Buscar este blog

viernes, 13 de mayo de 2011

¿Por qué la necesidad en Roma de hacer un santo de Pedro? (Jesús no Existió)

basilica-de-san-pedro-en-roma-con-la-estatua-de-san-pedro-en-primer-plano. Ateismo

Haciendo a Pedro un santo.

Parece curioso, por decir lo menos, que un pescador de Galilea, un Judío casado y el designado “apóstol de la circuncisión”, se convirtiese en el héroe-figura iconográfico, bajo la protección del corazón del catolicismo romano. Con Jesús, María y el Padre ya en escena, ¿por qué la iglesia necesita otro héroe celestial?

La respuesta es: la política. La política del poder. En los tres primeros siglos de la era cristiana, Roma era no un centro especialmente importante de la fe. Las grandes semillas del mundo cristiano primitivo estaban en Alejandría, Éfeso y Antioquia (cada uno era el centro temprano de una comunidad cristiana de gran tamaño. Cada una de ellas reclamaba y justificaba la presencia de un apóstol. Pablo había vivido en Antioquía, por ejemplo, y Juan, se dijo, había visto sus días en Éfeso. Marcos se asoció con Alejandría. Roma, en cambio, no tenían relación apostólica directa.

Jerusalén, el original “centro del mundo cristiano” y el lugar previsto para el descenso de Cristo de las nubes, había sido destruida en el año 70 dC. Para la mente piadosa, la pagana nueva ciudad “Aelia”, construida sobre sus ruinas, tenia un status bastante bajo y estaba subordinada a la sede en Cesarea. Una vez más, Cesarea podría reclamar una conexión apostólica: aquí, “Felipe el evangelista”, que supuestamente había vivido en esta ciudad.

En estas ciudades del este, la iglesia primitiva produjo sus primeros líderes, los Padres que hicieron los primeros intentos de definir la doctrina y el establecimiento de la singularidad de su fe. Estos eran los llamados “apologistas” que participaban en el debate con los filósofos griegos y compitieron con los sacerdotes de Mitra y con los misterios de otras religiones. Bajo este estilo y ambiente se escribieron los primeros documentos cristianos. Durante siglos, las escuelas de filosofía, los místicos, los profetas y los magos habían especulado sobre la realidad. Ahora que se unieron a los especuladores en Cristo, muchos de ellos entrenados en la retórica y la filosofía clásica.

Los muchos colores del cristianismo

La leyenda de Cristo, tal como existía a mediados del segundo siglo, estaba todavía en el proceso de formación . Las iglesias del mundo mediterráneo estaban funcionando como un número de entidades autónomas, con sólo un grado mínimo de acuerdo doctrinal. Siglos más tarde se declararía que se había producido algún tipo de "ortodoxia" desde el principio y todo lo demás eran una serie de “herejías marginales”, en última instancia, la caída en el camino como la “ortodoxia” triunfó. Como bien sabemos “La historia la escriben los vencedores”.

martyr_pope_st_peter_the_apostle_of_rome_atheism

Todos los “Padres de la Iglesia” eran herejes juzgados por los estándares de siglos posteriores. En su propio día, se enfrentaron violentamente entre sí en cuestiones centrales, tales como: ¿Si Cristo era Dios, o una emanación de Dios, o una creación de Dios? Si Cristo era una creación, pero él mismo era un dios, ¿Era el cristianismo una fe dos dioses?... teólogos judíos ciertamente atacaron a los cristianos por esa apostasía. Una vez más, si Cristo era una creación y si hubiese habido un momento en que él no hubiera existido ¿Fue la creación de menor valor que el creador? Si es menos que el creador, ¿Podría expiar su muerte por los pecados del mundo? Después de todo, ¿no sería necesario el sacrificio de al menos un Dios para redimir a la humanidad entera? Sin embargo, si Cristo era más que un hombre normal, ¿Podría su muerte y resurrección de ser un ejemplo para los hombres normales a seguir? Tal vez Jesús fue un ser humano a quien el Espíritu Santo había descendido o estaba Dios tomando la apariencia de forma humana. ¿Si total o parcialmente incluso Dios podía haber sufrido una muerte agonizante o solo es una apariencia? Las preguntas eran infinitas y las respuestas muy numerosas.

La doctrina, por supuesto, fue mano a mano con la autoridad secular, y con la autoridad secular llegaron las recompensas terrenales. Al resolver las cuestiones doctrinales por sus propios medios, las iglesias en Asia Menor, Palestina, Egipto, Armenia y Siria comenzaron a seguir su propia dirección, el establecimiento de versiones intrínsecas del cristianismo. Para hacer proselitismo de su particular “variación sobre un tema”, escribieron los evangelios, que confirmaron la exactitud de sus propias creencias, atribuyendo la autoría a su apóstol adoptado. Cada cristianismo envió misioneros, algunos al este, en Persia, varios de ellos a Roma, la gran ciudad pagana.

Reflexiones Imperiales

En la segunda mitad del primer siglo, los seguidores de Cristo y los adeptos de otras religiones mistéricas, se enrumbaron a Roma. Durante más de un siglo, la “iglesia romana” fue una misión de evangelización a cargo de los inmigrantes de habla griega de las iglesias individuales en el este. La ciudad era un imán y, sin embargo para los primeros cristianos de Roma fue también la nueva “Babilonia”, la fuente de la bajeza, los falsos dioses y el gran esclavizador de la humanidad. El cristianismo en Roma tuvo que sacar de circulación a los dioses antiguos y nuevos; El Mitraísmo, en particular, era una religión floreciente, proveniente también desde el este y con un carácter muy similar al cristianismo. Para los seguidores de Cristo, el Mitraísmo era el centro del imperio pagano competitivo. La iglesia de Roma no tenía ningún vínculo específico con la lejana tierra de Palestina, quizá sin grandes altares o tumbas sagradas, sin grandes teólogos, pero sin embargo, fue allí, en el centro mismo del mundo religioso.

Estos primeros cristianos de Roma, lejos de ser el epítome de la “ortodoxia”, fueron fraccionados por toda clase de divisiones. Como reflejo de la diversidad de sus fundadores, la “iglesia romana” no fue una sino una amalgama de varias “iglesias”, una constelación de iglesias independientes, reunidas en las casas de los miembros ricos de la comunidad. Cada Iglesia particular, abogó por su propia variante de la nueva fe y compitieron con las demás por la supremacía.

Establecida inicialmente en los enclaves judíos y griego de la ciudad, el predominio se extendió gradualmente a la población nativa donde el paganismo tradicional era más fuerte. Cuando lo hizo, el flujo de ideas se proyectaron en dos vías: la nueva fe fue influenciada por los cultos que pretendía desplazar. Por ejemplo, los iconos de “el buen pastor” era el de jóvenes griegos de cabellos abundantes y ensortijados con un cordero sobre sus hombros que fueron sin duda una adaptación de las imágenes tradicionales del dios del sol Apolo.

La Iglesia Romana, por lo menos durante dos siglos, siguió siendo menor a las demás, incluso en el oeste. Hasta bien entrado el siglo III en Roma, el cristianismo sería turbulento, dividido y con tendencia desmembrarse. Incluso cuando la disminución de la influencia griega, a su vez, Lyon , Cartago y Milán intervinieron en los asuntos de la iglesia romana. Sin embargo, la simple realidad de la geopolítica, dio a las iglesias en Roma, a los ojos de sus partidarios, al menos, un estatuto especial, una gloria reflejada por el propio miedo de la ciudad. En primer lugar, tuvo que poner su propia casa en orden, y cuando lo hacía era como una reacción a lo que había pasado antes.

"Como sus maestros estaban en conflicto, surgió cada uno reclamando hablar del “verdadero” cristianismo, basado en una estructura más estricta, jerárquica y desarrolladas.

Duffy , santos y pecadores , p7.

.

Después de haber sido dispersa y mal disciplinada, se hizo homogénea y ordenada. Lo único que faltaba era su propio monarca… y adivinen ¿Quien estaba a punto de tomar el trono real?

.

peter pope atheism

Fuentes:
Alan Hall, The History of the Papacy (PRC, 1998)
Michael Grant, Saint Peter (Weidenfeld & Nicolson,1994)
Alan Bernstein, The Formation of Hell (UCL Press, 1993)
W. H. Friend, The Rise of Christianity (Augsburg, 1986)
Arthur Frederick Ide, Unzipped: The Popes Bare All (AAP,1987)
Karen Armstrong, A History of Jerusalem (Harper Collins, 1999)
Robert W. Funk, Honest to Jesus (Harper, 1996)

                           Ver Artículos sobre: Pedro

                    Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                             Ver Artículos sobre: Jesús

                          Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

“La fe es una asombrosa facultad del hombre que nos permite creer en cosas que sabemos que son falsas”       Anónimo

INDICE DE ARTICULOS

6 comentarios:

  1. Entrada muy interesante.

    Justo ahora mis investigaciones sobre sectas me llevaron a saber un poco más del proceso en cómo el cristianismo pasó a tomar el poder por sobre todas las demás corrientes religiosas y sobre todo, el papel de Lyon en ese proceso.

    La política y la necesidad de un frente unificado fue lo que movió a que los gobernantes respaldaran y establecieran de una vez por todas una religión general para así poder jalar de una sola cuerda a todo el rebaño.

    Un panorama muy bien ilustrado de puede ver en Agora. El clima tenso de religiosos destrozándose entre sí presionó a los dirigentes a tomar cartas en el asunto.

    Todo esto es sumamente interesante e importante conocer y sé que la información es igual de numerosa, pero hay que admitir que las teorías alternas a la "oficial" ofrecen esa lucidez fundamental para entender porqué el cristianismo ha llegado y permanecido hasta nuestros días.

    Excelente artículo, Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en que no es seguro que Pedro muriese en Roma.

    Lo que no entiendo es la parte del título que está entre paréntesis. ¿Qué tiene que ver que Pedro no muriese en Roma con que Jesús no existiese?

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Noé:

    ¿Serías tan amable de responder las preguntas que te he hecho en estos hilos?:

    http://ateismoparacristianos.blogspot.com/2011/04/pedro-y-los-problemas-de-su-nombre-y.html

    http://ateismoparacristianos.blogspot.com/2011/01/pablo-mentiroso-por-conviccion-propia.html

    ResponderEliminar
  4. Es completamente cierto que la importancia de la sede romana fue menor durante los primeros tres siglos. Era el oriente cristiano el difusor del cristianismo.

    No obstante, en cuanto el imperio se convirtió, las sedes comenzaron a ordenarse en función de ra relevancia imperial que tuviera la ciudad. Por eso el obispo de Roma y el de Constantinopla, las dos capitales del imperio, adquirieron el título de primus inter pares (primeros entre iguales) obteniendo una primacía de honor (no de mando) debida a la importancia de la metropolis en términos imperiales.

    En el mundo antiguo se tenia bien claro que la importancia de una sede no se media por cuestiones apostólicas, sino por numero de habitantes, relevancia imperial, etc...

    Es por ello que la pentarquia que caracterizaba la iglesia indivisa antigua, se citaba siempre en orden de importancia imperial, asi figura en todos los documentos: Roma, Constantinopla, Alejandria, Antioquia, Jerusalen.

    Si se hubiese utilizado el criterio de importancia apostolica, la serie habria variado su orden, pues Antioquia no se mencionaria la cuarta, sino la segunda, Jerusalen pasaria a la primera, Alejandria también pasaria por delante de Constantinopla que junto a Roma serian las dos ultimas a mencionar. Pero no las hallamos citadas nunca en este orden, sino en el de importancia imperial.

    Saludos

    c. oriental

    ResponderEliminar
  5. @MAK

    Saludos Marcia… Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  6. @Historiador

    Saludos Historiador.

    Llevan ese nombre entre paréntesis porque pertenecen a un grupo de Artículos denominados así.

    ResponderEliminar