Buscar este blog

jueves, 15 de julio de 2010

Feuerbach. Padre intelectual del Ateísmo contemporáneo


Feuerbach_Ludwig

Cuando hablamos de filosofía Atea siempre nos vienen a la mente los nombres de grandes escritores y pensadores como Nietzsche, Sartre, Camus, Bertrand Russell e incluso el mismo Carl Marx; pero a menudo pasamos por alto a uno de los más grandes precursores de este movimiento Ateísta moderno; El genial Ludwig Feuerbach.

Feuerbach es considerado el padre intelectual del humanismo Ateo contemporáneo, también denominado ateísmo antropológico.

Ludwig Andreas von Feuerbach (1804 - 1872) fue un filósofo y antropólogo alemán. Fue el cuarto hijo del eminente jurista Paul Johann Anselm von Feuerbach.

Feuerbach se matriculó en la Universidad de Heidelberg con la intención de seguir una carrera en la Iglesia. A través de la influencia del profesor Karl Daub fue llevado a un interés predominante en la filosofía de Hegel y, a pesar de la oposición de su padre, se matriculó en la Universidad de Berlín , con el fin de estudiar con el maestro. Después de veintidós años, la influencia hegeliana comenzó a disminuir. rápidamente criticó la ideología de su maestro siguiendo dos ejes que fueron la base de su pensamiento: la concepción antropológica de toda religión y la crítica materialista de todo pensamiento especulativo. Feuerbach se asoció con un grupo conocido como los “Jóvenes hegelianos” , alternativamente conocido como los hegelianos de izquierda, que sintetizó una rama radical de la filosofía hegeliana, la interpretación dialéctica del espíritu de Hegel a través de la historia en el sentido de la cultura occidental ya existente y las formas institucionales (en particular, , el cristianismo) que sería sustituida. "Teología", le escribió a un amigo: “No me atrevo a estudiar nada más”. Completó su educación en Erlangen , en la Friedrich-Alexander-Universität Erlangen-Nuremberg con el estudio de las ciencias naturales. Su carácter crítico sobre la religión no le permitió ejercer la docencia hasta la revolución de 1848, cuando, reclamado por sus alumnos de Heidelberg, profesó durante un semestre su teoría de la religión.

Su primer libro, publicado anónimamente, Gedanken über Tod und Unsterblichkeit “Pensamientos sobre la muerte y la inmortalidad” (1830), contiene un ataque personal contra la inmortalidad y una defensa de la inmortalidad de Spinoza sobre la reabsorción en la naturaleza; también en esta obra niega la existencia de Dios. Estos principios, junto con su forma vergonzosa de hablar en público, le excluyeron del avance académico. Después de algunos años de lucha, durante el cual publicó su Geschichte der Philosophie neueren (2 vols., 1833-1837, 2a ed. 1844), Abelard und Heloise (1834, 3 ª ed. 1877), se casó en 1837 y vivió una existencia rural en Bruckberg cerca de Nuremberg, con el apoyo de su esposa comparten una pequeña fábrica de porcelana.

En dos obras de este período, Pierre Bayle (1838) y Philosophie und Christentum (1839), que se refieren principalmente a la teología, sostuvo que había demostrado "que el cristianismo ha hecho mucho, no solo desapareció la razón, sino que nos hace pensar que la vida de la humanidad, que no es más que una idea fija."

feuerbach

Das Wesen des Christentums (La Esencia del Cristianismo)

Este ataque es seguido en su obra más importante, Das Wesen des Christentums (1841), que fue traducido por George Eliot en Inglés como “La esencia del Cristianismo”. "En la conciencia de lo infinito, el sujeto consciente de su objeto tiene la infinitud de su propia naturaleza."

El tema de Feuerbach fue una derivación de la teología especulativa de Hegel en la que la creación sigue siendo una parte del Creador, mientras que el Creador sigue siendo superior a la Creación. Cuando el estudiante Feuerbach presentó su propia teoría al profesor Hegel , Hegel se negó a responder positivamente a ella.

En la parte I de su libro, Feuerbach ha desarrollado lo que él llama la "esencia verdadera o antropológica de la religión." Abarca sobre Dios en diversos aspectos "como un ser de la comprensión", "como un ser moral o la ley", "como el amor" y así sucesivamente. Feuerbach dice: “El hombre es igualmente un ser consciente, más que Dios, porque Dios le a puesto al hombre la capacidad de comprensión”. El hombre contempla muchas cosas y al hacerlo se convierte en conocimiento de sí mismo. Feuerbach demuestra que en todos los aspectos de Dios corresponde a algún rasgo o la necesidad de la naturaleza humana. "Si el hombre encuentra la alegría en Dios", afirma, "él debe encontrarse a sí mismo en Dios."

Así, Dios no es otra cosa que el hombre: él es, por así decirlo, la proyección exterior de la naturaleza interior del hombre. Esta proyección es considerada como una quimera por Feuerbach, que Dios y la idea de un ser superior depende del aspecto de la benevolencia. Feuerbach afirma que, "un Dios que no es benevolente, que no es justo, no es sabio, no es Dios", y continúa diciendo que las cualidades no son de repente notadas como divinas por su asociación piadosa. Las propias cualidades divinas por lo tanto hacen divino a Dios, lo que indica que el hombre es capaz de comprender y aplicar el significado de la divinidad de la religión y que la religión no hace un hombre divino.

La fuerza de esta atracción a la religión, sin embargo, es dar la divinidad a una figura semejante a Dios; explicada por Feuerbach como: Dios es un ser que actúa en todo hombre en todas sus formas. Dios, "es el principio de la salvación del hombre, de las buenas disposiciones y acciones del hombre, en consecuencia el principio propio del bien y la naturaleza humana." Hace un llamamiento al hombre a dar cualidades al ídolo de su religión, ya que sin estas cualidades una figura como Dios se convertiría en un mero objeto y su importancia se convertiría en obsoleta, no dejaría de ser una sensación la existencia de Dios. Por lo tanto, dice Feuerbach, cuando el hombre elimina todas las cualidades de Dios, "Dios ya no es nada más para él que un ser con rasgos negativos." “Dios es una parte del hombre a través de la invención de un Dios.” Igualmente, sin embargo, el hombre es rechazado por Dios, porque, "sólo Dios es el ser que actúa sobre sí mismo."

En la parte 2 se discute la esencia "falsa o teológica de la religión", es decir, el punto de vista que considera a Dios teniendo una existencia separada frente al hombre. De ahí surgen diversas creencias erróneas, como la creencia en la revelación, que él cree que no sólo lesiona el sentido moral, sino también "Envenena, y aun destruye, el sentimiento divino en el hombre, el sentido de la verdad", y la creencia en los sacramentos , como la Cena del Señor , que es para él un pedazo de materialismo religioso de los cuales "las consecuencias necesarias son la superstición y la inmoralidad."

La parte 2 llega a un punto crucial aunque aparentemente de retracción declaraciones anteriores. Feuerbach afirma que sólo la acción de Dios es, "la salvación moral y eterna del hombre: así, el hombre tine un único objetivo en si mismo" porque las acciones del hombre se sitúan en Dios. Feuerbach también se contradice al afirmar que el hombre renuncia a su personalidad y la coloca en Dios, que a su vez es un egoísta. Este egoísmo se convierte en el hombre y proyecta al hombre a ser malo y corrupto; que son "incapaces de hacer el bien", y sólo Dios es bueno, es "el ser bueno." De esta manera, Feuerbach resta valor a muchas de sus afirmaciones anteriores, al mismo tiempo que muestra la alienación que se produce en el hombre por adorar a Dios. Feuerbach afirma que la bondad es ", personificada como Dios," convirtiendo a Dios en un objeto, porque si Dios no es otra cosa que un objeto no tendría que ser personificado en él. El aspecto de los objetos antes había sido objeto de discusión; en que el hombre contempla los objetos y que los objetos son una concepción de lo que exterioriza el hombre. Por tanto, si Dios es bueno así entonces debía ser el hombre, porque Dios no es más que una exteriorización del hombre, porque Dios es un objeto. Sin embargo la religión demostraría que el hombre es inherentemente corrupto. Feuerbach intenta disminuir su inconsistencia al preguntar "¿Cómo puedo percibir la belleza de un cuadro si mi mente era estéticamente una pieza absoluta de la perversión?" A través de un razonamiento de Feuerbach, no sería posible, pero es posible, y más tarde afirma que el hombre es capaz de encontrar la belleza.

Una crítica cáustica de Feuerbach fue expuesta en 1844 por Max Stirner. En su libro Der einzige sein und Eigentum (El Ego y los suyos) atacó a Feuerbach como inconsistente en su ateísmo. La respuesta de Feuerbach y la contra-respuesta de Stirner es verdaderamente ilustrativa.

feuerbach21


Sus concepciones fundamentales en términos de crítica a la religión, puede ser reducidas a estas fórmulas:

La religión es la reflexión, el reflejo de la esencia humana en sí misma.Dios es para el hombre el contenido de sus sensaciones e ideas más sublimes, es su libro genérico, en el cual escribe los nombres de sus seres más queridos.

La evolución del pensamiento de Feuerbach queda reflejada en la frase siguiente:

Mi primer pensamiento fue Dios, el segundo fue la razón y el tercero y último, el hombre

Para Feuerbach el hombre ha realizado el mismo camino: primero creó a Dios y más tarde entendió que su conocimiento no era nada más que un peldaño en el propio conocimiento del hombre.

Feuerbach al considerar a Dios una creación humana niega su existencia así como la de cualquier otro dios, por lo que niega el teísmo. También negaba el idealismo, que pretende suplantar el hombre real -corporal y sensible- por el 'espíritu' y la 'razón'.

Para Feuerbach por tanto no es Dios quien ha creado al hombre a su imagen, sino el hombre quien ha creado a Dios, proyectando en él su imagen idealizada. El hombre atribuye a Dios sus cualidades y refleja en él sus deseos realizados. Así, enajenándose, da origen a su divinidad. Pero, ¿por qué lo hace? El origen de esta enajenación se encuentra en el hombre mismo. Aquello que el hombre necesita y desea, pero que no puede lograr inmediatamente, es lo que proyecta en Dios. La palabra Dios tiene peso, seriedad y sentido inmanente en boca de la necesidad, la miseria y la privación. Los dioses no han sido inventados por los gobernantes o los sacerdotes, que se valen de ellos, sino por los hombres que sufren. Dios es el eco de nuestro grito de dolor.

Feuerbach califica de giro decisivo de la historia al hecho de que el hombre reconozca abiertamente que la conciencia de Dios no es más que la conciencia de la especie. Homo homini deus est.

Cuanto más engrandece el hombre a Dios, más se empobrece a sí mismo. El hombre proyecta en un ser ideal (irreal) sus cualidades, negándoselas a sí mismo. De este modo, reserva para sí lo que en él hay de más bajo y se considera nada frente al Dios que ha creado.

De su crítica a la religión se desprende este concepto, tal vez el más influyente de su obra. Parte de una inversión de términos: sujeto por predicado. Dios no crea al hombre, el hombre crea a Dios proyectándose y proyectando sus mejores atributos en él. Es, entonces, simplemente un producto del hombre. Pero este producto se vuelve ajeno a su productor y lo domina. Las propiedades del hombre se enajenan en Dios, el objeto aparece con vida propia y domina al sujeto. Para Feuerbach, esta enajenación (Alineación) estaba en la conciencia humana, y un simple acto de la misma podía resolverla.

Karl Marx retoma este concepto y lo amplía en sus Manuscritos económicos y filosóficos de 1844. Para él, la enajenación humana no se encuentra solamente en el plano de la conciencia, sino en el plano real. Ahora el hombre se enajena en el trabajo, y para resolver esta enajenación se necesitan acciones prácticas, una filosofía de la praxis.


Después de "1848"

Durante los disturbios de 1848-1849 el ataque de Feuerbach a la ortodoxia le hizo una especie de héroe con el partido revolucionario, pero nunca se lanzó en el movimiento político, y de hecho carecía de las cualidades de un líder popular. Durante el período del Congreso de Frankfurt, había dado conferencias sobre la religión en Heidelberg. Luego se retiró a Bruckberg y se dedicó en parte al estudio científico, y en parte a la composición de su Theogonie (1857).

En 1860 fue obligado por el fracaso de la fábrica de porcelana de dejar Bruckberg, y habría sufrido una extrema miseria; Gracias a la asistencia de los amigos pudo vivir con una suscripción pública. Su último libro, Gottheit, Freiheit und Unsterblichkeit, apareció en 1866 (2 ª ed., 1890). Después de un largo período de declive, murió el 13 de septiembre de 1872. Está enterrado en el cementerio Johannis-Friedhof en Nuremberg, que es también donde el artista Alberto Durero está enterrado.

Ludwig Feuerbach 2

En esencia, el pensamiento de Feuerbach consistió en una nueva interpretación de los fenómenos de la religión, dando una explicación antropológica. A raíz de las tesis de Schleiermacher, el pensamiento de Feuerbach resume que “La religión es principalmente una cuestión de sentimiento basada en subjetividad sin restricciones.”
_________________________

Descarga de
“La esencia del Cristianismo”
(español)

Hacer click en la imagen del libro:

.
Fuentes:
http://en.wikipedia.org/wiki/Ludwig_Andreas_Feuerbach
http://www.luventicus.org/articulos/02A027/feuerbach.html

.



Ver:

Ver Sección: Personajes

“La religión tiene por padre a la miseria y por madre a la imaginación.”                Ludwig Feuerbach

8 comentarios:

  1. Qué gran personaje.
    Sin duda alguna una gran mente, inprescindible para ateísmo moderno.

    Gran artículo Noé.

    "Dios es un concepto con el que medimos nuestro dolor".

    John Lennon en su canción "God", inspirado por Feuerbach

    ResponderEliminar
  2. muy bueno el ensayo este, pero no puedo copiarlo para pasarlo a word, ya q lo necesito para hacer una monografia

    ResponderEliminar
  3. @Anónimo

    Saludos Anónimo...

    Al final de cada artículo tienes la posibilidad de descargarlo en formato PDF... y de ahí puedes pasarlo a donde desees.

    Bienvenido y gracias por tus amables palabras.


    ResponderEliminar
  4. No sueles darle importancia a Marx en tus artículos, ¿es por fuertes diferencias políticas o por que no cargar el estigma del marxismo?

    ResponderEliminar
  5. @Anónimo 4

    Saludos Anónimo...

    El ateísmo de Marx me parece poco enfocado al área religiosa.

    Y tienes razón... no comulgo con muchas de sus ideas.

    Puede que en un futuro le dediquemos algún articulo.

    Gracias por recordar tan importante punto. Bienvenido.

    ResponderEliminar
  6. Teodoro Bustillo Vicario1 de abril de 2014, 15:45

    “La esencia del cristianismo” es una analítica. Cualquier analítica debe ser valorada en lo que muestra, en cómo lo muestra, en el objeto que analiza y el método que utiliza para tal fin. Aún sigue estando/teniendo pues sus argumentos, sus razonamientos, las consecuencias que va extrayendo de un modo lógico, acertado y acerado, las implicaciones que va mostrando con un lenguaje sencillo, preciso y claro. Ese es su bisturí, un bisturí que poco a poco va mostrando las vísceras, las interioridades de la metafísica, de cualquier metafísica, aunque él se centra de un modo preferente en la occidental. Nada extraño, pues él estaba inmenso en tal background, en tal weltanschauung , ahora umwelt.

    Su análisis deviene en una ontografía de tal weltanschauung; cosa harto compleja pues tuvo que aislarse doblemente:

    1.- Para tomar distancia de la weltanschauung en la que estaba inmerso que englobaba la metafísica a diseccionar.
    2.- Para tomar distancia del objeto a analizar, en este caso la metafísica.

    No es extraño que acabara como acabó: pobre y casi olvidado. Fue el precio a pagar para obtener tal distanciamiento del envolvente metasocial que analizó. Y analizó bien. Hizo gala a su apellido: Arroyo de fuego.

    Fue abriendo, despejando, haciendo camino. Camino que luego otros transitaron con mucha más facilidad. Él había hecho el trabajo duro. También Stirner tiene deuda con Arroyo de Fuego.

    “La esencia del cristianismo” es una lección de anatomía sin pinceles. A través de la escritura está mostrando l@s 1001 interioridades/conceptualidades/abstracciones/categorías fantásticas-fantasmagóricas/vericuetos/ de su objeto de análisis. Muestra la cuentología que el Homo sapiens inmerso en tal cultura/civilización ha ido generando siglo, tras siglo, tras siglo, tras siglo.

    Ni necesita citar a grandes autores, ni obras de referencia. ¿Para qué? No es necesario. Es mucho más práctico y mejor el bisturí. Luego otros utilizaron el martillo. Aunque los que se movieron por estos andurriales no acabaron más que como acaba esta subespecie de esta especie.


    Pero no es una pieza más en tal cueva. Es uno de los que es capaz de dejar la claridad de la cueva, pero no la cueva, para mostrar/enseñar la claridad que origina la aparente claridad.

    En el museo de las cuevas abismales también debe ser reconocido entre aquellos que muestran/generan panorámicas sublimes al modo John Martin. Es lo que hay.

    No es Jean Meslier pero… .

    Arroyo de Fuego pone las cartas sobre la mesa. No diluye, sólo muestra interioridades poco mostradas. Y además con elegancia. Sí. Sigue teniendo vigencia porque es necesario que siga teniendo vigencia. No hay más que ver las vitaminas catódicas y los concentrados referenciales con las que atragantan/alimentan los medios-enteros de comunicación. Todo lo mismo; sólo cambian l@s presentador@s; a veces coinciden hasta dando la misma noticia y con el mismo sesgo, por tanto del mismo color. Este párrafo viene a cuento que en el envolvente metasocial sigue estando presente el objeto que Arroyo de Fuego analizó y además tal envolvente cumpliendo las mismas funciones que en la época en la que él vivió.

    Lo dejo: hay partid@.

    ResponderEliminar
  7. en si si el creia que somo los creadores de un Dios, por que no creo un ser humano sin usar nada de ser humano, es mas facil destruir, que construir, es mas facil tirar piedras que juntarlas, si no fue capaz de crear un ser de carne y hueso sin usar la mujer y el hombre, entonces eso demuestra la mediocridad de mentalidad de ese hombre y los que lo siguen, siempre sera mas facil criticar, pero no fue capz de crear un ser humano de carno y hueso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Padre del Ateismo14 de julio de 2015, 11:43


      EL UNICO, EL MARAVILLOSO, EL OMNISAPIENTE, EL SUPERINTELIGENTE, EL MAS BELLO, EL MEJOR DE LO MEJOR SOY YOOOOOOO

      NADIE ME DISPUTA MI TRONO NI EN SUEÑOS JAJAJAJAJA


      LOS DEMAS padrecitos del Ateismo son solo sus tios jeejejeje


      NO ME QUIERO CABREAR !!! QUE ANDO DE CELEBRACIONES JODERRR!!!!


      Y TENGO QUE REPETIROS A TODOS CREYENTES Y ATEOS HIJOS MIOS QUERIDOS EL INFIERNO NO EXISTE !!!!

      YA OS EXPLICARE COMO TUVE QUE NEGOCIAR ESA IMPOSICION CON LA CLERECIA JODERRRR!!!!

      ANDO DE CELEBRACIONES REPITO Y NO ME HAGAIS CABREAR AH??!!!!!!


      El papacito de ustedes
      El Diablo

      E

      Eliminar