jueves, 3 de junio de 2010

Flavio Josefo. De traidor Judío a historiador Romano.

FlavioJosefo

Aunque ya hablamos de las “imprecisiones” de los dos famosos párrafos donde Flavio Josefo nombra a Jesús (Ver artículo aquí), creo que es conveniente aprender un poco sobre la vida y obra de Josefo, ya que su influencia para entender el mundo durante el siglo I es invaluable.

Flavio Josefo (en griego antiguo Ἰώσηπος / Iốsêpos, en hebreo וסף בן מתתיהו / Yosef bar Mattityahu o Yossef ben Matityahou, es decir, hijo de Matías), historiador judío fariseo, nació alrededor del año 37 d.C, en el seno de una familia sacerdotal de Judea ligada a la monarquía de los asmoneos.

Por sus escritos sabemos que estaba muy orgulloso de su familia.

Ya desde pequeño Josefo se caracterizó por su buena memoria y su facilidad de aprendizaje, lo que le permitió desarrollar sus dotes intelectuales. Desde los primeros años recibió una educación judía. Lo hizo junto a su hermano Matías, y podemos presumir que fue la mejor educación disponible para el hijo de un sacerdote, con una sería instrucción en la ley judía, y a cargo de los mejores rabíes. Fue además un discípulo prominente. En el libro de su Vida nos cuenta que cuando tenía 14 años los sumos sacerdotes y los líderes de Jerusalén a menudo lo buscaban para preguntarle cosas de las leyes.

Cuando tenía 16 años comenzó a conocer las principales sectas judías: los fariseos, los saduceos y los esenios. Ocupó tres años en esta investigación para elegir la mejor secta. Sabemos también que durante este tiempo viajó al desierto para conocer a un eremita que vivía una estricta vida ascética. A la edad de 19 años volvió a Jerusalén y se unió a los fariseos. No se conoce nada acerca de los siguientes seis años. Suponemos que trabajó como sacerdote en Jerusalén.

Antes de los 26 años, ocurrió un incidente que traería una particular influencia sobre su futuro: el Procurador Felix había encarcelado a algunos de sus compañeros sacerdotes por motivos insignificantes, y los había enviado prisioneros a Roma. Por lo cual viajo a Roma para conseguir de Nerón la liberación de ellos, causa por la que es procesado y encarcelado. Sin embargo, pronto es liberado gracias al apoyo de Sabina Popea, esposa del emperador. Josefo (no se sabe si de modo oficial) se convirtió en el campeón de su liberación. Esta misión y la vista del mundo romano lo marcaron de modo imborrable.

Por el tiempo de su retorno de Roma, la destrucción de Jerusalén por los romanos acababa de comenzar. Aparentemente estaba en desacuerdo con la revuelta judía. Cuando estuvo en Roma vio el poder del ejército romano y por eso insistió a sus conciudadanos de no llevar a cabo la rebelión. No fue escuchado y se vio forzado a refugiarse en el Templo

Dos años más tarde, en el 66, estalló la revuelta judía. Los judíos vencieron a Cestio Gayo, gobernador de Siria, en Bethoron. Falló así el primer intento de poner orden según el modelo romano. Esto acrecentó la confianza de los amotinados.

Durante el intervalo, mientras los romanos se preparaban para poner orden en esa provincia oriental, el Sanedrín decidió un plan de acción. De acuerdo a los escritos de Josefo, el principal jefe de Jerusalén lo envió con otros dos sacerdotes a una misión especial en Galilea, donde estaba el punto más importante de la guerra, porque los Romanos, con su base en Siria, tenían que pasar a través de Galilea en su marcha contra Jerusalén. Fue designado por el Sanedrín de Jerusalén como comandante en jefe de Galilea, organizando su administración y defensa. Enviaron los más rebeldes a Idumea, donde las acciones militares eran menos importantes, y enviaron a Galilea a los moderados. Entre ellos, como jefe, iba Josefo. Él describe su gobierno en Galilea como recto, ejemplar y honorable, aunque admite ciertas irregularidades. Sin embargo, en ciertos puntos, Josefo se contradice.

Por una parte, en “Las guerras judías” se presenta como el organizador de la resistencia contra los romanos. Pero por otro lado en la “Vida” afirma que su intención fue pacificar los judíos e inducirlos a pelear solo si era necesario y como autodefensa, porque la opinión de los líderes sacerdotes era que los romanos prevalecerían. De este modo, en la “Vida” dice que fue enviado para fortalecer la facción pacifista, y describe como intentó pacificar a los rebeldes con el método de provocar divisiones entre ellos (dividir en orden a gobernar). Pero en las “Guerras” describe como fortificó ciudades, dio entrenamiento militar, y demás. Por lo tanto, de sus escritos, no podemos resolver este problema. Sea cual fuere su misión sabemos que encontró mucha oposición en Galilea. Alcanzó algunos éxitos pero encontró también muchos problemas: Tiberíades se dividió en tres facciones rivales, y aun hubo divisiones dentro de las mismas facciones. Hubo anarquía en Gischala y Gamala permaneció leal al gobierno romano.

Lo que es seguro es que “fueron envueltos en políticas de estado en nombre de los intereses de la religión, a veces en muy activos y casi violentos hechos, o incluso en métodos totalmente violentos”.

En la primavera de 67 Vespasiano llegó a Galilea con 60000 hombres. Josefo fue vencido y huyó a Jotapata, donde se escondió junto con otros 40 hombres en una cisterna. Sus compañeros prefirieron morir que caer en manos de Vespasiano. Josefo prefirió vivir y pasó a ser un prisionero romano. Vespasiano respetó su vida, tal vez porque quería ejecutarlo en Roma, por lo cual Josefo permaneció en prisión por dos años, aunque los romanos lo trataron con consideración.

flavio_josefo_busto250 Durante este período profetizó que Vespasiano y Tito se convertirían en emperadores. Por supuesto, esta profecía agradó a Vespasiano, y cuando devino emperador liberó a Josefo. De hecho, existía la creencia común que el soberano gobierno del mundo vendría de Judea. Mientras que los judíos aplicaban esta creencia al Mesías, Josefo lo hizo a Vespasiano y Tito. (Josefo creía que el Mesías era Vespasiano)

Cuando Josefo obtuvo su libertad cambió su nombre por el de Flavio Josefo, en honor de Vespasiano que pertenecía a la familia de los Flavios. Posteriormente fue a Alejandría con Vespasiano, y se unió a Tito, quien había recibido la orden de ir sobre Jerusalén.

Por sus escritos sabemos que Josefo intentó varias veces inducir a los rebeldes a cesar con la revuelta, pero solo consiguió injurias de parte de estos. Intentó convencerlos que “la fortuna pasó sobre ellos, y Dios, que va de una nación a otra entregando imperios, ahora reposa sobre Italia”. Durante el sitio, Josefo fue escribiendo los hechos que iban acaeciendo.

Después de la caída de Jerusalén, y de la destrucción del Templo, Josefo fue a Roma con Tito y vio su triunfo y entrada en el Foro Imperial. En Roma obtuvo la ciudadanía romana y una pensión del Emperador, quien le permitió vivir en su palacio. Nunca volvió a su tierra y fue odiado por siempre por los judíos. Será aquí donde desarrollará su trabajo literario e histórico. Murió durante el mandato de Trajano (probablemente en el 101).

Su primera esposa murió, junto con sus padres, en Jerusalén durante el sitio y Vespasiano hizo arreglos para que se casase con una mujer judía que había sido capturada. Esta mujer dejó a Josefo, y alrededor de los 70 años, se casó con una mujer judía de Alejandría con la que tuvo tres hijos varones. Sólo uno, Flavio Hircano, sobrevivió a la infancia. Josefo más tarde se divorció de su tercera esposa y alrededor de los 75 años, se casó con su cuarta esposa, una mujer judía de Creta, miembro de una distinguida familia. De este último matrimonio tuvo dos hijos, Flavio Santos Justo y Flavio Simónides Agripa.

Flavio Josefo murió durante el mandato de Trajano (probablemente en el 101).

La vida de Josefo está plagada de ambigüedades. Para sus críticos, nunca hubo una explicación satisfactoria de sus acciones durante la guerra judía (¿por qué no se suicida en Galilea en el 67 con algunos de sus compatriotas, y por qué, después de su captura, aceptó el patrocinio de los romanos?)

Obra:

La guerra de los Judíos (De Bello Judeorum) en el 75-79 d.C

guerra-de-los-judios

Circunstancias

El primer trabajo de Josefo fue publicado alrededor del 75 d.C., 9 años después del comienzo de la guerra Judía y, solo 5 de la destrucción del Templo. La Guerra de los Judíos nació, muy probablemente, como una respuesta a los deseos del emperador y como precio por la libertad y la propiedad; Josefo fue obligado a mantener sus metas políticas. Vespasiano apreció los talentos de Josefo y supo como usarlo para su política.

Si bien Josefo muchas veces en su obra es partidario de "verdad" y "precisión" no se puede decir que siempre las puso en práctica. Desde que comenzó a depender de la dinastía imperial, tuvo interés en revelar algunas cosas y ocultar otras.

El argumento

Como el título dice, Josefo intenta relatar la historia de la revuelta Judía contra Roma. Para hacer más inteligible al lector la situación al comienzo de la guerra, él hace un prefacio desde el tiempo de Antoquio Epifanio hasta el comienzo de la guerra.

El propósito

Según una opinión, Josefo aspiró proporcionar las bases para una nueva relación entre romanos y judíos. De acuerdo a su presentación no había fundamental antipatía entre ellos. La guerra fue el resultado "de las acciones de unos pocos individuos de ambas partes". De la parte judía la guerra comenzó por un pequeño grupo de fanáticos pero el pueblo era inocente; no querían la guerra. De la parte romana, la responsabilidad fue de algunos grupos de procuradores incompetentes y corruptos; el gobierno "oficial" no deseaba luchar contra los judíos.

Otros autores afirman que Vespasiano pretendió advertir a los enemigos poderosos de Roma que ella destruiría cualquier enemigo que tratara de renovar la guerra.

Las fuentes

El problema para discernir cuando Josefo es parcial siguiendo sus intereses o sus sentimientos es mas complicado por las dificultades en la fuente crítica de sus obras. Si bien nombra usualmente sus fuentes en las demás, en la Guerra de los Judíos no lo hace.

Aunque no todos los maestros coinciden en algunos casos, estas podrían ser las fuentes principales.

- Los escritos de Nicolás de Damasco para el periodo Herodiano (37-4 a.C) Nicolás era historiador y filósofo de la corte.

- Para el período de los procuradores (6-66 d.C) si bien es difícil discernir una fuente escrita es muy probable que no sean fuentes romanas, puesto que es bastante crítica.

- Período de la guerra: también es problemático. Josefo fue un testigo, pero sus relatos en la Guerra de los Judíos y en la Vida son contradictorios, especialmente cuando el mismo ha desempeñado un rol activo.

También menciona desertores y otros testigos quienes le informan sobre lo que sucede dentro de la ciudad (Apio 1,49).

La fecha exacta (el lugar exacto de las tropas al comienzo de la guerra en la Guerra Judía 2,345ss), podría implicar el uso de la fuente romana. Josefo menciona en Vida 342, 358 los comentarios de Vespasiano, pero quizá fue otra.

Observaciones sobre la veracidad histórica.

Las siguientes observaciones nos alertan para leer Josefo cuidadosamente y con un sentido crítico.

- Orígenes de la guerra: según él fue en todos los aspectos (histórico, político y teológico) una falta de parte de los judíos.

- Los revolucionarios: ellos lo acusaron y destruyeron la abominación de la aristocracia de la cual Josefo era parte o formaba parte.

- El Judaísmo: deseaba que el judaísmo sobreviviera en paz con el Imperio Romano, y al mismo tiempo tenía ambiciones sobre su propio rol.

- Roma y sus emperadores: él lo vio como profeta de la autoridad dada a ellos por Dios, y como un cautivo que agradece su fama y fortuna al patronazgo romano.

.

Las Antigüedades judías ( Antiquitatum Judaicarum) en el 93-94 d.C.

515J3qHQsDL

La segunda obra de Josefo en orden cronológico fue escrita aproximadamente 20 años después de la Guerra Judía. Las circunstancias cambiaron y con ellas también los propósitos y las motivaciones del autor.

La Enciclopedia Judaica nos dice sobre la obra: “El trabajo fue de este modo el resultado de las circunstancias objetivas de la vida Judía en la Diáspora, y de las conclusiones personales de Josefo extraídas de su experiencia en Roma donde vio al pueblo judío viviendo en un ambiente no judío y sin embargo preservando su índole y observando su religión”.

Propósitos

Las Antigüedades fueron escritas con el propósito de iluminar el mundo no judío acerca de la naturaleza del judaísmo. El titulo refleja también esta intención, demostrando la antigüedad de los judíos, si bien es posible que Josefo haya elegido este título en una analogía con la obra de Dionisio de Alicarnaso, Antiquitates Romanae.

Contenidos

Esta obra contiene la historia judía desde sus orígenes hasta el comienzo de la guerra (66d.C).

Josefo relata algunos sucesos bíblicos pero no siempre como en la Biblia, porque los adapta a los lectores de cultura helenística. Las contradicciones y omisiones de los hechos bíblicos están presentes. También preserva citas de otro judío helenístico o escritores helenísticos. Usa frecuentemente la versión Bíblica de los LXX de un modo diferente del conocido.

El relato concluye con el procurador Florus y Josefo luego remite a sus lectores a La Guerra de los Judíos.

.

La Vida (Vita) probablemente escrito en el 95-97 d.C.

Aparentemente apareció como un apéndice de Antigüedades, la cual fue publicada en el 93 o 94 d.C.

Circunstancias y Propósitos

Fue escrita en respuesta a los ataques de Justo de Tiberias. Este acusó a Josefo de forzar la ciudad de Tiberias para apoyar la revuelta. Josefo fue un cruel tirano. Parece que Justo quería exonerar su ciudad de cualquier guerra culpable y ganarle nuevamente la posición de honor que tenía bajo Claudio.

Contenidos

Josefo hace una apología de su vida comenzando con una breve mirada de su juventud antes de que fuera enviado a Galilea, luego explica con precisión sus actividades en Galilea y concluye con un resumen de su carrera posterior.

Algunos episodios parecen ser una contradicción con el paralelo en La Guerra de los Judíos, y este es el principal problema para considerar su veracidad. Antes de su llegada a Roma, Josefo había sido líder de los judíos rebeldes durante la guerra en Galilea. ¿Cómo explica Josefo en Roma las acciones de Josefo en Galilea? Dos de sus trabajos son un intento de responder esta pregunta: La Guerra judía y Vida. El mayor problema es que los dos relatos no coinciden. ¿Es este un signo de la duplicidad del autor? ¿No es veraz? ¿Por qué Josefo cambia su relato? ¿Cuál es la relación entre los dos relatos?

.

Contra Apión (Contra Apionem) el cual no fue escrito antes del 95 d.C.

Fue una obra polémica ya que fue escrita como una defensa del judaísmo como una religión y la filosofía clásica, haciendo hincapié en su antigüedad en contra de lo que él percibía como tradiciones más recientes de los griegos.

Flavius_Josephus_edition_of_1552 _________________________

En los tiempos antiguos el historiador era un escritor, y su trabajo era parte de la literatura. La desgracia es que los requerimientos de la literatura no eran los mismos que los de la historiografía. Pero por otro lado, la confrontación con los descubrimientos arqueológicos y con otros autores (Tacito, Suetonio, y Dion Casio) donde es posible, da un resultado no desfavorable para Josefo.

La importancia de Josefo crece desde que sus obras son casi la única fuente para la historia del período del Segundo Templo.

Si bien, Josefo difícilmente puede ser considerado un gran hombre, pese a sus defectos debe ser considerado un gran historiador.

.

Fuentes consultadas:
http://www.ive.org/mediooriente01.org/pag_res.asp?id=376
http://es.wikipedia.org/wiki/Flavio_Josefo
http://en.wikipedia.org/wiki/Josephus

.

Ver Artículo: Flavio Josefo. O como hacer histórico a Jesús.

Ver Sección: Tema Abierto

ARTICULOS RELACIONADOS

“Cuando todos piensan igual, nadie piensa mucho”    Anónimo

13 comentarios:

  1. Carlos Gutiérrez3 de junio de 2010, 17:17

    Excelente artículo Noé.

    Ojalá puedas incluir alguna vez en los personajes al filósofo Ludwig von Feuerbach, al gran escritor (mi favorito de hecho, jejeje) H.P. Lovecraft, los cuales estaban en la onda del ateísmo y el racionalismo; así como al genial John Lennon (te recomiendo que escuches su canción llamada "god" y obviamente "imagine"), ya que creo que él también llegó a entender las enormes injusticias que se cometían en nombre del "dios de los ejércitos".
    Ojalá no sea mucho pedir, jejeje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Vienen Carlos, vienen…

    Sobre todo de Ludwig Feuerbach y de Albert Camus dos de los más geniales escritores que existen. Aun recuerdo cuando joven leí “La esencia del Cristianismo” y “La esencia de la religión”… realmente gloriosos.

    No los he publicado aun para no saturar tantas semanas seguidas con los filósofos pro-ateístas. Aun hay muchísimo material en la gaveta… poco a poco.

    Gracias por tus recomendaciones…

    ResponderEliminar
  3. De verdad me sorprende la capacidad de deducción e interpretación que tenes, te felicito por eso, pero lamentablemente para Dios no sirve todo eso porque hay que entenderlo espiritualemente, igual que yo antes trataba de pasarlo todo por la mente y el razonemiento hasta que llegue al limite y Dios me mostro que era verdadero y su palabra es verdadera y real , no se la puede entender racionalemente es mas le podes encontrar miles de errores pero cuando de corazon queres saber la verdadd y le pedis al m ismo que negas, el te muestra el tema y te das cuenta de todo. un abrazo, comente tus otros articulos muy buenos, desde el puento de vista racional como te dije.

    ResponderEliminar
  4. Claudio…

    Has dicho algo en el anterior comentario que me deja pasmado y boquiabierto: que a Dios “No se le puede entender racionalmente”… ¿estas insinuando que para entender a Dios hay que ser irracional?... si Dios es perfecto no debería ofenderse ni mucho menos castigar a quienes pretenden descubrirlo a través de la lógica y la razón.

    Y claro… pensando de forma irracional e ilógica no dudo que entenderás toda la biblia y las acciones de Dios.

    Espero que hayas bromeado al decir eso.

    ResponderEliminar
  5. primero buenas a todo desde venezuela .. disculpa NOE,..o eres estupidisimo en demacia o te la das de estupido,... las mejores referencia historicas inclusives antes cualquier referencia antigua se refiere estan las de flavio josefo, me parece un desacierto total el hablar mal de las historias de flavio sencillamente por por el hecho de que tome flavio referencia con respecto al cristianismo de la epoca,.. el hecho de que tu seas ateo no te da derecho a menoscabar y menospreciar los escritos de flavio considerados hoy unos de los mas confiables de la historia.... saludos estupido.....

    ResponderEliminar
  6. jajajajajaja "Saludos estupido"

    Eso estuvo muy bueno.

    No es que los ateos como noé sean estupidos...lo que pasa es que su deseo de que Dios no exista es muy fuerte que caen en el autoengaño. Cualquier cosa, cualquier argumento mas o menos estupido les sirve para negar a Dios. No se puede debatir con semejantes tarados.

    ResponderEliminar
  7. Ese gran historiador, como lo califica Noe, habla sobre la existencia de Jesus.

    Otro disparo a su propio pie de Noe.

    ResponderEliminar
  8. hay 8 historiadores en los primeros 2 siglos judios y ateos que hablan de la existencia de jesus, hablen mal o bien demuestran la existencia de jesus

    ResponderEliminar
  9. @Anónimo

    Saludos Anónimo 8…

    ¿Serías tan amable de mencionarnos quiénes son esos historiadores?


    ResponderEliminar
  10. @Noé Molina

    Hmmmm Es interesante saber que Flavio nunca conocio a Jesus que solamente fue un agregamiento religioso de parte de la politica para fomentar su existencia y hacerlo famoso. Bueno a mi no me parece estupido tu interpretacion sin embargo me parece bien y digo bien porque solo conosco un poco de la historia de Flavio y solo se las referencias cristianas. Tampoco me parece estupido me parece bien hayas tenido la valentia de interpretar a Flavio como traidor ya que es un historiador importante para los cristianos. Lo que si me parece estupido es leer la biblia irracionalmente y ilogicamente es como leer un libro de adas y pensar que es real porque lo tomarias como algo irracional y ilogico por lo tanto si entendemos que dios es irracional e ilogico. Saludos :)

    ResponderEliminar
  11. @Donovan Urufu 10

    Saludos Donovan...

    Gracias por tu comentario (aunque no entendí bien la parte final)

    Sé bienvenido.


    ResponderEliminar
  12. S/. el relevante Ludwig Feuerbach, hay crítica de Engels sobre su filosofía: "Ludwig Feuerbach y el Fin de la Filosofía Clásica Alemana".
    Para los que se quiera interesar, ver resumido: http://www.alcoberro.info/V1/feuer3.pdf

    León Narwicz.

    ResponderEliminar
  13. Gente de poca fe! arderán en el mármol del infierno partida de herejes sin escrúpulos sepan que el unicornio rosa invisible todo lo puede!!!

    ResponderEliminar