coincido con la conclusión de Walter... y con la conclusión de Darko, aunque Darco, ¿sabías que la bíblia dice que si hay por ahi algún (ateo) habrá pruebas! (parafraseando)...
    Apenas iba a plasmar todo lo que pienso... naaa
    Papá cuida a karelis, me gustaría que su próxima nota fuera la misma elocuencia pero girada hacia ti!

    Respuestas hay muchas! pero tu misma las dirás karelis!!

    ResponderEliminar
  6. De hecho los ateos no iran al cielo, no porque no cumplieron con un requisito teologico o reprobaron en su quizz biblico.

    Sino porque no pueden estar en donde no quieren estar, si rechazan a Dios aqui, lo van a rechazar despues de que mueran.

    Asi que se van a ir al infierno que es la privacion de Dios, en otras palabras se les va a cumplir su deseo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Creyentes, sean sinceros: Ustedes no aman a su dios. Lo que les interesa de el es la salvacion que supuestamente promete y garantiza a sus aduladores. Tienen pavor a la muerte!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Que palabras tan duras y oscuras dices Janus!

    Creo que es a Dios (si existe) quien le corresponde juzgar quien puede o debe acceder a las mieles del paraíso. Lo que tu o cualquier otro creyente crea o interprete los requisitos de ese Dios es mera especulación.

    De hecho, el que estés juzgando quien puede o no ir al cielo, te hace candidato para acompañarlo a su contraparte.

    Recuerda… Dios es omnisciente, conoce tus pensamientos…

    ResponderEliminar
  9. !!!y también los tuyos noé!!!

    y los mios claro!

    ResponderEliminar
  10. noe:todo lo que tu dijiste se resume en algo sencillo.

    "el gran hermano siempre nos mira,siempre"

    perdon pero tenia que decirlo por lo jodidamente familiar que soana tu comentario. muy comico en verdad

    ResponderEliminar
  11. Dios es un ser extraterrestre,lo pueden ver en muchos escriyos biblicos,es un ser con una tecnologia mucho pero mucho mas avanzada que la nuestra,por esa razon puese saber lo que pensamos y sentimos,pero sabe que tenemos la capacidad de elegir,todo lo que somos y lo que queremos ser,incluso donde queremos trascender despues de la muerte.si comprenden esto veran que el nos creo para perfecionar su ser,y transformar nuestra especie en algui similar a ellos.eso creo y puedo respaldarlo con algunos textos biblicos y otros que son descubrimientos extraterrestres y cientificamante comprobados.cuidense y sepan que hay otras cosas que solo negar y afirmar.

    ResponderEliminar
  12. ATEOS DIOSES DEL OLIMPO, ATEOS SERES EXTRATERRESTRES, ATEOS SERES FINITOS, ATEOS ALGUN DIA VAN A MORIR Y SE DARAN CUENTA QUE SON SIMPLES MORTALESSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  13. Anonimo, no hace falta que muera para saber que soy un simple mortal. En todo caso, los que tienen que entender eso son los que creen en un dios...

    ResponderEliminar
  14. Desde un punto teológico si amas realmente al prójimo aunque seas ateo vas al cielo porque amar al prójimo es amar a Dios. El pèligro es que con una conciencia deformada nos podemos engañar a nosotros mismos creyendo que amamos al prójimo cuando en realidad sólo nos amamos a nosotros mismos. Por eso el cumplir los mandamientos de la Iglesia y leer el Evangelio es un buen camino para amar al prójimo y a Dios.

    ResponderEliminar
  15. la apreciacion de que los ateos o cualquier otrta persona va a ir al "cielo" es incorrecta. los ateos no van a ir al cielo....NI LOS CRISTIANOS NI LOS MUSULMANES NI LOS CATOLICOS NI LOS HINDUISTAS NI NINGUNO QUE PROFESE UNA RELIGION O CREENCIA.

    solo iran al cielo los que padezcan muerte y persecucion por causa del evangelio y reinaran por siempre con jesus.

    los demas NOS QUEDAREMOS en la tierra. Aqui sera el páraiso. Lo dice la biblia.

    jorge

    ResponderEliminar
  16. El problema radica en que la bíblia no se apoya en evidencias sólidas, es sólo un simple compendio de mitos y leyendas de tribus de la Edad de Bronce que muchos mediante la fuerza han querido validar como la verdad absoluta, la cual, a decir verdad, está plagada de malas traducciones, errores y malinterpretaciones tremendas del mundo.

    ResponderEliminar
  17. si...ese cuento lo he escuchado todo el tiempo. pero las afirmaciones que ustedes hacen estan basadas en muy pero muy malas interpretaciones y distorsiones que gente que desconoce el verdadero evangelio se ha encargaDO de propagar.

    al cielo (segun la VERDADERA doctrina cristiana) NO VAN NI ATEOS, NI CRISTIANOS NI RELIGIOSO ALGUNO. al cielo (segun la biblia) solo van los que padecieron persecucion y fueron muertos POR CAUSA DEL EVANGELIO. los demas, nos quedamos aqui, EN LA TIERRA (de nuevo aclaro, SEGUN la biblia).

    SEÑORES, NO EXISTE EL INFIERNO DE FUEGO. existe el SEPULCRO. cuando la biblia habla de infierno se esta refiriendo a la palabra SHEOL en hebreo o HADES en griego y eso significa SEPULCRO.

    los antiguos hebreos JAMAS oyeron hablar de un "infierno" para los "malos".

    JORGE

    ResponderEliminar
  18. Anónimo, un simple ejemplo de alguien que se fue al cielo sin ser muerto por la causa del Evangelio es el buen ladrón. El buen ladrón era un criminal se arrepintió antes de morir. Y Jesús le prometio el cielo para ese mismo día.

    ResponderEliminar
  19. Otro ejemplo es cuando le dice a la mujer pecadora: tu fe te ha salvado, vete en paz. Así que no sé de donde sacas esas interpretaciones.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. DE LA MISMA BIBLIA. la biblia dice que NADIE subio al cielo sino el hijo de Dios. y en apocalipsis dice que solo los que padezcan persecucion por causa del evangelio Y SEAN MUERTOS POR EL seran los que subiran y reinaran con Cristo. los demas, estaremos en el reino de Dios (la tierra)esperando la manifestaciuon del mismo.

    por lo visto eres REINAVALERISTA. tu version de la biblia necesita correcciones. ese verso del ladron es uno de los versos MAL TRADUCIDOS QUE EXISTEN.

    AH, y no era un "buen ladron" ¿crees que por ser bueno lo estaban mataNDO? lo estaban matando porque era MALO. la traduccion correcta es EL LADRON ARREPENTIDO.

    jorge

    ResponderEliminar
  21. Lo que dice el anonimo de las traducciones es muy cierto. El mismo ejemplo pasa con la palabra "fornicacion", que segun muchos diccionarios "biblicos" la traducen como tener sexo fuera del matrimonio y no es asi. Esa palabra es de origen Griego y Hebreo y significaba tener relaciones sexuales con prostitutas/prostitutos, ir a un lugar de prostitucion, incesto, y otros como lascivia y eso. Pero jamas se refirio a tener sexo fuera del matrimonio. Total, en ese tiempo se tomaban como esposos y esposas y se unian... que yo sepa no hay un ejemplo de ceremonia para casar hombres con mujeres ni nada por el estilo.

    ResponderEliminar
  22. Ah!!!! por siacaso, esa palabra tiene dos mil y algo de a~os en uno de los idiomas y en el otro tiene como tres mil quinientos a~os, asi que la palabra "fornicacion" nacio antes de la Biblia y se siguio usando con el mismo significado hasta los otros dias, como quien dice.

    ResponderEliminar
  23. Pareciera que la fe o la esperanza en dios y la consecuente salvacion fuera una postura inofensiva, que los creyentes cotidianos y desprevenidos fueran iguales a los ateos cotidianos y desprevenidos ... pero ¡¡¡ sucediò lago inesperado ¡¡¡ la sicologia moderna evolucionò y esta demostrando que las raices religiosas crean en el hombre maduro culpas, represiones e inseguridades dificiles de erradicar ... es una consecuencia que se materializa en la actividad social, economica y cultural.

    ResponderEliminar
  24. @Ms. Conciencia por eso yo digo que la fe te exige creer sin argumentos mientras la rason te da argumentos para creer y ciertamente es mas seguro estar seguro de lo que crees que asegurar que en lo que crees no es seguro

    ResponderEliminar
  25. ¿De donde viene tu fe, La verdad? porque quieras aceptarlo o no, tu tienes FÉ. pues das por cierto lo que te dicen los libros y todo lo que haz leido hasta ahora. ¿o no?

    jorge

    ResponderEliminar
  26. jorge:pues si. tenemos confianza en lo que dicen los libros pero se esta perfectamente conciente en que estos pueden ser refutados asi como einstein derribo las teorias de newton. o que algunas pueden estar equivocada. es confianza no fe y no es total como los creyentes.

    ResponderEliminar
  27. Respuestas
    1. ¿como amó a su madre? ("¡qué quieres conmigo mujer!")

      Eliminar
  28. definicion biblica de FE:

    "conviccion en lo que se espera y la CONFIANZA en lo que no se vé" (hebreos 11:1)

    definicion de confianza de la RAE:

    "Esperanza firme que se tiene de alguien o algo"

    Ahora dime, ¿cual es la diferencia? yo no veo NINGUNA.

    jorge

    ResponderEliminar
  29. Quisiera añadir un documental, sobre la madre Teresa de Calcuta. No sabía donde ponerlo en los comentarios.

    Bueno, aqui va, son 3 partes. Merece la pena verlo, pues según se ve, no es todo lo que parecía ser:

    http://www.youtube.com/watch?v=9WQ0i3nCx60

    ResponderEliminar
  30. Perdón, el video que comento, en ésta dirección se puede ver con subtitulos al español.

    El video dura 24 minutos.

    http://dotsub.com/view/4815f101-0096-493f-bce7-092bc49c4ab1

    ResponderEliminar
  31. EL CIELO...

    En realidad existe un paraiso donde las almas buenas y que aceptaron y siguieron a Dios gozan de vida eterna?

    Esta pregunta ya la habia realizado pero va de nuevo.
    -Donde se encuentra el Cielo?

    -En alguna capa de la atmosfera?
    -Despues de esta?
    -En el Sistema Solar?
    -En la via lactea en la cual nos encontramos?
    -En alguna parte del infinito universo?

    - Cual sera?

    Sus respuestas y comentarios seran tomados en cuenta.

    Gracias y que pasen un excelente dia.

    ResponderEliminar
  32. Según los Testigos de Jheova, el cielo,o paraiso e terrenal...será aqui mismo en la tierra despues de que terminen los mil años de reinado de Satanás...interesante delirio que tienen!

    ResponderEliminar
  33. El cielo no es un lugar, sino un estado del ser, una forma de existencia... correcta y eternamente gozosa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  34. Y los ateos, por hallarse en mu mal estado del ser, irán al cielo, Dios es Bueno, pero más tarde.

    Solo cuando cambien de estado, veran el cielo. Mientras tanto, les podrian estar esperando hades o inframundos que, como en este, les servirian de aprendizaje y sanación de su estado para recuperar el cielo. Así que yo de ellos no arriesgaria tanto.

    Cielo fuimos, caimos, pero al cielo debemos regresar... cuanto antes mejor, o se puede alargar demasiado el periodo de purificación y reinserción en nuestra patria celeste!!!

    ResponderEliminar
  35. O el c. oriental morira y hay quedara no habra nada en lo que creia,solo se convertira en nada
    como el resto que muere.

    ResponderEliminar
  36. Tengo prueba personal de que no es asi. Ni c. oriental, ni tu, ni nadie, se convertirá en nada, sino que Dios lo será todo en todos en el octavo día, aquel que ya no figura en la semana.

    ResponderEliminar
  37. Cual es tu prueba personal ?, no me vayas a venir que una vision o una voz te hablo en sueños o esta escrito en la biblia ya que esas son las cosas mas comunes que dicen todos.

    ResponderEliminar
  38. Nada que a ti te incumba.

    ¿Te parece bien?

    ResponderEliminar
  39. Tal vez fue una vision, creo que c.oriental cree haber viajado a otra dimension diferente de esta.
    Pero me puede corregir si gusta.

    Saludos
    Ricardo Jimenez

    ResponderEliminar
  40. aparentemente y dado a que oriental tiene creencia en eso. lo hace verdad....por alguna motivo.....

    raro? si...jodidamente que si

    ResponderEliminar
  41. El día que un creyente me de una razon valida para los males del mundo desde el punto de vista religioso, tal vez me arrepienta y vuelva a la igliesia, una que no sea el libre albedrío (la peor excusa de la fé) ni que termine la conversación despues de haberle refutado todo lo que diga con "mas vale creer por si las moscas", si ese argumento te hace un zombie creyendo todo lo que tu "guía" espirtual te cuenta e ignoras y desestimas los avances y descubrimientos cientificos, no vale la pena vivir basado en esa idea.

    Esta exacta conversación es la que he tenido muchas veces con creyentes cuando se habla del mal del mundo siempre llegando al mismo argumento ilogico del final, si existe Dios y es justo y todo lo sabe, comprenderá que las dudas razonables que tenemos es por su propia culpa de no dejar bien claras las cosas y falta de evidencias, si fuiste una buena persona aunque no creyente en alguna deidad, entonces como dijo Richard Dawkins, que hay de especial en creer, si al final viví mi vida de una forma recta?

    ResponderEliminar
  42. @Janus
    Yo creo que iré al cielo, pero si la muerte es cuestión de geografía, quizás todo mi ser morirá en la tierra, y seré su fertilizante. Bueno, igual me da si el Bueno y el Malo peleen por mi alma, jajaja...

    ResponderEliminar
  43. Toda persona fue creada para ir al cielo, agnóstico creyente o no creyente.
    Dios ama a todo ser existente. Y ama mas a quienes les dio la libertad para amar o no amar.
    Si no tenes el don de la fe, por lo menos usa tu libre albedrio para amar en serio.
    En el amor seremos juzgado no en la fe.
    No perdamos el tiempo y empecemos a discernir en el amor. Solo en el amor se responden todas las preguntas al ser y la existencia.
    Noé Molina el autor de este blog: Ya es hora de comenzar a hablar de amor en serio.
    Dejemos de perder el tiempo

    ResponderEliminar
  44. La exaltación de la Cruz

    Jn. 3, 13-17
    Tiene que ser elevado el Hijo del Hombre

    Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo. De la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto, 15 para que todos los que creen en él tengan Vida eterna. Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él

    ResponderEliminar
  45. @EADC
    La vives en forma recta?
    Dawquins la vive en forma recta?
    Que usas para discernir la rectitud?

    ResponderEliminar
  46. Anónimo 44: Dios amó tanto al mundo que

    -Destruyó Sodoma y Gomorra
    -Provocó un diluvio universal
    -Convirtió a una mujer en sal
    -Ordenó matar gente
    -Multiplicó el dolor de parto de las mujeres
    -pedía sacrificios
    -Amenazaba de muerte a quien no se cortara el prepucio
    -Amenazaba de muerte al que no le daba sacrificios
    -Asesinó a un hombre por arrojar su semen en la tierra
    -Ordenaba matar al hereje
    -Ordenaba matar a pedradas al hijo desobediente
    -Ordenaba quemar gente
    -Mandó a su hijo a que lo maten para perdonar nuestros pecados ¿si dios es tan bueno por qué no nos perdonó sin qué haya muerte, no encontró un mejor método?
    -"El defectuoso que se acerque al santuario será exterminado"
    -"El que no ayune será exterminado"
    -Enviaba plagas
    -Hacía que la tierra se trague gente,etc.



    Señor X

    ResponderEliminar