martes, 8 de junio de 2010

Tengo un Dragón en mi garaje. ¿Lo quieres ver?

garaje dragon

«En mi garaje vive un dragón que escupe fuego por la boca.»

Supongamos que yo le hago a usted una aseveración como ésa. A lo mejor le gustaría comprobarlo, verlo usted mismo. A lo largo de los siglos ha habido innumerables historias de dragones, pero ninguna prueba real. ¡Qué oportunidad!

    - Enséñemelo -me dice usted.

    Yo le llevo a mi garaje. Usted mira y ve una escalera, latas de pintura vacías y un triciclo viejo, pero el dragón no está.

-¿Dónde está el dragón? -me pregunta.

    - Oh, está aquí -contesto yo moviendo la mano vagamente-. Me olvidé de decir que es un dragón invisible.

    Me propone que cubra de harina el suelo del garaje para que queden marcadas las huellas del dragón.

    - Buena idea -replico-, pero este dragón flota en el aire.

Entonces propone usar un sensor infrarrojo para detectar el fuego invisible.

- Buena idea, pero el fuego invisible tampoco da calor.

- Se puede pintar con spray el dragón para hacerlo visible -propongo-

    - Buena idea, sólo que es un dragón incorpóreo y la pintura no se le pegaría.

    Y así sucesivamente. Yo contrarresto cualquier prueba física que usted me propone con una explicación especial de por qué no funcionará.

    Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre un dragón invisible, incorpóreo y flotante que escupe un fuego que no quema y un dragón inexistente?

Si no hay manera de refutar mi opinión, si no hay ningún experimento concebible válido contra ella, ¿qué significa decir que mi dragón existe? Su incapacidad de invalidar mi hipótesis no equivale en absoluto a demostrar que es cierta.

Las afirmaciones que no pueden probarse, las aseveraciones inmunes a la refutación son verdaderamente inútiles, por mucho valor que puedan tener para inspiramos o excitar nuestro sentido de maravilla. Lo que yo le he pedido que haga es acabar aceptando, en ausencia de pruebas, lo que yo digo.

    Lo único que ha aprendido usted de mi insistencia en que hay un dragón en mi garaje es que estoy mal de la cabeza. Se preguntará, si no puede aplicarse ninguna prueba física, qué fue lo que me convenció. La posibilidad de que fuera un sueño o alucinación entraría ciertamente en su pensamiento.

    Pero entonces ¿por qué hablo tan en serio? A lo mejor necesito ayuda. Como mínimo, puede ser que haya infravalorado la falibilidad humana.

El muy conocido fragmento anterior pertenece al libro “El Mundo y sus Demonios” del Astrónomo y divulgador científico americano Carl Sagan. Al leerlo descubrimos que la historia del “Dragón en el Garaje” puede ser aplicada a prácticamente cualquier cosa que no exista o que por la escasez de pruebas, tenga muy poca probabilidad de existir; incluyendo principalmente a los Dioses.

Amigo lector, al usted asumir que Dios es un ser invisible, que está en todos lados y que no puede ser probado con experimentación física, usted está tomando exactamente la misma actitud del dueño del garaje y su dragón imaginario. Cada vez que cualquier persona le exija un mínimo de pruebas para comprobar la existencia de su Dios, usted simplemente argumentará que por las características “especiales” ese Dios, las pruebas no se pueden aplicar.

dragon_fire2

Leamos un poco más sobre lo que nos dice Sagan sobre el asunto:

    Imaginemos que las cosas hubieran ido de otro modo. El dragón es invisible, de acuerdo, pero aparecen huellas en la harina cuando usted mira. Su detector de infrarrojos registra algo. La pintura del spray revela una cresta dentada en el aire delante de usted. Por muy escéptico que se pueda ser en cuanto a la existencia de dragones -por no hablar de seres invisibles- ahora debe reconocer que aquí hay algo y que, en principio, es coherente con la idea de un dragón invisible que escupe fuego por la boca.

    Ahora otro guión: imaginemos que no se trata sólo de mí. Imaginemos que varias personas que usted conoce, incluyendo algunas que está seguro de que no se conocen entre ellas, le dicen que tienen dragones en sus garajes… pero en todos los casos la prueba es enloquecedoramente elusiva. Todos admitimos que nos perturba ser presas de una convicción tan extraña y tan poco sustentada por una prueba física. Ninguno de nosotros es un lunático. Especulamos sobre lo que significaría que hubiera realmente dragones escondidos en los garajes de todo el mundo y que los humanos acabáramos de enterarnos. Yo preferiría que no fuera verdad, francamente. Pero quizá todos aquellos mitos europeos y chinos antiguos, sobre dragones no eran solamente mitos…

    Es gratificante que ahora se informe de algunas huellas de las medidas del dragón en la harina. Pero nunca aparecen cuando hay un escéptico presente.

    Se plantea una explicación alternativa: tras un examen atento, parece claro que las huellas podían ser falsificadas. Otro entusiasta del dragón presenta una quemadura en el dedo y la atribuye a una extraña manifestación física del aliento de fuego del dragón. Pero también aquí hay otras posibilidades. Es evidente que hay otras maneras de quemarse los dedos además de recibir el aliento de dragones invisibles. Estas «pruebas», por muy importantes que las consideren los defensores del dragón, son muy poco convincentes. Una vez más, el único enfoque sensato es rechazar provisionalmente la hipótesis del dragón y permanecer abierto a otros datos físicos futuros, y preguntarse cuál puede ser la causa de que tantas personas aparentemente sanas y sobrias compartan la misma extraña ilusión.

La magia requiere la cooperación tácita de la audiencia con el mago: una renuncia al escepticismo o lo que se describe a veces como la suspensión voluntaria de la incredulidad. De ello se deduce inmediatamente que, para penetrar en la magia, para descubrir el truco, debemos dejar de colaborar. ¿Cómo se puede progresar en este tema cargado de tantas emociones, controvertido y fastidioso?

,

En efecto, como lo plantea Sagan; según los creyentes existen miles de millones de “Pruebas” de la existencia de Dios. Incluso afirman que cientos de creyentes han visto esas pruebas (bien sea en forma de milagros o cualquier otro tipo de manifestación divina) pero lo curioso y extraño de estas “Pruebas” es que nunca son tan iluminadoras y concluyentes cuando hay un escéptico cerca. A mí personalmente me han invitado a comprobar “con mis propios ojos” el poder y la presencia de Dios” bien sea en alguna iglesia o congregación o en sesiones privadas; y confieso que la decepción ha sido mayúscula. Ni la más mínima evidencia de algo extraordinario o que siquiera insinúe la presencia de seres sobrenaturales. Claro, las excusas abundan en situaciones como esta:

- Lo que pasa es que sin Fe, nunca obtendrás las pruebas que necesitas. (Esta es una respuesta algo necia ya que si yo tuviese “Fe” de seguro no necesitaría ninguna prueba o vería “pruebas” en todos lados)

- Que extraño… que casualidad que hoy no ha ocurrido… pero puedes preguntar a quien desees y te dirán que las pruebas existen. (Si, claro…)

- ¿Acaso no crees que tantas personas unidas alabando y orando a Dios no es suficiente prueba de que el existe y nos escucha? (les juro amigos lectores que esta excusa me la han dicho varias veces)

Y, por supuesto, también existe la posibilidad de que ciertos Creyentes deseen desesperadamente tener “Pruebas” de la existencia de Dios que no dudan en darle una “Ayudita” a esas pruebas, falsificando o alterando la realidad para que personas incautas y de gran necesidad de creencia vean desechadas sus dudas; y así de paso, conquistar el corazón de alguno que otro Escéptico Ateo. “Para vender mentiras necesitas clientes”

Lo paradójico de todo esto es que si a usted un Musulmán o alguien que crea en un Dios que no es el suyo, le ofrece “Pruebas” para comprobar la existencia de esa deidad diferente, de seguro usted se comportaría tanto o más escéptico que yo cuando usted me ofrece las pruebas de su Dios.

Y parafraseando a Sagan: “Que diferencia hay entre un Dios que no es comprobable ni evidenciable con un Dios inexistente”… le respondo lo mismo que usted respondería al pedir pruebas de Alá, Zeus, Amon-Ra, Fantasmas o duendes… Ninguna.

.garagedragonnew

Fuente: "The Demond-haunted World" Carl Sagan. 1995 . Pág 191 a 193

.

Ver Sección: Tema Abierto

ARTICULOS RELACIONADOS

"Afirmaciones extraordinarias requieren siempre de evidencia extraordinaria. "      Carl Sagan

38 comentarios:

  1. Muy buen articulo Noé, comentaría más pero voy ahora mismo a ver a mi dragón dela cochera, al elfo del jardín y tengo que volar en mi escoba antes de que todas las brujas salgan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. La verdad un muy buen artículo.

    Como agnóstico la única "prueba" de Dios que me carcome la cabeza es como arrancó todo esto que llamamos vida, universo. Parece un reloj muy preciso aunque pueden ser nuestros sentidos que creen ver un reloj muy preciso donde solo hay caos.

    Me parece demasiado creer que arrancó por casualidad así como me parece absurdo que haya un ser que me mira todo el tiempo.

    El no saber me hace coherente al menos jajaja.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No saber como comenzó el Universo o la vida no es una prueba de la existencia de Dios, ¿tu presentarías como prueba, de que el sospechoso de un homicidio es culpable, la imposibilidad de saber como murió la víctima?

      Si no sabes, no sabes, no hay respuestas por defecto.

      Eliminar
  3. Carlos Gutiérrez8 de junio de 2010, 14:34

    Excelente artículo y además ese libro me encanta, al igual que el del espejismo de Dios de Dawkins, definitivamente esos libros me cambiaron la vida de una forma muy positiva.
    Sólo quiero hacer una corrección:
    Se escribe escasez, esos errores de dedo son muy frecuentes, jejeje.
    También a mí me pasa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Noé....

    Excelente artículo que muestra a través de un símil los argumentos ilógicos que utilizamos para dar vida a un Dios inexistente.

    Bravo por Sagan y por tí que lo compartes en tu blog con cada uno de nosotros...

    Un abrazo....

    ResponderEliminar
  5. ¡Corregido!... Gracias por el detalle amigo Carlos.

    Los posibles errores de redacción que pueda tener estos días son debido a la falta de coherencia por la cercanía del Mundial de Futbol… (me tiemblan las manos sobre el teclado)… jejeje

    ResponderEliminar
  6. Carlos Gutiérrez8 de junio de 2010, 18:10

    jajaja, sí me imagino

    ResponderEliminar
  7. Porqué aseguras en un 100% que no existe, porque no dejas un pequeño margen, chiquito, aunque sea, una pequeña posiblidad de que Dios existe? Te cuento que paso de católico a ateo y vice versa y asi estoy hace años, pero yo prefiero seguir buscándolo, porque creo que es lo que él quiere...

    Saludos! Leo siempre tu pàgina!

    ResponderEliminar
  8. Saludos Coculus… Bienvenido.

    Gracias por seguir la página.

    No creo haber insinuado que Dios no existe al 100%, y si lo he hecho me retracto. De hecho publiqué hace algún tiempo un articulo que deja bien clara mi posición al respecto, te ruego que lo revises ( Supongo que Dios no existe)

    Gracias por tu interés.

    ResponderEliminar
  9. Cada vez más me deleita el trabajo que desarrolla en sú blog, felicidades!!!

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tus palabras Mar-O… Inspiran y alientan.

    ResponderEliminar
  11. esto es una mamada no tiene ni un gramo de coherencia las pruebas de k dios existe estan por todo el mundo espero ke cuando mueras vayas al infierno y te metal el pene ke no se be , flota , es frio y caliente pero si se cinete por tu ateo y askeroso culo gente como tu enferma alos demas si kieren tener una idea guardensela no tienen ke estar piblicandolo ya estoy asta la verga de los ateos keles dicen alos demas ignorantes no respetan nuestra creencias tratando constantemente con sus intentos de demostracines y si no lo sabias los agujeros negro no se solo se sabe por la gravedad claro k tambien puede ser un dragon ke flota y no tiene calor y cuanta mamada se te ocurra pinche puto a chingar tu madre

    ResponderEliminar
  12. Bienvenido Anónimo…

    Obviamente no estoy de acuerdo con tus palabras; y afortunadamente lo que tú piensas no cambia la realidad.

    Felizmente no eres un ejemplo representativo del cristiano promedio, que son excelentes personas y de muy buen corazón.

    ResponderEliminar
  13. anonimo:puedes por el amor a tu dios tratar de decir una idea coherente?. en serio no se te entienden un carajo.

    ResponderEliminar
  14. Primero aprende a escribir y a unir 2 ideas coherentes aunque sea, y luego opinas anónimo (pero qué gente, si dios existiera se sentiría muy avergonzado de creyentes como éste).

    ResponderEliminar
  15. Y si yo digo: tengo mucha felicidad, ¿se puede comprobar físicamente? sin embargo existe. Si digo: este paisaje o esta melodía es muy bella y armoniosa ¿puedo demostrar la belleza que capto que existe con pruebas físicas? ¿se puede cuantificar la belleza con procedimientos físicos? ¿el amor se puede medir o detectar físicamente? ¿la bondad se puede detectar por procedimientos físicos y cuantificarla?...¿la paz?...¿la comprensión?...¿la justicia?....

    ResponderEliminar
  16. Óscar:

    Sí que se puede medir la belleza con procedimientos físicos. Al principio suena ridículo, pero se puede. Te recomiendo un libro muy pequeño llamado "El hombre que calculaba". En uno de sus capítulos pide las medidas del rostro de una joven y con esas calcula si la joven es hermosa o no (sin verla).

    Por cierto tus argumentos son extremadamente subjetivos. La felicidad depende de donde se la vea, al igual que la justicia, la bondad y todo lo que has mencionado. A los metaleros, por ejemplo, les produce felicidad ver a sus artistas en vivo y en directo, aunque a lo mejor para ti o para el resto de personas te parezca música ruidosa y estridente. Pero para ellos, eso los hace felices.

    Algunos asesinos sádicos eran felices matando a varias personas. Ahí tienes a Gilles de Rais que de pequeño disfrutaba destripar y torturar animales pequeños. A ti te parecerá grotesco, asqueroso y si algún momento llegaras a hacer lo mismo es más que seguro que vivirás atormentado toda la vida. Pero para un ex sirviente de Juana de Arco eso le causaba felicidad.

    ResponderEliminar
  17. @Anónimo Anónimo, si las pruebas de la existencia de dios están por todo el mundo, porque no empiezas por enumerarlas?

    ResponderEliminar
  18. Yo insinuo que dios no existe al 100%,y no dejo ningun margen chiquito, cuando alguien me compruebe que existe aunque sea con un margen chiquito, ese dia me retracto.
    Lo que sin pruebas se afurma, no necesita pruebas para negarse. J.L.

    ResponderEliminar
  19. @Anónimo
    Por gente como tu anonimo, los cristianos somos mal vistos por las personas que no creen en CRISTO, nuestro SEÑOR nos enseña la tolerancia y el amor al projimo, ademas si crees tener la razon demuestralo no con palabras sino con obras, siento verguenza ajena, no todos somos asi amigos

    ResponderEliminar
  20. Dios si existe, en general todas las entidades espirituales existen porque las he VISTO y SENTIDO personalmente,(esto es demonios y angeles ;OBS: Los duendes son solo demonios disfrazados ,los demonios son maestros de la mentira, se han presentado como orcos, traucos, nekomusumes, y miles de distintas formas en muchas culturas) es un mundo alternativo ,espiritual, que no necesitas del método científico para medirlo.

    Está mal que se afirme que los dragones no existieron, cuando sí existieron de hecho.

    Ojalá no, pero es probable que Carl Sagan esté en el Hades (la total separación física y espiritual de Dios por su incredulidad.)

    Un día recapacites pues, para que Dios te saque el velo, es anormal que haya ateísmo humanista (luciferismo disfrazado)
    De cierto modo pienso que es financiado por entidades adoradoras de dioses paganos como la Masonería, El club Bohemio y los Wicca. A ellos les conviene que haya gente ciega.

    Bendiciones

    ResponderEliminar
  21. Poop Hispano:

    Ejemplo perfecto de la moral cristiana:

    Por una parte deseas que una persona amable que el único mal que hizo en el mundo fue decir su honesta opinión ¡Crímen horrendo!... Esté en el Hades por toda la eternidad.

    Y luego nos deseas "bendiciones"...

    No te digo lo que puedes hacer con tus bendiciones por educación. Lo demás no merece la molestia ni de contestarte.

    Ah, un consejo, ten cuidado con los dragones no sea que te coman.

    ResponderEliminar
  22. @Poop Hispano 21

    Saludos Poop H...

    Hay profesionales que te pueden ayudar con esas cosas sobrenaturales que ves y sientes... Se llaman Psiquiatras.

    Gracias por comentar... Y cuidado con esas “visiones”; pueden ser algo serio.


    ResponderEliminar
  23. Después la gente pregunta por qué hay ateos, el comentario Poop Hispano 21 es un claro ejemplo del por qué, pero no es el único motivo.



    Señor X

    ResponderEliminar
  24. Ahora entiendo el comentario de la otra vez de La Ro y Jasimoto.

    Sigo divirtiéndome y aprendiendo en este blog.

    Atte.
    Un Simple Chimpancé en Evolución

    uuuu!!! aaaa!!!
    XD

    ResponderEliminar
  25. Los dragones del eden... libro que todoes deberiamos leer

    ResponderEliminar
  26. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  27. Buen atículo, considerando varias posturas, más del ser escéptico, dicen que la mente tiene un poder guardado, por ej: "El secreto"... sin ir más lejos ni hacerla tan larga. De tantos años que fui a una iglesia, terminé deduciendo que no es más que eso, mente y pensamiento puesta en acción. Mientras más psicósis colectiva haya en una iglesía, más cosas "sobrenaturales" suceden. A mi parecer la gente se (hablando de los milagros) sana sola, pero para no matar su fe adjudican su milagro a otro (un juego que siempre tuvo el ser humano, como echarle la culpa a otro y no hacerse cargo de sus errores). Me han dicho: ¿Crees en Dios? a lo que he dicho: No, concibo a "Dios" de una manera diferente a los religiosos, aunque diria que no creo que exista. -A lo que me responden: Pero, si no crees en Dios, en algo tenes que creer (Como si la necesidad de creer fuera primordial, y dicho de paso, sucede que el ser humano en su maestranza desde chiquitos, ven la necesidad de creer en algo, sino su existencia no tiene sentido). Y respondí: Si, creo en mi, me basta, suficiente. Y como sabrán queridos lectores, vi un aluvión de sermones después. Contra un religioso, es mejor abandonar la partida y seguir invirtiendo tiempo en algo más fructífero que perderlo con alguien tan terco. Como bien diría un pariente mio: ¿Qué podes esperar un burro más que una patada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Pal 30...

      Interesante anécdota.

      Excelente descripción del comportamiento de algunos cristianos.

      Te doy la bienvenida.


      Eliminar
  28. Me gusta mucho tu blog, a mi parecer tus argumentos son muy válidos. Me he criado en una familia religiosa pero nunca he podido comprender la región ni su sentido lógico, trato de convencerlos de que no creo en un Dios, terminan ofendidos frente a mis argumentos ideológicos, pero a mí me causa mucha gracia que no logren entenderme. Es verdad, discutir contra un creyente es una perdida de tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Anónimo 31…

      Qué bueno que te gusta el Blog.

      Bienvenido/a.


      Eliminar
  29. Una vez decidí abandonar absolutamente todos los foros de debate, que incluyeran ateismo.

    Simplemente me cansé. Punto.

    Soy creyente, pero hasta ahí. No soy católico, ni asisto a iglesia alguna, tampoco soy un experto en La Biblia (con inicial mayúscula, sí, así elijo escribirla yo).

    Elijo ser creyente, porque me satisface serlo, porque me siento bien siéndolo, y porque no me interesa ser ateo.

    A lo más que llegaría de reconsiderar mi posición, sería al Agnostiscismo, sin embargo, tampoco me interesa.

    Prefiero seguir siendo creyente.

    Curiosamente, hablando de la manera más objetiva posible, puedo decirles que los ateos se parecen mucho a los creyentes, solo que con un punto de vista ¿Contrario, talvez?

    Una vez, en un debate con ateos, humildemente les reconozco que me hicieron pedazos, pues llegó el momento en que definitivamente no pude discutir absolutamente nada más.

    Mi sorpresa vino al final, cuando todos los,que estaban debatiendo conmigo, empezaron a decirme que me volviera como ellos, que fuera libre, que optara por el "conocimiento" y en síntesis, que me volviera ateo. Hablaban igual que el mejor de los predicadores que uno se encuentra en las calles.

    Y hoy, encuentro un post, en este blog que habla de "100 ventajas de ser Ateo vs las 100 ventajas de ser creyente".

    Y al leerlo, pues sí, hay 100 supuestas ventajas de ser ateo, y solo 12 de ser creyente.

    Si leyera un post de este tipo escrito por un Pastor Evangélico, dirigido a un potencial futuro converso, es un hecho que sería igual.

    Este post fue escrito por un ateo, por supuesto que solo verá ventajas en el ateísmo.

    Por lo demás, me tomé mi tiempo para leer todos los comentarios, así como las respuestas.

    Tanto lo que escribieron los ateos como lo que escribieron los creyentes, me parece muy valioso. Aún con la intolerancia de ambos bandos.

    Jamás los ateos van aceptar la posición de un creyente como válida. Eso lo entiendo.

    Pero sí me permito decirles, que prefiero una forma de vivir como la de muchos catolicos que conozco, incluídos mis padres.

    No se meten con nadie, no tienen porqué convencer a nadie, no salen a predicar, ni nada de eso. Y cuando hay problemas, es cierto que sacan un tiempo para orar, sobre todo en las noches, pero como ellos dicen " A Dios rogando y con el mazo dando" porque si bien es cierto, creen que la oración es importante, también creen hay que ponerse también en acción, porque las cosas no se resuelven por sí solas, y que los milagros hay que provocarlos.

    Si quieren, moléstense en contestarme. Sus sarcasticas "bendiciones" en nombre del chulo, por ejemplo, se las pueden ahorrar, pero si me las quieren dar, tampoco me molestan, me hacen reír, de hecho.

    Si quieren, tomen mi participación por el lado que habla el principio del artículo, tómenlo con humor. Sería lo más sabio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Jeffry 33...

      Dices “Una vez, en un debate con ateos, humildemente les reconozco que me hicieron pedazos, pues llegó el momento en que definitivamente no pude discutir absolutamente nada más”

      Al menos eres honesto y admites tus limitaciones. Eso es muy bueno.

      También el admitir que crees en Dios solo por “querer creer” y no por lógica ni razonamiento.

      Bien.


      Eliminar
  30. jajajaja llevo ya resto de tiempo leyendo todas las entradas, incluso los comentarios. Me han dado muchas más herramientas para responder. Lo último que decidí fue responder "Dios no existe" en lugar de "No creo en dios", creo que la segunda da la sensación de que fuera yo la que no quisiera reconocer algo que está ahí, y no de que realmente no hay nada ahí. Me han dado muy buena bibliografía. Recomiendo leer a Sam Harris, de los mejores argumentos que he encontrado fuera del terreno de lo comprobable y lo no-comprobable. Sé que mi comentario llega como mil años después, pero no dejes de escribir.

    p.d. De las cosas más tristemente chistosas, el hecho de que haya tanto "católico súper creyente" con mala ortografía... me los imagino con alguna camiseta de alguna barra brava, escuchando reguettón y gritando ñeradas mientras escriben sus comentarios. No es una ofensa, es solo la imagen que viene a mi mente, si ofende a alguien, que se compre un diccionario.

    ResponderEliminar