Buscar este blog

jueves, 11 de marzo de 2010

Dan Brown. Mediocre para algunos, Genio para otros.

 

Quizás algunos me critiquen por publicar tan pronto un artículo de Dan Brown como uno de los personajes más importantes en el mundo religioso. Lo he hecho por dos razones. La primera porque el tema de esta semana son las bodas de Caná y sus consecuencias; y segundo porque creo que Brown ha sido un factor importante en el tema Ateismo-Religión; y no precisamente por sus cualidades como escritor.

Brown saltó casi de anonimato total a ser una celebridad multimillonaria luego de la publicación de su libro “El código de DaVinci” (The DaVinci code) el cual pasó a ser inmediatamente un Best Seller y uno de los libros mas vendidos en la década pasada.

Veamos brevemente algo de su biografía:

Dan Brown nació en New Hampshire, EEUU en 1964, tiene 2 hermanos su padre fue maestro de matemáticas en la Academia Phillips ubicada en Exeter, New Hampshire y su madre fue compositora, creció rodeado de un ambiente religioso y filosófico esto sin duda sería de influencia en sus posteriores obras. Ya de mayor Dan realizó sus estudios en la Universidad de Amhster y al mismo tiempo en la Academia Phillips el mismo centro en donde su padre trabajó como maestro lo mismo haría Dan Brown quien en dicha institución se dedicó a dictar clases de inglés.

Su esposa, Blythe que es una profesional en historia del arte y pintora, colabora en todas las investigaciones necesarias para el desarrollo de las novelas que escribe su marido, acompañándolo siempre en todos los viajes debido que la mayoría de sus libros tienen una mixtura entre temas religiosos y agencias de investigación del gobierno

Obras:

En 1996, su interés por los códigos y las agencias secretas estatales lo condujeron a escribir su primera novela “La Fortaleza Digital”, que sin embargo no sería publicada hasta que ya era un autor famoso y reconocido. La novela, ambientada en Estados Unidos y en España, explora la delgada línea entre el aislamiento civil y la seguridad nacional.

“Ángeles y Demonios” publicada por primera vez en 2000. Es la primera de una serie de novelas de suspense en las que introduce la simbología y a su popular protagonista Robert Langdon, profesor de simbología y de arte religioso en Harvard.Las paradojas entre ciencia y religión sirvieron como inspiración para esta novela.

“La Conspiración” es la tercera novela escrita por el autor estadounidense Dan Brown. La obra fue publicada por primera vez en 2001. La trama gira en torno a una red de conspiraciones que acontecen sobre las gélidas aguas de las altas islas de Canadá, cerca del Polo Norte.

“El código Da Vinci” es su mayor éxito comercial, publicada por primera vez en 2003). Se ha convertido en un best seller mundial, con más de 80 millones de ejemplares vendidos y traducido a 44 idiomas.

“El Símbolo Perdido” publicado el 15 de septiembre de 2009 en inglés y el 29 de octubre en español. Durante su primer día de ventas el libro vendió un millón de copias, incluyendo libros electrónicos, en Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido. Aunque prevista con anterioridad, Dan Brown ha necesitado seis años para escribirla. El argumento transcurre en un mínimo periodo de tiempo; 12 horas. Transcurriendo en Washington, D.C. y la trama está basada en una conspiración francmasónica.

Leamos un reportaje sobre la última obra de Brown y así conoceremos más de este polémico escritor:

Dan Brown

Me critican por cualquier cosa que escriba

El millonario autor de “El símbolo perdido” defiende su estilo sencillo y reconoce que altera hechos históricos para enriquecer sus ficciones.

Exeter (Nuevo Hampshire). Hace seis años, Dan Brown vivía en el anonimato en un departamento alquilado a orillas del río en Exeter, al noreste de Estados Unidos. Ahora es un escritor millonario, polémico y mundialmente conocido que está encantado con su fama y su riqueza.

"Soy muy reservado y ciertamente gran parte de mi privacidad se ha esfumado, pero también tengo grandes oportunidades. Diría que la fama y la riqueza son maravillosas en un 95 ó 97 por ciento", explica el autor El código Da Vinci y El símbolo perdido, novela que continúa el sensacional éxito y cuya versión en español salió el jueves.

El libro, que transcurre en el espacio de 12 horas en la capital estadounidense, gira en torno a los masones y a la misteriosa amputación de una mano, que causa la intervención de la CIA, y tras la cual se oculta la búsqueda de una antigua fuente de poder.

La obra, con una tirada inicial de 6,5 millones de ejemplares en inglés y 1,5 millones en español, repite una fórmula de éxito que Brown defiende a capa y espada.

"Mis críticos dirían: ‘esta persona no es William Faulkner’. Y lo que yo digo es: tienen razón. Ni lo soy, ni lo pretendo", asegura el autor durante una entrevista en Exeter, en Nuevo Hampshire, cerca de Boston.

El encuentro tiene lugar en la biblioteca de la Academia Phillips Exeter, un prestigioso centro escolar en el que el padre de Brown impartió clases de matemáticas, a escasos metros del restaurante Penang & Tokyo, donde hace seis años el ahora autor superventas era "un cliente más".

"Su plato favorito era el pollo General Tso", cuenta Bob Colman, propietario del local. "Cuando salió El código Da Vinci en 2003 le pedí que me firmara un autógrafo. Me puso: ‘A Bob: Gran parte de este libro fue concebido entre plato y plato de pollo General Tso", explica el dueño del restaurante.

Al fondo del local, unos ventanales verdes ofrecen una idílica vista del río Squamscott. Desde ellos pueden verse los bloques de departamentos en los que vivía Brown antes de que los 81 millones de ejemplares vendidos de El código Da Vinci le permitieran meter en sus bolsillos 250 millones de dólares, según los cálculos del diario The New York Times.

Emoción y sencillez. Ataviado con chaqueta americana a cuadros marrón, pantalón deportivo claro, jersey azul marino y camisa azul cielo, Brown atribuye su éxito comercial a su capacidad para crear "historias emocionantes" en las que no hay, dice, "florituras" lingüísticas.

"Es mucho más fácil escribir de forma compleja que simple", afirma el escritor. Y dispara: "Hago algo muy específico e intencional en estas novelas. Las escribo en un estilo muy moderno, transparente y nítido. Mezclo hechos y ficción. A algunos lectores les encanta (...) El resto debería leer a otros autores".

Sus críticos, entre los que figuran académicos como Geoffrey Koziol, de la Universidad de Berkeley (California), lo culpan de falta de rigor en la presentación de acontecimientos históricos.

"Me critican por cualquier cosa que escriba", aduce Brown, para añadir que los suyos son "libros de ficción en los que se pueden alterar algunas pequeñas cosas para que la historia funcione".

Brent Morris, editor de la revista del templo masónico Scottish Rite, popularmente conocido como la Casa del Templo, que ocupa un lugar prominente en El símbolo perdido, señala que en la novela de Brown hay imprecisiones, aunque insiste en que "el libro es correcto en un 80 o un 90 por ciento".

Entre las imprecisiones está, según Morris, la descripción del ritual en el que los masones son investidos con el máximo rango de la orden y en el que, según Brown, se bebe vino tinto de una calavera. "Es muy dramático pero no es cierto", afirmó Brent Morris.

El símbolo perdido se gestó durante los últimos seis años en una cabaña adyacente a la vivienda de Brown en Exeter.

"Me despierto a las 4 de la madrugada. Me preparo un licuado con frutillas, frambuesas, bananas, proteína en polvo y yogur e inmediatamente después voy a una cabaña fuera de mi vivienda en la que hay una estufa, un escritorio y una heladera", revela el autor.

La cabaña no tiene acceso a Internet, ni teléfono, y está "herméticamente aislada".

En los"días buenos", trabaja hasta el mediodía y después va al gimnasio, juega al golf o al tenis.

"Por las tardes me ocupo de asuntos editoriales y después mi esposa y yo generalmente nos reunimos con amigos para cenar en un restaurante o en casa. Es una vida bastante normal", señala.

Brown, de 45 años, está casado con una mujer mayor que él y no tiene hijos. El escritor afirma que su esposa, como las mujeres de sus novelas, es "hermosa e inteligente". Para él, las mujeres de "más de 50 años pueden ser absolutamente maravillosas".

Entre los rituales del novelista figura también el de colgarse boca abajo de las piernas, algo que, según él, favorece el flujo sanguíneo y le ayuda a ver el mundo de forma "diferente".

Brown, quien adelanta que habrá película de su último libro, ha interrumpido momentáneamente su estricta rutina.

"Me estoy tomando un pequeño descanso", afirma el autor, quien ha empezado a recolectar información para una nueva novela, cuyo tema, como era de esperar, es "de absoluto secreto".

      

Pero lo que trae a Mister Brown a nuestra sección de Personajes es precisamente su obra “El código Da Vinci”, novela que para muchos marca un antes y después en la literatura moderna y en el conocimiento del común de las personas sobre Jesús y la iglesia. La controversia encendida por esta obra dura aun hasta el día de hoy; las críticas y apoyo no se han hecho esperar.

Y el mensaje que transmite la novela es básicamente el siguiente:

1.. Jesús no es Dios: ningún cristiano pensaba que Jesús es Dios hasta que el emperador Constantino lo deificó en el concilio de Nicea del 325.

2.. Jesús tuvo como compañera sexual a María Magdalena; sus hijos, portadores de su sangre, son el Santo Grial (sangre de rey = sang real = Santo Grial), fundadores de la dinastía Merovingia en Francia .

3.. Jesús y María Magdalena representaban la dualidad masculina-femenina (como Marte y Atenea, Isis y Osiris); los primeros seguidores de Jesús adoraban "el sagrado femenino"; esta adoración a lo femenino está oculta en las catedrales construidas por los Templarios, en la secreta Orden del Priorato de Sión (a la que pertenecía Leonardo Da Vinci).

4.. La Iglesia Católica inventada por Constantino en el 325 persiguió a los adoradores de lo femenino, matando millones de brujas en la Edad Media y el Renacimiento, destruyendo todos los evangelios gnósticos que no les gustaban y dejando sólo los cuatro evangelios que les convenían bien retocados. En la novela el Opus Dei trata de impedir que los protagonistas saquen a la luz el secreto: que el Grial son los hijos de Jesús y la Magdalena y que el primer dios de los "cristianos" gnósticos era femenino.

Todas estas aseveraciones ocasionaron polémica y la posterior emisión de la película basada en el libro aumentó la misma. La Iglesia Católica no vio con buenos ojos la obra y la película fue prohibida en varios países.

Les diré mi opinión personal sobre la obra y sobre Dan Brown: Tuve la suerte de leer la obra sin saber de que se trataba y admito que me impactó. Tardé solo una noche en leerla (es una novela bastante larga aunque bastante fácil de leer) y me pareció entretenida, el contenido impactante y el final francamente decepcionante. Luego de pasada la emoción inicial tuve que admitir que literariamente no es nada del otro mundo, parece más bien un guión cinematográfico bastante detallado y los argumentos históricos y artísticos dejan mucho que desear. Posteriormente leí con mayor interés el libro en que se basa gran parte de la novela (aunque Brown no lo quiera admitir) “The Holy Blood and the Holy Grail” conocida en español como “El Enigma Sagrado” la cual ya es un estudio más serio sobre el tema de la descendencia de Jesús y el cual recomiendo plenamente su lectura.

¡Vamos!, todos sabemos que Brown nunca ganara un Nóbel por sus obras (¿o si?) pero debemos admitir que es una trama entretenida y polémica. Lo importante de la obra de Brown son las consecuencias de la misma; de repente todo el mundo se comenzó a interesar en las conspiraciones y en los secretos de la Iglesia Católica, las religiones y las sociedades secretas; y claro, el escepticismo sobre Jesús y compañía aumentó. Comenzaron a surgir por todos lados libros tratando de desmentir al “código”, las respuestas y excusas de la iglesia y los cristianos no se hicieron esperar.

A Dan Brown le debemos el despertar este interés y cuestionamiento hacia Jesús y la Iglesia, y eso tiene desde el punto de vista del Ateismo mucho valor.

_________________________________________

- Si desean descargar las 5 obras de Dan Brown lo pueden hacer por aquí:

http://rapidshare.com/files/361109403/Dan_Brown.rar

 

- Si desean el libro “The Holy Blood and the Holy Grail” (El Enigma Sagrado) de Michael Baigent, Richard Leigh, y Henry Lincoln.

http://rapidshare.com/files/361595412/El_Enigma_Sagrado.doc

 

ARTICULOS RELACIONADOS

"Quien piensa poco, se equivoca mucho"   Leonardo Da Vinci

11 comentarios:

  1. Los que le dicen genio a este escritor de pacotilla no leyeron nada màs excepto las aventuras del Oso Gregorio en el jardìn de infantes.

    Dan Brown es uno de los escritores màs chotos que ha dado la maquinaria de venta de estos dìas. Ojala no escriba más bazofias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pretender genialidad en quien la mercadotecnia y el morbo han hecho un "hit" es ridiculo... quién inventa mentiras para contrarrestar mentiras es digno de una película barata... pero jamás de una obra maestra. Nada más falta que digamos que Erick von Däniken es un genio... mejor en lugar de adjetivizar a este escritor millonario mejor sigamos discutiendo los temas de religión desde una pespectiva VERDADERAMENTE científica.

    Dan Brown es un charlatan que bajo el manto del cientificismo aparenta confiabilidad pero en realidad sustenta sus falacias para construir su ideología. Atacar la iglesia católica ha sido siempre tan luicrativo... como justificar a los israelitas.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  3. Carlos Gutiérrez14 de mayo de 2010, 18:54

    No me gusta Dan Brown, tengo la hipótesis que él hace sus novelas en medio de borracheras con amigos y en su delirio sacan varios temas y luego él -después de la borrachera- hace una investigación en google para ampliar esos temas polémicos y de ahí mete el argumento.
    Otra podría ser que esté él en su casa pensando "¿qué tema podría resultar polémico y que abra heridas?".
    Además, de que se fusiló los temas de otros autores, ese de "Sangre sagrada, sangre real" se publicó 15 años antes de su "código Da Vinci", sólo que el primero es una investigación seria. Lástima que sólo uno de los 2 autores de Sangre sagrada quiso demandarlo, así le hubieran ganado mucho dinero y no le hubieran quedado ganas de sacar mas novelas fusiles.

    ResponderEliminar
  4. Carlos Gutiérrez14 de mayo de 2010, 18:56

    Y es obvio que nunca será como William Faulkner.
    Es como si alguno de los Bush quisieran ser Einstein. jajaja

    ResponderEliminar
  5. Tomando el libro de forma de novela de ficción, como lo que es, ami me agradó. Como dice Noé, la trama es entretenida y fácil de leer; y tal vez sus datos no son exactos pero vaya que ocasionó que los lectores buscaran respuestas a preguntas que no se hacían.

    Bah, sinceramente, a mi sí me agradó la historia, sé que no es real y todo, pero me gustó el cuento, pues.

    ResponderEliminar
  6. Ya van no se cuantas veces q ese tal anónimo pone: Noe dios te ama!! Ya harta no?

    ResponderEliminar
  7. Con este articulo sobre Dan Brown y su novela llena de inexactitudes y errores, se te cayo la careta, pretender tener un blog serio sobre ateismo y dar cabida a este tipo de articulos....bueno pues parece que se ta acaban los argumentos.

    ResponderEliminar
  8. Personalmente a mi me gustan mucho las novelas de Dan Brown. Quizás simples y fáciles de leer, pero se me hacen bastante entretenidas. Si de algo peca como autor es dar la falsa sensación de que escribe basándose exclusivamente en hechos reales, lo cual puede llevar a creencias erradas.

    En mi caso personal, puedo asegurar que la lectura del código da vinci marco un antes y un después en mi sistema de creencias, para luego de unos años ser un muy convencido ateo (como no serlo luego de leer a Dawkins en "El espejismo de dios"??"). Esencialmente abrió mi curiosidad a temas que nunca me había permitido cuestionar, y de los que nunca había dudado. Así que, por mi parte, siento que le debo mucho a dan brown, por atreverse a publicar un libro con un tema tan polémico y que crearía tal debate en la sociedad.

    ResponderEliminar
  9. No he leído ese libro, ni ganas. A mi lo que me molesta profundamente es que metan en estos asuntos a Leonardo da Vinci y a sus obras. Yo soy admirador de este artista desde joven cito y me influnyó mucho yo también soy artista. Una vez un tipo que sabía de mi admiración por el artista italiano, me empezó a explicar unas teorías basadas en ese libro , le contesté que si quería hablar sobre Leonardo, que se leyera una buena biografía y se dejará de tonterías místicas.

    ¿Alguien puede pensarse que Leonardo da Vinci podía pintar un cuadro en una iglesia católica saliendose de la ortodoxia y no jugarse el tipo?. Hay una anécdota de otro artista veneciano que se llamaba Veronese, que pintó "una ultima cena" en la que aparecían muchos personajes que nada tenían que ver con la escena y se salía de lo que promulgaba la iglesia católica. Fue llamado por la inquisición que no tenía mucha poder en esa ciudad, y gracias a eso no le condenaron a nada, pero le obligaban a modificar la pintura, el artista le cambio el titulo "cena en casa de Levi". Leonardo no iba a pintar algo peligroso en la iglesia en la que se suponía era la favorita de la familia que mandaba en Milán.

    Sobre si Leonardo pinto a María magdalena en "la santa cena", pues creo que no ¿por qué iba a quitar a San Juan, que es el favorito de Jesús , para poner a alguien que no aparece en los evangelios oficiales como participante en este acto?. La figura allí pintada no es una mujer, primero por convención artística en la representación que hacia en época de los jóvenes aprendices sin experiencia. Mirad como en otras santa cenas de pintores italianos de la época, Ghirlandaio por el estilo y veréis como es igual. La juventud sin arrugas es simbolo de inexperiencia. Además Leonardo tiende al androgino, a la representación de figuras en la que no está claro su sexo, en parte también por la técnica del esfumato que difumina los contornos. Mirad el ángel de la "virgen de las Rocas" en su versión en el Museo del Louvre, ¿es hombre o mujer?, difícil decirlo. Mirad el boceto que hizo para esa figura, es claramente un retrato de una mujer joven.

    Sobre que no haya caliz, perdonad, jesús no tenia copas de plata o de oro, es una vasija o un vaso, que seguro que era vulgar en esa época y es lo menos importante si nos damos cuenta que es un acto simbólico.

    Las teorías sobre "la virgen de las rocas" también son inventadas, la preeminencia en el cuadro de San Juan, es sencillamente porque los que la encargaron eran devotos de ese santo, y además es el patrón de Florencia, la ciudad donde se formo el artista.

    Y el resto de cosas es incomprensible. Leonardo fue un racionalista, no creyó nunca en teorías raras y menos se metió en sectas y cosas de esas. Ya tuvo muchos problemas con sus investigaciones científicas como para meterse en más lios. Si pintó temas religiosos lo hizo porque muchos comitentes eran religiosos, pero su intereses eran plasmar los sentimientos y los movimientos del alma, y eso podría haberlo hecho con cualquier tema. Ya lo veian como alguien muy especial en su época, y como dijo Vasarí en su primera edición de las Vitas "Leonardo prefirio ser antes filosofo que cristiano", filosofo en el sentido antiguo del termino, amante del conocimiento.

    ResponderEliminar
  10. Si se "histerizan" jaja no es ni un genio ni mediocre (nadie vende tanto y es mediocre) creo que el error es buscar peras en un limonero jaja, es un escritor de ciencia ficción que toma ciertos hechos y personajes históricos para hacer una novela de ficción, allá aquellos que le busque 9 patas al gato y una explicación de porque nadie reconoce a Clark Kent solo por usar lentes jaja es ficción es todo, uno coloca en la ficción lo que bien tenga por escribir, buen post, aunque veo lo leo algo tarde jajaja

    ResponderEliminar